Foro Oficial De La Banda Cinema Bizarre En Venezuela
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
Enlazanos









Comparte | 
 

 Nuevas Tentaciones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Nuevas Tentaciones   Mar Mayo 26, 2009 4:58 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Pongo este fic aquí por que aunque salen los bizarros, no son los protagonistas.
Para las que no hayais leido nada mio antes, esta es la "tercera parte" de mi fic Tentación y Tentados que estan en la sección de fan fics de cb. Pero se puede leer perfectamente sin haberse leido antes esas dos.
Es como aparte. Se entiende todo.

En fin, ya me callo. Espero que os guste.

_____________________________________________________________________________


Capítulo 1: *** LA LLUVIA***( Vivi)





Su piel empapada por la lluvia se pegaba a la mía intensamente. Su olor, el olor a humedad y a su piel...Me hacían enloquecer. No podía creer estar viviendo aquello. Notaba el peso de su cuerpo sobre mí, moviéndose rítmicamente y jadeando. Yo intentaba mantener los ojos abiertos para verle la cara, pero las sensaciones que mis sentidos estaban experimentando no me lo permitían. Notaba mi corazón palpitar desbocado, las gotas de sudor que pasaban de su cuerpo al mío, y un enorme placer, que jamás antes había sentido mezclado con algo de dolor al notar su sexo dentro del mí, rozando la parte mas sensible de él y notando como mis pechos con mis pezones erizados, se apretaban contra su cuerpo, mandando pequeñas oleadas de placer de punta a punta de todo mi ser.
Hundió su cabeza en la almohada y profirió un pequeño grito al mismo tiempo que empujaba con mas fuerza. Aferré mis manos a su espalda apretándole con todas mis fuerzas y....

Para llegar a esa parte de la historia falta mucho.
............................
................................
........................................
..................................................
........................................................
................................................................

Me desperté al sonar el timbre y notar que alguien me tocaba el brazo. Entreabrí los ojos y era mi prima. Bostecé y me froté los ojos.

-¿Otra vez durmiendo? Te van a volver a expulsar ...Y si te expulsan de nuevo de clase será durante todo un mes.-me recordó.
-Ya..ya lo se.
-Pues no lo parece.-estaba muy seria.

Miró a su alrededor y luego volvió su mirada al suelo.

-Lo siento...Prometo no liarla mas. No voy a dejarte sola.-comenté poniéndome de puntillas y dándole un beso en la mejilla.

¿Quién era ella y por que le había dicho aquello?
Primero me presentaré. Soy Yulia Vivienne, una chica modosita, normalita, y bastante inteligente.
...........
..............
Empecemos de nuevo. Soy Yulia Vivienne, en ese momento tenía diecinueve años, pelo rubio con mechas fucsias, medía 1’65 (cosa que no ha cambiado) y a pesar de mi altura, tenía un buen cuerpo y era muy guapa. De ojos azules como mi madre y la estatura de mi padre. Y en cuanto a los estudios... Repetí un curso cuando era mas pequeña y aun así seguía siendo la peor de la clase. Puede también que influyese mi comportamiento un tanto... “diferente” al del resto.
Vivía con mis padres, Kristian y Sebastian. Si, dos hombres. Son mas conocidos como Kiro y Strify, dos de los componentes de el grupo Cinema Bizarre.
No soy adoptada, si no que por lo que sabía en aquel entonces, lo que me habían contado, era que mi verdadera madre no quería saber nada de mi. Por eso me han criado mis dos padres, de los cuales los dos se acostaron con ella a pesar de ser gays y he ahí el dilema. Para mi, mi madre era es y será Strify. No le gusta que le llamé mamá, aunque ya se a acostumbrado. ¿Quién era mi padre biológico? No lo sabía. Nunca me lo habían querido decir, ni yo saberlo. Prefería pensar que era hija de ambos.

En cuanto a mi prima, Irae, tenía dos años menos que yo, pero ella por el contrario a mi, la habían adelantado un curso. Era muy lista. Incluso la habían querido avanzar otro curso pero ella se negó. Tenía el pelo largo, liso y castaño hasta la cintura y llevaba flequillo. Su cara era la de un angelito. También tenía los ojos azules y una mirada dulce como ninguna. Era blanquita y su sonrisa cautivaba a cualquiera. Era idéntica a su padre, mi “tío” Shin, otro de los componentes de Cinema Bizarre, pero en morena en vez de rubia. El que si que era idéntico a él era Iván, el hermano gilipoyas de Irae. Pero de carácter Ira era la copia de su padre. O sea, realmente no era mi prima de sangre, pero siempre había considerado a Shin como a un tío, igual que a Yu y Romeo. Los componentes del grupo.

Era una chica muy tímida, emocionalmente inútil e ingenua. Vamos, lo que en una clase se suele llamar tonta y a la que la gente margina. Siempre había tenido problemas para integrarse. No se por que pero solía ser el centro de burlas y bromas pesadas. Desde la guardería había sido así. Y por eso yo, la defendía de todo y todos. La quería mucho. Era como una hermana para mi pero con la ventaja de no serlo. Es decir, si fuese mi hermana tendría que compartir todo, desde cosas materiales hasta el afecto de mis padres, y eso era algo que yo no toleraba. Lo mío era mío, de nadie mas. No compartía.
Si hubiese sido mi hermana de sangre seguramente la hubiese odiado por ese simple echo, pero al no serlo, la quería mas que a nada. Y si me expulsaban de clase un mes significaba que tendría que aguantar un mes a los gilipoyas de clase.
Si mi amiga Eli hubiese ido a nuestra misma clase, no habría habido problema por que ella también la defendía, pero ella iba un curso por delante nuestro. Ella no había repetido.

-Vamos que llegaremos tarde a la clase de música.-me apresuró Ira.

Bufé. Odiaba la clase de música. ¿Por qué? Puede que convivir con dos músicos, y con un entorno rodeado de música sea la respuesta. Y no por que no me gustase o se me diese mal, al contrario, entendía bastante, o al menos muchísimo mas que la mayoría de mis compañeros. Bueno, la única que me superaba, pero como en todo lo relacionado con los estudios era mi prima. Así que me aburría muchísimo en esas clases.
Cuando entramos mi pesadez aumentó . Ya no quedaban sitios al final del aula. Así que nos teníamos que sentar en primera fila.

-Eso te pasa por dormirte en clase y salir la última...-murmuró mi primita.

La miré con cara de odio y ella desvió la mirada arrastrándome de la mano hasta dos asientos en primera fila.
Obviamente el profesor pidió a Irae que nos deleitase con una de sus composiciones al piano.
Si, ella tocaba el piano. Desde pequeña se apasionó por este instrumento. Por lo visto un antiguo componente del grupo de mis padres, Luminor, le regaló su primer teclado. Yo a penas me acordaba de él. O sea, si, por las fotos y por algunas cosas concretas, pero hacía muchos años que no teníamos contacto con él. No personal. Sabíamos que estaba en otro grupo que había montado él y que le iba bien junto con su novio, un tal Hackett.
Ella tocaba el piano y el violín. Yo en cambio tocaba la guitarra y no por que me entusiasmase, si no por que mi tío Yu la tocaba... Y bueno...él... Lo adoraba. Estaba enamorada..... A pesar de la gran diferencia de edad, me encantaba. Desde pequeña moría por él. Y su forma de tratarme... Yo estaba segura que él también sentía algo por mi.
La melodía del piano dio pie a mas fantasías.

-Señorita Yulia, señorita Yulia. ¡¡Yulia Vivienne!!-gritó el profesor.

Di un salto en el asiento y presté atención de golpe.

-¿En que esta pensando? Si no presta mas atención la tendré que expulsar.

Otra vez esa palabra. Refunfuñé por lo bajo.

-Perdón señor Diermissen. Ya presto atención.
-Eso espero.

Irae retomó la melodía y el profesor sonrió ampliamente. Entonces escuché varias risitas desde el fondo y algún insulto que no me gustó nada hacia mi prima.
La pobre se puso nerviosa y se equivocó. Cerré los puños con fuerza. Había reconocido la voz así que no me hizo falta girarme para saber quien había sido.
Al terminar la clase Irae recogió sus cosas con rapidez. Sabía que si le decía lo que tenía pensado acer se pondría en contra y se enfadaría, así que no le comenté nada.

-¿No vienes?-preguntó.
-No... Esto... Ve tirando tú. Tengo que preguntar unas cosillas. A tí te estan esperando el largirucho, Hayley y tú padre.
-¿No vienes con nosotros? Luego tendrás que ir en bus.-me recordó.
-Tranquila. Ve.-insistí.
-Vale. Hasta mañana.
-Hasta mañana.

Guardé entonces mis cosas y corrí tras de Michelle, una de las que se habían reido y metido con Irae. Cuando la alcancé en las taquillas la empujé y le sujeté de un gran mechón de pelo haciendo que inclinase la cabeza.

-¡¡Ahh!!-se quejó.
-La proxima vez que utilices esa boca de zorra que tienes para meterte con mi familia, piénsa en que puede que termines con una boca mucho peor. De buzón.-sonreí.
-¡Ayuda!-gritó.

No había nadie mas allí así que no me preocupó. O eso pensé yo. De pronto alguien me agarró de la cintura y tiró de mi con fuerza separándome del suelo y de Michelle.

-¿Por que no te metes con alguien de tu tamaño?-inquirió una voz arrogante.

Cuando me soltó y le miré me topé con un chico de pelo negro y algo largo, por el cuello escalado y ojos verdes, mucho mas alto que yo y bastante fuerte.

-Por si estas ciego, ella es mas alta que yo.-la señalé.
-Por eso digo. Métete con los de parbularios.-dijo con sarcasmo.

Michelle se puso a reir.

-¡Tú ríete que te parto la boca!-gruñí.
-Deja de hacer el tonto y lárgate.-me exigió el tío ese.
-¡Que te jodan!-contesté.
-¿Cómo?
-Pues eso, que te jodan, que te den por culo, que te peten, que te follen. ¿Sigo?-dije con ironía.
-Anda y vete antes de que me cabree.-sugirió.
-¡Ja! ¡¡Que miedo!!-simulé temblar.

El muy cabrón me empujó haciéndome tambalear. Eso me enfureció mas. Conté hasta tres, no para tranquilizarme si no para coger fuerza, y arremetí contra él.. Yo era bajita pero con mala leche. Como no se lo esperaba perdió el equilibrio y yo aprobeché para meterle un puñetazo.
Michelle gritó y salió corriendo. Y yo me separé al instante para esquivar algún posible golpe. Pero no, simplemente me miró sorprendido.

Me di la vuelta y comencé a caminar hacia la salida.

-¡Ah!-giré mi cabeza levemente- La proxima vez métete con alguien de tu tamaño.-me burlé.
Al llegar a la salida me di cuenta que llovía. Y de que manera. Sonreí complacida. Con mi movil marqué el número que deseaba y esperé a escuchar su voz.

-¿Sí?-respondió Romeo.
-¿Está el tío Yu?-le pregunté.
-Claro preciosa. Un momento.

Ellos dos también vivían juntos, pero no eran pareja. Eran amigos.

-Hola Yul. ¿Qué quieres?
-Es que está lloviendo... Y el tito Shin se ha ido ya... Y me tengo que volver sola a casa...
-Ahora mismo voy.

Colgué contenta y me apoyé contra la paret a esperar. Al momento apareció el mismo chico que antes y se apoyó a mi lado.

-¿Qué haces?-inquirí borde.
-¿Y tú?
-No te importa.
-Lo mismo digo.

Miré al suelo esperando que se marchase. Pero no. No tenía intencion alguna.

-¿Cómo te llamas?-preguntó.

Le ignoré.

-Con ese caracter seguro que estás mas sola que la una. Por eso te han dejado tirada hoy. ¿Verdad?

Aquello me rebentó. Pero justo apareció el coche de Yu. Comencé a bajar las escaleras hacia él pero el chico me sujetó de la mano.

-¡Eh! ¿Eres muda o que?

En un abrir y cerrar de ojos Yu había aparecido a nuestro lado y sujetó la muñeca al desconocido apretando con fuerza.
Los tres estábamos bajo la llubia pero el tiempo parecía haberse detenido.

-Deja a mi Yul en paz.

Sentí un escalofrío al escuchar aquello. El chico soltó mi mano y Yu pasó su brazo por encima de mis hombros llevándome hacia el coche.
Volver arriba Ir abajo

AutorMensaje
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 2:48 pm

Capítulo 47: *** COLGADO*** (Luca)





Acababa de hablar con Irae por teléfono, pero le había colgado ya que se había puesto un poco... pesada con el tema de que no me iba la cam o que por las tardes nunca estaba en casa...
Era simple, no quería que me viese, no todavía. Al poco de marcharse ella la última vez que estuvo en Italia, comencé a “dar el estirón”. Me di cuenta que estaba creciendo, por fin, y pensé que lo mejor sería no decirle nada a Irae y darle la sorpresa cuando ya fuese mas alto y menos crío.
Estaba cansado de que la gente me tomase por su hermano pequeño. Quería ir por la calle cogido de su mano, besarla, abrazarla, sin que nadie se escandalizase, y sin hacerle pasar vergüenza a ella.

Corrí ya que llegaba tarde a clase y al entrar, me encontré a Dane sentada en mi sitio.

-Buenos días.-me saludó sonriente.
-Hola.-le devolví la sonrisa.

Se levantó y puso sus cosas en la mesa de al lado.

-¿Tienes algo que hacer este fin de semana?-inquirió.
-Mmmmmmm. Por el momento no.
-¿Te vienes de fiesta? Mi primo es el portero de una discoteca y nos dejaría pasar. Van a venir Adam, Nico y Siria.
-....No se... Me lo pensaré....¿Vale?-dije sabiendo que le iba a decir que no, pero necesitaba tiempo para inventar la excusa.

En aquel tiempo, la relación con Dane era extraña. Continuábamos siendo amigos a pesar que yo hablé con ella y le expliqué que no quería salir con ella como pareja. Ella lo entendió y me pidió que no dejase de ser su amigo.
Obviamente que acepté.

Las clases comenzaron y yo solo pensaba en la discusión que debería afrontar aquella noche con Irae. Le había colgado el teléfono, no le daba una buena razón para lo de la cam y no sabía que decirle ya a lo de las tardes...

La realidad era que iba cada tarde al gimnasio, y los cambios se hacían notar. Además mi altura... Ya sería igual de alto que mi niña. Así que la próxima vez que nos viéramos, no habría ningún problema, ningún obstáculo entre nosotros. Y me quedaban dos meses para cumplir los diecisiete años...Cosa que significaba que Irae y yo....

Al terminar las clases fui a casa de Pedro. Había quedado que comería allí con ellos. Allegra me había invitado.
Nada mas verme me abrazó, como hacía de costumbre.

-Te estás poniendo muy muy muy sexy....-susurró en mi oído.

Le di una colleja y ella se quejó.

-Te voy a denunciar por acoso.-sonreí divertido.
-Ya te gustaría que te acosase.-se levantó un poco la falda jugueteando.
-¿Se puede saber que pasa aquí jovencitos?- era Pedro.
-Nada papi.-le dio un beso y fue a ayudar a su madre con la comida.

Yo hice el gesto de ir al comedor pero Pedro me sujetó.

-Espero que no estés jugando.-manifestó.
-¿De que hablas?-sonreí nervioso.
-Hablo de mis dos hijas.
-¿Tus que?
-Allegra y Irae. Sabes que Ira es como una hija para mi. ¿No estarás jugando con ambas no?
-¡No!-exclamé.
-Se que estás con...-miró a su alrededor- Con Irae...Así que no tontees con Allegra si no quieres que se lo diga, y que te parta las piernas. Sabes que quiero mucho a tu padre, pero con mis niñas no.-me advirtió.
-No...Te juro que no...
-Eso espero. ¿Vamos a comer?-cambió de expresión por una de felicidad.

Me dio grima.

Comimos y después me preparé para irme al gimnasio.

-Hoy tengo mi primer rodaje de anuncio desde que...-musitó Allegra pasando su mano por su corto pelo, que le llegaba a penas por la mitad del cuello- Al final me han cogido...Pero... No soy la chica principal...

Suspiré y la abracé.

-Va...Pero al menos te vuelven a llamar...
-Pero...Antes tenía todas las puertas abiertas... Y por culpa de la hija de puta de Vivienne....Todo se fue a la mierda...
-Ei... Te juro que me vengaré de ella... Te lo prometí y no me he olvidado.-le besé la frente- Se pasó... Tú tranquila... Ahora demuéstrale al mundo que eres mejor que ella. Ya verás como la superarás.
-¿Cómo te vas a vengar si ni siquiera sus padres saben donde está?
-Algún día tendrá que volver...

Si antes odiaba a Vivi por como trataba a mi Irae, después de lo que le hizo a Allegra en el pelo, y de lo que le hizo a Ira, al marcharse y dejarle aquella carta, la odiaba aun mas. Era la persona mas cruel que conocía y estaba decidido a vengarme de ella por todos los motivos que me había dado.

-Me tengo que ir. Hablamos mañana. ¿Vale?-expresé.
-Claro. Hasta mañana. ¡Te quiero!
-Yo también.

Pasé la tarde en el gimnasio y al llegar a casa hice mis deberes.
Durante la cena, volví a plantear a mis padres lo que llevaba mucho tiempo pidiéndoles.

-Quiero ir a Berlín.
-Pásame la sal.-evadió mi comentario mi madre.

Se la pasé.

-Quiero ir a Berlín. Mamá...Papá...
-¿Otra vez con el mismo tema? Ya aburres..-se metió Chiara.
-¡Tú callate!-me enfadé.
-No le grites a tu hermana. –terció papá.
-Quiero ir a Berlín. ¿Por qué no me dejáis? Saco buenas notas, me comporto bien, hago lo que me decís...Tengo casi diecisiete años.-me quejé.
-Tener casi diecisiete no es tener dieciocho.
-Pero...
-Pero nada. Cena y deja de decir chorradas. Tu casa está aquí. Allí no pintas na.-zanjó el tema mamá.

De nuevo me fui enfadado a mi cuarto y me eché sobre la cama. Cogí el móvil y llamé a Irae.

-¿Si...?-inquirió con voz extraña.

Seguro que estaba enfadada por haberle colgado.

-Lo siento amore... Io ti amo... Scusi... Perdón... No debí colgarte...
-Es igual.
-¿Cómo que es igual?
-Que no importa...
-¿Qué sucede angelito?
-Nada...
-Irae. ¿Qué pasa? Me estás asustando.
-No me pasa nada...-estaba casi llorando.
-Ei, ei. Cielo, ¿qué pasa?
-¡He dicho que nada! –me gritó y colgó

Sin duda algo le pasaba y gordo. ¿Tanto se había enfadado por haberle colgado? No podía ser. Tenía que haber otro motivo.
Volví a marcar pero había apagado el teléfono. Así que llamé a su casa.

-¡¿Qué?!-espetó mi tía Irene al teléfono.
-Esto...Yo...Soy Luca...
-Si quieres hablar con Ira, está enferma.
-Ah...¿Qué le pasa?
-Sobrevivirá.-respondió seca- Llama mañana. Adiós Luca.-y colgó.

Perfecto, me habían colgado dos veces la misma familia. ¿Qué estaba pasando en aquella casa?
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 966
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 3:20 pm

o dios!!
kirina como ereas mala!!
dejarnos asi!!
Vivi estas haciendo una sarta de tonterias!!
enfadado
pobre de kiro y strify cuando la vean!!
...
no tendras una imagen de la nueva vivi???
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 5:32 pm

mierda, esk la imagen de Krise tenía que haver salio en el cap de KRISE UU' no se pk no saíó, la pongo akí y en el cap que corresponde arriba XD



______________________________________________________


Capítulo 48: ***FUEGO*** (Iván)




La cinta que el director tenía en sus manos era ni mas ni menos que la grabación de todo lo que había pasado hacía una hora en aquella sala.
Me llevó a dirección, donde también estaba Dalia.

-¿Qué cojones has hecho?-inquirí sin esperar respuesta.
-Lo que debía. Quiero hablar con los dos.-respondió por ella el director.

Tomé asiento y esperé mi sentencia.

-Se que los dos sois igual de culpables en esto. Me parece aberrante por su parte señorita Dalia.-la miró con asco- Y jamás me esperé esto de usted Iván... Su forma de hablarle..de actuar...demuestra que tiene un gran problema.
-A mi forma de hablar y actuar no le pasa nada. Es mas, creo que me va de puta madre. Así consigo follarme a zorras como ella.-dije dolido.

Entonces sentí un mal presentimiento. El director miró por encima de mi. Había alguien detrás y con mi suerte seguro que no eran los reyes magos precisamente.
Me giré y allí estaban mis padres.

-Te dije que Marc era una mala influencia...-murmuró papá.

Ella le dio un codazo y avanzó.

-Levanta. Vamos para casa. –dijo tirando de mi camiseta.
-Señores... Debido a lo ocurrido, por el momento queda expulsado durante una semana... Hablaré con el consejo y luego les citaremos aquí para explicarles que hemos decidido. Pero creo que deberían llevar a su hijo a un psicólogo.
-La que debería ir a un psicólogo es esa guarra.-soltó mamá para mi sorpresa- Se ha estado tirando a mi hijo.
-Yo...Lo siento... Es que Iván....
-¿Iván que? Iván es un crío de quince años. Tenía catorce cuando comenzó con esto...-puso cara de desaprobación- ¿No es capaz de controlar a un niño de catorce? ¡Lo que es, es una puta!-gritó.

Había perdido el control. Papá la sujetó por que iba hacia Dalia que cada vez se arrinconaba mas.

-¡Déjame Shin! ¡A esta la mato!
-Enserio lo siento...
-¡Mas lo va a sentir! ¡Voy a denunciarte!
-Señora por favor...-interrumpió el director, pero ante la mirada asesina de mamá se calló.
-Irene...Va....Vayamos a casa....-insistió papá.
-¡Suéltame Shin por que vas a recibir tú!-le amenazó.
-¡Ya vale!-gritó él- Ya la han expulsado. Tema zanjado. Ahora hay que hablar las cosas en casa. ¿Quieres seguir montando el espectáculo? Pues hazlo tu sola por que yo me voy e Iván se viene conmigo.

Aquello si que era el mundo al revés. Mamá defendiéndome y queriendo matar a Dalia, cuando sabía lo que yo había echo, y papá plantándole cara a mamá.
Era hombre muerto. Cuando llegase a casa mi madre le mataba.
Pero él tiró de mi haciéndome levantar y me metió un empujón, por el cual no me quejé. No era momento de enfrentarme ni siquiera a él.
Al final ella nos siguió y durante el camino ninguno de los tres hablamos. Pero al llegar a casa estalló la tercera guerra mundial. Primero, al entrar, nos encontramos con la música de mi hermana Irae a todo volumen. Mamá fue a su cuarto a decirle que la bajase y terminaron discutiendo. Si, ellas dos discutiendo. ¡¡Mi hermana Irae discutiendo!! No me lo creía.

Papá corrió en ayuda de su niña y entonces los que discutieron fueron mis padres.

-¡Está enferma! ¡No le grites!- le recriminó papá.
-¡Si está enferma que baje el volumen!
-¡No lo pienso bajar! ¡Cuando Iván es quien lo tiene alto no pasa nada!-atacó mi hermana.
-¡No estamos para gilipoyeces hoy Irae!
-Me importa una mierda.-respondió ella.
-¡El mal humor te lo guardas donde te quepa niña!-le gritó mamá.
-¿Me lo guardo donde lo guardas tú?-le vaciló Ira.

Entonces mamá le pegó una torta .La escuché desde el pasillo. Corrí a ver que sucedía y me encontré a Irae llorando, papá petrificado y mamá estupefacta.

-Oh...Lo siento hija... Estás ardiendo... ¡¡Tienes fiebre!!-la abrazó y la tensión de el momento se relajó- Lo siento...Acuéstate, que ahora te traigo una pastilla y el termómetro.

Mamá corrió al baño y trajo todo aquello. Ambas lloraban y se pedían perdón por lo que se habían dicho. Papá mientras me miraba muy serio.

-Vamos al comedor... Mejor que esperemos allí. –me indicó.

Me senté esperando lo que me deparaba y al momento mamá se reunió con nosotros.

-Lo siento...-dijo ella sentándose al lado de papá y poniendo la mano sobre su rodilla.

Este negó con la cabeza y le sonrió dulcemente. Entonces me miraron.

-Explícalo todo.-me ordenaron.
-...Pues...
-¿Es cierto que llevabas un año con ella?
-Si...

Mi madre cogió aire y papá preguntó:

-¿Estás enamorado de ella?
-No.
-¿No?
-No.
-¿Entonces?
-¿Entonces qué? –inquirí.
-¿Por qué...?
-Por el sexo.
-¿Ella te forzó a algo?-mamá clavó sus ojos en mi esperando la verdad.
-Si...Ella...-comencé a mentir para salvar el pellejo.
-Iván, la verdad.-insistió.

Me dio rabia. No le podía mentir. A mi madre no. Lo notaría y se enfadaría mas. La defraudaría.

-No...Fui yo...-admití.
-¡¡Ves!! ¡Es culpa de Marc y Cris!-soltó papá.
-¡Ni Marc ni mi hermana le pusieron una pistola en la cabeza para que se tire a su profesora!
-¡No pero son una mala influencia!
-Esto...No echéis las culpas a nadie...Simplemente me gusta el sexo... Y lo hago siempre que quiero con quien quiero. –les interrumpí.

Ambos enmudecieron.

-Vamos a ver. ¿Es necesario que os pongáis así? No es ni la primera ni la última mujer con la que me acuesto. Es mas, no tenía ninguna relación con ella. Me gustan muchas, y me acuesto con todas cuantas quiero. Soy guapo y acaban cediendo siempre, ya sean mayores o menores. Veo una pérdida de tiempo todo esto.

Entonces el teléfono sonó. Mamá contestó.

-¡¿Qué?!-gritó -Si quieres hablar con Ira, está enferma.-hizo una pausa- Sobrevivirá.-respondió seca- Llama mañana. Adiós Luca.-y colgó.

Luego se levantó y comenzó a pasear por el comedor.

-Joder... Esto es una mierda... Te han expulsado... Y justo yo pasado mañana comienzo la gira... Y tú, Shin, estás con la promoción del CD nuevo y las clases...Y dentro de poco la gira también...
-Por mi no hay problema. Me quedo en casa.-dije.
-De eso nada. Esta vez te has pasado... Necesito pensar... Necesitas un castigo...
-Me podéis castigar en quedarme en casa encerrado.-comenté.
-No te hagas el gracioso. Calladito.

Papá se acercó a ella y le susurró algo al oído.

-Ni en broma. Eso no. –respondió ella.
-Lo necesita...Solo un tiempo...Para que entienda lo que ha hecho...Para que entienda que tiene que cambiar...
-No Shin. No pienso mandar allí a mi hijo.
-También es mi hijo.-le recordó él- Tú no vas a estar en casa durante mas de un mes, y yo no puedo ocuparme solo de todo...Irae puede encargarse de Hayley, pero Iván...Y es perfecto por que necesita límites... ¿Te recuerdo que siempre te quejabas de...Vivi?-dijo el nombre “prohibido” en un susurro.

Ella apretó la mandíbula y se llevó las manos a la cabeza.

-Iván, vete a tu cuarto. Mañana te diré lo que decidamos tu padre y yo...-me ordenó.

Pero el teléfono volvió a sonar. Esta vez fue papá quien respondió, me hizo señas para que esperase, y no duró mucho la conversación.

-Era el padre de Sarah Maisie. Has dejado a su hija plantada. Se suponía que la recogías tú como siempre y ella a estado esperando solita en la calle hasta que al final, a las dos horas ha llamado a su madre para que la recogiese. Ni siquiera la has avisado.-me recordó.

Se me cayó el mundo abajo. No me había acordado de ella. De Sam. Quise meterme un cabezazo por imbécil.

-Ha dejado claro que no quiere que vayas por allí en mucho tiempo. No te la van a dejar a tu cargo nunca mas. Eres un irresponsable. Podía haberle pasado cualquier cosa...Estaba sola, es ciega y tiene solo trece años.- entonces se dirigió a mamá- Ves lo que te digo... Lo necesita...

Aquella noche me fui a la cama sin llegar a imaginar lo que se me avecinaba. El dicho dice “Si juegas con fuego te quemas”. Sin duda estaba a punto de quemarme.


Última edición por I_Love_Kiro el Lun Jun 08, 2009 5:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 5:32 pm

Capítulo 49: ***PAPEL*** (Vivi)




Aquella noche me fue imposible conciliar el sueño. Estaba muy nerviosa. Echaba tanto de menos a mi familia...A mis padres, a Irae. No veía el momento de ir a verles, abrazarles. Contarles todo.

Estaba muerta de miedo por su reacción. Me había ido hacía un año dejando solo una carta a cada uno. Me las había escrito en mi diario, para recordar siempre lo que les dije, para no olvidar nada relacionado con mi vida. En la de mis padres decía:

“Papá, mamá... Siento esto..Siento todo... Pero ahora necesito tiempo para mi. Necesito encontrarme... Ni vosotros estáis preparados para decirme lo que necesito, ni yo para entenderos, por eso esto es lo mejor... No quiero haceros mas daño. Estaré un tiempo fuera... Un año... Y luego volveré... Y todo será distinto. Os quiero mucho, sois lo que mas quiero en la vida (junto con la prima). No lo olvidéis nunca. Ya os echo de menos...”

Y en la de mi Irae le decía:

“Hola preciosa. Se que te vas a enfadar por esto...Pero no me gustan las despedidas. Me han ofrecido la oportunidad de ser artista. No te lo vas a creer pero la madre de Nix es la dueña de la discográfica Diako. No se como va a terminar esto, pero es una oportunidad para demostrarme a mi misma quien soy...Y además...Vale, es una salida “fácil” a mis problemas. No puedo afrontarlos ahora... No a todos... Por eso... Me marcho un año... Me han dicho que no podré hablar con nadie...Ni siquiera contigo... Es lo que mas me duele...Pero no me voy a olvidar de ti. Cada día te querré mas y mas. Y espero que tú también. Dentro de un año volveré y no te dejaré nunca mas. Por el momento, vigila con quien vas. Luca no me gusta, ya lo sabes. Y si tienes problemas en clase, habla con Eli...A pesar que ella y yo hemos terminado mal...Sabes que es buena y a ti también te quiere mucho. Te ayudará. No me odies mucho...Ni me olvides princesa. Te quiero.”

Nuestro avión salió a las cuatro de la mañana, y mi llegada a Berlín estaba prevista para las cinco de la tarde. Me hicieron vestir como iba para las entrevistas o video clips, o sea con poca ropa y contrataron a cinco chicos.

-¿Para que vienen ellos?-le pregunté a Kate.
-Es todo para tu puesta en escena.
-¿Qué puesta en escena?
-Pues estos chicos van a ser tus “esclavos”. –sonrió- Lo único que tienes que hacer es dejarles hacer.
-¿Hacer qué?-no me gustaba lo que me estaba proponiendo.
-Bueno, cosas inocentes, besos y bueno, dejar que te toquen un poco.
-¿Besos? ¿Qué me toquen?-arqué las cejas.
-No te quejes que son muy guapos.
-¡Me es igual! No pienso dejar que me besen desconocidos.
-No te pongas tonta Krise.
-Me pongo como quiero. –me indigné.
-No montes un espectáculo. –me advirtió- Vas a dejarte hacer lo que te digo. ¿Te recuerdo que tienes un contrato firmado?
-Un contrato como cantante. ¡No como puta!

Las azafatas y los chicos me miraron. Íbamos en un avión privado.

-Basta Kirse.
-¡No me llamo Krise! ¡Mi nombre es Yulia Vivienne!
-Niña malcriada... –murmuró.
-No pienso hacer lo que has dicho.
-Lo harás.
-Ya lo veremos. –la reté.

Al aterrizar, salimos del avión y los cinco chicos me seguían de cerca. Pero cuando fuimos a salir por la terminal, en la que se había acumulado toda la prensa alemana, comencé a caminar mas rápido y estos detrás de mí intentaban guardar las apariencias. Uno de ellos me agarró y intentó besarme, pero entonces, una luz me salvó. La misma luz que hacía un año. Sonreí de inmediato y salí corriendo. La única diferencia era que esta vez los que me perseguían eran la prensa.

Nix llevaba la cara cubierta por un pañuelo y en cuanto me agarró la mano corrimos de nuevo a su moto. Además había traído dos cascos, o sea lo había planificado todo.
Cuando paró, no habló, solo me condujo hasta un piso. Al entrar vi que a penas había nada. Un sofá y poco mas.

-Hola Brit.-sonrió quitándose el pañuelo.
-Hola pajarito.-me mordí el labio.

Se acercó y me abrazó. Yo le devolví el abrazo y me sentí bien. En todo este año él había sido mi única conexión con el mundo real. Nos habíamos echo amigos, a pesar que continuaba confundiéndome con sus múltiples personalidades o cambios de humor.

-Siempre a tiempo para rescatarme.-murmuré aun abrazada a su pecho.
-Si. Pero voy a dejar de hacerlo. Pagas muy mal.
-No pago mal.-me separé de él- Simplemente no te pago.-sonreí.
-Voy a tener que cambiar eso.-atrajo mi cintura hacia él y acercó su boca a la mía.
-No te vayas de listo.-puse mi mano sobre sus labios.

Entonces sacó su lengua y lamió mi mano.

-¡¡Ehh!!-me quejé restregando mi mano húmeda contra su camiseta- ¡Cerdo!
-Jajajajajaja.

No pude evitarlo y también me eché a reír.

-Ponte algo de ropa si no quieres que te viole.-me advirtió echándome un vistazo.
-¿La fabrico o qué?
-No, en esa bolsa hay una falda y una camiseta. Póntelas.

Asentí agradecida.

-Tu madre te va a matar.-le advertí desde el baño mientras me cambiaba.
-Lo se. Todo el mundo tiene que morir algún día.-bromeó- Habrá llegado mi hora.
-Enserio...-volví donde estaba él.
-¿Preferías que esos tíos te sobaran?

Suspiré.

-No.
-Pues vas a tener que aprender a dejarte sobar.-se sentó en el sofá con los brazos detrás de la cabeza.
-Ni en broma.-me senté a su lado con los brazos cruzados y el ceño fruncido.
-Brit, sabes que vas a tener que acostumbrarte. Es parte de el espectáculo. Es como hacerte actriz y negarte a llorar. En el mundo que te has metido las cosas van así. Y los besos no son de verdad. –me explicó.
-Pero es que tu madre....
-Mi madre hace lo que debe. Mira, si te he “salvado” es por que creí que necesitarías hacerte a la idea. Mi madre no suele tener tacto con estas cosas. Así que creí que era mejor que yo te lo explicase.
-Tú lo sabías...
-Claro, si no ¿cómo piensas que se me ocurrió ir a por ti al aeropuerto? Mamá me cuenta todo acerca de ti, y cuando me lo dijo, le dije que te lo explicase antes, pero imaginé que no lo haría.
-Nix...
-Imagino que eres como la mayoría de chicas. Una romántica sin causa...-suspiró y sonrió- ¿No has besado nunca a nadie? –alzó las cejas.
-Si. Claro que si.
-¿Entonces?
-Hace bastante... Con quince o dieciséis años...Pero...
-¿Tanto hace que no te besas con nadie?
-No soy una guarra. No me voy besando con cualquiera.
-Pues pinta tienes.
-¡¡Ehh!!
-Lo siento, es la verdad. Tienes pinta de la típica chica que se acuesta con cualquiera.
-Pensé que en este año habías tenido tiempo de conocerme.-giré la cara ofendida.
-Y lo he hecho... Te conozco mejor de lo que crees. Aunque...Aun hay cosas que no conozco de ti...-se acercó mas a mi, poniéndose prácticamente sobre mi cuerpo y apoyando su frente contra la mía- Podríamos ensayar esos besos que tanto te niegas a darle a unos desconocidos... No me importaría ser tu conejillo de indias...

Sus ojos me miraban de una forma penetrante y escalofriante.
Hizo varios chasquidos con la lengua y sonrió.

-Brit, Brit, Brit... Cuanto mas tardes en rendirte ante mi, menor será el castigo. Luego no digas que no te lo advertí... ¿Recuerdas lo que te dije?
-¿Que...qué...?- estaba tan nerviosa que no era capaz de hablar.
-Dije que te iba a volver loca para hacer lo que me plazca contigo y luego dejarte tirada como una zorra usada. –su voz era grave y dura- Cuanto antes te folle mejor. Menos enamorada estarás de mi y menos te dolerá.-añadió.

No podía hablar en serio. No, no... ¿O si? Su mano se deslizó por mi muslo, abriéndose paso y acariciándolo por dentro hasta llegar a mis braguitas.
Yo cerré los ojos. No sabía que hacer. La verdad, me encantó notar su mano sobre mi piel, y estaba excitándome, pero al mismo tiempo estaba aterrada por sus palabras.

-Te gusta esto verdad pequeña...-rozó mi zona sensible y yo eché la cabeza hacia detrás- Al final va a resultar que eres mas puta de lo que creía. ¿Vas a hacer honor a tu papelito de Krise?
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 966
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 6:45 pm

enfadado nix no te pases de listo!!
Matar .
Iven tiene un pequeño problema con el sexo...niño ninfomano..
quiero saber su castigo!!
malvado Dr.Maligno
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Mar Jun 09, 2009 5:23 pm

Capítulo 50: ***HECHIZO***(Vivi)




Mi mente intentaba pensar. Me encontraba con Nix prácticamente sobre mi cuerpo, tratándome como a una muñeca y yo me estaba excitando. No era lógico. No. Yo tan solo quería normalidad. Acababa de regresar y necesitaba paz, recuperar mi vida, pero en cambio, Nix me volvía completamente bipolar. No era normal que me gustase aquello, pero mi cuerpo no obedecía a mi mente.

De pronto todo terminó. Dejé de notarle sobre mi y su mano ya no me acariciaba. Tras un minuto, abrí los ojos y él ya no estaba allí. Me puse en pié y miré a mi alrededor. Ni rastro.
Escuché unos ruiditos en la cocina, me acerqué y allí estaba, bebiendo agua. Me había dejado mas que aturdida.

-¿Qué....?-musité.
-¿Qué pasa Brit? Ni que hubieses visto un fantasma.

Sentía un hormigueo en mi cuerpo, un deseo que él había dejado en mi. Me lo quedé mirando de arriba abajo. Su piel blanca, su pelo negro un tanto largo, esos ojos verdes... La marca de sus músculos bajo su ropa... Su boca...Su boca....¿Su boca?

No podía apartar mi vista de su boca. ¿Por qué? Avancé hacia él en silencio, ante su cara de poker y cuando nuestros cuerpos estuvieron frente a frente, me puse de puntillas e intenté besarle, pero se apartó.

-¿Qué haces?-inquirió confuso.
-Besarte.
-Jajajajaja.-se rió y negó con la cabeza.
-A mi no me hace gracia. Voy a besarte si o si.
-De eso nada.-negó sonriente.

Me negaba a dejarme ganar, así que sin pensarlo, agarré sus partes con mi mano derecha y este se encogió con la cara descompuesta.

-Como vuelvas a apartar la cara apretaré tanto que te cortaré la circulación.-le amenacé.

Tragó saliva y no dijo nada. Yo acerqué mi boca a la suya y rocé mis labios contra los suyos. Luego, hice varias pequeñas incursiones de mi lengua en su boca, para después sellarla con mis labios. Con sus manos liberó su entrepierna de mi mano y me alzó, poniéndome sobre el mármol y colocándose él entre mis piernas.

Agarró con fuerza mi cabeza y sus besos se convirtieron en algo frenético. Parecía que me fuese a devorar. Entonces le paré y lo separé de mi, empujando su pecho.
Ambos estábamos sin aliento. Me bajé de la encimera y me arreglé la ropa.

-Me voy.
-¿Cómo? ¿Dónde? –inquirió desconcertado- Ahora no te puedes ir.-se señaló el abultamiento en su pantalón.
-Yo también puedo jugar con este juego. –me aparté el pelo de la cara- Y nunca me voy a acostar contigo. No voy a entregarte mi virginidad a ti.-dejé claro.
-¿Y a quien se la vas a dar? ¿Te espera alguien? ¿A Yu por ejemplo?-me atacó.
-¡Que te jodan!-enfurecí saliendo del piso.
-¿Dónde crees que vas?
-Voy a donde me salga de las narices. No eres nadie para controlarme.-me había dolido mucho su comentario- Ni tú ni tu madre sois nadie.

Bajé corriendo las escaleras y al llegar abajo me subí a un taxi. Le di la dirección a la que me quería dirigir y me alejé de Nix. En cuanto llegué, las piernas me temblaban. La echaba tanto de menos. Un año sin verla...Sin ver a mi niña... Sin abrazarla... Sin sentirla cerca... Además, estaba al lado de mi casa también... Miré a todos lados pero no, no había peligro. Corrí por el patio delantero hasta llegar a la puerta y llamé al timbre. Nadie abría y me impacienté.

Insistí y entonces por fin la puerta se abrió y la carita de mi niña, sus ojos, su boca, su piel blanca, quedó ante mi. Su sonrisa se transformó en temblor. Negó con la cabeza reiteradamente.

-No...No....Ve...Vete...-tartamudeó.

Pensé que no me había reconocido.

-Cielo, soy yo, soy Vivi.-me señalé.
-Márchate... Vete...-repitió.
-Ei, en serio. Soy yo. Esto son lentillas.-indiqué refiriéndome a mis ojos- Soy Vivi.-intenté tomar su mano pero no me dejó, se sacudió.

Por detrás de ella apareció Psique. ¿Qué hacía ella allí?

-¿Te está molestando?-preguntó poniéndose al lado de mi Irae.
-Que se vaya...
-No. No me voy a ir. Irae, soy yo. Soy Vivi, tu Vivi. Yulia Vivienne. He vuelto. Ya estoy aquí.
-Fuera.-Psique se antepuso a ella.
-He dicho que no me voy. Quiero hablar con ella. Es mi prima.
-Ya no es nada tuyo. Déjala en paz.
-Si, es mía. Siempre lo ha sido y siempre lo será.-bramé.

No entendía que estaba sucediendo. ¿Tanto se había enfadado por haberme marchado? Yo pensé que lo entendería. Que me apoyaría. Pero estaba claro que algo había cambiado.

Irae respiró profundamente y apartó a Psique. Luego me empujó fuera, al patio.

-Márchate de aquí. No vuelvas. No te acerques por aquí. No te acerques a tus padres...-dirigió su mirada a mi casa- Nadie quiere verte...Nadie... Ya has hecho bastante daño...Deja las cosas como están... Vete por donde has venido y ni se te ocurra decirles a Strify y Kiro que Krise eres tú. No hagas mas daño Vivi...Si alguna vez me quisiste un poquito...Que lo dudo...Pero...Si algo de lo pasado significa algo para ti... Déjanos en paz...- estaba sollozando.

Las lágrimas empapaban su carita y yo me sentía impotente, perdida.

-No lo entiendo... ¿Qué ha cambiado Ira?-inquirí a punto de ponerme a llorar también.
-¡¡Todo!! ¡¡No existes!! ¡No para nosotros! Vivi no existe. Ahora eres Krise ¿no? Pues sigue con esa vida y olvida esta...Eso es lo que siempre quisiste...
-¡No! ¡Yo soy Vivi!
-No para mi.
-Irae...-le acaricié la cara pero ella se apartó y me dio un manotazo.
-No me toques... No tienes derecho.

Tenía los ojos hinchados por el llanto y le temblaba la voz.

-¡¡Tengo todo el derecho del mundo!!-grité- ¡Me perteneces! ¡Lo sabes! ¡Eres mía Ira!.
-No lo soy. ¡¡No lo soy!! ¡¡Vete!!-volvió a empujarme.

Me metí en el taxi de nuevo, temblando, llorando, perdida. Y justo cuando arrancó pude ver como Psique abrazaba a mi niña.
Cuando el taxista me preguntó a donde me llevaba me di cuenta que no sabía donde ir. No sabía donde estaba Kate y no podía ir a mi casa después de lo que Irae me había dicho.

Mis padres no me querían ver...Irae no me quería ver... Ya no tenía a Eli... Estaba sola... Al final el taxista me llevó de vuelta a donde había estado con Nix y cuando llamé al timbre me abrió muy serio.

-Yo...Yo...
-¿Vuelves con el rabo entre las piernas Brit?
-.....

No sabía que decir. Me sentía sola. Necesitaba que me consolase. Necesitaba que alguien me dijese que estaba conmigo.

-Mi familia no quiere verme... Ya no...No...

Me hizo entrar y me abrazó.

-Solo nos tienes a nosotros... Solo tienes a mi familia... Nosotros cuidaremos de ti... Pero tienes que confiar en nosotros...Confía en mi madre.... Confía en mi... Queremos lo mejor para ti...

Me aferré a su camiseta llorando sin tregua.

-No tienes mas familia que esta. La tuya no te quiere. No quiere saber nada de ti. Te odian seguro ,por que no te entienden. Olvídales... quédate con nosotros. Ellos ya no son nada...-continuó como un arrullo, como un hechizo que penetraba en mi mente.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Mar Jun 09, 2009 5:24 pm

Capítulo 51:***ME VOY A BERLÍN***(Luca)




Me sentía impotente. Al día siguiente la volví a llamar pero no contestó. Me estaba volviendo loco de ver que no podía contactar con mi niña. Por fin a la noche, cuando pensaba que me moría de ansiedad por no saber nada de ella, mi móvil sonó.

-¿Amore?
-.....

No dijo nada, pero podía escuchar su llanto al otro lado del teléfono.

-Ei, ei...Cielo ¿qué pasa? ¿Por qué lloras? ¿Qué ha pasado?-inquirí comenzando a ponerme nervioso.
-....Lu...Luca....Te...Te necesito...
-Vamos pequeña, no llores...Cuéntame... Va...
-Yo...Lu...Luca ven...Quiero...qui...quiero que vengas...Te necesito...Sola no puedo... No...No puedo... Ven...Ven...

Se me rompió el alma escucharla decirme aquello. Ella jamás me habría pedido una cosa así. Quería decir que de verdad me necesitaba. Que estaba peor de lo que pensaba.

-Vale, tranquilízate. Yo...Iré..No se como pero iré... Pero tienes que tranquilizarte y contarme que ha pasado.
-Krise....
-¿Qué?
-Krise... ella....Krise... Ella vino...Ella... Ha estado aquí.
-¿Quién es Krise?
-La...La cantante...

No entendía nada. Como estaba frente al pc, entré en google y busqué Krise. Enseguida encontré mil artículos sobre esa tal “Krise”. Ponía que era una nueva estrella del pop-rock de EEUU, que era muy sensual, que bailaba muy bien etc etc. Entré en uno de sus foros y me quedé mirando las fotos unos instantes. Me recordaba mucho a alguien.

-¿Krise ha estado dónde? O sea, por lo que aquí dice llegaba hoy a Berlín.
-Ha...ha estado en mi casa...Ella...Ha venido...Ella...

Me froté la sien con los dedos. No podía creer que mi Irae estuviese así de nerviosa e histérica por que la cantante había estado en su casa. No tenía ni pies ni cabeza, por que ella nunca había sido groupie de nadie y mucho menos escuchaba música del estilo de la tal Krise.

-No te entiendo amore...
-Vivi...
-¿Vivi? ¿Qué tiene que ver ella en esto?
-Ella....Krise...Ella...
-¿Ella qué?
-Vivi es ella...Krise....

Volví mi mirada a la pantalla y me fijé. ¿Bajo aquel flequillo, bajo esos ojos negros, su piel algo bronceada...estaba Vivi? Si. Al fijarme me di cuenta que si. ¿Cómo no me había dado cuenta? Obviamente era ella.

-Dios....¿Ha ido a verte?
-Si...ella...-sollozó.
-Vale. Tranquila. Luego te llamo. Voy a hacer lo que sea pero voy a Berlín. ¿De acuerdo?
-...
-¿Ira?
-Si...Vale...

Colgué y de un salto casi salí de mi cuarto y entré al de mis padres. Para mi mala suerte les pillé en un momento íntimo. Encendí la luz sin dudar y ellos metieron un grito.

-¡¡¿Niño que haces?!!-mamá se tapó con las sábanas y papá se llevó las manos a la cabeza.
-Quiero ir a Berlín. Ya. Me es igual si decís que no. O me ayudáis vosotros y llegamos a un acuerdo o me marcho yo sin vuestro permiso.-expuse serio.
-Me cago en la...¿No tas dao cuenta que en mi frente pone horario de oficina de 8h a 11h? Son las doce, ¡largo!-espetó mamá.
-Bien, pues voy a por mi maleta. Me voy.-dije dándome la vuelta.
-¡Para Luca!-me pidió papá- Hablemos.

Se puso el pantalón del pijama y salió al comedor. Al momento salió mamá, y Chiara que se había despertado con los gritos.

-¿Qué pasa mami?- inquirió frotándose los ojos mi hermana.
-Nada renacuaja. Vete a la cama.
-Pero estabais gritando...
-Nada, que a tu hermano la dao una rampa en la pierna.-dijo y me miró.
-Ah...Si...Ui...me duele...-fingí.
-Vamos a dormir cuchi.
-¿Estás bien?-hizo ademán de acercarse a mi preocupada pero mamá la sujetó por un brazo.
-Está de lujo. Pa la cama te dije cuchi.
-¡No me llames cuchi! ¡Tengo catorce años!-se quejó.
-Que manía tenéis por recordarme vuestras edades. Os parí yo, lo recuerdo bien.-entrecerró los ojos.

Chiara puso pucheros pero se metió a su habitación.
Una vez solos los tres en el comedor, papá hizo un movimiento con la cabeza para que empezase hablar.

-Ya os lo he dicho. Me quiero ir a Berlín.
-A ver Luca, hijo, ¿por qué esa fijación?-preguntó papá.
-Pues por que va a ser, tiran mas dos tetas que dos carretas.-intervino mi madre.
-¡¡Mamá!!-grité.
-¿Acaso no es así? ¿Te crees que soy tonta? No pisha, soy tu madre, te conozco bien. Estás enamoraico de Irae desde siempre. ¿Creías que no lo sabía?

Agaché la cabeza avergonzado.

-Hijo, ¿es cierto eso?-papá estaba asombrado.
-....
-Lo es cariño, lo es. Te lo digo yo. Mi casanovas ta pillao por la alemanita.
-.....
-Bueno...Entonces... Vale, es un motivo...-murmuró mi padre.

Alcé la vista esperanzado.

-Pero...
-¿Pero?-inquirí.
-Luca, no podemos mandarte allí. Nosotros no nos podemos mudar... Lo entiendes ¿no?
-Pues voy yo solo...
-¿Dónde vivirás listillo?-como siempre mi simpática madre ayudando.
-Pues con la tía Irene...-comenté.
-¡Ja! ¡Nos ha salido cómico el niño!
-No les molestaría...Y me quieren...Y...
-Y sería como darle una cerilla a un pirómano. No quiero que Irene venga hasta aquí pa matarme por que mi casanova dejó preñada a su angelito.
-¡No haría eso!-me defendí.
-Ya, no quieres practicar el sexo con ella ¿no?
-Mamá....
-No, tú querías que hablásemos, pues hablemos. ¿Me estás diciendo que viviríais puros y castos no?
-Yo...Bueno...Nosotros...
-Déjalo Ann.-habló por fin papá- Hijo, tu madre tiene razón... Veamos, si aceptamos dejarte ir, no irías a casa de Irene... ¿Lo entiendes no?

Asentí.

-Bien, ve a dormir. Mañana hablaremos de todo mas tranquilos. Y hablaremos con Irene para que nos diga de algún colegio interno o algo así.
-¿A un colegio interno?
-Si. Será o eso o nada.-manifestó él.
-Vale...De acuerdo...

Para estar junto a mi niña estaba dispuesto a cualquier cosa. Al menos estaría en la misma ciudad que ella, el como verla ya sería otro punto a resolver, pero ahora lo importante era que con suerte había conseguido mi objetivo.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Mar Jun 09, 2009 5:24 pm

Capítulo 52: ***SONO QUI*** (Irae)




En mi casa todo era un descontrol. En un mismo día mis padres decidían mandar a mi hermano a un colegio interno de curas durante los cuatro meses que quedaban de curso y aquella misma tarde, mientras lo llevaban a inscribirse, aparecía Vivi por casa...
Por suerte tener a mi lado a Psique, que había sido una buena amiga durante la ausencia de mi “prima” me ayudó a reunir el valor para echarla.
Me costó. Verla así de cerca... La odiaba tanto...y...al mismo tiempo la quería tanto...Y por ello me odiaba a mi misma. Por ser tan débil.

Pero había explotado, no podía mas. Y tener a Luca tan lejos lo complicaba todo mucho mas... Como no conseguía dormir, terminé por llamarle y en un momento de flaqueza le pedí que viniese...

Aquel momento de flaqueza iba a hacer que las cosas tomasen un rumbo completamente distinto y “peligroso” para ambos, y a la vez, gracias a eso, viviríamos el momento mas bonito e importante de nuestras vidas. O al menos el primero.

A la mañana siguiente, cuando me levanté a desayunar, estaba mi hermano solo. Me preparé un bol de cereales y me puse a su lado.

-¿Qué tal te encuentras enana?-preguntó intentando sonreír.
-No finjas conmigo Iván...¿Cuándo te vas?

Suspiró pero no quitó su sonrisa.

-Mañana... Me voy mañana por la tarde...
-Lo siento...
-Bah... Conmigo un puñado de curas maricas no podrán.
-Iván... Te echaré de menos...
-Y yo a ti...

Sin esperar me abracé a él con todas mis fuerzas y me puse a llorar.

-Sh...Que aun no me he ido.-me separó- Veo que ya te encuentras mejor. Vuelves a tener fuerza. Casi me estrangulas.-bromeó.
-Eres un imbécil... –le insulté.
-Prefiero a la hermana preocupada.-alzó las cejas.
-¿Por qué hiciste eso? Sabías que si te pillaban...
-Por que me apetecía. Por que las cosas “prohibidas” o difíciles de conseguir son las que mejor saben. El sexo fácil es soso...En cambio cuando sientes que es algo “malo”, o que te pueden pillar, es mas emocionante. Aunque nunca lo entenderás... tú solo lo harás cuando te cases.-se encogió de hombros.
-¿Y tú que sabes?-me sequé la cara con la mano.
-Pues por que pobre del que se acerque a ti con esas intenciones. Se la corto. Solo podrán acostarse contigo cuando sean tus maridos, y aun así tendré que pensarlo muy mucho.
-Soy tu hermana mayor. Esas cosas te las tendría que decir yo a ti.
-Si, pero da la casualidad que aunque nacieses casi tres años antes que yo, en esta relación hago de hermano mayor.

Aquel día, me di cuenta que estaba realmente mal mi hermano. Llamó a todos sus amigos y se inventó que nuestros padres le habían propuesto ir a Nueva York a estudiar y que él estaba contento por eso. Se hizo el duro en todo momento. No les dijo la verdad.
Luego llamó millones de veces a Sam pero no logró hablar con ella.
Por la noche, mamá llamó para decir que cenásemos los tres solos que ellos llegarían mas tarde ya que tenían que hacer un recado. Preparé la cena para Iván, Hayley y para mi y cenamos los tres juntos.

-¿Podré quedarme tu cuarto?-inquirió Hayley mirando a Iván.

Casi me atraganto con la lechuga.

-¿Qué dices?-alzó las cejas él.
-Eso, que como te encierran, que si me puedo quedar con tu cuarto. Es mas grande que el mío.
-Ni en tus sueños.-trató de controlarse.
-¿Cuánto tiempo estarás encerrado? ¿Mucho?-sonrió esperanzada.
-Mejor sigue comiendo y cierra la boca por que si no te vas a comer el plato de la torta que te daré.
-Tú mismo, se lo diré a papá.

Iván continuó masticando y la ignoró.

-¿Entonces cuanto tiempo te vas?-repitió.

No le di tiempo a que Iván reaccionase, me levanté y tiré de ella.

-¡¿Qué haces?!-se quejó.
-A tu cuarto.
-¡No!
-A tu cuarto ya.
-No eres nadie para obligarme.-me chuleó- Solo eres la tontita de la familia.

Y antes que yo pudiese responder Iván fue al cuarto de Hayley, le cogió el diario y lo abrió comenzando a leerlo en voz alta.

-“Ayer no fui a clase y le dije a la profesora que me encontraba mal. La verdad que ir con Claus es mucho mas divertido que estar en clase”.-paró y sonrió ante la cara de pánico de Hay- Interesante enana. ¿Qué me dices? ¿Se lo contamos a mamá y que te encierren a ti también?

Sin rechistar se encerró en su cuarto. Iván volvió a la mesa riendo.

-A mi no me hace gracia.-dije- ¡Está haciendo campana!
-¿A caso tú no has hecho?-suspiró- Vale, cierto, estamos hablando de ti. Pero no veo necesario delatarla. Todo el mundo hace.
-No lo veo bien... Pero...

En aquel momento, papá y mamá volvieron y al entrar, mamá dijo:

-Traigo un invitado.

Cuando me giré y le vi, pensé que veía visiones. Por que estaba sentada, que si no me mareo. Me lo quedé mirando con la boca abierta y sin pestañear, como si fuese una ilusión.
Primero fue hacia Iván y le tendió la mano.

-Hola.
-Hola...-respondió seco mi hermano.

Y luego, se volvió hacia mi y me dio un beso en la mejilla.

-Hola Irae.-esbozó una increíble sonrisa.

No fui capaz a responder.

-¿Hija estás bien?

Asentí.

-Ho...Hola....

Notaba el bombeo de la sangre en mis oídos. No era capaz de mover un músculo.

-Bueno, hija, id a tu cuarto o al sofá que papá y yo queremos cenar. –miró a nuestro invitado- En cuanto terminemos de cenar te preparamos el sofá para que duermas. Tienes que estar cansado.
-Tranquilos. No hay prisa.

Miré al pasillo y había tres maletas. ¡Tres!

-¿Vamos a tu cuarto? Tengo muchas cosas que contarte. –propuso él.

Asentí y me levanté insegura.

-Dejad la puerta abierta.-declaró papá.
-Claro.-respondió él.

Me cogió de la mano y tiró de mi hasta sentarme en mi cama. Ajustó la puerta y se me quedó mirando durante unos minutos, al mismo tiempo que parecía atento a los ruidos del comedor. Escuchamos la puerta de mi hermano cerrarse y a papá y mamá sentarse a cenar. Entonces se acercó, me agarró, poniéndome en pie, y tras empujarme contra la pared, detrás de la puerta, lamió mis labios e introdujo su lengua haciéndome volver a la realidad. Yo lo aparté levemente y él, rozando mi boca murmuró:

-Sono qui amore... (Estoy aquí amor)
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Mar Jun 09, 2009 7:15 pm

waa!!
pobre de Yul!!
Irae q mala q eres con tu prima!!
nix me da mala espina..
le esta lavando el coco a vivi!! enfadado
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 7:00 pm

Capítulo 53: *** NUEVAS EXPERIENCIAS *** (Luca)





En cuanto escuché como Iván entraba en su cuarto e Irene y Shin se ponían a cenar, acorralé a mi niña contra la pared y la besé. No podía esperar mas. Llevaba muchísimo tiempo sin hacerlo y me moría de ganas. Me separó un poco y le susurré:

-Sono qui amore... (Estoy aquí amor)

Volví a lamer sus labios para luego introducir de nuevo mi lengua y saborear su boca. Con mis manos apreté su cintura contra mí y luego pasé a lamer su barbilla, su mandíbula, su cuello... Hasta que me paró de nuevo y me separó mas bruscamente.
Aturdido me encogí de hombros esperando una explicación.

-Lu...Lu...¿Luca?-preguntó.
-No, su hermano gemelo.-bromeé y me acerqué de nuevo a ella.
-Para...-puso sus manos en mi pecho a modo de separación.
-¿Qué pasa?
-¿Qué que pasa? –me miró de arriba abajo-Tú. ¿Tú?
-¿Yo?
-¿Qué te ha pasado?

Me miré sin entender.

-No...¿Cuándo has crecido? ¿Qué has hecho para...?-tocó mi brazo- Y tu cara...

Sonreí.

-¿Sorpresa? –estaba feliz, había notado mi cambio.
-¿Cómo que sorpresa? ¿Cuándo me lo pensabas decir? ¿Por eso no me ponías la cam?
-Jajaja. Si. Exactamente. Quería sorprenderte. Ahora estamos igualados. Ya no nos confundirán con hermanos por la calle.-expliqué triunfal.
-Pero...
-¿Pero?-apoyé mi frente contra la suya.
-Esto es...Es...
-¿Qué? Va, di lo que tengas que decir por que luego no te voy a dejar hablar.-dije con picardía.
-Mis padres quieren la puerta abierta.- me empujó y la abrió de par en par.

No entendía nada. ¿Qué le pasaba?

-Vamos a ver la tele...-propuso y salió hacia el salón.

La seguí con cara de poker y me senté allí, con sus padres, a ver la tele. A las once me prepararon el sofá cama y ella se metió en su habitación. No podía creerlo. El día anterior me llamaba llorando y me pedía que fuese y ahora que estaba allí, que había aceptado que me metiesen en el mismo colegio que a Iván, me evitaba. Sin duda algo no funcionaba.

En cuanto creí que todos dormían me levanté y fui a su cuarto. No estaba dispuesto a desperdiciar la única noche que estaría en su casa. Al día siguiente me metía en un lugar lleno de curas.
Entré sigilosamente. Todo estaba a oscuras. ¿Dormía? No, sabía que no. La conocía demasiado bien como para saber que estaría echa un manojo de nervios.
Apoyé una de mis rodillas en el colchón y esperé alguna reacción.

-Irae...Se que estás despierta... Dime algo.

Nada.
Me subí sobre la cama y a gatas me coloqué sobre ella, con una pierna a cada lado de su cuerpo. Acerqué mi cara a la suya y me quedé parado notando su aliento en mi boca.

-Amore... Sono io... Sono qui.... ¿Qué pasa?

Los latidos de su corazón se aceleraron. Le di un pico y noté como ladeaba la cabeza.
Besé su cuello y con mi mano acaricié el contorno de sus caderas sobre las sábanas.
Continuó inerte.
Resignado salí de encima de ella y me senté apoyado contra la pared, en silencio.

-¿Lu...Luca?-inquirió por fin.
-Menos mal. Pensé que te habías quedado muda.-contesté con ironía.
-No...
-¿Qué pasa?-pregunté por enésima vez.
-Nada...
-Bien.- me había enfadado- Pues buenas noches.

Me levanté pero cuando estaba en la puerta a punto de salir encendió la luz.

-Espera...
-¿Qué pasa? ¿Qué? Vengo desde Italia por que me lo pides y cuando estoy aquí huyes. No te entiendo. ¡Ahora ya no soy un niño! ¡Pensé que ahora sería distinto! Pero me lo pones mas difícil que cuando te llegaba por los hombros...
-Es que es eso... Yo...Verte así... de pronto... Yo... Para mi seguías siendo el mismo... Me he quedado en shock... No... Entiende... No sabía nada de estos...cambios...Y...Se me hace muy raro... No... No se como digerir esto... En mi mente tenía tu imagen...La de un Luca mas...
-Infantil.-puntualicé.
-Si...Algo así...
-¿Me estás diciendo que ya no te gusto por que ya no parezco un niño?-formulé dolido.
-No...No es eso....Es solo...Que no he tenido tiempo para hacerme a la idea...-agachó la mirada.

Me había salido el tiro por la culata. Había pensado que dándole la sorpresa de mi cambio Irae alucinaría, y en vez de eso, se sentía incómoda.
Me senté en la cama, derrotado.
Entonces ella se acercó, se arrodilló frente a mi y por fin sonrió.

-Pero... Creo que me puedo acostumbrar..-me guiñó un ojo.
-¿Tú crees?
-Si, creo que si. Aunque no prometo nada...-jugueteó por fin.

La besé de nuevo y luego me tumbé en su cama.

-¿Qué haces?
-Ven.-di una palmadita a mi lado.

Arqueó las cejas.

-Ven.-repetí.

Me hizo caso y cuando estuvo a mi lado pasé mi mano bajo su camisón, acariciando así la piel de su cintura y subiendo hacia sus pechos.

-Luca...-me apartó la mano.
-¿Qué? Eres mi novia... Y...
-Y tenemos un trato...-me recordó.
-Yo no he dicho que vaya a hacerte el amor.-contraataqué.
-Luca...
-No, no hay ninguna regla que me prohíba tocarte....-volví a meter mi mano bajo su camisón, subiéndolo y dejando a la vista las braguitas negras mientras mis dedos se paseaban por su obligo y luego por sus pechos al fin.

Comenzó a respirar entrecortadamente y cerró los ojos. Yo para nada los cerré, ya que estábamos con la luz encendida y podía observarla, ver su piel blanca, su cuerpo perfecto, la expresión de su cara... Levanté mas el camisón, por encima de su estómago.
Abrió los ojos asustada y me miró. Yo sonreí dulcemente.

-Sei bella... Sei perfetta....

Me puse sobre ella, entre sus piernas y comencé a lamer su hombro. Mi intención era ir bajando. Al mismo tiempo me movía lentamente, rozando nuestros sexos aun cubiertos con la ropa interior y en mi caso el pijama.
Ella jadeaba levemente. Se mordía el labio para no hacer ruido y yo intentaba mantener mi boca ocupada para no gemir.
Irae metió sus manos bajo mi camiseta y pasó sus dedos por mi espalda, excitándome mas.
Nuestros labios se fundieron en un interminable beso. Nuestras lenguas jugaban sin tregua y con nuestras manos nos apretábamos mas el uno contra el otro, hasta que al final llegamos al orgasmo, ella antes que yo, pero por poco.

Me dejé caer a su lado, intentando recobrar el aliento y sin saber por qué, me puse a reír. Me sentía feliz. Aquello que había ocurrido era extraño pero me había encantado. Cuando la miré, se había tapado con la sábana y estaba roja.

-¿Qué pasa?-parpadeé un par de veces.
-Esto... Yo...Bueno...
-¿No te ha gustado?
-Si pero... No debimos...
-¿No debimos qué? Ira, - me ladeé y le cogí la mano- No hemos hecho nada malo. Realmente no hemos llegado a hacer nada. O sea, no hemos hecho el amor. Ha sido solo un juego- sonreí- Y ha estado mas que bien...-me puse boca arriba con las manos bajo la cabeza.
-Pero si mis padres llegan a pillarnos...
-¿Lo han hecho?
-No...
-Pues no te comas mas la cabeza. –le besé la mejilla- Ha sido genial. Esto de el petting no está mal. –confesé.
-¿El qué?-se incorporó.
-El petting. Hacer esto que hemos hecho, o sea caricias besos, etc, sin llegar a penetrar. Tiene su morbo.

Me metió tal patada que me tiró de la cama.

-¡Eh!-me quejé.
-¿Lo tenías planeado?-se cruzó de brazos.
-No. No. Te lo juro.
-¿Y como estás tan bien informado?
-Joder, por que en el insti se habla de estas cosas...Los colegas...
-¿Lo habías practicado antes?-inquirió furiosa.
-Si, con la pared. Pues claro que no. Pero que no lo haya echo no quiere decir que no sepa que es. Nunca he echado un polvo pero se lo que es.-sonreí pensando que se lo tomaría a broma.

Pero me equivocaba. Me señaló la puerta.

-¿Me vas a echar? ¿No me dejas quedarme a dormir amore?
-Amore a tu perro.-si, estaba enfadada- Parece que no solo has cambiado físicamente. Te has vuelto un pervertido. Como mi hermano.
-Eh, no me compares...Que solo era una broma.
-Lo que me has hecho en la cama no era ninguna broma
-¿Te he hecho? Lo hemos hecho los dos.-le recordé.
-Bu...Bueno...Yo... –meneó la cabeza confusa- Fuera.- se puso junto a la puerta a la espera que saliese.

Me di cuenta que no había remedio en aquel momento. Tenía que esperar a que se calmase, así que me tocaba dormir en el salón. Pasé por su lado y antes de salir le di un pico.

-Ti amo. Por ti he venido. Por ti iría al fin del mundo. No he cambiado, solo... Que ahora me interesan ciertas cosas mas que antes. Es algo natural. Pero te quiero mas que nunca. Buona notte bella.

Tras salir me duché y luego me fui l sofá. Dormí del tirón. ¿Qué mas podía pedir? Estaba en Berlín, junto a mi chica y acabábamos de experimentar algo nuevo que nos había gustado a ambos por mucho que ella se empeñase en negarlo.
El problema sería a partir del día siguiente. ¿Cómo nos veríamos? ¿Cómo lograríamos seguir teniendo nuestros momentos si yo estaría encerrado en una especie de “convento”?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 7:00 pm

Capítulo 54: ***CONCIENCIA*** (Iván)



Cuando mis padres me dijeron donde me pensaban llevar me puse a gritar y les dije de todo menos bonitos... Pero ver la expresión de tristeza que mi madre tenía, hizo que me calmase y me sentase.

-No...No es justo...-murmuré.
-Lo que no es justo es como te comportas...-dijo mi padre.

Me levanté y me fui desafiante hasta él.

-Todo esto es por tu culpa. ¿Por qué no te metes en tus asuntos? ¡Déjame en paz! ¡No eres nadie!-bramé.

Al mismo tiempo mamá tiró de mi y me pegó un tortazo.

-Dentro de dos horas vamos a ir a inscribirte y vendrás con nosotros. Ahora vete a tu cuarto.-me ordenó.

Arrastrando los pies, abatido, me encerré en mi cuarto. Aquello era mi fin.
Por la tarde fui con ellos. No quise montar mas espectáculos. Pero ver el sitio donde me inscribieron me hundió mas. Yo no podía vivir allí. Era como encerrar a un tiburón en una pecera.

-Aquí te encontrarás a ti mismo chico.-dijo el director, un cura calvo y barrigón- Pasado mañana por la tarde puede mudarse.-les explicó a mis padres.

Al día siguiente, tuve que aguantar a la “simpática” de mi hermana pequeña hacerse la graciosa, hasta que por la noche, para terminar de arreglar las cosas, aparecieron papá y mamá con el pesado del italiano de los cojones. Luca.
Se acercó a mi y me saludó con un “hola” jovial. Yo se lo devolví a desgana y me dio asco ver como mi hermana se había quedado muda.
Hay que decir que el chico estaba cambiado. Mas alto, mas fuerte, mas... Masculino, mas hombre. Eso me dio pánico. Irae sucumbiría.
La agarró de la mano y se la llevó a su cuarto. Yo me fui al mío, enfadado, nervioso y pensando una solución para todo lo que se me venía encima.
Durante el día había llamado a mis amigos para contarles que me iba a Nueva York... Ni de coña les iba a decir que iría a ese estúpido colegio. Sería el hazmerreír...
Y también intenté llamar a Sam, pero no me lo cogía o me colgaba...
Me sentía impotente.

Por la mañana, cuando me levanté, mamá estaba desayunando. Fui a la cocina, me preparé el desayuno y me senté en la mesa junto a ella, en silencio.

-Iván... Lo siento...Pero no tengo otra opción. –rompió el hielo.
-Ts... No me vale eso... Me vais a encerrar... Ni que hubiese matado a alguien...
-A ver...
-No, a ver nada. Soy como soy. ¿Por eso me castigáis?
-Hijo, cada uno puede ser como quiera. Yo no te estoy reprochando nada. No te estoy echando nada en cara...
-¿Entonces?
-Entonces, que cada uno sabe a lo que se arriesga con su personalidad. Personas como tu padre o tu hermana Ira se arriesgan a que les tomen el pelo, a que se aprovechen de ellos, y personas como tú o tu padrino Marc o hasta yo misma con mi carácter, nos arriesgamos a que nos den ostias de vez en cuando. ¿Lo entiendes?

Apreté los puños pero si, lo entendía. Aunque eso no quitaba el cabreo que llevaba encima.

-Si, entiendo que no quieres hacerle pupa al tontito de papá ya que si peleáis te quedas sin eso que me vais a dejar ahora a mi, SEXO.

Metió tal puñetazo a la mesa que volcó el vaso.

-Estoy cansada que hables así de tu padre. Y si, en algo tienes razón, no quiero discutir con él por que creo que quizá esta vez tenga razón.
-Genial... Os libráis de mi y traéis al italianucho para substituirme.-me quejé mirando al sofá.

Luca escuchaba música en su mp4 ajeno a la conversación.

-Luca se va contigo al colegio.

Me quedé sin respiración.

-¿Cómo?
-Eso, que él va a ir contigo. No se queda aquí en casa. Ha venido para quedarse allí.
-¡¡¿Qué?!!-exclamó Irae que entraba en el comedor.
-Creo que lo has escuchado hija. Así que no voy a repetirlo. Que os lo explique él.
-Eso hará.- mi hermana fue hacia él, le arrancó el mp4 y lo llevó casi de arrastras a su habitación.

Aquella misma tarde, llegó mi sentencia por partida doble.
Encima que me metían allí, tendría que estar con Luca y compartir cuarto con él.
Mamá lo pidió expresamente.

Un cura nos acompañó a nuestra habitación y una vez allí me tiré en la cama mientras el tontainas deshacía sus maletas y lo colocaba todo en su armario.

-¿Has venido a torturarme? ¿Te pagan mis padres?-inquirí.
-No eres el centro del mundo. –meneó la cabeza- Sabes por quien he venido.

Apreté la mandíbula.

-Ni se te ocurra...
-¿Ni se me ocurra qué?-se hizo el chulo- Me gusta tu hermana, la quiero. No lo puedes evitar.
-No quiero que te le acerques. No te voy a dejar.
-¿A no? ¿Igual que no dejaste que me acercase anoche?

Me levanté y lo empotré contra la pared. Aunque hubiese crecido, ni de lejos era tan alto como yo.

-Repite eso...
-Mira Iván. ¿Prefieres que te diga que no haré nada con tu hermana? ¿Qué seremos solo amigos hasta que sea el momento y le pida matrimonio?

Tensé todos mis músculos.

-No. No te mentiré. La quiero, la adoro, es lo mas importante para mi, y te guste o no, ella siente lo mismo. Es tu hermana mayor, déjala tranquila. ¿Por qué todos os empeñáis en prohibirle cosas? ¿Por qué no la dejáis escoger a ella? Tú, Vivi,,,¿Os creéis dueños de ella? ¿Habéis pensado alguna vez en como se siente? ¿En que es una chica como otra cualquiera y que tiene sentimientos y deseos?

Lo solté de golpe y me senté en la cama.

-Iván, a ti te gusta el sexo ¿no? Y proteges tanto a tu hermana por miedo a que la utilicen como tú haces con las mujeres.

Me dolió, ¿de que iba ese chico? Pero lo que mas me dolía era que tenía toda la razón.

-No todos somos como tú...yo no soy como tú... Yo no voy a jugar con ella...Nunca la obligaré...Ni le haré daño... Ni la dejaré tirada... Yo soy de los que se quieren quedar a dormir aunque no hagamos nada...
-Cállate...-farfullé.
-Iván, si te digo todo esto es por que quiero que nos llevemos bien... La quiero y ella te adora... Si estoy aquí es por ella ¿sabes? Me llamó echa polvo y me pidió que viniese. He dejado mi vida en Milán para estar en este puto “convento” ... ¿Lo entiendes?
-Me voy a dormir.-dije- No hagas mucho ruido y apaga la luz en cuanto puedas.
-Iván...
-O te callas o te callo yo.

Me metí en la cama y me tapé por completo. Aquello iba a ser mas duro de lo que pensaba. Me habían encerrado con Pepito grillo o mi conciencia, como se le quiera llamar. ¿Lo malo? Que escuchar sus palabras de amor hacia mi hermana me hicieron irme a dormir tranquilo. No era un mal tío.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 7:00 pm

Capítulo 55: ***LESBIANA*** (Vivi)



Nix me llevó con su madre y esta me perdonó el espectáculo que había dado escapando.

-En fin, al final nos ha ido bien. La prensa está como loca buscando el motivo por el que saliste corriendo. Quieren saber mas sobre la chica sexy y egocéntrica.-me guiñó un ojo.
-Ah...
-Mira, ven, tengo una sorpresa para ti Krise. –me cogió la mano y me arrastró por el pasillo de su casa hasta una habitación- Este es tu cuarto.

La miré sin comprender.

-Nix me ha contado que a tu casa no puedes volver, así que para que no vivas sola, he pensado que querrías quedarte con nosotros. Al fin y al cabo te queremos como a una mas de la familia.-sonrió.

Agaché la cabeza dolida.

-No...Aun no he hablado con mis padres... Cuando lo haga...Volveré a vivir con ellos....Ellos no me odian...-negué.
-¿No te ha dicho tu amiga que si?-inquirió hiriéndome.
-Lo que mi PRIMA,- recalqué- me haya dicho no me importa... Quiero hablar con ellos...
-Cielo, piensa que es mejor así. El grupo de tus padres es de la discográfica contraria...Son la competencia. Cuanta menos relación tengas mejor para ti.-posó su mano en mi pierna.
-¡¿Cómo?! ¡¿Qué tiene que ver eso?!-enfurecí.
-Nada, pero que a la que arrases y los desbanques te sentirás mal. ¿No lo habías pensado?

Me quedé callada. Claro, si triunfaba mas que ellos... Les estaría jodiendo... Y eran mi familia...Todos y cada uno de los miembros de Cinema Bizarre...

-Bueno Krise, acomódate aquí por el momento. Cuando hables con tus padres y veas que no te quieren ya, aquí tendrás tu hogar.-me dio un beso en la mejilla y se fue.

Me senté en mi nueva cama y me miré al espejo que había justo en frente. ¿Quién era esa? Era Krise...¿Qué había sido de Yulia Vivienne? ¿Dónde estaba mi carácter, mi mala leche, mi egocentrismo, mi seguridad? ¿Dónde estaba yo?
La única manera de averiguarlo, de hacerme volver era quitarme el miedo. El miedo por el que había huido hacía un año. Tenía que ver a mis padres.
Pero sabía que en aquel momento Kate no me dejaría. Así que esperé. Después de cenar, cuando todos se acostaron, me quité las lentillas, me retiré el flequillo hacia detrás y me puse la ropa mas discreta que tenía. Quería que mis padres viesen a su hija, no a la cantante putón.

Pero antes de lograr salir, su voz me paró.

-¿Dónde vas?
-No te importa...
-Creo que si que me importa. ¿No iras a molestar a mi Irae no?-inquirió.

Tal cual me giré, le pegué un puñetazo. Luego me froté el uño dolorido.

-¡Hija de puta! No te había dicho nada antes por que estaba tu madre, pero me has tocado mi punto sensible. ¡¡Irae es mía!! ¡¡¿Qué coño crees que haces?!!-me a cerqué a ella que estaba medio doblada con las manos en la boca, donde le había pegado y la empujé tirándola sobre el sofá- ¡Hija de puta! ¡Aléjate de mi niña! ¡Es mía! ¡Por tu culpa ahora me odia!-comencé a llorar histérica mientras le pegaba- Ella me quería y ahora me...me...odia...-sollocé- Era mía...ella...

Y de pronto unas manos se asieron a mi cintura y me arrancaron de encima de Psique.
Pataleé y grité. Enseguida la luz del comedor se encendió y apareció Kate que se quedó cruzada de brazos al ver el panorama.

-¿Qué pasa aquí?-inquirió.
-¡Está loca! ¡Has traído a una loca a casa!-gritó Psique con el labio partido.
-¡Déjame! ¡Déjame!-intentaba zafar de los brazos de Nix.
-Yo me ocupo mamá.-dijo él.
-Bien. Vamos hija. Te curaré esa herida. -se llevó a Psique y Nix continuó abrazándome por la espalda y yo intentando que me soltara.

Una vez solos, me llevó de arrastras hasta su cuarto y cerró con llave por dentro. Allí me soltó. Yo por mucho que golpeé la puerta y grité no conseguí nada.

-Toda la casa está insonorizada. Nadie te escuchará gritar. Así que grita cuanto quieras.

En ese momento me desmonté. Caí al suelo y continué llorando pero sin hacer ruido. ¿Para qué? Estaba claro que mi mundo había cambiado. Antes, cada vez que montaba un numerito así, tenía a mis padres ofreciéndome de todo. Era mi manera de conseguir mis caprichos...Pero eso ya no valía.

-¿Mejor?-me preguntó agachándose a mi lado.

Negué con la cabeza.

-Ven.-me tendió la mano para ayudarme a levantar y me sentó en su cama-Necesitas dormir y pensar todo mejor. Con calma.- me quitó los zapatos- Mañana lo verás todo con otra perspectiva- desabrochó mi chaqueta y la dejó sobre su silla de escritorio y luego procedió a quitarme el suéter.
-¿Qué...?-me aparté levemente.
-Cuidarte.-sonrió con dulzura- Vamos... –me desvistió como si fuese una niña pequeña, hasta que me quedé en ropa interior- Levanta.

Tiró de mis brazos y me puso en pié. Me abrazó y me besó el cuello, luego abrió las sábanas y me hizo tumbar. Aquella noche dormí con Nix abrazándome. Tan solo eso. Sintiendo su pecho desnudo contra mi espalda. Escuchándole tararear una melodía en mi oído.

Por la mañana me despertó el sonido del móvil de Nix. Este, medio dormido, atendió.

-¿Si? Ah...Buenos días mamá...Si... Vale... En un rato vamos... Que si, hasta ahora.

Me giré para mirarle y sonrió.

-Mi madre que vayamos a desayunar.

Intenté incorporarme pero no me dejó, me apretó contra él.

-Me encantas... –besó mi mandíbula- Brit... –su mano descendió por mi estómago hasta mi ropa interior y yo me eché un poco hacia detrás, pero él insistió y logró meter sus dedos entre la fina tela-Ahora mismo podría hacerte lo que quisiera y nadie me detendría... Nadie te ayudaría...-su mirada perversa volvió, y con ella mi miedo.

Se puso sobre mi, bloqueándome por completo con su peso.

-No....No quiero....
-¿No?
-No...
-Vale.-sin mas se levantó y me tiró la llave sobre el colchón- Ya puedes salir.

Estaba tan confusa. Parecía que fuese a propasarse y me dejaba escapar tan fácil. No tenía ni pies ni cabeza.

-¿No vienes?-pregunté.
-Claro, pero primero quiero revolver una cuestión.- señaló su erección- Si no te importa claro.-sonrió haciéndose el gracioso- Como tú no piensas entregarme tu virginidad.-imitó mi voz burlándose.

Cogí la llave y salí de allí. En el desayuno Kate me hizo pedirle disculpas a su hija, pero me negué.

-Lo que es mío no lo toca nadie. –dije a Psique cuando su madre se había marchado.
-Ella nunca ha sido y nunca será tuya.-contraatacó Psique.
-Estas equivocada. Irae es mía. Ahora está...Confusa...Pero me encargaré de arreglar esto.-dije firme.
-No la conoces ya.
-La conozco mejor que nadie.-manifesté.
-¿Sabes que tiene novio?-sonrió.
-Ella no tiene novio.
-Si, Luca.
-¿Cómo?
-Exacto. Y llevan saliendo desde antes que tú te marchases. Así que ya ni antes la conocías como creías.
-Estás mintiendo.
-No miento. Aunque... Tranquila, a mi me gusta tan poco como a ti ese italiano. Así que en cuanto pueda lo quito de en medio y me la quedo yo.
-¿Qué dices?
-Pues que me gusta Irae. La quiero para mi. Me pone mucho tu “primita”.-se mordió el labio- Y no pararé hasta que sea mía.

¿Qué le gustaba mi Irae? ¿Quería tirársela? ¿Psique?

-¿Eres...?
-¿Lesbiana? Pensé que ya lo sabrías.-se apartó de mi- Va a ser mía. –me guiñó un ojo y entró en su cuarto.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 7:00 pm

Capítulo 56: ***EL BESO*** (Irae)



Cuando me enteré que Luca iría también al colegio de curas me quedé helada. No me había dicho nada. Bueno...Mas bien no habíamos hablado de nada aquella noche...
Aquella noche había experimentado cosas con él nuevas para mi... Y me avergonzaba admitir que me había encantado.


-Eso, que él va a ir contigo. No se queda aquí en casa. Ha venido para quedarse allí. –escuché a mi madre.
-¡¡¿Qué?!!-exclamé entrando en el comedor.
-Creo que lo has escuchado hija. Así que no voy a repetirlo. Que os lo explique él.
-Eso hará.- fui hacia él, le arranqué el mp4 y lo llevé casi de arrastras a mi habitación.

Entramos cerré la puerta de golpe y él sonrió.

-Si querías estar a solas conmigo habérmelo dicho y...-se acercó para besarme pero le aparté.
-¿Cómo que vas al colegio de Iván?-me crucé de brazos.

Suspiró.

-Ah...Eso...Si.
-¿Cómo que si? ¿Por qué?
-Por que era la única manera que me dejasen venir aquí.
-¿Qué?
-Eso...Me pediste que viniese... Y he venido...Pero solo a cambio de estar allí....-se encogió de hombros- Ni me lo pensé cuando me dieron la opción.
-Pero... Estar allí es como estar en Italia...-musité decepcionada.
-No. En el cole me podrás visitar o...Puedo intentar hacer escapaditas. ¿Crees que si he llegado hasta aquí dejaré que un colegio me impida verte?

Se sentó en la cama y me atrajo para sentarme sobre sus rodillas.

-Te quiero tanto que haré lo que sea...-murmuró en mi oído y luego rozó sus labios contra mi cuello.
-Io ti amo...
-Yo mas.-jugueteó-Ahora dime. ¿Qué ha pasado con Vivi? ¿Cómo estás tú?

Me desahogué con él aunque ya sin llorar.
Aquella misma tarde Luca y mi hermano entraron en aquel colegio y yo me quedé desanimada en casa.
Tras una semana sin novedades de Vivi ni Luca e Iván, decidí que tenía que hacer algo.

Además, mamá estaba de gira y papá ocupado con la promoción del CD. Y encima se llevaba a Hayley con él a todos lados. En resumen me aburría mucho.
Pero una llamada haría que mi vida se convirtiese en algo un poco mas emocionante.

-¿Si?
-¿Está Iván?-susurró una voz de chica.
-¿Iván? No. ¿De parte de quién?
-....¿Eres Irae?
-Si. ¿Quién eres?
-Soy... Sarah Maisie...
-¿Sam?
-Siiii. ¿Dónde está tu hermano?
-En el colegio...
-¿A estas horas?

Eran las ocho de la noche.

-Si. Está en un colegio interno.

Se quedó muda.

-¿Sam?
-Si... No lo sabía... Yo... ¿Qué ha pasado?
-Es largo de explicar...
-....
-¿Quieres quedar conmigo y hablamos?
-¿Contigo?
-Si.
-Mis padres no me dejan salir...
-Pero con una miga si.¿No?
-No confían en tu familia...
-Entiendo...Pero no le tienes por que decir que soy la hermana de Iván. ¿Cómo vas en los estudios?
-¿En los estudios?
-Si. Exacto.
-No muy bien...
-Perfecto. Yo me encargo entonces. Mañana iré a verte. ¿De acuerdo? Pero no les comentes nada a tus padres.
-Claro. ¡Gracias!
-De nada.

Colgué. Al momento vibró mi móvil. Era Psique. Nos llevábamos muy bien, pero había llegado un punto en que me sentía un tanto invadida. A ratos se comportaba como Vivi...Y eso no me gustaba...
Encendí el PC y me encontré en mi hotmail unos diez emails de Eli. Suspiré. Entre ellas dos no me dejaban tranquila. Además tenían una batalla campal increíble. Eli se había propuesto “cuidarme” al no estar Vivi, y Psique lo mismo. La una me hablaba mal de la otra y yo estaba cansada de todo. No quería mas Vivis. Vivi solo había una y quería olvidarla.

Cliqué en el último mail recibido y lo leí.

“ES EL DÉCIMO PUTO EMAIL QUE TE ENVIO. ¿DÓNDE ESTÁS? ¿NO ESTARÁS CON PSIQUE NO? HACE DOS SEMANAS QUE NO TE VEO. NO HE TENIDO TIEMPO POR EL CURRO, PERO NO TE LIBRAS DE MI. ESPERO QUE TE DIGNES A CONTESTAR.”

“HOLA ELI- comencé mi email- ESTOY BIEN. ESTOY EN MI CASA. NO TENGO MUCHAS OPCIONES. NO HACE FALTA QUE TE PREOCUPES TANTO POR MI.”

Sopesé la opción de decirle que Vivi había vuelto, pero no me atreví.

“ENSERIO, ESTOY BIEN. BESOS”

Lo envié y bufé. Luego me levanté y fui a prepararme algo para cenar. Papá había dicho que se quedaría hasta tarde trabajando y Hayley estaba en casa de una amiga.
Entonces alguien llamó al timbre.
Abrí sin mirar siquiera y me encontré con esos ojos azules que ahora tanto odiaba. Intenté cerrar pero puso el pié y tras empujarme entró.

-No va a serte tan fácil-cerró la puerta tras de si.
-¿Qué haces aquí? Dije que no te quería ver.
-No me lo creo.
-Lo digo en serio.
-Y yo. Quiero explicaciones.-soltó de sopetón.
-¿Cómo?
-Eso. Que quiero saber que coño te pasa. ¿Por qué me haces esto?
-No puedo creer que seas tan cínica...-comenté.
-¿Cínica? Contigo siempre fui sincera. En cambio tú no puedes decir lo mismo. Estabas con Luca antes de que yo me marchase.-tocada y hundida.
-....Eso ya no importa...
-¡Sabías que no me gustaba!-me echó en cara.
-¡Pero a mi si!.-grité.
-Pero no puedes hacer lo que quieras. ¡Te harán daño! ¿No lo ves? Los tíos solo quieren una cosa.
-¡¿Cómo lo sabes?! ¡Eres tan virgen como yo!-la ataqué.

Apretó la mandíbula.

-Siempre has sido una ilusa. Has esperado a Yu toda tu vida ¿para qué? Para que luego te enteres que no le gustas ni un poco. Con tu forma de ser tan insoportable nunca conseguirás a nadie. Te vas a quedar sola. Yo tengo a Luca que me quiere y yo le quiero.Y quiero hacer el amor con él. Y él conmigo. ¿Puedes tú decir lo mismo de alguien?

Agachó la mirada unos segundos, en silencio. Vi como apretaba los puños y yo continué.

-Luca es lo que mas quiero en este mundo.
-¡No! ¡No puedes quererle a él mas que a mi!

Quise atacarla mas. Vengarme por lo que ella me había echo.

-Si. Y también tengo a Psique ahora. Ella me cuida. No te necesito.

No pude reaccionar. Cuando me quise dar cuenta me había empujado, me había echo caer de espaldas en el sofá y tras subirse sobre mi con la rabia dibujada en su cara, se acercó y sentí sus labios sobre los míos.
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 10:28 pm

OMG!!!
kirina!! q fuerte!!
jajajaja!!
si me lo esperaba..tanta proteccion de vivi solo podia significar algo!!
inche psique!! q ni se le ocurra tocar a Irae!
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 10, 2009 11:56 pm

MIERDACION PAL COOOOOOOOOOOOOOÑOOOOOOOOOO!
KEEE FUEEEEEEEE EEEEEEEEESOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
KIRINA SIGUELO O MUEROOOOOOOOOOOOOOOOO
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 5:59 pm

Capítulo 57: ***BAJO LA CAMA*** (Vivi)


Pasó una semana desde mi discusión con Psique. Yo le daba vueltas al asunto, pero no llegaba a una solución.
Estaba claro que algo tenía que hacer...¿Pero qué?

Además tenía a Nix constantemente detrás de mi. Era como mi guardaespaldas. No me dejaba sola ni a sol ni a sombra.
Kate me comentó que el sábado tenía que ir a una gala donde haría mi primera aparición pública en la televisión en Alemania. Me contó que acudirían muchos grupos famosos y personas importantes.
Los preparativos me tuvieron aquella semana sin parar, y cada noche que intentaba escapar de casa para ir a ver a Irae, Nix me paraba con alguna excusa.
Pero estaba decidida a verla. Así que me las ingenié para que una tarde, por fin libre, le puse somnífero en la bebida a Nix y enseguida se durmió. Kate no estaba en casa y psique estaba en su cuarto. Era el momento perfecto. Salí y me dirigí sin demora a casa de mi niña.

Las cosas se torcieron cuando llegué y comenzamos a discutir.
Intenté controlarme, pero cuando escuché que dijo, “Si. Y también tengo a Psique ahora. Ella me cuida. No te necesito.” perdí el norte. La empujé haciéndola caer en el sofá y me puse sobre ella. Al ver su carita, la de mi niña y recordar lo que Psique me había dicho, que sería suya, mas rabia se apoderó de mi y le di un pico sin ni siquiera pensarlo. Fue algo espontáneo.

Durante largos segundos ninguna dijimos nada. Solo nos quedamos así, mirándonos sin casi respirar. Entonces me dejé caer sobre ella y me abracé a su cuerpo mientras comenzaba a llorar.
Ira ni se movió. Se quedó estirada sin mover un músculo. Al darme cuenta de la situación, salí de encima suyo tras secarme la cara con las manos, le dije lo que había venido a decirle realmente.

-Yo... No entiendo que te pasa conmigo... Te pido perdón por irme... Pero era algo que necesitaba... Yo nunca te he olvidado... Siempre serás mi niña... Mi prima... Me duele tanto ver que no quieres ni que me acerque...Notar tu odio... Odio que no termino de entender... Se que merezco que estés algo enfadada...Pero no creo merecer hasta este punto... –suspiré, no la estaba mirando, no me atrevía- Voy a dejarte aquí una entrada para la gala en la que saldré el sábado... Y un pase para mi camerino... Si quieres que hablemos e intentemos solucionar algo...O aunque solo sea para echarme en cara que es lo que te duele tanto, lo que te he hecho... Pues allí te esperaré...

Lo dejé sobre la mesa.

-Yo... Espero verte allí... Yo sigo siendo la misma... Soy Yulia Vivienne... tu Vivi.

No dije nada mas ni esperé una respuesta. Me fui. Al salir de su casa me quedé quieta un momento. Mirando hacia mi casa. Comencé a temblar, pero quería verles...Lo necesitaba...
Caminé despacio hasta mi jardín y miré discretamente por la ventana. Allí no había nadie. Estaba bacía. Suspiré. Me senté en la entrada y cerré los ojos. Entonces recordé que mis padres guardaban enterrada dentro de una cajita en el jardín una llave. Recordaba perfectamente bajo que planta estaba, la escogí yo de pequeña. Nunca la habíamos tenido que usar. Quizá aun estuviese allí. Corrí y arranqué la planta. Luego escarbé con mis manos hasta que encontré la cajita. Sonreí. Intenté dejar la planta lo mejor posible para que no se notara.
Me puse en pie y vi que se acercaba un vecino. Fui a la puerta corriendo, introduje la llave y tras entrar cerré de golpe y me quedé apoyada en ella, con el corazón desbocado.

Me sentí ridícula. Me estaba comportando como una ladrona en mi propia casa.
Sin mas se me humedecieron los ojos. Era mi casa... Su olor... Los muebles... Todo... Pasé mi mano por la pared y caminé despacio, dejándome llevar por los sentidos. Pero algo había cambiado. No había una sola foto mía. Fui al comedor y nada. Ninguna... Me dolía la garganta por las ganas de llorar. ¿Era cierto que me odiaban? ¿Eran ciertas las palabras de Irae?
Con el pecho oprimido fui hasta el cuarto de mis padres. Olía a ellos...A sus colonias... Rocé la colcha con los dedos levemente y luego me senté. Poco a poco me dejé caer, recostándome. Era como sentirles cerca.
Tampoco en sus mesitas había fotos mías. Era tan extraño... Antes de mi huída mi casa parecía un museo sobre mi... Y ahora no había ni un indicio de que yo hubiese existido.

Cuando quise darme cuenta estaba llorando. Me levanté de golpe ya que estaba mojando la colcha. Encima la había manchado con el rimel.
Abrí el armario de su vestidor, rebusqué hasta encontrar una de las chaquetas de mi padre, una rosa que había usado hacía años en sus conciertos. La apreté contra mi. Luego, sobre una silla de la habitación había un pañuelo para el cuello. Lo cogí y lo olí. Era de mi madre. Era de Strify...
Con ambas cosas en la mano fui hasta lo que había sido mi cuarto. Estaba cerrado con llave. Intenté forzar la puerta pero no pude.

Entonces volví al cuarto de mis padres y me tumbé de nuevo en su cama. Les echaba tanto de menos... Quería verles, lo necesitaba... Pero como...
Al final decidí quedarme a esperarles. Les daría una sorpresa.
Sin querer me quedé dormida, pero me desperté al notar mi móvil vibrar en el bolsillo de mi pantalón. Era Nix.

-¿Si?
-¡¡¿Cómo que si?!! ¿Dónde estás?-gritó.
-No te importa.
-¡Si me importa!
-No. No eres nadie para tener que darte explicaciones.
-¡Yulia!
-No Nix. Estoy cansada. ¿Sabes? Ni tu madre ni tú me podéis prohibir las salidas ni hacer lo que quiera. Tengo un contrato firmado, lo se, y cumplo, pero tengo veinte años, soy libre de ir donde me plazca.
-Vivienne, deja de decir chorradas.
-No son chorradas. ¿Sabes que hay algo que se llaman leyes no? Pues según las leyes no existe la esclavitud, así que déjame en paz. Voy a recuperar mi vida.

Entonces escuché el sonido de la puerta al abrirse. Habían llegado.

-Tengo que dejarte. Ya están aquí. –colgué.

El corazón comenzó a latirme con fuerza. Estaba a punto de enfrentarme a la realidad. A lo que le temía. Comencé a temblar. No me podía controlar.

-Estoy reventado... –dijo mi padre.
-Y yo... ¿Crees que va a ir bien esto de un nuevo CD a estas alturas? –inquirió mamá.
-No lo se... La verdad... Ya no somos jóvenes precisamente...
-Eso tú, yo sigo siendo joven.-replicó mamá.

Hubo un silencio. Me asomé un poco para verles. Se estaban besando. Sonreí. Echaba de menos hasta eso.

-Hablo en serio...-se separó mamá- ¿No crees que estemos haciendo el ridículo? ¿No crees que ya se pasó nuestro momento?-parecía preocupado.
-No lo se...
-Hay muchos cantantes nuevos... Este CD puede representar nuestra caída... ¿Lo has pensado?
-Si... Pero no quería desmontar la ilusión de todos...-se sinceró papá- Pensé que era el único que pensaba así...
-No...Yo hace un tiempo que también...
-Pero esto ya está en marcha...
-Si... La gala del sábado puede que sea nuestro final...
-No pensemos en eso... Iremos a por todo...Y no te me vengas abajo. Tú eres el divo del grupo, el alma, así que no quiero pensamientos negativos...-intentó animarle mi padre.
-Mi alma se fue hace un año...

Papá chasqueó la lengua molesto y fue hacia la cocina.

-¿Qué te apetece para cenar?-cambió de tema.

Me llevé las manos al pecho triste.

-¿Crees que estará bien? ¿Crees que...?..-continuó mamá.
-Claro que estará bien... Ella es fuerte... Parece mentira que lo preguntes... Es como tú... No se rinde...
-Y como tú... Con tu carácter...
-Estará bien... Pero basta ya de hablar de ella... Solo consigues ponerte mal y ponerme mal a mi...¿Cenamos?

Asintió.

No, estaba claro que aquel no era el momento de aparecer y decir “Hola papis, he vuelto”. Además tenía que hacer algo por ellos... Algo con lo que poder disculparme.... Volví hasta su cuarto y marqué el número de Nix.

-Por el amor de dios, no hagas nada de lo que arrepentirte.- se notaba el nerviosismo en su voz.
-Nix...-susurré- Necesito tu ayuda.
-¿Estás en tu casa?
-¿Cómo lo sabes?
-No es difícil adivinarlo.
-Quiero salir de aquí sin que me vean. ¿Puedes ayudarme?
-En cinco minutos estoy allí. Escóndete ¿Vale?
-Vale.

Escuché unos pasos por el pasillo y me metí bajo la cama. Era mi madre Strify.

-Me voy a duchar. –dijo.

Yo intenté ni respirar. No quería delatarme, y menos encontrándome bajo su cama escondida.

-Kiro, ¿has manchado tu la cama?-inquirió de pronto.
-¿Yo?-la voz de mi padre se acercó hasta llegar a la estancia- No. ¿Por?
-Pues yo no he sido tampoco.
-¿Me estás diciendo que entonces he sido yo?
-No se. Quizá haya sido un accidente.
-No. Cambiamos las sábanas anoche. Y esta mañana no nos hemos maquillado ninguno.

Me mordí el labio mas que nerviosa. Tenía ganas de vomitar.

-En fin, seguro que lo hemos manchado sin querer.-zanjó el tema papá.
-Supongo. Por cierto, ¿has visto mi pañuelo? El gris.
-Si, sobre la silla te lo dejé esta mañana.
-No está.
-Pues mira bajo la cama. Quizá se haya caído. Voy a la cocina que se me quema la cena.
-Vale.

Miré hacia el lado en que estaba mamá y cuando vi que se arrodillaba, cerré los ojos presa por el pánico.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 6:00 pm

Capítulo 58: ***UNA RESPUESTA*** (Vivi)



Justo cuando creí que me vería, papá gritó desde el comedor y se escuchó un fuerte ruido a cristales rotos.
Mamá corrió allí y yo no supe que hacer. ¿Salía? ¿Me quedaba?
Se continuaron escuchando ruidos de cristales estallando y de pronto mi móvil vibró otra vez.

-¿Si? ¿Nix?_inquirí asustada.
-Sal ya de tu casa. No hay nadie. –respondió respirando costosamente- En la puerta te espera un taxi.
-¿Cómo? ¿Qué ha pasado? ¿Dónde están?
-Me están persiguiendo, y tu padre corre bastante así que sal ya.

Salí a prisa de allí y me subí al taxi. Mirando por la ventana divisé a Nix corriendo sin parar mientras mis padres le perseguían. Mi madre se paró y llamó por teléfono. Imaginé que a la policía.

-¡Sígales y recoja al chico!-le dije al taxista.
-Pero señorita...
-¡Que lo recoja!-exigí.
-Bien...

Aceleró y cuando pasamos por delante paró y yo abrí la puerta.

-¡¡¡NIXXXXX!!!-grité.

Él me vio y corrió hacia nosotros, entrando luego en el taxi.
Por una milésima de segundo, cuando había gritado el nombre de Nix, mi mirada y la de mi padre se cruzaron. Noté algo extraño. Su expresión había cambiado. ¿Me había reconocido?

-Arranque. –jadeó Nix.

Estaba sudando y respiraba entrecortadamente.

-Joder...con tus padres...
-¿Qué pasó?
-Luego te cuento.-tragó saliva.

Al llegar su casa, le seguí a su cuarto. Él se comenzó a desnudar.

-¡¿Qué haces?!-espeté.
-Quiero ducharme. ¿Puedo?-alzó las cejas- Por culpa de una niñata he tenido que hacer los cien metros libre.
-Claro...

Fui a mi cuarto y escondí la chaqueta y el pañuelo en mi armario. Luego volví al suyo y me senté en la cama a esperarle.
Era tarde. Kate dormía y Psique también.
Cuando volvió, llevaba solo la toalla liada a la cintura.

-¿Te importa? Me quiero vestir.
-Hazlo, no miraré. –le di la espalda.
-Bah, como quieras. Si quieres mirar te dejo. Pero luego tendrás que dejarte ver tú.
-Que gracioso.
-¿A si?
-Va, di. ¿Qué ha pasado?
-Pues nada del otro mundo. Que para distraerles comencé a tirar piedras a los cristales de tu casa y me cargué unas cuatro ventanas. Luego ellos salieron a perseguirme...
-¡Estás loco!-me giré sin querer, como acto reflejo y me lo encontré de espaldas desnudo.
-Hice eso pensando que solo se distraerían, pero joder con tus padres...
-Mi padre es...cabezón...-aparté la mirada de su culo y me crují los dedos nerviosa.
-Alguien me recuerda a él.- se acercó y se sentó a mi lado ya con los boxes puestos- Tengo que hablar contigo.

Ahora venía cuando me echaba la bronca, cuando me gritaba, cuando sacaba su personalidad diabólica y nos peleábamos.

-Tengo sueño. Mejor hablamos mañana.

Ya tenía bastantes emociones fuertes por un día.
Me levanté y me dirigí a la puerta.

-Quiero que salgamos.-soltó de sopetón.

Paré de golpe.

-Claro...mañana ya iremos a algún lado.-respondí.
-No. Te hablo de salir juntos. Quiero que seas mía. Quiero que seas mi novia.

Mis piernas comenzaron a temblar.

-No bromees anda...
-No bromeo. Te estoy hablando muy en serio.
-Si ya... En serio...Buenas noches.....-salí de allí.

Aquello era ya demasiado. Al entrar en mi habitación me encerré. ¿Cómo iba a decirme aquello? Tenía que ser una broma. ¿No?

En un mismo día había besado a mi prima, había entrado a la casa de mis padres y luego Nix les había roto las ventanas para salvarme a mi y por último me decía que quería que...que quería que...¿fuésemos pareja?

Aquella noche no dejé de soñar cosas raras. Cuando desperté estaba aun mas confusa. No lograba aclarar mis ideas.
Me levanté y solo Kate estaba despierta.

-¿Preparada? Mañana es el gran día. –comentó sonriente.
-Si...Supongo...
-Hoy tenemos que hacer muchas cosas. La modista ya tiene tu ropa preparada, así que vendrá para que te la pruebes, y luego la peluquera, para probar peinados y también hay que ensayar.
-Kate, para... Es demasiada información para acabarme de despertar. Además me duele un poco la cabeza.
-Pues despéjate ya. No hay tiempo.

Dio un último sorbo a su café y se fue a la cocina. Entonces apareció Nix y tras preparar su desayuno se sentó a mi lado.

-Buenos días Brit.
-Buenos...Buenos días...
-¿Qué tal as dormido?
-Mal...-farfullé.
-Yo peor. Alguien me dejó sin una respuesta anoche...Y encima le había salvado el pellejo. De nuevo.-sonrió irónicamente.
-¿Ha...Hablabas en serio?-inquirí.
-Si. Siempre hablo en serio. –respondió convencido.
-Pe...Pero...
-Os quiero en una hora a ambos listos. Tú, hijo, tendrás que ir a hacerme unos encargos. Sobre todo el que te pedí ayer. Y Krise, viene la modista. Recuerda. Yo voy a la discográfica. No tardaré mas de dos horas. –intervino Kate poniéndose la chaqueta.
-Vale.

Cuando cerró la puerta Nix me miró expectante.

-¿Quieres ser mi novia o no?
-Nix...Es que...es muy raro esto...
-¿Raro porqué? Nos conocemos desde hace mas de un año...
-Pero...
-¿Pero? ¿No te gusto? Por que si me vas a decir eso no me lo creo.
-Si...Gustarme me gustas... O sea...
-¿Entonces? ¿Hay alguien que te guste mas que yo y que pueda corresponderte?

Dos imágenes vivieron a mi cabeza simultáneamente. La de Yu y la de Irae.

-No... No hay nadie mas... –negué.
-Vale, ¿entonces? ¿Me vas a dar una respuesta?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 6:00 pm

Capítulo 59: ******INCRÉDULO*** (Iván)




Hacía una semana que llevaba encerrado en aquel lugar y parecía que llevase siglos... No le prestaba atención alguna a los profesores ni a nada. Me pasaba mas tiempo castigado que en clase la verdad. Ni siquiera hablaba. Y cuando lo hacía era para insultar. Mi odio había crecido. Ahora odiaba a casi todo el mundo. A mis padres por haberme metido allí, a la gilipollas de Dalia por que le había salido bien la jugada y a mi mismo por haberme arriesgado tanto...

Encima el pringado de Luca intentó hacer amigos pero los niños que iban a ese colegio eran todos unos niños de papá, o mejor dicho, futuros delincuentes o cabrones como sus padres. Eran unos hijos de puta todos. Se creían mejor que todo el mundo y a Luca lo veían como escoria al ser de Italia.

Así que se pasaba el día solo, leyendo, escuchando música, componiendo... No parecía importarle ni las burlas ni nada de los demás. Yo me mantenía al margen.

Por la noche, mientras yo miraba una revista que había llevado a escondidas de chicas desnudas, él tarareaba una canción y escribía en su libreta de “composiciones”. La verdad las chicas de la revista no me ponían nada... Y estaba mas que aburrido.

-Ts, ts..-le llamé.

Me miró.

-¿Qué?
-¿Por qué dejas que te traten así? ¿Por qué no les dices que eres hijo de Ka de Finley? Así te dejarán en paz. Hay a algunos que les mola el grupo de tu padre. –comenté.
-No puedo. Se lo debo a mi padre. ¿Acaso tú has dicho que eres hijo de Shin?
-No me ha hecho falta...Me parezco demasiado...-farfullé- Pero ¿qué le debes a tu padre?
-Pues que encima que he venido voluntariamente, si allí se enteran que el hijo de Ka está en un colegio de curas en Alemania la prensa no dejará en paz a mi familia. Además, no quiero caerles bien ya a esos... Viendo como son, ¿para que intentar comprarlos diciendo de quien soy hijo? Que les den a todos.

Sonreí complacido. Al menos no lloriqueaba por las esquinas. Parecía que no pero los tenía bien puestos el chico.
Me levanté y me senté a su lado en su cama.

-No me van los tíos.-soltó.

Alcé las cejas.

-Ni a mi.-aclaré- ¿Sabes por que estoy aquí?-le recordé.
-Lo digo por que acabas de estar mirando esa revista porno...
-Bah, no me pone. Mira que las remiro pero nada. No se levanta...-me miré la entrepierna.
-Mejor. No quiero sorpresitas.
-Jajajajajaja. Mira, hagamos un trato. Vamos a llevarnos bien aquí dentro. ¿Vale?-le propuse.
-No te entiendo.
-Pues que no se podríamos hablar mas y eso... Y no estar cada uno solo por su lado. Ir juntos. ¿Entiendes?
-Si estás intentando quedarte conmigo ni lo intentes.-se defendió.
-No. Pero te voy a ser sincero. Me aburro como una ostra aquí, y solo llevo una semana. Con esos imbéciles que tenemos por compañeros no puedo, y bueno, tú no es que seas santo de mi devoción, pero al menos ya te conozco y creo que podré soportarte.
-Así que es puro interés.-afirmó.
-Si, llamémosle así. No me puedes decir que no es también bueno para ti. Seguro que estar todo el día solo sin hablar con nadie no es agradable para ti.
-Me es igual.-se encogió de hombros- Pero vale. Podemos hablarnos y eso.
-Pero el tema de mi hermana es tabú. ¿Entendido?

Suspiró.

-Entendido.

En aquel momento llamaron a la puerta. Uno de los curas entró y miró a Luca.

-Tienes una llamada.
-¿Ya tiene permiso de llamadas?-me burlé- ¡Venga Lukita, dentro de poco la condicional!

El hombre me echó una mirada asesina y yo esbocé una gran sonrisa.

-Ahora vuelvo.-dijo Luca.
-Que seamos amigos no quiere decir que seamos novios. No me tienes que dar explicaciones.

Meneó la cabeza y se fue.
Yo me asomé a la ventana del cuarto. Hacía mal día. Aquello era un asco. No tenía nada que hacer. A parte de deberes que no pensaba ni mirar.
Cuando Luca volvió me dijo que era su madre la que le había llamado.
Los míos me habían llamado varias veces pero no quise saber nada de ellos.

Al día siguiente se lió una buena en clase. Un par de chicos de nuestro curso pasaron por al lado de Luca y de un empujón le tiraron los libros que llevaba y el se chocó contra una mesa.
Hice ademán de ir hacia ellos pero me paré al escuchar a Luca.

-Eres cieco? ¡Cómprate un cane! –mezcló ambos idiomas.

Me reí por lo gracioso que era. Me recordó a su madre, que ni hablaba Italiano, no hablaba español, ni hablaba alemán, si no una mezcla.

-¿Qué has dicho? ¿No sabes hablar? ¿En Italia no os enseñan a hablar?-se burló un chico.
-Coge mis libros. Los has tirado. –les ordenó.
-Anda, pírate niñato.
-Niñato tu padre.
-¿Qué has dicho?
-Mira, no quiero malos rollos. Coge lo que me has tirado. No te diré que te disculpes por que tu cerebro no llega a tanto.

Abrí la boca alucinando.

-El mariconazo este quiere que le haga una cara nueva.-soltó uno y los demás se rieron.
-Vaya, a parte de stronzo (imbecil) homófobo.
-Las tías tienen que huir de ti. Maricón.
-No se si sabes que los italianos somos conocidos no precisamente por no ligar si no por todo lo contrario. A mi no me hace falta ponerme relleno en los boxes para ligar. Con solo abrir la boca tengo a las que quiera.-alardeó.
-Si, claro. Soñar es gratis.

Vi como Luca apretaba los puños. La cosa se iba a desmadrar y no era plan. Por que Luca no merecía que por culpa de unos capullos así terminase castigado. Y esos no merecían salir ganando. Me acerqué y tiré de mi “amigo”.

-Vamos Luca. Deja a estos nenazas.
-Adivino. ¿Tu novio?-mencionó el gracioso.

Tal como me giré le estampé el puño en el estómago y este se dobló por el dolor.

-Cuando te metas con alguien asegúrate que es mas débil, bajo y flojo que tú. Conmigo ni lo intentes. ¿Entendido?

Dos de sus amiguitos se me encaró pero yo era mucho mas alto que ellos.

-¿Qué? ¿Alguno quiere mas? Yo no soy como mi amigo. A mi no me importa meterme en problemas. –me crují los dedos.

Dieron un paso hacia atrás.

-Eso pensaba. –asentí.

Salimos del aula y Luca se giró enfadado.

-¿Por qué te has metido? No necesito que me defiendan. ¿Me oyes?
-Claro que no. Solo estaban a punto de meterte una paliza. ¿Pero necesitar mi ayuda?¡Que va!-me jacté.

Apretó la mandíbula pero enseguida aflojó.

-Gracias.
-De nada.-le di un toquecito en la espalda.
-Luca, Iván, tenéis visita.-nos indicó uno de los curas.

Caminamos hasta la sala de reuniones y cuando las vi me quedé blanco. Sin mas, Irae se acercó a nosotros llevando de la mano a Sam y al llegar a nuestro lado guió a Sam hacia el cuerpo de Luca y esta se le abrazó.

-¡Cuánto tiempo Luca!

Yo parpadeé incrédulo. ¿Cómo que “¡Cuánto tiempo Luca!”? ¿Desde cuando Sam y Luca se conocían? ¿Le había ido a ver a él y no a mi?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 6:00 pm

Capítulo 60: ***AGUANTAR*** (Luca)



Aquel niño se me abrazó. Me lo quedé mirando estupefacto. ¿Quién era y que significaba aquello?

-Hola hermanito.-dijo Irae abrazando a Iván.
-Bien, podéis ir a la sala común. –nos indicó el cura.
-¿No podemos ir a su cuarto?-inquirió mi chica.

El hombre puso mala cara.

-No se permiten visitas femeninas en los cuartos.
-Ya pero soy su hermana y ella es la prima pequeña de él. Y ciega. No creo que pase nada. ¿No?

El hombre asintió.

-De acuerdo. Pero solo media hora. E iré pasando a ver. –dijo.
-Vale. -Irae puso cara de niña buena.

Caminamos por el pasillo y yo les seguí con aquel niño agarrado a mi brazo. Al entrar al cuarto, Irae tocó al chico y este se soltó.

-¿Iván?-inquirió palpando el aire.
-Aquí.-respondió él tomándole de la mano y abrazándole- ¡¿Qué es todo esto?!
-Es nuestro plan secreto.-dijo entre risitas Ira- Como a ti no te dejan recibir visitas de chicas a no ser que sean de la familia, y a Luca le dejarían estar solo con Sam ya que es pequeña y ciega, pues la hice pasar por su prima y nos dejaron veros. Ahora hacemos intercambio.-sacó la lengua.

Meneé la cabeza y corrí a estrechar a mi niña. Agarré su cara entre mis manos y la besé con todas las ganas que tenía acumuladas.

-Ejem, ejem.-se quejó Iván.

Nos separamos y ella sonrió tímida.

-Estáis locas.-terció Iván- Pero me gusta.
-Lo se. Tu hermana y yo hacemos buena combinación. –intervino Sam, la cual era una niña y no un niño.
-Bueno, nosotros nos vamos a dar una vuelta. Quedaos aquí vosotros. –dijo Ira tirando de mi.
-Pero no os pueden ver. Si no el plan a la mierda lisitilla. –comentó Iván.
-Lo se. Luca me llevará a algún lado en que estemos solos. ¿Verdad?

Tiré de ella y la saqué fuera antes de que su hermano me linchase.
Miré a ambos lados del pasillo y andamos a paso ligero hasta llegar al jardín. Allí la llevé a un sitio que había descubierto en el que no solía pasar nadie, con setos altos que nos cubrirían y podríamos hablar tranquilos.

Bueno, “hablar”. Según nos sentamos se lanzó sobre mi y nos pasamos un rato solo besándonos y acariciándonos. Me volvía loco. La tenía allí conmigo.
Entonces, divisé a uno de mis compañeros, de los que se habían metido conmigo. Sonreí. Era mi turno.

Hice que Irae se sentase sobre mi y la apreté contra mi cuerpo, pasando mi mano bajo su camiseta y acariciándole la espalda mientras no la dejaba ni respirar.
El chico se nos quedó mirando. Pasé a besarle el cuello a mi chica y mientras con la mano libre cerré todos los dedos dejando solo el dedo corazón elevado, mandando a la mierda al chaval. Al momento desapareció de allí y volvimos a estar solos.

-Amore... Mejor nos vamos a otro lado. ¿Vale?
-¿Por? Aquí estamos bien...
-Ya pero... No tengo muchos amigos aquí y uno de clase nos ha visto, así que seguro se chiva.

Frunció el ceño.

-¿Por qué no vienes a mi casa? A mis padres no les importará...
-No, hice un pacto con los míos y lo voy a cumplir.
-Pero..
-Pero nada. Así es mas interesante...-le di un pico- Va, volvamos al cuarto.-la aparté de encima mío y le tendí la mano para ayudarla a levantar.

Cuando volvimos al cuarto la niña se había quitado la gorra y parecía mas un chica.

-Bueno, os presento. –dijo Iván al fin- Ella es Sam, una colega mía.

Sam sonrió y estiró su mano. La cogí y dije:

-Mucho gusto. Ya era hora de conocer a mi “prima”.-comenté divertido.
-Si. Ya era hora. –respondió- Oye, si este se pone pesado pégale de mi parte.
-Claro.-acepté.
-Que lo intente y lo hago picadillo.

Los cuatro nos echamos a reír. En aquel momento entró el director con mala cara.
Nos miró y luego suspiró.

-¿Habéis estado aquí todo el rato?
-Claro.-mentimos.
-Bien. –sonrió y se fue.
-¿Qué pasa?-preguntó Iván.
-Nada, que uno de nuestros “amigos” nos vio e imaginé que se chivaría. Por eso volvimos antes.-expliqué.

Iván meneó la cabeza.

-¿Tenéis problemas aquí dentro?-se preocupó mi niña.
-No, tranquila. Está todo genial.-la estreché contra mi.

Continuamos hablando un rato mas, hasta que llegó la hora de que se fueran. Antes de salir del cuarto, Iván le susurró algo a Irae, pero no le di importancia. Entonces, cuando salimos al pasillo y pasamos por delante de unos bancos en los que estaban varios de clase, ella se agarró de mi cintura y buscó mi boca con sus labios. Me quedé perplejo. Estaba Iván delante y luego me mataría, pero le correspondí.

Luego se apartó para que en la entrada ningún profesor nos pillase y yo me despedí de Sam como si fuese mi primita e Iván de Irae.

Al volver a la habitación, esperaba que estallase la guerra con mi compañero de cuarto, pero no, al contrario, se tiro sobre la cama sonriente.
Me senté en la mía y le miré.

-¿Es novia tuya o algo por el estilo?-inquirí refiriéndome a Sam.
-¿Estás tonto? Tiene trece años solo.
-Bueno, tú tienes quince, no te alejas tanto.
-Ya, pero yo es como si tuviese mas.
-Venga va. Ni te lo crees.
-Bueno, en el sentido sexual te llevo años de delantera, y tú eres mayor.-puñalada.
-Bueno...Pero a lo que voy es que no tienes reparo en tirarte a quien sea sin reparar en la edad.
-Ya, pero Sam es distinto. Ella es un colega. Es mi mejor amiga. No pienso en ella así. Además, su cuerpo es el de una niña. No me pone.
-Mejor, si no me obligarías a matarte.
-Cuando se te caigan los dientes de leche me avisas.-se burló.
-A veces eres insoportable...Bueno, no, siempre.-comenté.
-Es parte de mi encanto. ¿Alguna novedad mas?-se lo estaba pasando genial- ¿Cómo está tu madre? ¿Sigue queriendo adoptarme?
-¡A cagare!-me enfadé.

Me puse el mp4 y intenté pasar de él. Cerré los ojos y recordé el rato que acababa de pasar con Irae. Estar cerca de ella cada vez suponía un mayor esfuerzo y autocontrol de mi cuerpo. Intentaba no dejarme llevar, y eso creaba tensión. Estaba contando los días que faltaban para mi cumpleaños para poder estar por completo con ella. Para no tener que controlarme.

¿Tendría fuerza de voluntad para aguantar el tiempo que me quedaba?
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 7:44 pm

OOOOOOKEEEEEEEEYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY
VIVI GUSTA DE IRAAA!! DIOS NO NO NO NOOOOOOOOOOO
AAAAAAAAAAAAAAAAA.....
PERO XKE NO ME ACEPTAA?? YO ESTOY BUENO TAMBIEN Xdddddddddddd
HHAHAHAHAAHAHAHA---
ESE PERSONAJE "MIO" DIOOOOOOOOOOOOOOOOS
KIRINA POSTEA MAAAAAAAAAAAAAAAAAAS
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 9:20 pm

jajja!! si nix estas bien bueno!!
jajjaa!!
noo!! q se quede con Irae!!
jajaja!!
Dr.Maligno
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 11, 2009 9:44 pm

noooooooooooo ira y lucaaaaaaaaa xDDDDDDDDDDD
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Vie Jun 12, 2009 10:30 pm

nixita escribió:
noooooooooooo ira y lucaaaaaaaaa xDDDDDDDDDDD

noo!!
Vivi e Ira!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 13, 2009 6:48 pm

Capítulo 61: ***LA GALA, part 1*** (Vivi)




-Si...Gustarme me gustas... O sea...
-¿Entonces? ¿Hay alguien que te guste mas que yo y que pueda corresponderte?

Dos imágenes vivieron a mi cabeza simultáneamente. La de Yu y la de Irae.

-No... No hay nadie mas... –negué.
-Ajá, y, ¿me vas a dar una respuesta?

Me quedé muda. ¿Qué le decía? Nix era una persona realmente extraña... A veces creía conocerle y al minuto ya no... A ratos me gustaba y luego le temía... Pero... Las palabras de Irae comenzaron a rondar mi cabeza...

“Siempre has sido una ilusa. Has esperado a Yu toda tu vida ¿para qué? Para que luego te enteres que no le gustas ni un poco. Con tu forma de ser tan insoportable nunca conseguirás a nadie. Te vas a quedar sola. Yo tengo a Luca que me quiere y yo le quiero. Y quiero hacer el amor con él. Y él conmigo. ¿Puedes tú decir lo mismo de alguien?”

-¿Quieres que te ayude a decidirte?-pasó su mano por mi nuca y acercándose lamió el contorno de mis labios para luego introducir su lengua y juguetear con ella.

Todo mi cuerpo se estremeció. Entonces se separó lentamente.

-Te quiero.-susurró con sus labios aun encima de los míos.

Comencé a hiperventilar. No lo esperaba. No. Tenía que ser una de sus bromas. En cualquier momento se convertiría en el Nix cabrón...

-Te quiero...Te quiero...Quiero que seas mía...

Su ojos parecían indicarme que hablaba en serio. Y el Nix cabrón no aparecía.

-Yo....
-¿Tú...?
-.....
-Vale, tranquila. Piénsalo. Pero no te pases. – sonrió- Mejor voy a hacer el recado de mi madre. Hasta la noche Brit.-me guiñó un ojo y se fue.

Aquel día hice todo lo que me mandó Kate y por la noche dije que no tenía hambre para cenar. Aunque la realidad era que no quería ver a Nix. Necesitaba mas tiempo.
Y encima se me venía la gala... ¿Qué iba a hacer?
Aquella noche planeé todo cuando pensaba hacer. Todo menos lo de Nix.
Pero mis decisiones iban a guiar mi vida por un camino duro...

Por fin llegó el día de la gala... Y antes de salir hacia el estudio de televisión, metí en una mochila la chaqueta de mi padre y el pañuelo de mi madre. Nix me esperaba en la puerta trajeado. Me lo quedé mirando impresionada.

-¿Y eso?-inquirí.
-Es un día especial. Y a donde vamos no puedo ir de cualquier manera. ¿A que me queda bien?
-Si..Jeje.-respondí nerviosa.
-¿Vamos Brit?-me tendió la mano- Mi madre nos espera en el coche.
-Vamos...-la así y salimos.

Al llegar al lugar me “secuestraron” básicamente las estilistas. Me “vestí” si a eso se le puede llamar ropa y comenzaron con el maquillaje.
Iba con unos mini shorts, o sea, casi bragas, color blancos de charol, con la “acertadísima” transparencia en el lugar de mi tatuaje, una especie de bikini por parte de arriba del mismo material y color que mi pantalón y una boina exactamente con las mismas cualidades que las otras dos prendas. Los zapatos eran de tacón de aguja y muy altos, atados con tiras a mis piernas hasta mis rodillas.
Las peluqueras dejaron mi flequillo liso y el resto de pelo, a trozos liso y rizado. Me pintaron los labios de un fucsia intenso y brillante y los ojos en negro y fucsia también.

-En cinco minutos sales.-me avisó Kate.
-Vale.

Toda yo temblaba. Allí fuera estaba mi familia. Allí fuera iba a llevar a cabo mi plan. Allí fuera podía perder muchas cosas. ¿Había escogido la manera correcta? Ya no había tiempo de pensarlo. Ya era tarde.
Corriendo escribí en mi estómago la palabra “DIVA”.

-Krise, al escenario.-me avisó uno de los técnicos.

Era mi momento. Saqué de la mochila la chaqueta rosa de mi padre y me la puse y la abroché, luego até el pañuelo de mi madre a mi cuello y corrí a por mi destino.
En cuanto pasé por enfrente de Kate, esta me agarró del brazo pero yo zafé.

-¡Eso no estaba previsto para el vestuario!
-Yo si lo tenía previsto.-respondí sin pararme.

Al subir al escenario las piernas me temblaban. Me coloqué en mi posición y de pronto los focos iluminaron mi cuerpo y a los bailarines. Al mirar al frente divisé a mis padres en apenas una décima de segundo. Estaban allí, se reían de alguna cosa pero en cuanto miraron hacia el escenario sus caras cambiaron. De no ser por la distancia que nos separaba juraría que noté como dejaban de respirar. ¿Ya me habían reconocido? No, no del todo. O si pero no querían admitirlo.
Mi canción comenzó y yo esbocé una amplia sonrisa. Comencé mi actuación de manera normal, como estaba planeada y a la mitad, la letra de la canción decía “Small”. Aproveché, me desabroché la chaqueta antes de pronunciar esa palabra y señalé mi estómago justo al decirla, queriendo que ellos entendieran mi “indirecta”. “Pequeña diva”.

Observé como Yu se puso en pie de golpe y Romeo le agarró del brazo.

Había llegado el momento de ejecutar mi plan, mi disculpa a mis padres. Mi manera de ayudarles y pedir perdón. Había llegado el momento de sabotearme a mi misma. Sin pensarlo dos veces simulé torcerme el pié en uno de los giros y me dejé caer al suelo de manera mas que vergonzosa. Entonces, la música continuó sonando, (era play back) y yo comencé a llorar como si me hubiese roto una pierna.
Todos los presentes se asustaron. Yo esperaba que mi familia corriese hacia mi, que acudiese en mi ayuda como habían echo siempre, pero los de seguridad llegaron tan rápido que me sacaron de allí en apenas segundos.
Maldije mi suerte.
Abajo me esperaba Nix con cara de asustado y Kate maldiciendo a todo el mundo.

-¡¡Niñata estúpida!! ¡¡Eres una desagradecida!! –me gritó.

Yo continué llorando, pero de rabia y no le contesté.

-¡¡¿No puedes hacer una cosa bien?!!-bramó- ¡Soltadla!-les ordenó a los dos chicos que me sujetaban.
-¡Déjala mamá! ¡Se ha caído! ¡Se ha hecho daño!
-¡Lo ha fastidiado todo!-continuó.

Los hombres me soltaron y yo continué con mi farsa. Me dejé caer como si no soportase el dolor, pero Nix me sujetó.

-¡Que la dejes he dicho!-espetó.
-No. Me la llevo a su camerino. Y llamaré a un médico.-contraatacó él.
-Ni se te ocurra. O me haces caso o ya puedes buscar donde dormir esta noche.
-Perfecto. No me esperes entonces. –me alzó en brazos y me entró al camerino.

Una vez dentro me dejó en el suelo de manera algo bruta. Intenté continuar fingiendo, pero él me paró.

-A mi no me la cuelas. Se que no te has hecho daño, que lo has hecho adrede...Y no lo entiendo... Te he defendido delante de mi madre por que si no estabas acabada... Sus cabreos son duros. –suspiró- De verdad no te entiendo... Estas loca... Era tu debut aquí...¿Por qué lo jodes?
-Tengo mis motivos...-balbuceé molesta por que él se hubiese dado cuenta de mi numerito.
-Se que tenía que ver con tus padres... Lo de “DIVA” lo he pillado...Pero... –apretó la mandíbula- ¿No puedes olvidarles? Son tu pasado...
-El que serás su pasado como no cierres la puta boca vas a ser tú niñato de mierda.-la voz de Yu me provocó tal descarga eléctrica que creí marearme de golpe.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 13, 2009 6:48 pm

Capítulo 62: ***LA GALA part2*** (Vivi)




Un escalofrío me recorrió el cuerpo, obligándome a tambalearme un poco por el leve mareo. Respiré ya que me había olvidado de hacerlo y tragué saliva. Le miraba incrédula. ¿Qué hacía allí? Estaba mirando a Nix con cara de querer matarlo.
Entonces me miró a mi y sin mas su expresión se relajó La tristeza mezclada con la alegría se dibujó en su cara y tras recorrer el poco espacio que nos separaba, me estrechó, rodeándome con sus brazos, apretando fuertemente, como si quisiera fundir nuestros cuerpos, al mismo tiempo que besaba repetidamente mi cabeza.

Pero cuando recordé que estaba enfadada con él, empujé con fuerza para liberarme, aunque no me soltó, y fue Nix quien me ayudó, tirando de mi y alejándome de Yu.

-Largo.-le ordenó- Si no...
-Te voy a aclarar algo antes de que me amenaces. –sugirió Yu- Si me vas a decir que si no me voy me pegarás, creo que tengo mas experiencia que tú, te llevo unos cuantos años de ventaja. Si me vas a decir que montarás un espectáculo que perjudicará mi carrera etc, me importa una mierda. Lo único que me importa ahora es ella, así que puede venir el mismísimo papa de Roma, que no me van a mover de aquí.

Phoenix apretó los puños enfadado. Mi “tío” hablaba muy en serio. Y si aquello continuaba así, todos saldríamos perjudicados.

-Déjanos solos... Tenemos que hablar...-le pedí.
-No.-se negó apretando mas mi muñeca.
-Nix... Ve fuera...Solo un rato...

Podía notar la vena de su cuello hinchada.

-Cinco minutos.-cedió.
-Nix...-le miré suplicante.
-Estaré fuera...-me soltó y después de echarle una mirada asesina a Yu, salió cerrando la puerta tras de si.
-Dios...Cuanto tiempo...No puedo creerlo...Estás...Estás....¡Tan cambiada! –volvió a abrazarme y yo me quedé inmóvil- Al principio ni te había reconocido cuando saliste en las revistas. Ni me fijé... Pero al verte en el escenario...¡¡Joder!! –agarró mi cara entre sus manos y me miró a los ojos- ¡¿Qué le ha pasado a tus ojos?! ¡¿Dónde has estado todo este tiempo?! ¡Mierda!-pareció acordarse de algo y miró a mi pié- ¿Te has hecho daño? ¡Te has caído! –cuando se agachó para tocar mi tobillo vi como le temblaban las manos exageradamente. Además su voz se entrecortaba.

Jamás había visto a Yu así. No. Nunca. Parecía que se fuese a derrumbar en cualquier momento.

-Estoy bien... No me caí...Me tiré.-dije para tranquilizarle.

Se levantó y esbozó una leven sonrisa.

-Claro... Como no me di cuenta... Sigues siendo tú... Mi niña... Mi pequeña diva... –intentó acariciarme la cara.
-¿Por qué?-me aparté con brusquedad.
-¿Por qué, qué? –no me entendía.
-¿Por qué me hiciste aquello? ¿Por qué no me lo contaste? ¿Por qué me dabas esperanzas? ¡¿Porqué todo?!- me comencé a poner nerviosa y alcé el tono.

Agachó la cabeza y se llevó las manos al pelo.

-Yo... Es todo tan largo y difícil de explicar...-murmuró.
-Pues tienes cinco minutos para contármelo. Por que después entrará Nix.
-Pero yo no le dejaré. Ahora él no pinta nada. Tienes que volver a casa. Todos te echamos de menos. Este año ha sido una mierda...Sin ti...
-Nix pinta todo lo que yo quiera aquí. Y en cuanto él entre yo me voy con él. –le aclaré.
-Vivi, seamos razonables.
-¡¿Eras razonable cuando te follabas a Romeo y me dejabas hacer el ridículo pensando que sentías algo por mi?!-espeté dolida.
-¡No! Yo no sabía que tú sentías “eso”...

Entrecerré los ojos indignada.

-¡¿Lo sabía todo el mundo menos tú?! ¡No mientas!
-Enserio...De ser así hubiese echo algo... Sabes lo importante que eres para mi...Te quiero... Te juro que me moría sin saber nada de ti...Sin saber donde estabas...
-¡Ya basta!-grité.
-Yul, pequeña, te quiero... Te juro que te quiero...Eres lo que mas quiero en la vida... Lo mas importante para mi...
-¡¡Nix!!-grité.
-Shhh. Ei, no le llames, hablemos.
-¡¡¡NIX!!!-chillé mas fuerte. No quería escuchar sus mentiras.

Enseguida entró y me miró sin saber bien que hacer.

-Vuelve fuera. No hemos terminado.
-Ella me ha llamado. El que se va eres tú.
-No, de aquí no me muevo. ¿Quién te crees que eres?
-¡Mi novio!-manifesté- ¡Es mi novio!

Nix parpadeó extrañado y a Yu se le descompuso la cara.

-¿Tu...tu novio?-inquirió- Es una broma...¿no?
-No es ninguna broma. ¿Algún problema?-inquirí furiosa -Si no te vas tú, nos marchamos nosotros... –me agarré a la mano de Phoenix y salimos de allí.

-¿Vienes conmigo Brit?-inquirió mientras huíamos.
-¡Krise!-me llamó a lo lejos Kate.
-¡Yul!-gritó Yu.
-Llévame donde sea, pero ya. –afirmé.

Comenzamos a correr y al salir a la calle nos dimos cuenta que llovía a cántaros. Nix se acercó a la carretera en busca de un taxi libre, pero no pasaba ninguno, y las gotas calaban en mi poca ropa y mi pelo.
Pronto comenzamos a escuchar los gritos de Yu y Kate acercarse.
Me impacienté. Pero justo paró un taxi.

-Sube.-mencionó Nix.

Le hice caso y subí, ya empapada. Al arrancar me asomé a la ventanilla y vi a mis padres, que habían salido y corrían hacia mi, pero al ver que el coche se alejaba se quedaron inmoles. Empequeñeciendo poco a poco.

Cuando les vi se me paró el corazón. Allí estaban, de pie, viendo como mi taxi se alejaba. Y sus caras... Sus caras me dieron miedo... Miedo por el dolor, por la rabia, por las miles de emociones que contenían. No sabía si se alegraban de verme o si por el contrario suponía un bache mas...Poco a poco les veía mas diminutos....Pero grité.

-¡¡Papá!! ¡¡Mamá!!
-Ya es tarde...-Nix me hizo entrar la cabeza dentro- Ya no te oyen...

No pude evitarlo y me puse a llorar. Y fue peor cuando recordé que había quedado en que esperaría a Irae en mi camerino. ¿Habría ido?
Nix pasó su brazo tras mis hombros y me abrazó.

-Llévenos al hotel Dreams Palalace.-le indicó al taxista.

Me separé un poco y le miré.

-Has dicho que venías conmigo ¿no?

Asentí. Me cogió la cara entre las manos y me dio un beso dulce. Lento... Luego sonrió levemente.

-No pienses mas... Ese cabrón no merece que estés así... Y con lo de tu familia ya haremos algo, pero esta noche no pienses en nada mas...-me besó la cabeza como si fuese una niña pequeña y en aquel momento lo agradecí mucho, lo necesitaba- Yo estoy contigo. Yo te voy a ayudar. Juntos vamos a llegar muy lejos... Tranquila Brit.

Sus palabras me reconfortaron. Yo tampoco quería pensar mas aquella noche. Quería olvidarme de todo. Pero la imagen de Yu, de mis padres... No desaparecía de mi mente.
Al llegar al hotel, caminamos de la mano hasta la recepción.

-Una habitación doble.-pidió Nix.
-Claro. –miró la pantalla del ordenador la recepcionista.
-No quiero una cualquiera. Quiero la mejor que tenga.
-¿La suite?
-Si.
-De acuerdo.

Le di un codazo y abrí los ojos exageradamente.

-Paga mi madre.-sonrió con malicia.

Me mordí el labio divertida.

-Aquí tienen.-le tendió las llaves.

Caminamos hasta el ascensor.

-Va a pillar un mosqueo...-comenté.
-Bah, un poco mas. Después de lo de esta noche quizá tenga que ir mañana de entierro. Jajajajaja.
-No bromees con eso...
-Era un chiste.
-Igualmente... No hay que decir esas cosas de la gente y menos de la familia...
-Cuando quieres puedes llegara a parecer mona y todo.-se apoyó contra el espejo.
-¿Perdón? Siempre lo parezco.-corregí.
-No. Normalmente pareces un putón.

Le pisé con el tacón y metió un grito.

-¡Que haces loca!
-Eso te pasa por maleducado.-erguí la cabeza con dignidad.

De pronto me empotró sin ningún cuidado contra el espejo, golpeándome la cabeza en él y comenzó a besarme.

Cuando se apartó me llevé la mano a la nuca algo dolorida.

-Me has hecho daño...-me quejé...
-Eso te pasa por provocarme.-respondió con tono de burla.

Las puertas se abrieron y al entrar al cuarto me quedé alucinada. Dejé caer mi mano y abrí la boca.

-Joder...
-Mola eh.

Corrió y saltó sobre el sofá para luego dejarse caer. Yo fui directa al yacuzzi y lo miré perpleja.

-Parece una piscina.
-No, la piscina está en la terraza.-me señaló la cristalera.

Me asomé y si, había una piscina climatizada y cubierta en nuestra terraza, con vistas a la ciudad. Las vistas eran preciosas. Miles de luces centelleaban sin tregua.
De golpe noté algo sobre mi cabeza. Nix me estaba secando con una toalla.

-Estas empapada...Así enfermarás...-me giré para quedar frente a él y me pasó la toalla por la cara con suavidad, luego por el cuello...

Me puse de puntillas y le di un leve beso en la comisura.

-Gracias...-susurré mientras pasaba mis dedos por su pelo negro mojado.

Sonrió.

-¿Entonces somos novios o solo lo dijiste por que estaba Yu?-preguntó.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 13, 2009 6:48 pm

Capítulo 63: ***PHOENIX BUENO, PHOENIX MALO***(Vivi)


-¿Entonces somos novios o solo lo dijiste por que estaba Yu?-preguntó.
-Si... Si quieres...

Me abrazó con fuerza y me besó, jugando con su lengua dentro de mi boca, acariciando con ella mi paladar, haciéndome sentir leves cosquillas, luego volvió a mi lengua, para entrelazarla y hacerme estremecer, y finalmente mordisqueó mi labio inferior.

-Quiero mas...-murmuró.

Me agarró del muslo y apretando contra su cintura pude notar su erección.
Me miró fijamente y alzó las cejas.

-Vale.-acepté.
-¿Vale?
-Si.

Sería la manera de librarme de Yu para siempre. Yo había estado esperando toda mi vida hacerlo con él. Que Yu fuese el primero, pero eso era el pasado. Tenía que olvidarle.
A pesar que mi intención era hacerlo con él para olvidar a Yu, pensé que me costaría, pero pasó algo que no me esperaba. En cuanto sus manos comenzaron a acariciar mi cuerpo, a desnudarme, a tocarme con habilidad, no pude pensar en otra cosa que no fuese Nix. Me encantaba, me estaba haciendo temblar de placer. Nunca había sentido aquello. Jamás.
Ya tumbados en la gigante cama, sus dedos jugaron con mi clítoris mientras yo me retorcía de puro gozo. No podía dejar de gemir. Aquello era el cielo. Mis pensamientos se nublaban. No podía coordinar dos palabras seguidas en mi mente.

Sus manos dejaron mi sexo para desnudarme por completo y luego desnudarse él. Cuando vi su pene me di cuenta que aquello iba a doler. Abrió mis piernas lentamente y se colocó entre ellas, tumbándose sobre mí. Se colocó el preservativo y poco a poco fue introduciéndose dentro de mi.
La primera impresión fue mas que rara. Estaba tensa, muy tensa, notando como algo invadía mi intimidad, abriéndose paso a la fuerza en mis entrañas y provocando algunas molestias o sensaciones desagradables, y cuando llegó a mi himen, noté una punzada en la vejiga que me hizo soltar un grito.

-Shh... Solo es el principio... Pronto pasará...-jadeó.

Entonces comenzó a moverse sobre mi y el dolor menguó, dejando paso al placer.
Su piel empapada por la lluvia se pegaba a la mía intensamente. Su olor, el olor a humedad y a su piel...Me hacían enloquecer. No podía creer estar viviendo aquello. Notaba el peso de su cuerpo sobre mí, moviéndose rítmicamente y jadeando. Yo intentaba mantener los ojos abiertos para verle la cara, pero las sensaciones que mis sentidos estaban experimentando no me lo permitían. Notaba mi corazón palpitar desbocado, las gotas de sudor que pasaban de su cuerpo al mío, y un enorme placer, que jamás antes había sentido mezclado con algo de dolor al notar su sexo dentro del mí, rozando la parte mas sensible de él y notando como mis pechos con mis pezones erizados, se apretaban contra su cuerpo, mandando pequeñas oleadas de placer de punta a punta de todo mi ser.

Hundió su cabeza en la almohada y profirió un pequeño grito al mismo tiempo que empujaba con mas fuerza. Aferré mis manos a su espalda apretándole con todas mis fuerzas y noté una corriente abrasadora que hizo que le rodease con las piernas la cintura, apretado mas y mas, como queriendo que entrase mas dentro de mi. Había llegado al orgasmo. Habíamos llegado al orgasmo.
Durante unos minutos, el placer continuaba presente en cada milímetro de mi piel, con lo cual permanecí en aquella postura, sin soltarme, sin querer que terminase. Hasta que me comenzaron a doler los muslos por la fuerza que hacía.

Entonces, se dejó caer hacia el lado y se me quedó mirando. Yo cerré los ojos. No quería dejar escapar ninguna de aquellas sensaciones vividas. Quería recordarlas para siempre. Noté como se levantó de la cama, pero continué a ciegas, recordando...Sintiendo... Al momento regresó y volví a notar su peso sobre mi.
Parpadeé inmediatamente.

-¿Qué...?-estaba desorientada.
-Quiero aun mas.-dijo colocándose otro preservativo.
-No...Espera... Nix....
-Si...Eres mi novia ¿no? Quiero mas Brit... No te quejes que tu solo tienes que abrir las piernas.

El corazón se me paró de golpe. Ese ya no era el Nix de hacía un rato. Aquel era el Nix al que temía.

No, no, no, no. No se podían torcer así las cosas. Era mi primera vez. La que siempre recuerdas. Y había sido perfecta hasta el momento... No podía hacerme aquello...No...
Pero si, sin mas volvió a penetrarme.

Aquella vez fue totalmente distinta. Fue mucho mas bruto, y a pesar que yo me callé y me quedé inmóvil debajo de él, no pude evitar que se me escapasen varias lágrimas.
Sus fuertes embestidas me ardían dentro. Notaba un fuerte escozor y dolor en mi sexo.
Me aferré a las sábanas mientras veía su cara llena de placer, mientras le escuchaba jadear, gemir.

El tiempo pareció detenerse. Yo quería que terminase, pero aquello era eterno... Por fin terminó y se tumbó boca arriba con la boca abierta y mas que fatigado. Yo le miré de reojo y su sexo seguía duro e erguido. Mi corazón se aceleró. No...No iba a permitir que me hiciera de nuevo aquello. Me incorporé y me puse en pié. Entonces me di cuenta que el dolor no desaparecería tan rápido como el placer que había sentido. Caminé como pude hasta el baño, y antes de entrar escuché a Nix decirme:

-Brit, no hemos terminado...¿Dónde vas?
-Voy...Voy al baño...

Aceleré el paso y me encerré dentro, poniendo el pestillo. Me dejé resbalar hasta el suelo y dejé salir todo lo que sentía. Todos mis problemas volvieron y a ellos se sumó lo que me acababa de ocurrir.
Me aovillé y me quedé allí esperando a que Nix viniera a por mi y enfureciera por no querer salir. Pero no sucedió aquello. Simplemente no apareció. Tras una hora esperando me di cuenta que no vendría.

Vi que mi entrepierna estaba manchada de sangre, así que me duché.
Al terminar dudé si quedarme allí dentro toda la noche o volver con él...
Tenía que haber alguna explicación para lo que había sucedido. ¿No? Quizá era yo la exagerada... Tenía que ser así...No quería pensar que había tomado la decisión equivocada, ya que otro error me hundiría.

Volví sigilosamente y le encontré durmiendo. Torcí el gesto y me abracé a mi misma. Estaba tan mono así...Tan dulce...
Suspiré y me tumbé s a su lado, y al momento se giró, abrazándome.
Me tensé de golpe pensando que querría de nuevo...Pero no, estaba dormido, había sido todo un auto reflejo.

Poco a poco me relajé y finalmente conseguí dormirme. Por la mañana, cuando me desperté, Nix no estaba mi lado. En su lugar había una nota.

“DESAYUNA TRANQUILAMENTE, TE LO HE DEJADO EN LA MESA. VOLVERÉ EN UN RATO”.

Me levanté y había una rosa en la bandeja del desayuno. Me puse una bata y desayuné sola. Pensando y pensando en como actuar frente a él. ¿Me quejaba? ¿No le decía nada? Estaba echa un lío. Ya no estaba segura de que lo que había ocurrido aquella noche fuese tan terrible como había pensado... Quizá era algo normal... Quizá...
Otro pensamiento me invadió.
¿Con qué Nix me encontraría? ¿Con el “bueno” o con el “malo”?
Cuando terminé de desayunar me tumbé en la cama de nuevo y me quedé mirando al techo. ¿Habría ido Irae a verme? ¿Cómo amanecerían mis padres aquella mañana? ¿Kate seguiría muy enfadada? ¿Qué iba a ser de mi carrera? ¿Qué iba a ser de mi vida?

Escuché el sonido de la puerta y me senté de golpe. Era él. Se asomó y me sonrió.

-Buenos días Brit. –se acercó y me dio un pico- Veo que has desayunado- dijo mirando la mesa.

Luego se subió a la cama y se puso a mis espaldas. Pasó sus dedos por mi cuello y acercando su boca a mi oído murmuró:

-Hoy estás mas guapa...Si eso es posible... Hoy ya pareces una mujer....Ya eres una mujer...-la otra mano acarició mi estómago y bajó hasta mis ingles.

Aguanté la respiración. Enseguida volvió con ambas manos a mi cuello y desabrochó la cadena en la que llevaba el anillo de Yu. No me lo había quitado a pesar de que le odiaba, pero era algo que había llevado desde pequeña y de lo que me costaba desprenderme.

-¿Qué haces?- intenté girarme.
-Eso no lo necesitas... Esto queda mejor.- me colocó otra cadena, con un phoenix de oro- Ahora eres mía. Quiero que siempre lo tengas presente...Te quiero Vivi. Me tienes contigo...Yo cuidaré de ti...-me besó la mejilla y sin evitarlo me puse a llorar.

Estaba confundida. Muy confundida. Volvía a ser el Nix que me gustaba...El Nix que me hacía sentir segura.

Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 13, 2009 6:48 pm

Capítulo 64: ***LA GALA part 3*** (Irae)





Después de ver a Luca e Iván en el colegio ese me quedé algo mas tranquila… Ver que se estaban llevando bastante bien me puso contenta. Mas que contenta. Iván, antes de salir de su cuarto para marcharnos, me sujetó y me dijo al oído “ Cuando te haga una señal agárrate a Luca y ...dale un beso.”

Le miré sin entenderle pero asentí. Que mi hermano me pidiese una cosa así me hacía sentir bien. Normalmente lo que haría sería decirme todo lo contrario. Que partiría las piernas a Luca si me besaba o algo por el estilo.

Cuando salimos, acompañé a Sam a su casa. Su madre nos esperaba.

-¿Qué tal la clase?-inquirió.
-Bien mami. Es muy buena.
-La verdad que no esperaba que una chica tan joven supiese braille. –comentó.
-Jeje. Ya le dije, tengo un hermano que es ciego y por eso se...-mentí.
-Bien, bueno, aquí tienes.-me dio quince euros- Te pagaré cada día. ¿Te va bien o prefieres que te pague a final de mes?
-Así está bien.-respondí.
-Bien. Pues hasta el próximo día. Hemos quedado que dos veces por semana. ¿No?
-Si, exacto. Gracias.
-Hasta luego Sa...-iba a decir Sam pero rectifiqué- Sarah Maisie.- le di dos besos y al mismo tiempo le di en la mano el dinero que me acababan de pagar sin que la madre se diese cuenta.

Habíamos quedado en que yo le devolvería el dinero que me pagasen a ella, ya que no quería ser una estafadora. Y ella dijo que no lo gastaría, que se lo guardaría para devolvérselo mas adelante. Ninguna de las dos queríamos aprovecharnos.

Caminé a paso ligero hacia casa y cuando llegué me puse a tocar el piano. Pero enseguida lo dejé. No me podía concentrar. Solo pensaba en Luca... Desde que habíamos echo aquello que él llamó petting no podía dejar de pensar en sus manos...en como me tocaron...en como nos rozamos...Y sin darme cuenta me excitaba tanto que comenzaba a sentirme acalorada y me encontraba en una situación mas que rara y sin saber que hacer.

Me tumbé sobre la cama e intenté pensar en otra cosa...
No podía. Era imposible. Parecía que mi mundo ahora girase solo en torno a Luca. ¿Era eso posible? ¿Era posible que una persona se convirtiese en el centro de toda tu vida?

Y al girarme divisé en mi escritorio lo que me había dado Vivi...La entrada a la gala y el pase para su camerino...
Sin darme cuenta dejé de pensar en Luca. Como no, Vivi era la única persona que lograba hacerme olvidar hasta de Luca.
Recordé sus palabras..

“Yo... No entiendo que te pasa conmigo... Te pido perdón por irme... Pero era algo que necesitaba... Yo nunca te he olvidado... Siempre serás mi niña... Mi prima... Me duele tanto ver que no quieres ni que me acerque...Notar tu odio... Odio que no termino de entender... Se que merezco que estés algo enfadada...Pero no creo merecer hasta este punto... Voy a dejarte aquí una entrada para la gala en la que saldré el sábado... Y un pase para mi camerino... Si quieres que hablemos e intentemos solucionar algo...O aunque solo sea para echarme en cara que es lo que te duele tanto, lo que te he hecho... Pues allí te esperaré.. Yo... Espero verte allí... Yo sigo siendo la misma... Soy Yulia Vivienne... tu Vivi..”

¿Quería ir? ¿Seguía siendo mi Vivi? Todo el asunto me mareaba. Cuando la escuché hablar me dio la impresión que decía la verdad...Que seguía siendo ella... Que no había cambiado...Pero... Pero...
¿Y el beso? No había sido gran cosa, pero era un tema que preocupaba. ¿Qué quería Vivi? ¿Confundirme? ¿Hacerme mas daño? Seguramente lo hacía para alejarme de Luca... Ella era así...Con tal de controlarlo todo hacía cosas sin sentido. Para ella el fin justificaba los medios...Siempre...

Cogí los papeles y me los quedé mirando.
¿Ir o no ir? Bufé confusa. No. Era mejor que no fuese.
Pero el día de la gala llegó y mi convencimiento no era tan firme.
Además papá estaba nervioso. Al no estar mamá no sabía que ponerse. Siempre le preguntaba a ella su opinión.

-Hija...¿Me queda bien esto?-inquirió asomándose a mi cuarto.
-Todo te queda bien papá.-asentí- pero el pelo así no me termina de gustar...mmm Ven, veamos que puedo hacer.-comenté.

Sonrió tímido y se acercó.

-Siéntate.-señalé mi cama.

Me hizo caso.

-Ahora vengo. Voy a por la plancha del pelo, los peines y algunas cosillas mas.
-Ok.

Me encargué de peinarle, pero en el maquillaje ya no me metí ya que él tenía mucha mas experiencia que yo.

-Así mejor.-comenté.
-Gracias hija.-me dio un beso en la frente.
-No me las des. Si te dejo salir como ibas mamá me castiga por no impedírtelo.-bromeé.

Ambos nos reímos.

-He hablado hoy con ella. Se había empeñado en volver para ir conmigo a la gala pero se lo he quitado de la cabeza.
-Pero querías que fuera.-afirmé.
-Claro, pero lo primero es lo primero. Y ella está de gira.

Me mordí el labio y le abracé.

-Eres tan bueno... Me encanta que seas así...

Me devolvió el abrazo con fuerza.

-Pues eres a la única que le gusta como soy.-suspiró- Tanto a tu madre como a tu hermano les irrita mi carácter.
-Pero te adoran... Es imposible no quererte... Iván no se da cuenta de lo mucho que te quiere, pero tarde o temprano lo hará. Y mamá por mucho que se queje se queda embobada cuando te mira. Además, te eligió a ti en vez de a Pedro.

Se envaró de golpe y me miró con la cara rígida.

-¿Qué has dicho?
-Na...nada...-había metido la pata.
-Has dicho que me eligió en vez de a Pedro...
-Yo...
-¿Quién te lo contó?
-Nadie...
-¿Tú madre?
-¡No!
-Pedro...
-...Si...Pero...
-¡Será cabrón!

Se levantó enfadado.

-¡Papá espera! No te enfades...
-¿Qué te contó? ¿Eh?
-Nada. Solo que fue novio de mamá un tiempo. Ya está. Y que luego mamá volvió contigo. Ya está.-mentí- ¿Por qué te pones así? No pasa nada...Es algo natural... La gente suele tener mas de una pareja a lo largo de la vida...

Parecía tenerle miedo a algo. Algo que yo no sabía.

-Si...tienes razón... Es solo que...que me da miedo pensar que pudo no haber terminado conmigo...Y me hubiese muerto... La quiero mucho...¿Sabes? Ella es mi vida...Bueno, tú, tus hermanos y ella. –volvió a abrazarme- Eres mi niña...Mi hija... No me odies nunca ¿me oyes? Por favor...

No le entendí.

-¿Por qué iba a odiarte?
-Por nada...Solo prométemelo.
-Claro...Tranquilo papá...-sus ojos brillaban, estaba a punto de llorar.
-Va, va. Anímate. Que tienes que ir a una gala ahora.
-¿Me acompañas? Ven conmigo.-me pidió.
-¿Yo? ¿Ir?
-Si, por favor... Cielo... Ven...esta noche te necesito a mi lado.

No le pude decir que no, así que al final metí el pase para los camerinos en mi bolso y terminé acompañando a mi padre.
A mitad e la gala me entraron ganas de ir al servicio así que me levanté de la mesa y fui. Pero cuando volvía, escuché su voz. Era ella. Ya estaba en el escenario. Automáticamente mi cuerpo comenzó a correr hacia la sala y me quedé a la entrada mirándola. No me quise acercar mas para que ella no me viera. De pronto todo fue un caos. Vivi se desabrochó la chaqueta, que por cierto me sonaba de algo y señaló su estómago, donde llevaba escrito “DIVA”. Y luego cayó al suelo, comenzando a llorar mientras la música seguía sonando. Unos de seguridad la sacaron de el escenario enseguida y la sala se convirtió en un murmullo continuo. Vi a tío Yu correr hacia la puerta que daba a los camerinos, seguido de tío Kiro y tío Strify. Me dirigí allí y cuando llegué Yu ya había entrado, pero Kiro y Strify se estaban peleando con los de seguridad.

-¡La que está ahí dentro es nuestra hija! ¡Déjenos entrar! ¡Krise es hija nuestra!-insistían.

-Sin pase no entran.
-¡Vete a la mierda gilipoyas! ¡Déjanos entrar! ¡Es mi hija! ¿No lo entiendes?
-Sin pase nada.

Tío Strify tiró de él un poco.

-Kiro...Tranquilo...
-¿Tranquilo? ¡Acabamos de encontrar a nuestra hija y encima se ha caído! ¡Se ha hecho daño! ¡Y estos imbéciles no nos dejan entrar! ¿Quieres que así esté tranquilo?

Strify se quedó pensativo un segundo y al siguiente estaba histérico gritándoles a los de seguridad de todo. Se pasaron un rato discutiendo, rogando, exigiendo etc para que les dejasen entrar, hasta que me metí en medio y atraje a mis tíos.

-Tomad. Esto es para vosotros...-les di el pase que me había dado Vivi- Ella...Ella me lo dio...
-¿La has visto?-espetaron los dos al unísono.
-Si... Vino a mi casa...Discutimos... Yo no quería saber nada de ella...No os dije nada para no poneros mal...-me excusé.

Kiro intentó asimilar la nueva información.

-Vale, no pasa nada...Gracias cielo...-me acarició la mejilla y se volvió hacia el de seguridad.
-¿Le va bien este pase?-sonrió triunfal.

Los hombres se apartaron y les dejaron pasar.
Así perdí mi oportunidad de ver a mi prima. Pero cuando me iba a marchar, una mujer me sujetó del brazo.

-¿Eres Irae?-me preguntó.
-Si...¿Quién es usted?- me extrañé.
-Soy Kate, la manager de Krise. Ella me ha mandado a que te de un recado.
-¿A si? ¿Cuál?
-Mira... Que sepas que yo no quería decir esto..que he intentado convencerla que cambie de opinión pero... Me ha dicho que la dejes en paz. Que no quiere saber nada más de ti...
-¿Cómo?....Pero...Ella me vino a ver...Me pidió que viniera....
-Lo se... Para ella es un juego esto... Me dijo que eres su muñeca...Que sabe que ella dice lo que sea y tú lo haces. Que eres como su “mascota”. Lo siento mucho... Pero mira, creo que es mejor que te alejes de ella... Así no te hará daño... Krise es una persona calculadora...Y se le ha subido la fama a la cabeza... Es insoportable, te lo digo yo. –me acarició con dulzura la cara- Lo siento...

Luego se fue dejándome totalmente bloqueada y confusa. Mas confusa.
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 14, 2009 11:49 am

ooooooooo shiiiiiiiiiiiitt
maldita kateeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
es una una una aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
SIGUELO KIRINAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 14, 2009 11:56 am

[quote= moebizarre escribio:]nixita escribió:
noooooooooooo ira y lucaaaaaaaaa xDDDDDDDDDDD


noo!!
Vivi e Ira!
[/quote]

LUCA E IRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 14, 2009 5:58 pm

Capítulo 65: ***CHANTAJE*** (Iván)




En cuanto Irae y Luca salieron del cuarto y me quedé a solas con Sam, volví a abrazarla y ella me lo devolvió. Era mucho mas bajita que yo. Apenas me llegaba por debajo de mi pecho. Aunque noté que había crecido. ¿Podía ser? Solo hacía una semana que no la veía y la notaba algo mas alta.

Me senté en la cama y ella a mi lado. Cogí su gorra y se la quité, dejando que su pelo negro y largo cayese relajado sobre sus hombros. Pasé mi mano por él lentamente.

-Tienes un pelo muy bonito. ¿Por qué siempre lo llevar recogido?-inquirí y ella se apartó de mi bruscamente- ¿Qué pasa?-me extrañé.
-Na...Nada... Solo... –apretó la mandíbula pensando en algo- Nada...-apartó el pelo de su cara y sonrió- Al final te ha salido mal la jugada eh...

Suspiré.

-Si. La hija de puta esa me ha jodido bien...
-Te lo merecías.
-No...
-Si Iván.
-Ella también tiene culpa.
-Si, la verdad, ella es una imbécil. No poder controlar a un niño como tú...
-Eh, eh. No soy un niño.- me defendí.
-Si lo eres.
-No.

Alzó las cejas.

-Si lo eres.-insistió.
-He dicho que no.
-Si.-sonrió divertida.

Yo me estaba enfadando. Me daba rabia. No, no era un niño. No lo era...

-¡No!
-Jajajajaja. Si.

La agarré por los hombros y la atraje hacia mi, dejando nuestras caras muy cerca.

-Ni se te ocurra.-murmuró.

Parpadeé repetidamente.

-¿El qué?
-Lo que estas a punto de hacer. Ves, me estas demostrando que tengo razón.- zafó de mis brazos.
-¿Cómo has...?
-Que sea ciega no quiere decir que sea tonta. Estabas a punto de darme un beso. ¡¡Buaggg!!-puso una cara de asco muy graciosa, haciéndole salir dos hoyuelos en las mejillas. .

No lo pude evitar y me eché a reír.

-¿Te das cuenta que casi me das un beso?
-Que asco...Tienes razón Buagggg. –dije divertidísimo.
-Si. Jajajajaja- ¿Te imaginas? –volvió a poner esa cara tan graciosa.

Nos quedamos en silencio y recordé que le debía una disculpa.

-Lo siento...
-¿Por?-inquirió.
-Pues... Por...Por dejarte tirada...
-Ah..¡Cierto! No me acordaba. Pero con una simple disculpa no te voy a perdonar.
-¿No? ¿Qué mas quieres?
-Mmmmmmm.... Pues... Quiero...Quiero... Tu mp4.-soltó.

Abrí la boca alucinado.

-Te pasas de listilla. No te voy a dar mi mp4. ¿Qué hago sin mi música aquí dentro?
-Entonces es que no te importa que te perdone o no. –dijo levantándose- Dile a Irae que la espero fuera.

Me puse nervioso. ¿Desde cuando Sam era así?

-¡Espera! Vale. Te lo doy.-dije sin pensar y al momento ya me había arrepentido.

Se giró hacia mi, con sus grandes ojos azules mirando en mi dirección aunque no viesen nada.

-¿Enserio?
-Supongo...-abrí el cajón de mi mesita y se lo di.

Al fin y al cabo no tenía mas amigos que me visitasen. Mis amigos no sabían que estaba allí.

Le puse en sus manos mi mp4 y ella sonrió mientras se lo metía al bolsillo. Pero con la otra mano me dio algo.
Miré y era otro mp4. Pero rosita y fucsia.

-¿Y eso?
-Ves, eres un crío. Jajajaja.Y un “calzonazos”.
-Ei, ei. Sin pasarse.
-Es que es cierto. Te he pedido que me regalases tu mp4, te he chantajeado y has aceptado. –meneó la cabeza- Que poca personalidad.

Escuchar aquello me recordó a mis padres. ¡No! ¡Mi padre! Yo no era como él. No. Me negaba.

-No me voy a quedar con tu mp4, solo te estaba poniendo a prueba. Lo que quiero es que me lo prestes. Para escuchar tu música. Para poder guardármela.
-¿Y para que me das el tuyo?
-Así tendrás algo que escuchar hasta que te lo devuelva.
-¿Qué música tienes?
-Descúbrelo tú.
-¿Entonces me perdonas?
-Que remedio... Pero la próxma vez que me vayas a dejar plantado por follarte a una tía, avísame. ¿Vale?

Me reí.

-Claro. Lo prometo.

Me explicó el plan que habían montado entre mi hermana y ella y me resultó interesante.

-Sois un par de delincuentes.-bromeé.
-Mira el que fue a hablar.
-Bah. Por cierto. ¿Cómo es que no vas vestida de pastelito?
-Ahh. Fui a tu casa.
-¿Qué?
-Eso. Encontramos tu escondite secreto para mi ropa.-sonrió ampliamente.
-Eso es allanamiento de morada...
-No puedo ver, así que no te preocupes. No vi nada que pueda espantarme.
-Si, eso es cierto. Al final va a ser bueno que estés ciega.-dije sin pensar.

La cara de Sam se tensó.

-¿De que vas? ¿Te alegras de mi problema? ¿Lo ves gracioso?-espetó furiosa.
-No...Yo...Yo quería decir que...
-¿Qué? ¿Qué? Va bien que sea una niña tonta e indefensa...Que no pueda ver... Que no me pueda valer por mi misma....Eso es gracioso...-musitó.
-No...Sam...Lo siento... No quería decir eso...-intenté tocarla pero no me atreví.
-...
-Sam...

Agachó la cabeza ocultando su cara tras el pelo y sus hombros comenzaron a temblar. ¿Estaba llorando?
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   

Volver arriba Ir abajo
 
Nuevas Tentaciones
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 9, 10, 11  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cinema Bizarre Venezuela  :: Fan Fics fuera de tematica-
Cambiar a: