Foro Oficial De La Banda Cinema Bizarre En Venezuela
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
Enlazanos









Comparte | 
 

 Nuevas Tentaciones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Nuevas Tentaciones   Mar Mayo 26, 2009 4:58 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Pongo este fic aquí por que aunque salen los bizarros, no son los protagonistas.
Para las que no hayais leido nada mio antes, esta es la "tercera parte" de mi fic Tentación y Tentados que estan en la sección de fan fics de cb. Pero se puede leer perfectamente sin haberse leido antes esas dos.
Es como aparte. Se entiende todo.

En fin, ya me callo. Espero que os guste.

_____________________________________________________________________________


Capítulo 1: *** LA LLUVIA***( Vivi)





Su piel empapada por la lluvia se pegaba a la mía intensamente. Su olor, el olor a humedad y a su piel...Me hacían enloquecer. No podía creer estar viviendo aquello. Notaba el peso de su cuerpo sobre mí, moviéndose rítmicamente y jadeando. Yo intentaba mantener los ojos abiertos para verle la cara, pero las sensaciones que mis sentidos estaban experimentando no me lo permitían. Notaba mi corazón palpitar desbocado, las gotas de sudor que pasaban de su cuerpo al mío, y un enorme placer, que jamás antes había sentido mezclado con algo de dolor al notar su sexo dentro del mí, rozando la parte mas sensible de él y notando como mis pechos con mis pezones erizados, se apretaban contra su cuerpo, mandando pequeñas oleadas de placer de punta a punta de todo mi ser.
Hundió su cabeza en la almohada y profirió un pequeño grito al mismo tiempo que empujaba con mas fuerza. Aferré mis manos a su espalda apretándole con todas mis fuerzas y....

Para llegar a esa parte de la historia falta mucho.
............................
................................
........................................
..................................................
........................................................
................................................................

Me desperté al sonar el timbre y notar que alguien me tocaba el brazo. Entreabrí los ojos y era mi prima. Bostecé y me froté los ojos.

-¿Otra vez durmiendo? Te van a volver a expulsar ...Y si te expulsan de nuevo de clase será durante todo un mes.-me recordó.
-Ya..ya lo se.
-Pues no lo parece.-estaba muy seria.

Miró a su alrededor y luego volvió su mirada al suelo.

-Lo siento...Prometo no liarla mas. No voy a dejarte sola.-comenté poniéndome de puntillas y dándole un beso en la mejilla.

¿Quién era ella y por que le había dicho aquello?
Primero me presentaré. Soy Yulia Vivienne, una chica modosita, normalita, y bastante inteligente.
...........
..............
Empecemos de nuevo. Soy Yulia Vivienne, en ese momento tenía diecinueve años, pelo rubio con mechas fucsias, medía 1’65 (cosa que no ha cambiado) y a pesar de mi altura, tenía un buen cuerpo y era muy guapa. De ojos azules como mi madre y la estatura de mi padre. Y en cuanto a los estudios... Repetí un curso cuando era mas pequeña y aun así seguía siendo la peor de la clase. Puede también que influyese mi comportamiento un tanto... “diferente” al del resto.
Vivía con mis padres, Kristian y Sebastian. Si, dos hombres. Son mas conocidos como Kiro y Strify, dos de los componentes de el grupo Cinema Bizarre.
No soy adoptada, si no que por lo que sabía en aquel entonces, lo que me habían contado, era que mi verdadera madre no quería saber nada de mi. Por eso me han criado mis dos padres, de los cuales los dos se acostaron con ella a pesar de ser gays y he ahí el dilema. Para mi, mi madre era es y será Strify. No le gusta que le llamé mamá, aunque ya se a acostumbrado. ¿Quién era mi padre biológico? No lo sabía. Nunca me lo habían querido decir, ni yo saberlo. Prefería pensar que era hija de ambos.

En cuanto a mi prima, Irae, tenía dos años menos que yo, pero ella por el contrario a mi, la habían adelantado un curso. Era muy lista. Incluso la habían querido avanzar otro curso pero ella se negó. Tenía el pelo largo, liso y castaño hasta la cintura y llevaba flequillo. Su cara era la de un angelito. También tenía los ojos azules y una mirada dulce como ninguna. Era blanquita y su sonrisa cautivaba a cualquiera. Era idéntica a su padre, mi “tío” Shin, otro de los componentes de Cinema Bizarre, pero en morena en vez de rubia. El que si que era idéntico a él era Iván, el hermano gilipoyas de Irae. Pero de carácter Ira era la copia de su padre. O sea, realmente no era mi prima de sangre, pero siempre había considerado a Shin como a un tío, igual que a Yu y Romeo. Los componentes del grupo.

Era una chica muy tímida, emocionalmente inútil e ingenua. Vamos, lo que en una clase se suele llamar tonta y a la que la gente margina. Siempre había tenido problemas para integrarse. No se por que pero solía ser el centro de burlas y bromas pesadas. Desde la guardería había sido así. Y por eso yo, la defendía de todo y todos. La quería mucho. Era como una hermana para mi pero con la ventaja de no serlo. Es decir, si fuese mi hermana tendría que compartir todo, desde cosas materiales hasta el afecto de mis padres, y eso era algo que yo no toleraba. Lo mío era mío, de nadie mas. No compartía.
Si hubiese sido mi hermana de sangre seguramente la hubiese odiado por ese simple echo, pero al no serlo, la quería mas que a nada. Y si me expulsaban de clase un mes significaba que tendría que aguantar un mes a los gilipoyas de clase.
Si mi amiga Eli hubiese ido a nuestra misma clase, no habría habido problema por que ella también la defendía, pero ella iba un curso por delante nuestro. Ella no había repetido.

-Vamos que llegaremos tarde a la clase de música.-me apresuró Ira.

Bufé. Odiaba la clase de música. ¿Por qué? Puede que convivir con dos músicos, y con un entorno rodeado de música sea la respuesta. Y no por que no me gustase o se me diese mal, al contrario, entendía bastante, o al menos muchísimo mas que la mayoría de mis compañeros. Bueno, la única que me superaba, pero como en todo lo relacionado con los estudios era mi prima. Así que me aburría muchísimo en esas clases.
Cuando entramos mi pesadez aumentó . Ya no quedaban sitios al final del aula. Así que nos teníamos que sentar en primera fila.

-Eso te pasa por dormirte en clase y salir la última...-murmuró mi primita.

La miré con cara de odio y ella desvió la mirada arrastrándome de la mano hasta dos asientos en primera fila.
Obviamente el profesor pidió a Irae que nos deleitase con una de sus composiciones al piano.
Si, ella tocaba el piano. Desde pequeña se apasionó por este instrumento. Por lo visto un antiguo componente del grupo de mis padres, Luminor, le regaló su primer teclado. Yo a penas me acordaba de él. O sea, si, por las fotos y por algunas cosas concretas, pero hacía muchos años que no teníamos contacto con él. No personal. Sabíamos que estaba en otro grupo que había montado él y que le iba bien junto con su novio, un tal Hackett.
Ella tocaba el piano y el violín. Yo en cambio tocaba la guitarra y no por que me entusiasmase, si no por que mi tío Yu la tocaba... Y bueno...él... Lo adoraba. Estaba enamorada..... A pesar de la gran diferencia de edad, me encantaba. Desde pequeña moría por él. Y su forma de tratarme... Yo estaba segura que él también sentía algo por mi.
La melodía del piano dio pie a mas fantasías.

-Señorita Yulia, señorita Yulia. ¡¡Yulia Vivienne!!-gritó el profesor.

Di un salto en el asiento y presté atención de golpe.

-¿En que esta pensando? Si no presta mas atención la tendré que expulsar.

Otra vez esa palabra. Refunfuñé por lo bajo.

-Perdón señor Diermissen. Ya presto atención.
-Eso espero.

Irae retomó la melodía y el profesor sonrió ampliamente. Entonces escuché varias risitas desde el fondo y algún insulto que no me gustó nada hacia mi prima.
La pobre se puso nerviosa y se equivocó. Cerré los puños con fuerza. Había reconocido la voz así que no me hizo falta girarme para saber quien había sido.
Al terminar la clase Irae recogió sus cosas con rapidez. Sabía que si le decía lo que tenía pensado acer se pondría en contra y se enfadaría, así que no le comenté nada.

-¿No vienes?-preguntó.
-No... Esto... Ve tirando tú. Tengo que preguntar unas cosillas. A tí te estan esperando el largirucho, Hayley y tú padre.
-¿No vienes con nosotros? Luego tendrás que ir en bus.-me recordó.
-Tranquila. Ve.-insistí.
-Vale. Hasta mañana.
-Hasta mañana.

Guardé entonces mis cosas y corrí tras de Michelle, una de las que se habían reido y metido con Irae. Cuando la alcancé en las taquillas la empujé y le sujeté de un gran mechón de pelo haciendo que inclinase la cabeza.

-¡¡Ahh!!-se quejó.
-La proxima vez que utilices esa boca de zorra que tienes para meterte con mi familia, piénsa en que puede que termines con una boca mucho peor. De buzón.-sonreí.
-¡Ayuda!-gritó.

No había nadie mas allí así que no me preocupó. O eso pensé yo. De pronto alguien me agarró de la cintura y tiró de mi con fuerza separándome del suelo y de Michelle.

-¿Por que no te metes con alguien de tu tamaño?-inquirió una voz arrogante.

Cuando me soltó y le miré me topé con un chico de pelo negro y algo largo, por el cuello escalado y ojos verdes, mucho mas alto que yo y bastante fuerte.

-Por si estas ciego, ella es mas alta que yo.-la señalé.
-Por eso digo. Métete con los de parbularios.-dijo con sarcasmo.

Michelle se puso a reir.

-¡Tú ríete que te parto la boca!-gruñí.
-Deja de hacer el tonto y lárgate.-me exigió el tío ese.
-¡Que te jodan!-contesté.
-¿Cómo?
-Pues eso, que te jodan, que te den por culo, que te peten, que te follen. ¿Sigo?-dije con ironía.
-Anda y vete antes de que me cabree.-sugirió.
-¡Ja! ¡¡Que miedo!!-simulé temblar.

El muy cabrón me empujó haciéndome tambalear. Eso me enfureció mas. Conté hasta tres, no para tranquilizarme si no para coger fuerza, y arremetí contra él.. Yo era bajita pero con mala leche. Como no se lo esperaba perdió el equilibrio y yo aprobeché para meterle un puñetazo.
Michelle gritó y salió corriendo. Y yo me separé al instante para esquivar algún posible golpe. Pero no, simplemente me miró sorprendido.

Me di la vuelta y comencé a caminar hacia la salida.

-¡Ah!-giré mi cabeza levemente- La proxima vez métete con alguien de tu tamaño.-me burlé.
Al llegar a la salida me di cuenta que llovía. Y de que manera. Sonreí complacida. Con mi movil marqué el número que deseaba y esperé a escuchar su voz.

-¿Sí?-respondió Romeo.
-¿Está el tío Yu?-le pregunté.
-Claro preciosa. Un momento.

Ellos dos también vivían juntos, pero no eran pareja. Eran amigos.

-Hola Yul. ¿Qué quieres?
-Es que está lloviendo... Y el tito Shin se ha ido ya... Y me tengo que volver sola a casa...
-Ahora mismo voy.

Colgué contenta y me apoyé contra la paret a esperar. Al momento apareció el mismo chico que antes y se apoyó a mi lado.

-¿Qué haces?-inquirí borde.
-¿Y tú?
-No te importa.
-Lo mismo digo.

Miré al suelo esperando que se marchase. Pero no. No tenía intencion alguna.

-¿Cómo te llamas?-preguntó.

Le ignoré.

-Con ese caracter seguro que estás mas sola que la una. Por eso te han dejado tirada hoy. ¿Verdad?

Aquello me rebentó. Pero justo apareció el coche de Yu. Comencé a bajar las escaleras hacia él pero el chico me sujetó de la mano.

-¡Eh! ¿Eres muda o que?

En un abrir y cerrar de ojos Yu había aparecido a nuestro lado y sujetó la muñeca al desconocido apretando con fuerza.
Los tres estábamos bajo la llubia pero el tiempo parecía haberse detenido.

-Deja a mi Yul en paz.

Sentí un escalofrío al escuchar aquello. El chico soltó mi mano y Yu pasó su brazo por encima de mis hombros llevándome hacia el coche.
Volver arriba Ir abajo

AutorMensaje
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:51 pm

Capítulo 29: ***PLAN***(Vivi)





Giré la cara para no mirar a Yu. Él permanecía acorralándome entre sus brazos y la pared.

-Me quiero ir.-dije.
-Yul perdón... Enserio no quería decir eso... Joder...Ves, no tenía que haberte contado nada de la puta de tu madre...

Tal como dijo aquello le escupí en la cara. Se apartó al instante y después de limpiarse abrió desmesuradamente los ojos.

-No vuelvas a decir eso delante de mi... No hasta que yo no compruebe por mi misma que es cierto.

Salí del baño, recogí mi chaqueta y salí de su casa. Pero al llegar a la portería me agarró por el brazo.

-Va Viv... Vuelve arriba. Lo siento... Enserio... No te marches ahora... No me dejes solo...-suplicó.

Me mordí el labio y él me acarició la cara y luego pasó su dedo pulgar por mi boca, cosa que me hizo estremecer.

-Eso de escupir no está bien. ¿Tengo que enseñártelo de nuevo? Hacía tiempo que no lo hacías. Desde pequeña.

No lo pude evitar y sonreí.
Di media vuelta y volví al piso con él.

-He alquilado una peli que te gusta mucho. ¿La vemos?-me propuso.

Yo asentí y mientras lo preparaba fui al baño. Aun estaba molesta con él, pero no podía odiarle ni enfadarme. Era Yu...
Al volver estaba tumbado en el sofá con las piernas abiertas.

-Ven, como en los viejos tiempos.-dio dos palmaditas al sofá para que me tumbase con él.

No me lo pensé dos veces y una vez allí me abrazó. Nos pusimos a ver la película pero mi mente solo pensaba en la situación. Notaba los latidos pausados y tranquilos de Yu en mi espalda. En cambio el mío no daba abasto. Estaba descontrolado.
Y a mitad de la película su voz interrumpió el silencio.

-¿Ya no estás enfadada conmigo?

Giré la cabeza para verle y sonreí.

-Creo que no.
-Je. Me alegro.
-Yu...¿Enserio te has peleado con Romeo por mi culpa? No pensé que me odiase tanto...-volví a apoyar mi cabeza contra su pecho.
-No te odia. Es solo que no le gusta que te trate como lo hago...
-¿Por qué? No haces nada malo.
-Ya... Pero él cree que si.-mientras hablaba me acariciaba la mano- No se por que todo el mundo tiene tanto miedo cuando estoy contigo.
-Bueno...Ellos no nos entienden...-musité.
-Eso parece...
-Pero me es igual lo que piensen los demás. Lo que me importa es lo que tu pienses... Y tampoco quiero joderte...
-Con saber que me quieres tanto como yo a ti me sobra para que me resbale lo que los demás digan. –apuntó.
-¿Incluso Romeo?-inquirí.
-Él el primero. –se incorporó haciendo que yo también- ¿Por qué no bailas un poco? Eso me ayudará a relajarme y no pensar en ciertas cosas...-pidió.
-Claro.-me puse en pie.

Desde que era pequeña me pedía que bailase para él. Siempre se entusiasmaba y eso a mi me subía el autoestima. Vale, puede que no lo necesitase por que de eso me sobraba, pero me ponía muy contenta.

Cogí su pc portátil y busqué la canción de “Disturbia” de Rihana. Corrí, me puse de espaldas a mi espectador y comencé a mover levemente la cadera de un lado a otro, con movimientos rápidos y cortos mientras decía con voz seductora:

-What's wrong with me? Why do I feel like this? I'm going crazy now..( ¿Que hay de malo en mi?¿Por qué me siento así?.Me estoy volviendo loca ahora....)

Le hice una de mis coreografías de la manera mas sensual que pude. Me subí sobre la mesita para el café que estaba frente a él y no dejé de contonearme y bailar como si me fuese la vida en ello. No quise mirarle, prefería simplemente notar sus ojos sobre mi sin verlo directamente. No quería perder la concentración. Pero cuando llegué a cierta parte de la canción, me bajé y me puse muy cerca de Yu. Rozando sus rodillas.

-Put on your green lights.We're in the city of wonder. Ain't gonna play nice. Watch out, you might just go under. Better think twice. Your train of thought will be altered. So if you must falter be wise..( Enciende tu luz verde. Estamos en la ciudad de maravilla. No voy a jugar. Ten cuidado, tu fuerza se ha ido abajo. Mejor pensárselo dos veces. Tu tren de pensamiento será alterado. Así que si tú quieres equivocarte debes ser prudente.. )

Entonces su cara cambió de una sonrisa dulce, al espanto en un momento. Me apartó y salió corriendo.
Paré de golpe y me quedé extrañada. ¿Qué había pasado?
A los diez minutos salió y se dirigió a la puerta.

-Te llevo a casa.
-¿Qué?
-Eso. Va, coge tu chaqueta.
-¿Qué ha pasado?
-Ah..nada. Que me han entrado ganas de vomitar. Solo eso, no me encuentro muy bien. Me ha tenido que sentar muy mal la comida.
-Así que yo bailo y tu vomitas. –me indigné.
-No por ti. Enserio, pero mejor que vuelvas a casa.
-Ya, y me llevas tú. ¿No? ¿Y les decimos a papá y mamá qué hemos estado juntos a escondidas?

Se quedó mudo.

-Ya me voy sola.
-No me gusta que vuelvas sola.
-No me va a pasar nada. Es solo coger un bus.
-Pero...
-Hasta otra “tío”.-le di un beso en la mejilla y me marché.

El resto de semana lo pasé bastante chafada. Ira no estaba, se había ido a Milán, y no me opuse por que yo estaba bastante triste y no quería que lo notase. Si estaba lejos no se daría cuenta y no se preocuparía por mi.
El tema de mi madre no dejaba de martirizarme. Quería, necesitaba saber mas de ella. Necesitaba conocerla, que me explicase por que me abandonó... Y luego estaba Nix...Que me miraba de forma extraña y aprovechaba cualquier excusa para acercarse a mi y hacerme sentir incómoda. Y para rematar Yu. Parecía como si cada vez me mostrase mejor que sentía lo mismo que yo pero nunca se lanzaba del todo.

A pesar de todo aquello que me pasaba por dentro, mi cara mostraba una radiante sonrisa, como siempre. No quería dar pena ni que nadie supiese que estaba mal. Mi orgullo ante todo. Yo era Yulia Vivienne, una diva, la mejor, y siempre tenía que estar perfecta. Pasase lo que pasase.

Entonces, aquel sábado, me acordé que Yu había dicho que Romeo era amigo de mi madre. O sea, el debía saber algo mas que los demás... Tenía que tener algún teléfono, alguna dirección...Algo.
Así que puse en marcha un plan. Le dije a papá que por que no invitaba a los tíos a comer. Que hacía mucho tiempo que no comían todos juntos. Y así hicieron. En casa había un ambiente muy raro. Se notaba que Yu y Romeo no habían echo las paces.
Pero mientras tomaban el café, escuché que iban a ir juntos al cine.
Era el momento perfecto.
Entré en el cuarto de mis padres donde habían dejado las chaquetas todos y del bolsillo de la de Yu, saqué las llaves de su piso.
Luego me inventé que había quedado y salí corriendo. Durante mas de dos horas no habría nadie en su casa. Podría registrar el cuarto de Romeo sin que se enterasen.
O eso creí yo...
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:51 pm

Capítulo 31: ***RECUERDOS*** (Vivi)



Al llegar fui directa a la habitación de Romeo y me puse a registrar por todos lados pero sin que se notase. Me volví loca buscando y nada. Al abrir el armario vi tres agendas telefónicas. Las cogí y comencé a ojearlas. Eran todo números de chicas. ¿De verdad existían? ¿Los hombres aun hacían aquello?
Meneé la cabeza divertida y me di cuenta que aquello podía ser una respuesta. La sonrisa desapareció de mi cara cuando miré por la letra L y vi “Leyna” escrito. ¿Lo malo? Habían dos. Miré en las otras dos agendas y encontré tres Leynas más.
Bufé. Miré a mi alrededor en busca de un papel para anotar los cinco números pero entonces escuché el sonido de la puerta y las voces de Romeo y Yu.
Del susto metí un bote y nerviosa como estaba arranqué las páginas de las agendas y las tiré al armario.
Di dos pasos nerviosa sin saber que hacer hasta que al escuchar mas cerca sus voces, me metí yo en el armario. La puerta se me quedó entreabierta y dejé de respirar cuando ambos entraron al cuarto.

-¡¡¿Qué te pasa?!! ¿No puedes ni fingir un poco estando con nuestros amigos? ¿No podías haber ido al cine con todos?-se quejó Yu.
-Ya te dije que si querías que fueras tú. Yo no estoy de humor.
-¡Hace días que estás así conmigo!
-Y a ti te da igual. Me lo has dejado claro.
-No me da igual, pero si no eres capaz de entender lo que siento por Vivi....
-¿Cómo cojones quieres que entienda que te pone tu sobrina?
-¡No me pone!
-¡Venga ya Yu! ¿No te has empalmado nunca pensando en ella?

Yu se quedó en silencio. Eso era mas que una respuesta. Sonreí.

-¡Perfecto!
-Si ya lo sabías ¿por que te escandalizas ahora? Tan solo me ha pasado una vez... El otro día que estuvo en casa... Se puso a bailar y...
-¡¡Cabrónazo!!
-No era mi intención. Y supongo que es lógico. Es guapa y bueno tiene talento...Pero no siento nada por ella.

Aquella fue la primera puñalada.

-¡No mientas!
-Te lo juro. Yo la veo como a mi niña, pero no en sentido sexual. Solo que es especial, la trato como me sale... Pero no es nada raro ni malo. Enserio...No se por que no lo entendéis. Lo del otro día no tiene importancia, no para mi. Simplemente mi cuerpo reaccionó a un estímulo.

La garganta comenzaba a dolerme y las lágrimas amenazaban con salir.

-Joder Ro... Hicimos un pacto. Solo nos acostaríamos con las tías que ambos sabemos y juntos. Yo no lo he roto...

¿Pacto? ¿Habían pactado aquello? No lo entendía.

-No me vengas con esas ahora. ¡Aléjate ya de esa niñata egocéntrica!
-¡Romeo! ¡No empieces de nuevo!
-Mira, me da igual que sea hija de Kiro y Strify, pero las cosas como son. Esa chica no trae mas que problemas. Se cree que se va a comer el mundo, y no se da cuenta que a la que se van a comer es a ella. ¿no ves que quiere echar un polvo contigo? ¡Está jugando contigo Yu!
-¡Vale ya!
-¿Te jode mucho verdad que diga esto?
-¡Basta!
-Vivi va a terminar siendo una fulana.
-¡No lo vuelvas a decir!
-¡Es para lo que ha nacido! ¡Solo hay que verla! Es la típica chica a la que nos follamos nosotros. Tías que se acuestan con cualquiera.

Yu le pegó tal puñetazo que lo estampó contra la pared. Romeo enseguida se revolvió y se enzarzaron en una nueva pelea. Pero esta vez iba a tener un final diferente.
Cuando quise darme cuenta se estaban besando.

Noté como mi cuerpo temblaba. ¿Qué estaba pasando? Entonces mi mente recordó algo que tenía enterrado. Mi mano se asió al anillo que colgaba de mi cuello.
Yu me lo había dado cuando...Cuando le vi con Romeo...¡¡Con Romeo haciendo el amor!
Y ahora estaba sucediendo de nuevo lo mismo. Pero yo ya tenía diecinueve años y era consciente de la situación. En cuestión de segundos se estaban desnudando.
Las piernas me fallaron y las puertas del armario se abrieron.
Me caí de rodillas ante la mirada de pánico de ellos.

-¡De puta madre! ¡¿Qué haces quí?!-espetó Romeo.

Yu solo me miraba asustado.

Romeo se puso la camiseta y luego tiró de mi poniéndome en pie y me sacó prácticamente de arrastras de su cuarto. Yu no nos siguió. No hizo nada.
Ro me llevó hasta su coche y fuimos de vuelta a mi casa.

-Deja en paz a Yu. ¿Me oyes? Creo que te has pasado de la raya ya.-me dijo de camino.

Yo no reaccionaba. Eran muchas cosas.
Cuando mis padres nos vieron aparecer, enseguida hicieron que me soltase.

-¡¡Estaba escondida en mi armario!! ¿Qué hacía vuestra hija en mi casa y en mi armario?

Papá me miró y mamá simplemente agachó la cabeza.

-¿Yulia?-inquirió papá.

No articulé palabra. No podía.

-No quiero que vuelva a pisar mi casa. O la controláis vosotros o al final los que vamos a terminar mal somos nosotros. Y os recuerdo que tenemos una gira pronto...Yo ya estoy cansado de ella. De todo esto.
-Vivi...Ve a tu cuarto...-musitó mamá.

Arrastrando los pies hice caso y tal como vi la cama me dejé caer sobre ella. No lo evité mas y me puse llorar. De rabia, de dolor, de confusión.
Ver a la persona de la que estas enamorada acostándose con otra es duro, pero verla con otro hombre... Y escuchar todo aquello que habían dicho...

Yu no sentía nada por mi... Y yo todo aquel tiempo pensando que si... Estaba segura... ¿Pero ahora que? Encima parecía que había otra gira y no me habían dicho nada.
Me ocultaban las cosas. ¿Acaso creían que no era capaz de entender? ¿Qué era una niña todavía?

Entonces mi móvil comenzó a sonar. Era Yu.

-¿Yul? ¿Estás bien? ¿Dónde estáis?
-¡¡¿Por qué nunca me dijiste nada?!! ¡¡Nada de secretos!! ¡¡Eso me decías tú a mi!! ¡Que éramos diferentes a los demás! ¡Que me querías!
-Ya...Y es cierto... Pero esto...Joder... No es lo que parece...Solo somos amigos...
-¡No empieces! Me dices a mi sobre él lo que a él le dices sobre mi.-sollocé.
-Ei Yul, tranquila cielo.
-¡No me llames así! ¡Ya no!
-Pero...
-¡No! ¡Dime por que me enviaste las flores! ¿Por qué me dices cosas bonitas? ¡¿Por qué dices que somos especiales? ¡Que no te importa lo que piensen! ¡Luego vas dando explicaciones a todos!
-Es cierto, bueno...Yo.. Es que es raro...Pero tú eres mi niña, mi sobrina...Mi...¿Ramo?

El llanto ya no me dejaba hablar y encima de fondo escuchaba a mis padres discutir.

-Yo no te he enviado ningun ramo..
-¡No mientas!-me enfadé- La tarjeta tenía un fénix y me llamabas de “pequeña diva”.
-Enserio, no he sido yo...

No quise seguir hablando con él. Colgué.

Me acerqué a la puerta y escuché lo que hablaban en el comedor. Romeo se había marchado ya, solo escuchaba las voces de mis padres.

-Si es que ha salido a ti... Siempre haciendo cosas que joden a los demás.-espetó mi padre.
-¡¿Cómo?! ¿Te recuerdo quien es el que la ha consentido siempre?-inquirió dolida mamá- ¿Y a que viene eso de haciendo cosas que joden a los demás?
-¿Te recuerdo a Marc? ¿Te recuerdo tu “suicidio”? ¿Leyna?
-¡Eso pasó hace veinte años! ¿Cómo me echas en cara todoe so?
-Pues que Vivi sea así por algo será.
-Si, por tu culpa.

Encima discutían por mi... Me dolía el pecho, estaba desorientada, estaba sola. Mesentía fatal. Quise irme de allí. No podía seguir escuchando. No quería seguir escuchando.
Sabía que no podría salir por la puerta. Las cosas estaban muy mal. Así que salí por la ventana y me dirigí al colegio. ¿Por qué? No lo se. Solo se que las casualidades no existen. Me apoyé en la verja cerrada y de pronto unas manos se posaron en mi hombros que temblaban al yo llorar.
Solo me giré y me abracé a él, hundiendo mi cara en su pecho y agarrándome con fuerza su chaqueta
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 966
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 7:12 pm

changos...
pbre yul..ver eso a de ser traumante...
ah..pero alli andava..de chismosa...
Stress Estupefacto
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 986
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 11:41 pm

a la triplemierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
pobre de la yuuuuuuuuuuuul,,,! a nadie le gustaria
ver al tipo que te gusta follando.. y mnos si es cn otro tipo!
nooooooooooo! y la iraaa.. y la daneee.. y el lucaaa
omg!! estos cap estan para morirseee.. siguelo kirinaaa!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:55 am

Capítulo 30: ***MI COLEGA*** (Iván)



¿Cómo había terminado allí?
Estaba apoyado contra la puerta de la casa de Sam, esperando que saliese.
Al final había llamado a sus padres... Al principio no la dejaban, pero al final nos habían concedido el viernes para salir un rato. A penas tres horas.
Eso me reconfortó, al menos no tendría que desperdiciar todo un día.
Encima desde la discusión con Dalia no había vuelto a clase. Se había “puesto mala”. Y yo andaba con un calentón encima y una rabia que me consumían....

Escuché el sonido de la puerta y apareció Sam, o mejor dicho Sarah Maisie, vestida como una muñequita. Esa no era Sam, era Sarah sin duda. El pelo recogido en dos coletitas y con un vestido rosa que hacía daño a la vista.
Sonreí por compromiso y su madre, por cierto una mujer muy guapa y de apariencia dócil, me la devolvió. La recordaba de verla en alguna serie de televisión y en algunas revistas, pero al natural era mas sencilla.

-Tú debes ser Iván.
-Si. Ese soy yo.
-Mira, llévala siempre de la mano, no la dejes en ningún momento. Y dentro de tres horas os quiero aquí de vuelta. ¿Vale?
-Claro. No se preocupe.
-Mamá, ya lo sabemos.
-Ya hija pero..
-No se preocupe.

La tomé de la mano y caminamos hacia la parada de bus. Una vez allí la guié para que se sentara y yo me puse a su lado.

-Estoy horrible ¿verdad?-mas que una pregunta era una afirmación.
-No... Estás...Estás...
-Ridícula.
-No. Estás muy guapa.
-No seas mentiroso.
-De verdad Sarah Maisie, estás muy guapa.-intentaba aguantarme la risa. Parecía un pastelito.
-Quedamos que sería Sam para ti.
-Ya, pero es que creo que sería un insulto si digo el nombre de Sam dirigiéndome a ese vestido.-no aguanté mas- Jajajajajajajajajajajajaja.
-Llévame al centro comercial ya.-me exigió.
-¿Al centro comercial?
-Si.
-¿A cual?
-Cualquiera. Vamos de compras.
-A ver, Sa...Sarah..jajajaja-paré- lo siento. Sarah, ¿tenemos solo tres horas y quieres ir de compras?
-Seguro que solo me falta la guinda en la cabeza para ser todo un pastel.-frunció el ceño- ¿A que si?
-Si.-admití.
-No pienso hacer el ridículo.
-Vale, vayamos entonces, pero, ¿llevas dinero?
-Claro que si. He sacado de mi hucha. –me aclaró.
-Ok.

Subimos al autobús y pude ver como todo el mundo nos miraba. O mas bien la miraban.
La llevé a uno de los centros comerciales que mas me gustaban y una vez en la entrada le pregunté:

-¿A que tienda quieres ir? ¿Te llevo a las que van normalmente mis hermanas?
-No. Llévame a las que vas tú.
-¿Yo?
-Si.
-¿Estás segura?
-¿Cómo vistes? No puede ser peor que lo mío.
-Yo...-me miré de arriba abajo.- Hoy llevo unos tejanos negros, un suéter negro con unas letras en blanco y una chaqueta de cuero negra.
-¿Eres heavy?
-Mas o menos. Si, podría decirse que si.
-Mmmmm...Interesante.... ¿Tienes el pelo largo entonces?
-Un poco, aunque no mucho. No me llega a los hombros. –aclaré.
-¿Puedo tocarlo?
-¿El pelo?
-Claro. ¿Qué si no?

Me reí de la situación.

-Claro. –cogí su mano y la guié hasta mi cabeza.
-¿De que color tienes los ojos?
-Azules. ¿Por qué tantas preguntas?
-Intento hacerme una idea de ti. –se apartó levemente-¿Vamos? Necesito ropa.

Comenzó a caminar sin esperarme y se chocó contra un hombre. La sujeté del brazo y ella se llevó una mano a la cabeza y con una sonrisa muy amplia dijo:

-Siempre se me olvida que no veo.
-Deja que yo te lleve.

Al final escogí para ella un atuendo que le quedaba mucho mejor que lo que su madre le había puesto, pero al llegar a la caja, sacó dos billetes de diez euros.

-Son cuarenta.- mencionó la dependienta.
-Ya. Aquí tiene.
-He dicho que son cuarenta. ¿Está sorda?
-No. Está ciega.-intervine- Ya pongo yo lo que falta. Y ¿por qué no te compras un poco de tacto? Creo que lo necesitas.-no me había gustado nada que a tratase así.

Una vez fuera me pidió disculpas por no traer dinero suficiente.

-Pensé que eran de veinte...
-No te preocupes.
-Cuando lleguemos a casa te los devuelvo.
-Vale, tranquila.
-¡Quiero chocolate!-cambió de tema repentinamente.
-¿Qué?
-¡Que quiero algo de chocolate! ¡Vamos! Nos va a salir gratis.
-¿De que hablas?
-Tú sígueme la corriente. Vamos a entrar en una tienda de chucharías, y tú vas a salir haciéndote el despistado. Entonces entro yo en acción.
-Ei ei Sam.
-Será divertido. Ya verás.

No entendía nada pero hice lo que me dijo. Entonces de pronto explotó en un llanto desconsolado e irritante para el oído. Mi primera intención fue correr hacia ella pero enseguida entendí de que iba aquello.

-¡Mi hermanooo! ¡Quiero a mi hermano! ¡No lo encuentro! ¡No veo!

Un par de personas, incluidas el dueño de la tienda la intentaban consolar pero ella seguía en sus trece, hasta que al final cuando vi que ya era suficiente volví y dije que era su hermano.

-¡Iván! ¡He pasado mucho miedo! ¡¿Por qué me has dejado sola?!
-Chico, ¿cómo has dejado a tu hermanita ciega sola?
-Yo..Es que me despisté un momento y...Lo siento...Ya estoy aquí cielo...-la abracé.
-Va bonita, no llores mas. Toma.-le puso en la mano una bolsa llena de chocolatinas y chucherías- Va, sonríe que eres muy guapa.
-Gracias...Gracias por todo.-musité.

Salimos de allí y nos sentamos en un banco fuera del centro comercial.

-¡¿Cuántas veces has hecho antes esto?!
-Es la primera.
-¿La primera?
-Si.-cogió una chocolatina y comenzó a comérsela- Lo había visto en películas.
-Jajajajaja.
-Si quieres una camiseta nueva o algo me lo dices y montamos el numerito de nuevo. –se jactó.
-Lo tendré en cuenta cuando sea pobre.
-Ya que soy ciega, tendré que sacarle algo de provecho ¿no? Me niego a hundirme por esto...
-Se me hace raro ver que te lo tomas tan....
-¿En broma?
-Si...
-Ya está mi made para llorar por las esquinas. Yo soy una mujer fuerte. Que lucha.

Me hizo gracia verla a ella que parecía tan niña, que era una niña, pronunciando aquello.
Eso me hizo pensar en el motivo por el cual estaba así. ¿Qué habría sucedido para que perdiese la vista? Sabía que había estado unos días desaparecida y que lo que tenía era psicológico pero...¿Qué? Tuvo que ser fuerte lo que pasó...

Las horas se nos pasaron volando, y cuando me quise dar cuenta ya estábamos caminando hacia su casa.

-Gracias por cumplir tu palabra.- declaró.
-¿Por traerte a casa a la hora acordada?
-No, por llevarme contigo.

En aquel momento me di cuenta que me había gustado pasar aquel rato con ella. Que no quería que terminase. Me lo había pasado bien... Genial. Como con una amiga. O mejor, por que las de mi clase, que tenían mi edad, eran todas patéticas. Preocupándose solo de su aspecto. Sam era como un niño mas. Como un colega mas.
Así que cuando la dejé en su puerta le dije que no me tenía que pagar nada.

-Si, te debo veinte euros.
-No, me debes quedar otro día conmigo.
-¿De verdad?
-Si.

Lo dije en serio. Me apetecía. Ya no pensaba que era una pérdida de tiempo estar con ella, ahora, Sam era algo mas. Era mi amiga. Era mi colega.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:56 am

Capítulo 32: ***ACORRALADA***(Vivi)




-Vamos pequeña diva, no llores.-susurró.

Escuchar aquello me sacudió por dentro. Paré de llorar de golpe. Le miré y él sonrió.

-Así me gusta Britney. Que me obedezcas.
-¿Cómo me has llamado?-inquirí.
-Britney. ¿Por? ¿Eres sorda a parte de ser superficial?
-No, antes.
-Mmmmmm.
-¿Me has llamado pequeña diva?
-Si, eso creo.

Fruncí el ceño confundida.

-¿Tú no sabrás nada de un ramo...?
-¿Lo recibiste? Entonces eres una desagradecida. Ni siquiera me diste las gracias ni nada.
-¡¿Tú?!-exclamé.

Aquello era irreal. ¿Por qué me había echo aquello? Estaba jugando conmigo. Nix hacía que me sintiese mas perdida aun.

-¡¿Por qué?!-pregunté.
-Te lo envié como disculpa por nuestro primer encuentro. Si se que te sienta así de mal te envió mas ramos.-se jactó.
-¡¡¿Qué sabes de Yu?!! ¡¡¿Qué pretendes conmigo?!!-le exigí.
-¿Yu?
-Si, mi tío. El que viste el primer día. El que me vino a buscar.
-¿El que te pega?
-¡No me pega!
-Bueno pero es ese ¿no?

Asentí con rapidez.

-Solo se que tú estas pillada por él, que eres la típica fan tonta que se “enamora” de su ídolo, por que se te nota, y qué él es el típico guitarrista chulito salido que le ponen las adolescentes.
-¡No hables así de él!
-Ves, lo que yo diga.
-¿Por qué pusiste un phoenix en la tarjeta?-seguía sin cuadrarme.
-¿Por qué? Pues muy simple. –se quitó la chaqueta y levantó un poco su suéter y bajó un ápice sus pantalones, dejando ver en su cadera, cerca de la ingle un tatuaje de un pequeño phoenix.
-¿Estás de broma?
-No.
-¿Por qué llevas eso tatuado?
-Pues por que es mi nombre. Simboliza mi nombre.
-¿Cómo? Te llamas Nix....
-Si y no. Ese esa es la abreviatura de mi nombre. Yo me llamo Phoenix. De ahí el Nix.
-No..No...-toda mi teoría de que Yu sentía algo por mi se desmontaba aun mas. Aquella noche me estaba destrozando el corazón.

Mi cuerpo no aguantó mas y perdí el conocimiento. Al despertar, ya no estaba en la calle. Estaba en una habitación desconocida. Y Nix estaba hablando por teléfono en voz baja. Entonces se giró y al verme colgó.

-¿Estás bien? Te has desmayado.

Me incorporé de golpe.

-¿Dónde estamos?
-En un hotel. –sonrió.
-¿Qué?
-A ver, creo que es lo mejor. Te he encontrado llorando histérica en el colegio, y para que tú vayas allí, tienes que estar muy mal y haber pasado algo chungo en tu casa. Así que allí no querrás volver. Por eso te he traído aquí.
-Vete.-dije.
-¿Qué?
-Que te marches. Quiero estar sola.
-Si claro. ¿Tienes dinero para pagar el hotel?-preguntó.
-No...Ya te lo devolveré.
-De eso nada. Me lo vas a devolver ahora.
-No puedo. No tengo.
-Pues tendremos que llegar a un acuerdo. Yo no pienso pagar un hotel y no sacar nada a cambio. –arqueó las cejas- No se si me sigues.

De nuevo la sensación de agobio, de encontrarme acorralada.

-No se a que te refieres...-mentí.

Se acercó y se sentó a mi lado, poniendo su mano sobre mi rodilla.

-No es que seas mi tipo, pero supongo que para un polvo servirás.

Me aparté en el acto y me arrinconé en una esquina.

-Nix...No tiene gracia.
-No pretendo que la tenga. ¿Qué pasa? Es solo sexo. ¿Vas a hacerme ascos? Por que perdona que te diga estoy muy bueno. En todo caso es un favor que te haría. Eres una enana a la que nadie soporta. No creo que te lluevan las ofertas de este tipo.

¿De que iba aquel tío?

-¡Que te jodan Nix!¡Déjame en paz! Vete o llamo a la policía. –le amenacé.
-¿Con que teléfono?

Miré a mi alrededor y estaba a su lado de la habitación. El corazón me iba a mil pulsaciones por minuto. Su mirada me daba miedo. Nix me daba miedo.
Durante unos minutos nos quedamos así, yo a la defensiva y él sonriendo, pero al final, Nix se tumbó en la cama y puso la tele.

-¿Qué...haces?-inquirí.
-¿No es obvio? Veo la tele.

Sin duda no hablábamos el mismo idioma.

-¿Pero...?
-Visto que no cedes y que violarte supondría un malgaste de energías y no sería nada divertido, prefiero esperar a que te dejes y pueda verte la cara de satisfacción.

No me moví del rincón.

-Vamos Brit, túmbate aquí, no pienso violarte. En serio. Relájate.

Seguí en mi sitio.

-Venga ya. Prometo no abusar sexualmente de ti. –alzó las manos- Ves, no tengo los dedos cruzados. Y cumplo mis promesas.-sonrió- No voy a irme por que creo que esta noche no es bueno que estés sola. Necesitas a alguien a tu lado. Enserio.-sus ojos habían cambiado. Ahora eran compasivos. No había agresividad en ellos.

Estaba cansada, así que me senté y poco a poco me fui tumbando. Al principio, tensa, vigilando cada movimiento de Nix, pero al final me quedé dormida.
Cuando me desperté sentía el calor de unos brazos que me rodeaban. Él me tenía presa entre su cuerpo de una manera protectora y dormía.

Había cumplido su palabra. No me había echo nada.
A pesar de todo lo que había sucedido y del miedo y la desconfianza que me provocaba aquel chico, sentir su cuerpo me hacía sentir protegida.

-¿Mejor?-susurró de golpe haciendo que me asustase.
-Si...Si..creo.
-Ves. Te has dormido del tirón. Como un angelito. Veo que a surtido efecto mi plan.
-¿Tú plan?
-Si. Lo de “intentar” echar un polvo contigo.
-¿Cómo?
-Jajajaja. Pues mi intención era asustarte para que te olvidases de todo lo que te preocupaba y había echo que te desmoronases. Así has conseguido relajarte y dormir. ¿Verdad?

Nuevamente me descolocaba.

-¿No querías acostarte conmigo?-inquirí.
-¿Acaso te indigna eso?-esbozó una sonrisa.
-No..Yo...-otra vez sin palabras.
-Bah, te responderé. Si y no. O sea , si me decías que si, también te olvidarías de los problemas. Así que era un plan que no podía fallar. Tanto si aceptabas como si te negabas.

Tan solo hacía dos semanas que le conocía y ya había logrado minar mi cabeza. Ya no sabía distinguir cuando hablaba en serio o cuando no, o si pretendía hacerme daño o no.
¿Quién era realmente Nix y que quería de mi?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:56 am

Capítulo 33: ***MI “PADRE”*** (Irae)



-Aquí lo tienes. Todos contentos ahora.-sonrió.

Le miré furiosa. ¿Por qué se lo había tenido que devolver? ¡No era justo que ella tuviese un anillo de Luca!

-¿Vamos?-le tendió la mano a la chica- Lo siento prima, es que hoy tengo una cita con una chica de mi edad y de mi ciudad. Ya nos veremos si eso. Me llamas y si tengo un hueco quedamos, si no, pues otra vez será.

Me quedé con la boca abierta. Luca mi Luca...¿Me estaba histeriqueando? ¿Estaba pasando aquello de verdad? Me había devuelto mis palabras a modo de venganza. ¡Era un crío!

Él y “su chica” se marcharon de allí cogidos de la mano y yo me quedé sin saber que hacer.
Al principio casi me vengo abajo, pero enseguida, cuando estaba a punto de ponerme a llorar reaccioné. Estaba allí por un motivo. Estaba allí para arreglar las cosas con él, no para llorar por las esquinas y dejar que una cría se lo quedase.
Mil veces mi madre me había dicho que no podía ser tan débil, que tenía que afrontar ciertas cosas yo sola. Sin la ayuda de Vivi.
En aquel momento me di cuenta que esto supondría un reto para mi. Allí estaba sola. Nadie me defendería, así que tenía que hacerlo yo.
Admito que aquella noche durante la cena apenas hablé. Solo pensaba y pensaba en que hacer.

-¿Has pensado ya el menú de mañana cielo?-le preguntó Pedro a su mujer.
-Mañana creo que llamaré a un catering. Es que no me encuentro muy bien.-comentó ella- Y cocinar para tantos..l.
-¿No te encuentras bien?-puso su mano sobre la frente de ella y torció el gesto- Fiebre no tienes. ¿Qué te pasa?
-Nada importante. Solo estoy mareada.

Allegra dejó caer la cuchara en el plato y salpicó con la sopa a su alrededor.

-¡No me jodas!-espetó.
-¡Ragazza, le sue parole!-le reprendió Pedro.
-¡Otro criajo no! No quiero mas mocosos en casa. ¡¡Existen los condones!!-soltó sin ningún reparo delante de todos sus hermanos. -¡Es una coneja!

Pedro respiró profundamente y luego se puso en pie.

-Vete a tu cuarto y no salgas hasta que te diga. Ah, y te acabas de quedar sin posibilidades para que te firmemos el consentimiento de tu próximo spot.

Ella pretendió hablar pero él con una mirada la calló.

-Y cuando hayas pensado en lo que has hecho te disculpas con tu madre y con tus hermanos. ¿Entendido?

Agachó la cabeza y se marchó. Parecía mentira de que manera se imponía. Pedro no era una persona dura, pero sabía como y cuando intervenir, y eso sus hijos lo sabían respetar.

-¿Vamos a tener otro hermanito?-preguntó Lucia seria.
-¿Otro bebé? ¡Yo quiero!-intervino la pequeña Dolce de seis añitos con una amplia sonrisa.
-¡¡Otro nene!!- dijo Patrick con su vocecita.
-¡Nito!-le imitó el peque de Predo Junior mientras golpeaba su cucharita contra su trona.
-Eh, eh. Tranquilos bambini. No hay ningún otro bebé. Solo me encuentro mal.
-¿Seguro?-inquirió Simón que se había mantenido al margen de la conversación.
-Si.-Paola sonrió para tranquilizarles.
-¿Puedo levantarme ya? Ya he terminado.-comentó Lucia.
-Claro fliglia.-asintió-Y llévate a Lucia contigo que también ha terminado.

Asintió, y se llevó a su hermanita de la mano.
Entonces Paola se levantó para recoger la mesa pero Simón la paró.

-No mamma. Ya lo hago yo. Tú ve a descansar.-la paró Simón.
-No pasa nada hijo.

Él negó.

-El niño tiene razón. Nosotros nos ocupamos.-comentó Pedro.
-Y yo acuesto a Pedro Junior.-me ofrecí.
-Enserio chicos no es necesario...
-Ve.-insistí.

Bañé al peque y luego lo acosté. Enseguida se durmió. Intenté dormir yo también pero no lo conseguí. Así que salí al jardín y me senté en el césped con una manta sobre los hombros.

-Buona notte bella.-Pedro se sentó junto a mi- ¿No puedes dormir?
-No...
-¿Qué pasa?
-Nada... –mentí.
-Jeje...A mi a tu edad también me pasaba “nada” a menudo.
-Jajajaja.
-¿Algún problema con Allegra?
-No...Ninguno.
-¿Enserio?
-Si.

Puso su mano en mi mejilla y la dejó allí unos segundos mientras ponía una cara extraña, llena de melancolía.

-¿Qué?-inquirí.
-Nada.

Arqueé las cejas.

-Jajajajajaja.-nos reímos al unísono.
-Yo te cuento mi “nada” si tú me cuentas el tuyo.-propuso- Eso si, lo que digamos no puede salir de aquí.

Me quedé pensativa.

-Mi nada tiene fotos.-aportó.
-De acuerdo.-acepté intrigada.
-Bien, espera aquí.

Entró en casa y al momento salió con un álbum de fotos.

-Míralo.-me lo tendió.

Al abrirlo habían montones de fotos mías. Desde pequeña hasta la actualidad. ¿Cómo tenía tantas? Algunas me las había echo cuando iba allí, pero otras eran de Berlín, de mi casa, que me habían echo mis padres. Pero lo que mas me sorprendió fue ver que tenía muchas de yo de bebé con él. Pero muchísimas. Y jamás había visto aquellas fotos.

-¿De dónde...? ¿Cómo...?-no sabía bien bien que preguntar.
-Digamos que durante algo mas de un año yo fui tu padre...

Abrí la boca perpleja.

-Esto tiene que quedar entre nosotros eh.

Asentí.

-Tu madre y tu padre, cuando ella se quedó embarazada, dejaron de estar juntos por cosas que pasaron. Y entonces ella comenzó una historia conmigo... Y naciste tú, y nosotros vivíamos juntos...Yo te veía como a mi hija. Para mi lo eras...Lo eres.-sonrió dulcemente- Pero ella estaba enamorada de tu padre, así que al final ellos volvieron y yo me vine de nuevo a Milán.

No podía creerlo. Nunca me lo habían contado.

-Tu madre me ofreció ser tu padrino y no lo dudé. Además, como sabe que te quiero tanto, me envía muchas fotos tuyas. Yo se lo pedí. Por eso tengo tantas. Este álbum es mi tesoro. –cambió de página y pasó las yemas de sus dedos por encima de una foto en concreto. Una en la que yo estaba adormilada sobre él- Nunca me he acostumbrado a estar sin ti. Siempre te echo de menos.

Se me llenaron los ojos de lágrimas. Yo no me acordaba de nada, y eso me sabía mal. Me dolía por él.

-Lo siento...
-No, no te preocupes. Es la vida.
-Pero lo has tenido que pasar mal...
-Si.-se encogió de hombros- Pero si tu madre no hubiese tomado aquella decisión, que se que fue la acertada, yo no habría conocido a Pao, ni ahora tendría a mis seis hijos. La verdad, no me arrepiento de el rumbo que tomaron las cosas, pero si que me cuesta verte tan poco. Por que para mi nunca has dejado de ser mi hija, mi primera hija.

Instintivamente me abracé a él y este acarició mi pelo.

-Bueno, mejor cambiemos de tema que me pongo melancólico.
-Vale, pero quiero una copia de esa foto.-señalé por la que él había pasado sus dedos.
-Claro. ¿Qué te pasa Ira?
-Bueno... Me he peleado con Luca...
-Lukita, ¿el de Ka?
-Si...
-Aja...
-Y ahora no me habla...O si, pero mal...O sea...Quiero disculparme pero no me deja...
-Ya veo...Entiendo...
-Es eso...No me gusta estar mal con él...
-Pues no te preocupes, eso déjamelo a mi. Mañana vienen todos a comer.
-¿Todos?
-Si, los del grupo con hijos y mujeres.
-¿Luca viene?
-Si, y yo me ocuparé de que hable contigo, o al menos que te escuche. –prometió.
-No pero...
-Pero nada. Y ahora a dormir.-cogió el álbum y me ayudó a levantar.

Todo lo que me había contado me había dejado pensativa. Mamá y Pedro...¿Juntos? Él me hizo de padre...Mamá y papá se dejaron aun y cuando me habían tenido... No lograba imaginarlo. Yo a mis padres les veía tan unidos..., no se, él hacía todo lo que ella decía, y ella le miraba siempre de manera especial, embobada. No los imaginaba separados. Pero ahora entendía mi vínculo con Pedro. Había sido mi padre.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:57 am

Capítulo 34: ***DESAHOGADO*** (Iván)




Al llegar a mi casa se me hizo extraño no escuchar el piano. Claro, Irae estaba en Milán.
Hasta aquel momento no había pensado en aquello, pero realmente no me gustaba nada que se marchase tan lejos. Allí no la podía defender o controlar.
Me eché al sofá junto a mi padre.

-¿Qué tal el día?-pregunté.
-Bien. ¿Y el tuyo?
-Bien.
-Tiene que haber ido mas que bien. –comentó.
-¿Por?
-Por que te has sentado a mi lado, me has preguntado como me ha ido el día, no estás de mal humor por que Ira no esté, estás sonriendo y no te has encerrado en tu cuarto con la música a todo volumen.

Hinché mis mejillas con aire como si pusiera pucheros y me encogí de hombros. Luego solté el aire lentamente.

-No se, ha sido un día diferente. Solo eso. He estado con la hija de Liese.
-¿Cómo?
-Si, con Sam.
-¿Sam?-frunció el ceño- No recuerdo que...
-Bueno, quiero decir Sarah Maisie.
-Ahh. ¿Y como que has quedado con ella?
-Es simpática. Me cae bien.
-Aiiiii que te gusta ehhhhh.-puso cara de lelo y comenzó a darme empujoncitos en el hombro.

Me daba vergüenza ajena. Le quería por que era mi padre pero...¿Cómo mi madre con su carácter se había enamorado de un pringado así?

-No. Me cae bien como amiga.
-Te guuuuuuuuuustaaaaaa.-continuó.
-No.
-Siiiiii.
-Es una cría. No me gusta. A mi me gustan las mujeres.
-No disimules hijo. Se te notaaaaa.
-¡Joder que no, que me ponen las tías a las que me puedo follar!-grité.

Entonces de la nada la mano de mi madre apareció e impactó contra mi cabeza con fuerza.

-Auuuuu.-me quejé.
-¿Qué dices niño?-me miró expectante y seria.
-Que...Que...
-No busques excusas que te he escuchado.
-Lo siento...¿Perdón?-sonreí como un buen chico.
-Anda, tira para tu cuarto y te relajas.-señaló el pasillo.
-¡¡Ha sido culpa de papá!-le acusé.
-¡No! ¡Es él!-se defendió.
-¡Ha sido papá!-insistí.
-¡Ha sido Iván!
-¿Te vas o te llevo?-su mirada me dio grima.
-Me voy.-respondí.

Al pasar por su lado me dio una palmadita en la espalda y me sonrió afectuosamente.

-Y tú, deja al niño en paz. Pareces mas crío tú que él.-le recriminó a mi padre.
-Pero es que...
-Pero nada.

Me reí sin poderlo evitar y recibí el impacto de un cojín en el cuello.
Al girarme le vi a el hacerme burla. Entré en mi cuarto y puse música. Pero por la noche, mientras mis padres se habían ido ya a dormir, me puse a ver porno y enseguida mi “amiguito” se despertó. Pero no quería hacérmelo yo solo. No... Así que no me lo pensé dos veces, me vestí y salí de casa sin que se diesen cuenta.
En taxi, fui hasta casa de Dalia. Aquello que hacía era arriesgado, pero quien no arriesga no gana ¿no? Comencé a llamar al timbre reiteradamente hasta que contestó.

-O me abres o monto un escándalo aquí.-la amenacé.

Contando con que eran las doce y media de la noche, me abrió al momento. Subí a zancadas las escaleras y me esperaba en la puerta con una bata blanca y cara de susto.

-¿Qué haces aqu...?

No le di tiempo a terminar la frase. La empujé dentro y la callé con un beso. Noté como al principio se resistía, pero en apenas unos segundos dejó de forcejear y se dejó hacer. Me separé un poco de ella para verla, ver su cara, su reacción, y simplemente vi a una gatita asustada. Torcí la cabeza y sonreí.

-No voy a obligarte a nada. ¿De acuerdo? Solo voy a convencerte para que te dejes. Yo te doy motivos por los cuales debes dejarte, y si no te convenzo en cinco minutos me marcho. ¿Vale?-propuse.
-¿Qué...dices?
-Eso. ¿Qué opinas? No quiero violarte, eso no es de hombres.
-....
-Puedes decirme que no te he convencido con mis argumentos. ¿Qué dices? Solo te daré tres.
-Vale..Dime. ¿Por qué debería dejarte y no echarte de mi casa y hablar con el colegio y tus padres?
-Bien pues, el primer argumento es el siguiente.

Me acerqué de nuevo, pasé mi mano por su espalda y la apreté contra mi. Fui bajándola hasta que agarré una de sus nalgas e hice presión haciendo que notase mi erección son su sexo aun cubierto por su ropa interior y el camisón.
Ella soltó un leve gemido pero se mordió el labio y cerró los ojos.

-¿Y....El segundo?-consiguió decir.
-El segundo es este...

Rocé mis labios en su cuello y con mi lengua reseguí su contorno hasta llegar a su mandíbula y por último a su boca, donde la introduje y lamí la suya.

-¿Y...e...el...ter...tercero?-tartamudeó.

Le guiñé un ojo y sin mas metí mi mano libre bajo su ropa interior y comencé a pasar mis dedos por su clítoris.
Las piernas le fallaron y la tuve que sujetar yo.

-¿Qué dices? ¿Me voy?-inquirí sin dejar de masturbarla.
-I...Iván....
-¿Me voy?
-N....no...
-No te escucho.
-No.-dijo mas fuerte.
-Eso creía. –la cogí en brazos y me la llevé a su cama,

La tumbé y ella misma me ayudó a desnudarla y a desnudarme. Me coloqué entre sus piernas tan pronto nos quedamos sin prenda alguna y la penetré, dibujando una sonrisa tímida en su cara.
Hicimos el amor de nuevo. Cuando terminé me vestí y me marché.

Nadie en mi casa se dio cuenta de mi salida nocturna, por suerte.
Y el sábado, nada más despertarme, vi en mi teléfono un mensaje de voz.

“Hola Iván. Mañana tengo mi primera visita con el médico. Y durante una semana tengo que ir cada día. Es a las seis de la tarde. Te lo digo para que no me llames ya que no creo que podamos vernos....Bueno, ya me has entendido, que puedas verme. Jajajaja. En fin, supongo que mas adelante si algún día te aburres y quieres, ya sabes. Y gracias por lo de ayer. ¡Adiós!”

Sin saber por que me entró un malestar general. Ahora que me había desahogado con Dalia, podía pensar mas tranquilamente. Y verdaderamente quería construir una amistad sincera con Sam. ¿Le hacía caso y esperaba a la siguiente semana o me presentaba en la consulta del loquero ese y la sorprendía?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:57 am

Capítulo 35: ***GRANDES MALENTENDIDOS*** (Luca)



Como cada sábado, estábamos a punto de llegar a casa de Pedro. Mi padre conducía mientras mi madre le contaba no se que de un sueño. La verdad no les escuchaba, simplemente miraba por la ventanilla del coche.
En mi interior había un remolino de sentimientos. ¿Era correcto lo que había echo la noche anterior con Dane? ¿Tomé la decisión adecuada?

-¿Me puedo quedar a dormir a casa de los tíos?-inquirió mi hermana.

Mi madre miró hacia detrás.

-¿Pa que quieres quedarte?
-Porfa. Quiero que Allegra me pinte.
-No me gusta na eso hija.
-¿Por?
-Sabes que Allegra no es una niña...mu normal amos. No me termina de caer bien.
-Mamá, sabes que Allegra es amiga mía.-intervine.
-Lo se, y no me gusta mucho la verdad.
-Mami, por favor.
-Cucha Chiara, no me gusta como es ella, con tan solo 14 años y ya va de un lao pa otro. No. No es normal. Amás s una prepotente. No me seas tonta niña. Tú con tus amiguitas del cole si, pero ya está.
-Pero...
-Anna Bella, dolce, amore... Déjala va. Que solo es una noche. Mañana la vengo buscar yo. ¿Qué de malo pueden hacer en una noche?-comenzó papá.
-Ka, no empieces...
-Va....Piensa que nos irá bien a nosotros.-papá le guiñó un ojo a mamá, lo pude observar por el retrovisor.

En sus caras se dibujó una sonrisa.

-Decidido, te quedas a dormir con Allegra..-cambió de opinión mi madre.

“Genial”, pensé. Aquello suponía que debería dormir con tapones esa noche.
No tardamos mucho en llegar. Además nos encontramos a Dani con su hija Daniela de cuatro añitos y su novia (no se habían casado) Luna.
Era una niña monísima. Y se parecía mucho a su padre la verdad. Llegó a mi lado y me cogió de la manita.

-Hola Daniela.-me agaché y le besé la mejilla- ¿Cómo estás?
-¡Bene! ¡Baci, baci, baci!-insistió.

Le di otro beso y se puso a reír divertida.

-¡Baci, baci, baci!-repitió.
-Jajajajajaja.-me reí y de nuevo le di otro beso.

A la tercera vez la alcé en brazos y comencé a hacerle cosquillas mientras no paraba de carcajearse.
Al momento, habían salido Dolce y Patrick a recibirnos. Eran dos terremotos. Como Daniela.
Al entrar, Allegra se abrazó a mi.

-Hola prima.
-Hola Luki. Tenemos que hablar. Dane me ha contado lo de anoche.-comentó.
-Ah...¿Qué te ha contado?
-Pues que va a ser. ¡¡Lo de el beso!!
-Shhh. No grites.

Entonces vi a Irae asomada a la puerta mirándonos.

-Ciao...-murmuró.
-Hola.-respondí apartando la mirada.
-¡Hombre! ¡Si aquí está Lukita!-intervino Pedro dándome una palmada en el hombro- Mira, necesito que dos de vosotros vayáis a comprarme unas cosillas.
-¡Papá que vaya otro!
-Tú a tu cuarto. Sigues castigada.
-Pero...
-Señorita a su cuarto.-señaló el camino y ella obedeció.
-¿Qué necesitas?-inquirí.
-Unos potitos para Pedro Junior. Irae sabe cuales son. ¿A que la acompañas?
-Puedo ir solo.-comenté.
-No, Irae tiene que ir por que son unos en concreto que tú no conoces. ¿Algún problema?
-No. Claro...Perfecto.

Él le lanzó una mirada a su aijada y sonrió.

-Vamos.-dije y eché a nadar hacia fuera.

Al principio caminamos en silencio, pero llegó un momento que era mas que incómodo. Nunca me había pasado aquello con ella. Nunca. Y me daba pena... Me daba rabia...

-¿Cuanto te vas a quedar?-pregunté.
-Ah, pues no lo se... Depende...
-¿Depende?
-Si... Luca... He venido para hablar contigo...
-Te dije que no tengo tiempo...
-Ahora si. Ahora no estás con ella... Ayer respeté tu decisión por que tenías una...Una...cita. Pero ahora estamos aquí los dos....

No tenía escapatoria.

-Yo no debí decirte lo que te dije ni tratarte como te traté, pero... Es que... Estaba celosa...
-¿Celosa?-paré en seco.
-Si. Eso. Vi como comprabas el anillo...Pensé que era para mi...Pero no... Bueno... Visto lo que he visto...Pues... entiendo que se lo regales... Si te gusta..Si estás enamorado de ella... Yo... Me hago a un lado...
-¿Desde cuando estás dentro?
-¿Cómo?
-Dices que te haces aun lado. ¿Alguna vez has estado dentro de esto? ¿Qué sientes por mi Ira?
-Eso ya no importa. Besaste a esa chica... –musitó sin dirigirme la mirada.
-¡Ira contesta por favor!
-¡¡Chicosssss!!-nos interrumpió Allegra-¡¡Chicos esperad!!

Venía corriendo.

-¿No estabas castigada?
-Y lo estoy. Pero tu hermana se está ocupando de que no se den cuenta que me escapé.-se apartó el pelo de la cara con un gesto muy elegante- ¿De que habláis? Va, ponedme al corriente.- pasó su brazo sobre mi hombro y el otro sobre el de Irae, quedando así entre medio de ambos.
-Nada importante.-respondió Ira soltándose de ella y caminando con mas rapidez- Volved a casa, lo de los potitos ya puedo yo sola.
-No, tengo que acompañarte.-intenté seguirle el ritmo.
-Si dice que no hace falta pues ya está. Volvamos tú y yo y así me cuentas lo del beso con Dane.

Allegra me paró y continuó hablando sin tregua. Cuando quise reaccionar ya no veía a Ira. Suspiré y sin mas volví a casa con ella.
Durante la comida todo el mundo hablaba pero yo me hallaba en un completo silencio. Mi mente no escuchaba nada. Solo pensaba y pensaba. Encima Pedro había sentado a Ira a mi lado, y podía oler su colonia... Podía notar su presencia aunque cerrase mis ojos.

Necesitaba hablar con ella y terminar aquella conversación. No eran mas que malentendidos. Todo era un gran malentendido. Con mi móvil bajo la mesa escribí un sms y se lo envié a Ira.

“TENEMOS QUE HABLAR. AHORA SOY YO EL QUE QUIERE HABLAR CONTIGO. NOS VEMOS EN LA BUARDILLA. ALLÍ NO NOS MOLESTARAN.”

El suyo estaba sobre una repisa allí en el salón y se levantó a por él. Cuando lo leyó me miró pero enseguida disimuló. Al sentarse, me tocó la rodilla en señal de afirmación.
El solo contacto de su mano sobre mi pantalón me erizó la piel.
Al terminar de comer Ira se acercó a Pedro y le dijo algo al oído. Luego desapareció. A los diez minutos me levanté yo pero Allegra hizo ademán de seguirme. Por suerte su padre la paró y no hubo problema.
Subí las escaleras hasta el desván y allí me esperaba ella.

-¿Qué le has dicho a Pedro?-me interesé.
-Pues que subía aquí, que necesitaba estar sola, que no dejase que nadie subiese.
-O sea que estamos solos. ¿No?
-Si. Eso parece.

Me acerqué a ella y mi cuerpo, mi corazón, todo me incitaba a besarla. Tenía que hacerlo. Quería hacerlo. Todo habían sido malentendidos. Así que podíamos estar como antes. Sujeté su cara entre mis manos pero ella se apartó.

-No...No quiero esto Luca... No después de que hayas besado a esa chica.
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 5:54 pm

aaaaaaaaa kirinaaaaaaaaaaaaa como lo dejas asiiiiiiiiiii
aaaaaaaa aaaaaaaaaa un cap maaaaaaaaaaaaaaaaaas
aaaaandaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 6:03 pm

Uno y los que queráis XD voy por el 87 escribiendo XD

Asi que tengo de sobras para poner XD

___________________________________________________
Capítulo 36: ***SOLA*** (Vivi)



-¿Estás con el viejo ese?-preguntó Nix desde el cuarto mientras yo me lavaba la cara en el baño.
-No se de que hablas.
-De Yu.
-Primero no es un viejo. Y segundo, no, no estoy con él.
-Si que es un viejo. Nos dobla en edad.
-Pero ya te gustaría a ti conservarte como él.
-Yo estoy mas bueno que él y me conservaré mejor. Pero no iré dando la pena con crías.
-¿Me estás llamando cría?
-Exacto Brit.
-¡Que no me llames así!
-¿Mejor pequeña diva?

Aquello me dolió. No, así no. Así me llamaba Yu.

-De acuerdo, Brit.
-Jajajaja. ¿Y que vas a hacer ahora? ¿Vuelves a tu casa?
-Si y no... He estado pensando y se donde quiero estar y con quien.
-¿Con quién?
-Con la persona que mas quiero en este mundo sin contar a mis padres.-aclaré.
-¿Amigo o amiga?
-Mmmmm mas o menos pero no.
-¿Familia?
-También mas o menos.
-¿Novio?
-Eso si que no. Es una chica.
-¿Tú mejor amiga?
-No.

En ese momento recordé a Eli. La había dejado tirada durante estas semanas. Ni siquiera la había llamado ni esperado en el instituto. Sin falta tenía que hablar con ella.

-Dime quien.-se asomó.
-Mi Irae.
-¿Irae? Esa es la chica de nuestra clase que va detrás de ti como un perrito ¿no?
-Si, exacto.-sonreí- Mi perrito. Ella es mía.

Realmente quería estar con ella. Siempre me hacía sentir bien, y quería contarle ya lo que me estaba sucediendo, la necesitaba mas que nunca. Siempre había sido al revés, ella buscaba mi cobijo, pero ahora era yo la que la necesitaba.

-¿Es tu novia?-la sonrisa se le había ido de la cara.
-Jajajajaja.
-Eh Vivi, ¿te gusta Irae? ¿Estás enamorada de ella? ¿Es otra obsesión como el viejo ese?
-Ahhhh. Creo que son demasiadas preguntas a las que no estoy obligada a responder. –me sequé las manos y salí pasando por su lado- Muchas gracias por todo, pero tengo que ir a hacer la maleta. Italia me espera.-dije con una sonrisa en la cara.

Sin duda era lo que necesitaba. Cambiar de aires un poco. Iría a casa a por la maleta, les diría a mis padres que me marchaba y punto. Me era igual lo dijesen. Aquella noche la pasaría junto a mi niña.

-No me lo creo. ¿Cómo te vas a ir de repente sin mas?
-Pues como te he dicho. En fin, gracias por todo. Ya nos veremos.
-Mañana hay clase. ¿Te lo recuerdo?
-No. Ya lo se. ¿Y?

Al salir del hotel fui directa a casa de Eli. Cuando abrió la puerta me metió una ostia sin yo esperarlo. Me llevé la mano a la cara alucinada y la miré atónita.
Luego tiró de mi y me abrazó.

-¡¿Dónde has estado?!¡Tus padres llevan toda la noche buscándote. Yo también. ¡Pensábamos que te había sucedido algo! –me gritó.
-Pues... He pasado la noche en un hotel con Nix.
-¿Nix?
-El chico nuevo de mi clase.

Me soltó y me arreó otra torta.

-¡¡Eli!!-me quejé.
-¿Eres tonta? A penas le conoces. ¿Qué haces acostándote con él? ¿No te gustaba tanto Yu? ¿No estabas enamorada de él?
-No me acosté con Nix... No ha pasado nada...
-No te entiendo.
-Te lo explico si me dejas pasar.

Miró al suelo y luego volvió a mirarme.

-Llevas dos semanas sudando de mi. ¿Ahora pretendes que te deje pasar y haga como si no hubiese pasado nada?
-Lo se...Lo siento...Yo...Es que me han pasado mil cosas... Y no se como llevar todo esto...¿Puedo entrar?-puse pucheros.

Suspiró.

-Va, pasa.

Entré y vi que su madre no estaba. Nos sentamos en el sofá y comencé a contarle todo. Cuanto mas le contaba mas abría ella la boca.

-Joder... Estás loca... Definitivamente. ¿Cómo te metes en la casa de Yu y Romeo y le registras la habitación? ¡Eso es un delito!
-Necesitaba saber cosas sobre mi madre...
-Vale, pero hay maneras y maneras.
-¿Cómo? Mis padres no quieren contarme nada.
-Joder Vivi, hay otras maneras. ¿Por qué no hablabas con Romeo? Quizá él si te daba lo que querías.
-No me puede ni ver. No me habría dicho nada.
-Tú misma te has ganado que no te soporte. Y mas ahora...¡Joder! ¡Yu y Romeo son gays! Se me caen dos mitos...-su cara demostraba decepción.
-No digas eso...No lo se... Quizá sean bi...o yo que se... No tengo ni idea... Yu me ha mentido todo este tiempo, mis padres me ocultan cosas... Encima el niñato ese de Luca viene a tocar las narices a mi Irae.
-Vivi, vale ya. ¿Por qué no creces de una vez? Irae no es tuya. Déjala tranquila. Si le mola el renacuajo ese, pues déjales.
-¡¡No!! ¡¡Por encima de mi cadáver!! –gruñí.
-¿No te das cuenta que haciendo todas estas cosas estas haciendo daño a la gente?
-¡No es cierto!
-Si lo es. Mira, ni se te ha pasado por la cabeza pensar en como está todo el mundo de preocupado. ¿No? Tienes a tus padres, a Yu, a Shin e Irene, a todos buscándote. Hasta mi madre. Yo he estado buscándote toda la noche pero al no encontrarte he vuelto a casa y continua mi madre.
-¡Tengo diecinueve años!
-¿Y? Al ver que no estabas conmigo todos nos hemos preocupado. ¿Dónde si no estarías? Ira está en Italia. Por eso pensamos que algo malo...-apretó la mandíbula.
-¡Que les den a todos! ¡Que se den cuenta de que a mi también me están haciendo daño! No me importa si Yu no ha dormido. ¡Que le jodan! Y mis padres... ¿Sabes? No se por que se ponen así...Soy un problema para ellos... Les escuché discutir... –me quedé callada unos segundos- Me voy a Italia a por Irae...

Fue entonces cuando me pegó el tortazo mas fuerte. Y luego me señaló la puerta.

-Largo.
-¿Cómo?
-Que te pires. Venga, vete a seguir jodiendo la vida a todo el mundo. Vete a Italia a tocar las pelotas a la pobre Irae.
-¡¿De que vas?!-me enfadé por lo que me estaba diciendo, por como me trataba.
-¿Qué de que voy? Voy de que me he cansado. Hasta ahora, todo era divertido. Nuestras trastadas tenían su gracia, pero ya no somos pequeñas. Tenemos diecinueve años. ¿Entiendes? Yo ya paso de esto. Inmólate tú sola.
-Eli...
-No. Cuando cambies, cuando entiendas todo esto vuelve y hablamos. Pero así no quiero ser nada tuyo. Ni amiga ni nada.

No podía creer escuchar aquello. Yo estaba fatal por todo lo que me estaba sucediendo y ella me echaba de aquella manera?
Me levanté sin replicar mas y salí de allí. Fue entonces cuando mas sola me sentí. Mi vida me pesaba sobre los hombros de una manera inimaginable. Todo el mundo se apartaba de mi. Todo el mundo me dejaba sola. Estaba sola. Me sentía perdida.
Al llegar a casa la encontré bacía. Cogí un papel y escribí lo siguiente:

“Me marcho a Milán. No me busquéis, estaré bien. Lo necesito. No me llaméis por que dejo aquí mi teléfono. Necesito estar sola un tiempo. Adiós.”

Llorando, metí ropa en la maleta sin mirar que metía, cogí mis tarjetas de crédito y sin mas compré un billete hacia Milán. Así, en unas horas me alejó de todos mis problemas y me acercó a la única persona que me podría hacer sentir mejor.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 6:08 pm

Capítulo 37: ***¿NOVIOS? *** (Irae)



Después de girarle la cara y decirle que no pensaba dejar que me besara sabiendo que había besado a esa chica me sentí como una cría.
Me estaba comportando como una cría, pero es que solo pensar que lo había echo me moría de rabia.

-Ira...No pasó exactamente lo que crees.-murmuró.
-¿A que te refieres?-inquirí.
-Pues...-se alejó unos centímetros de mi, dejándome recuperar así mi espacio vital- Que... Solo le di un pico...
-¿Cómo?
-Eso... Que... Sabía que ella esperaba que le diese un beso, BESO. Pero... No fui capaz...Y para no dejarla allí plantada del todo, pues le di un pico. Yo... Solo le puedo dar mi primer beso a una persona...-sus ojos buscaron los míos.

Sin quererlo mi boca dibujó una sonrisa. ¡No la había besado! Un pico no significaba tanto.

-¿A quien?-pregunté sabiendo la respuesta.
-A la misma persona que le di mi primer pico.-continuó.
-¿Y quien es?-me había metido en un juego que sabía que final tendría.

De nuevo se acercó. Mi corazón comenzó a palpitar mas rápidamente.

-A la misma persona que voy a dárselo ahora mismo.-juntó sus labios a los míos durante a penas un segundo y luego sonrió- Todo ha sido un malentendido. Ira... Yo le compré el anillo por que ella me lo pidió. Es muy buena chica, y teníamos un trabajo juntos, pero yo me marché a verte y la dejé tirada.- se sentó en el suelo y yo le imité- Si no te dije nada fue por que no quería que te enfadases... –suspiró- Todas las mujeres sois iguales...-alzó las cejas.
-¡Eh! ¿Qué has querido decir?
-Que os montáis películas tontamente.
-¡Y los hombres hacéis las cosas al revés! ¡Si me lo hubieses dicho no habría pasado nada! Además, no tenía que haberte pedido un anillo. Un anillo tiene su significado...Y que se lo regales a otra...¡Normal que me enfade!
-¡Tú no quieres ser mi novia! ¿Por qué tendría que importarte a quien le regalo anillos?-apuntó.

Me quedé callada de golpe.

-¿Tocada y hundida?-se jactó.
-No...No es que no quiera. Yo pensé... Y bueno... Como somos tan...
-¿Diferentes? Lo que te molesta es que yo sea tan enano...Que parezca un crío...¿Verdad?
-No...No es eso...-mentí.

No quería hacerle daño.

-¿Entonces? ¿Está todo aclarado?
-Si.
-¿Ya no estás enfadada?
-No. ¿Tú?
-No.
-¿Te hizo mucho daño Nix?-continuaba preocupada.
-No. Nada de nada. Como si ni me hubiese tocado.-mintió él.

Quise reírme. Se estaba haciendo el “machito”. Pero mi madre me había contado que había llamado llorando a la suya.

-Lo siento...-me disculpé- Tenía que haberte ayudado...
-No pasó nada. Olvidado.
-De acuerdo...

Entonces se levantó, se sacudió los pantalones y se dirigió a la puerta.

-¿Te vas?-me puse yo también en pie.
-Si, la gente nos buscará.
-Dirás Allegra te buscará.
-Jejeje. Si, eso.-admitió llevándose una mano a la cabeza.
-¿No vas a insistir mas?-dije sin pensar.
-¿Insistir?-frunció el ceño.
-Bueno...¿Tan pocas ganas tenías de besarme que nos reconciliamos y ni intentas hacerlo de nuevo?

La sonrisa se le borró de la cara. Parpadeó varias veces seguidas y tragó saliva.

-¿Qué...Qué...di...dices?-tartamudeó.
-Eso...-miré al suelo- Pienso...Que...bueno... Podemos probar de... de... salir juntos...O algo...No se...-ya me arrepentía de haberlo dicho.

¿Qué iba a pensar de mi?

-Ah...Bueno...Claro...Si quieres... Esto... ¿Segura? Mi...Mi novia...¿No? Es...¿eso?

Aquella situación era realmente vergonzosa y violenta. La verdad me esperaba que Luca después de escuchar lo que le dije, tomase las riendas de la situación y me besara o cualquier cosa, pero no había ocurrido así, por el contrario, estábamos pasando los dos un mal rato.

-Si...¿Tú quieres aun?
-Claro...Si...-respondió sin mirarme.
-Ah...
-Esto...Creo que me llaman...-soltó de pronto.
-No te llama nadie...-respondí.
-Si, si. ¿No oyes? Voy a ir...Hablamos mas tarde...¿Vale?

Entendí que quería irse de allí, así que no dije nada mas. Solo asentí. Luego me dejé resbalar hasta sentarme de nuevo en el suelo y mis manos se trasladaron a mi pecho que palpitaba desbocado. Sentía mucho calor en la cara, seguramente estaría rojísima, y sudaba de los nervios pasados. La siguiente emoción que apareció fue la felicidad. O sea, ya éramos ¿novios? Aunque esa sensación duró poco ya que enseguida la “culpa” se apoderó de mi mente. Culpa por imaginarme a Luca besándome. No estaba bien. Realmente no entendía como podía sentir lo que sentía hacia él, el deseo que me provocaba.

-Hola.-la voz de Pedro me sacó de mi ensimismamiento.
-Hola.-sonreí forzosamente.
-¿Habéis arreglado lo que teníais que arreglar?
-Si...
-Me alegro. Pero por tu cara no lo parece.
-Está todo bien.-insistí.
-De acuerdo, entonces, ¿bajas conmigo? Están sirviendo el café. –me tendió la mano y me ayudó a levantar.

Bajé sujetándome a la barandilla ya que me temblaban las piernas.
Cuando entré al comedor, Patrick se chocó contra mi ya que venía corriendo, huyendo de alguien, gritando alborotado y con las mejillas encendidas. Se colocó tras mis piernas sin parar de reír y al alzar la vista, el que le perseguía no era otro si no Luca.

-Esto...Voy a la cocina a ayudar con los cafés...-murmuré apartando a Patrick.
-¡¡Nooooooo!! ¡¡Que me pilla!!-gritó pero continuó corriendo.
-Bueno...Voy a por el enano...-explicó Luca.
-Claro.-me aparté y fui directa a la cocina.

Pero antes de entrar, de nuevo topé con un tema comprometido. La puerta estaba entrecerrada y Ann hablaba con Paola y las demás mujeres de los del grupo.
Para variar les estaba explicando el “incidente” de su hijo.

-Jajajajajajajajajaja.-se reían todas.
-Si es que mi nene es todo un hombre ya. Ahora tendré que vigilarle de cerca, no vaya a ser que me traiga una niña con bombo a casa.
-¿Tú crees? Si es un niño aun. No me preocuparía.-comentó la novia de Dani.
-Eso crees tú. Cuando tu niña te crezca ya me dirás. –dijo Ann como en un suspiro melancólico.
-No es eso. Es que con dieciséis años, ya no es s un niño.-terció Pao.
-Tiene quince.-puntualizó Ann.
-Bueno, le quedan unos mesecitos de nada para los dieciséis. Además parece un chico responsable. No creo que seas la mas indicada para preocuparse. –se quejó Paola- Mi Allegra si que me va a dar preocupaciones...
-Eso es cierto, a tu Lukita lo veo mas en plan timidón. Enserio, aun es muy niño, aunque ya haga esas cosas...
-Si, puede que tengas razón, mi Luki es un bebé. Tendríais que ver como lloraba el otro día. Me partió el corazón...
-¿Interesante?-inquirió Luca tras de mi con un tono lleno de rabia.

No supe que responder. Me quedé paralizada.

-Estoy cansado ya de esto... ¿Qué soy un niño? No es cierto...-murmuró con el rostro tenso.
-No les hagas caso...
-¿Tu me ves como un niño verdad? Además te lo he demostrado antes...Me has pedido que te besara y yo...
-No..
-No mientas Ira.-sus ojos me impedían mentir.- Mierda...

Me agarró de la mano y me sacó de casa, arrastrándome hasta el garaje. Una vez allí, me puso contra uno de los coches, apoyando sus manos a cada lado de mi cuerpo sobre la chapa de el coche
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 6:09 pm

Capítulo 38: ***MI PAZ*** (Vivi)




En cuanto pisé suelo italiano me sentí mas perdida. Finalmente todo el mundo tenía razón. Estaba loca. Yo no sabía italiano, y me perdía con facilidad en los lugares. ¿Cómo pensaba encontrar a Ira?
Me subí a un taxi y pronuncié la palabra “hotel 5 estrellas” en el italiano que me salió. O sea una vergüenza. Pero el hombre después de sonreír me llevó a un hotel que estaba mas que bien.
Ya que tenía la tarjeta de crédito en la que mis padres me metían dinero, pues no iba a dormir en un hotelucho de mierda. Ante todo seguía siendo Yulia Vivienne.

Dejé mis cosas en la habitación, que por cierto era una pasada, y luego me puse a pensar en la manera de averiguar como hallar a mi niña. No quería llamarla, quería que fuese una sorpresa. Al final, opté por llamar a su casa y rezar por que no respondiese mi tía Irene. Y por suerte, respondió Iván.

-¿Si?
-¿Iván?
-¿Vivienne?
-Shhhhhh. No digas mi nombre.
-¿Vivi? ¿Has dicho Vivienne?-la voz de Shin se escuchó de fondo.
-No, he dicho que muy bien, no Vivienne.
-Ah...Pensé...
-No seas cotilla. Es para mi.-secundó Iván.
-Ok.
-¿Ya?-inquirí.
-Si. ¿Por qué te he salvado el culo?
-Por que me quieres.-bromeé.
-Adiós.
-¡Espera! Por favor. Necesito tu ayuda.
-¿Y?
-Haré lo que quieras a cambio.-farfullé.

Me cabreaba tener que hacer tratos con él. Nos odiábamos, pero no tenía alternativa.

-Vale. Me gusta eso de que me debas un favor. ¿Qué necesitas?
-Necesito la dirección de el padrino de tu hermana.
-¿De Pedro?
-Exacto.
-¿Para?
-Dímela sin preguntar.
-De acuerdo, apunta.

Me la dictó y la apunté. Cuando la tuve, salí corriendo a la calle en busca de otro taxi que me llevase hacia allí. Al llegar cerca, bajé del coche y la llamé.

-¿Pronto? (Diga)
-¿Stronza? (imbécil)- era el único insulto en italiano que sabia.
-¿Vivi?
-Certo.
-¿Desde dónde me llamas?
-Desde una cabina. ¿Dónde estas?
-En Milán... Ya te lo dije...
-Eso ya los se. Digo...¿En casa de Pedro?
-No. En....Dando un paseo....
-¿No estarás con ese niñato no?
-No. No. Estoy sola.
-Ah... ¿Cuándo vas a volver?
-No lo se.... dentro de un rato... Un par de horas. ¿Por?
-Por nada...Pues dentro de un par de horas te llamaré.¿Vale?
-Claro. ¿Estás bien?
-Perfecta.-mentí.
-Vale. Ciao.
-Bye...

Pensé si volver al hotel, pero no tenía ganas, así que fui a un parquecito cercano y me senté allí mismo en un banco, a la espera de que llegase. Quizá tardaba menos de lo que me había dicho...O eso esperaba yo.
Sin evitarlo me fijé en los niños que allí jugaban y sentí una gran opresión en el pecho... Habrían una veintena de niños y niñas...Con sus madres... O abuelas.... Y me sentí insignificante... Yo nunca había tenido aquello... Ni una madre, ni una abuela, ni tiempo para pasar en el parque.
Claro que Strify para mi era mi madre, pero no era lo mismo y claro que tenía abuela, la madre de papá, pero la veía poquísimo por las giras... Y a la madre de mamá Strify ni la conocía... ¿El parque? Pocas veces recordaba de pasar en él... El echo de que mis padres fuesen famosos había condicionado mi vida... Por ese motivo nunca había podido mantener muchas amistades... Tan solo a Eli...Y ahora ni a ella la tenía.
Mi mal comportamiento en los colegios lo premeditaba siempre. Como “venganza” por tener que viajar tanto, como “caparazón” contra mis compañeros que en un principio solo se hacían mis amigos por el echo de ser hija de quien era... Y ni intentaban conocerme. Por ello había creado a esa Vivi, por eso atacaba antes de que me atacasen, por eso batallaba contra medio mundo. Y mis actos nunca habían tenido consecuencias....No hasta ese momento. Sin darme cuenta los años habían pasado, había crecido y comenzaba a entender que todas mis decisiones tenían una repercusión.

¿Qué era mi vida? Mi vida era una enorme mentira. Siempre me habían dicho que era la mejor, la mas guapa, la mas graciosa, la niña perfecta, la princesita... Y yo siempre lo había creído. Hiciese lo que hiciese siempre conseguía lo que quería. Para mis padres era la hija de sus ojos, para Yu... Para Yu era su chica... Cada vez que me subía al escenario de mis padres para hacer la gracia, sus fans me aplaudían...Pero eran eso, sus fans... No los míos.
Y ahora ya ni era la hija perfecta, ni la chica de Yu, ni nadie me aplaudiría. Todo eran mentiras... Tenía diecinueve años, no tenía ni había tenido pareja por perseguir otra mentira, “el amor de Yu” y los estudios me iban fatal.

Volví a preguntarme que era mi vida, pero la misma respuesta aparecía una y otra vez.
Hasta que de pronto unas manos me tocaron y volví a la realidad. Ya era de noche y el parque estaba vacío.

-¡¡Vivi!!-Irae permanecía pasmada mirándome.
-Hola...-logré decir antes de echarme a llorar y abrazarla.

Intenté contarle todo lo que me sucedía pero me pisaba con mis propias palabras y lágrimas. No era capaz a decir una frase coherente.

-Vale, espera. Me estas asustando. Para.-me sujetó por los hombros fuertemente y me hizo mirarla a los ojos- Vamos a casa de Pedro y hablamos tranquila.
-No, a casa de Pedr...no...Yo...No puedo...No...No quiero...Yo... mis padres...Mi madre...Yu y Romeo... Todo mentira... Eli...todos me odian...Yo no se....
-Vivi, ¿dónde tienes tus cosas?
-En...en...en mi hotel...-sollocé.
-De acuerdo, vayamos allí. Espera que aviso a Pedro al menos...¿Vale?

Asentí. No tardó nada, y enseguida llegamos a mi habitación. Allí me pasé una media hora llorando sin decir palabra y ella lo respetó, simplemente manteniéndome abrazada y acariciándome el pelo.

-Chiquitita dime porque, tu dolor hoy te encadena, que en tus ojos hay una sombra de gran pena...-comenzó a cantar lentamente y muy flojito como en un arrullo- no quisiera verte así, aunque quieras disimularlo, si es que tan triste estas, para que quieres callarlo... chiquitita dímelo tú, en mi hombro aquí llorando. Cuenta conmigo ya, para así seguir hablando. –entonces me besó dulcemente la mejilla mojada por las lágrimas y continuó- Tan segura te conocí –sonrió como solo ella sabía- y ahora tu a la quebrada. Déjamela llevar yo la quiero ver curada.-pasó la yemas de sus dedos por mi frente y luego por mis ojos.

Yo los cerré y me dejé llevar por aquella paz que ella me proporcionaba.

-Chiquitita sabes muy bien, que las penas vienen y van y desaparecen. Otra vez vas a bailar y serás feliz, como flores que florecen. Chiquitita no hay que llorar...las estrellas brillan por ti haya en lo alto, quiero verte sonreír para compartir tu alegría chiquitita... otra vez quiero compartir tu alegría chiquitita....

Así su mano entre las mías y la coloqué en mi cara, apretándola fuertemente.

-Duerme Vivi.... Mañana será otro día... Ya verás... Todo va a ir bien... Yo estoy contigo, siempre lo estaré. ¿De acuerdo? Siempre.

Tragué saliva ya mas relajada y sin llorar y cité las frases de una canción de Mecano que me describían a la perfección.

-Ese algo que soy yo misma...Es un cuadro de bifrontismo que...solo da una faz...La cara vista es un anuncio de signal...
-Lo se.... Y eso te está matando....-nos tumbamos y apoyamos nuestras frentes.
-Y no se si seré sensata...Lo que se es que me cuesta un rato hacer...las cosas sin querer... –continué tarareando.
-Shhh....

Nos quedamos así, con nuestras miradas a escasos centímetros y sintiendo nuestras respiraciones ya pausadas.

-Buenas noches.-dijo.
-Buenas noches...-respondí.

Sin duda ella era mi paz.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 6:10 pm

Capítulo 39: ***MIL DEFECTOS*** (Iván)





Tras darle muchas vueltas decidí ir a buscarla a la salida del psicólogo. Pero como no sabía donde era, fui a “espiarla” a su casa. Es decir, después de comer me presenté en su casa, pero no entré si no que me escondí tras unos coches a la espera de verla salir con su madre para luego seguirles, pero el plan se me fastidió. No había pensado en el echo que irían en coche, así que me quedé como un gilipoyas viendo como se alejaban.

No tenía ningún plan para ese día, y no quería quedarme en mi casa.
Llamé a uno de mis amigos pero no respondió. Llamé a otro y tenía cosas que hacer. A la profe me la había tirado la noche anterior y no me apetecía repetir tan seguido.
Me senté en la entrada de su casa y al apoyarme contra la puerta, esta se abrió y me caí de espaldas.

Así, tumbado en el suelo me encontró su padre, que me saludó con la mano sonriendo.

-¿Se está cómodo tumbado en el suelo de MI CASA?-inquirió ya mas que serio.

Me levanté de golpe y me sacudí la ropa.

-La puerta estaba abierta.-me expliqué antes de que pensase nada raro.
-Lo se. –sus hombros se relajaron- Anda pasa.

Entré y me quedé allí plantado mientras él iba por el pasillo hacia el salón.

-¿Te vas a quedar ahí?
-Esto...¿Me deja entrar sin saber quien soy?
-Se quien eres. ¿Iván?
-Si.
-¿Cómo...?
-Eres el ahijado de Marc. Él habla bastante de ti. Las veces que nos visitaban Dustin y él siempre te mencionaba por una cosa u otra. Dice que eres como él.

Se había sentado y me miraba por encima de el periódico expectante a mi respuesta.

-Esto... Nah... No nos parecemos tanto...

Volvió la vista a su periódico.

-¿Qué hacías aquí? ¿No te dijo Sarah que iba al psicólogo?
-Si... Quería...-pensé bien mis palabras- Quería....-mi atención se desvió a las fotografías que habían por todos lados de Sam.

En todas salía riendo, pero las que captaron mi atención fueron unas en las que estaba “disfrazada” o eso me pareció. En una de ellas, que sería de cuando tendría unos ocho años, salía con un vestido rarísimo, cortito color verde oscuro y claro con tribales en negro, medias negras y unos zapaos con un poco de tacón y plataforma, pero poquito. Parecidos a los de claque. Además llevaba el pelo llenito de rizos finísimos. Su cabeza parecía una escarola.
Me mordí el labio para no reírme, pero su padre se dio cuenta.

-Espero que no te vayas a reír de las tradiciones familiares.
-No...¿Tradiciones? Pensé que estaba disfrazada.
-No lo estaba. Es el atuendo típico de las bailarinas de danza irlandesa.
-¿Cómo?
-Lo que oyes. Mi niña baila desde los cuatro años baile irlandés....Bueno..Bailaba.
-¿Bailaba?
-Si, desde el accidente hace unos meses ya no ha vuelto a bailar...
-Normal...si no ve...
-No, no es normal. Le encantaba. Y aun puede hacerlo. Ella sabe que podría, pero no quiere ni intentarlo.
-¿Y eso es una tradición familiar?
-Bueno, de mi familia. Mis padres son irlandeses. Mi madre siempre la incitó a que se apuntase a clases y mírala...-señaló otra foto- En competiciones. Es buena...
-¿Y le gusta enserio eso? Si es un poco...
-¿Un poco...?
-Nada. Es interesante.-dije para no decir una mierda.

Era realmente una chorrada aquel tipo de baile. A mi no es que me interesase mucho el baile, pero por ejemplo, reconocía que Vivi bailaba bien y que el tipo de baile que hacía Vivi, alegraba la vista. No todo claro, ya que hacía tanto danza clásica como moderna o valet. Pero siempre había un toque sensual. Y eso que la odiaba, pero admitía que aquello era bailar, pero ¿danza irlandesa? Era patético.

Mirar todas aquellas fotos me hizo ver que la conocía muy poco. O quizá la que no la conociesen fuesen sus padres. Claro. Lo mas seguro era que a ella no le gustase aquello, como no le gustaba como la vestían ni otras muchas cosas. Y ahora con lo de ser ciega, tenía la oportunidad de dejar de hacerlo.

Continuó leyendo el periódico y yo me quedé allí, sintiéndome fueras de lugar y preguntándome por que cojones había ido allí.

-No me has respondido a que has venido. –insistió de golpe.
-Ah...Si, claro...Yo... Es que el otro día me prestó dinero y venía a devolvérselo..-mentí de nuevo.
-Ajá. Pues déjalo ahí.-señaló la mesa- ¿Algo mas?
-No.
-Bien, pues ya sabes donde está la puerta.
-Claro... Adiós.

Se despidió con un leve movimiento de cabeza y yo salí a paso ligero.
Cuando llegué a mi casa estaba de mal humor. Había perdido el tiempo y encima dinero.
Además, al llegar a casa y ver a mi padre con esa sonrisa de subnormal en la cara “jugando” con mi madre, es decir, haciéndose cosquillas y juegos así tontos, hizo que mi humor empeorase.

-Ui que cara.-comentó él al verme- ¿Qué te pasa?
-¡Que te jodan!-le grité.

Luego entré en mi cuarto y di un portazo.
Me tiré en la cama y puse el CD de Mago de Oz. La canción de “Pensando en ti” comenzó a sonar y yo cerré mis ojos.
Necesitaba relajarme, y escuchando música era como mejor se me pasaban los enfados.
Al momento sentí que alguien me acariciaba el pelo. Me aparté instintivamente y me encontré a mi madre sentada a mi lado.
Hice ademán de hablar para decirle que se largara que no me pasaba nada, pero ella puso un dedo sobre mis labios.

-No hace falta que me digas que te pasa.

Inspiré profundamente y luego le di la espalda.

-No te lo voy a preguntar por que te entiendo. He pasado por lo mismo que tú... Y cuando me ponía así lo último que quería era que me preguntasen nada. –pasó de nuevo sus dedos entre mi pelo- Eres igual que yo... Jeje, tiene gracia, eres clavado a tu padre físicamente, pero en cambio tienes mi carácter.
-No me recuerdes que soy como él...-murmuré.

Ella dio la vuelta a la cama para ponerse en cuclillas frente a mi.

-¿Quieres que me vaya o me dejas que charlemos un rato?-preguntó.
-Va...Habla...-respondí ya que me encantaba estar con ella.

Siempre me había entendido y realmente la quería mas que a nada. Todos mis amigos se quejaban de sus madres, pero la verdad que yo jamás lo había echo, por el contrario de mi padre si. Mi familia era un tanto rara. Tenía un padre imbécil, una madre con el carácter que le faltaba a mi padre, ambos músicos, una hermana mayor debilucha a la que proteger y a la que también quería muchísimo y una pequeña toca pelotas. Además en mi casa se hablaban un huevo de idiomas. El alemán, el castellano, el italiano y el inglés.

-¿Qué te molesta tanto de tu padre?
-Ese tema no joder...-me quejé.
-A mi me hablas bien.-se puso seria.
-Lo siento.
-Responde. No entiendo por que te gusta tan poco parecerte a él.
-Pues... Es que él es...
-Iván, el es guapísimo, como tú. ¿O no?
-SI...Eso si...
-¿Entonces?
-Es que... Es tan...tan...¿Tonto? No se como te enamoraste...
-Jajaajaja. Ese es su encanto. Y no es tonto. Simplemente es como es. Tenemos que aceptarnos como somos hijo. Nadie es perfecto. Y ¿sabes?
-¿Qué?
-Muchas veces... nos enamoramos de las personas que pensamos que jamás podría pasar nada... Además la perfección no existe. ¿Nunca te ha gustado una chica que tenga algún fallo? ¿Y has pensado alguna vez como se debe sentir una persona a la que discriminan?

Aquellas palabras me hicieron pensar.

-Se que quieres a tu padre muchísimo aunque lo niegues. Eres como yo. Y yo lo adoro aunque a veces quiera pegarle.-sacó la lengua- El día que encuentres la persona adecuada para ti, te darás cuenta de los miles de defectos que tú tienes y en cambio dejarás de ver los mil defectos que tenga ella. Así que intenta aflojar un poco con tu padre.

Se levantó de la cama y antes de salir dijo:

-Y es una orden. Si sigues así tendré que enfadarme.-sonrió.
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 9:26 pm

aaaaaaaaaaa gracias krinaaaaaaaaaaa
siento ke te amooooooooo!
pobre de la yuuul...! y el lucaaaa..!
no keria besar a la iraaa?? ke le paso puees.:!
ahroa si ke se pongas las pilas.. xDDDDDDDD
siguelo kirinaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 10:44 pm

waaa!!
q buenos estuvieron los capis!! Q se yo xD
pobre vivi!!!
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 5:45 pm

kirinithaaaaa posteaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 6:26 pm

Capítulo 40: ***UN SUEÑO*** (Luca)






Encontrar a Irae escuchando como mi madre volvía a explicar lo de que me encontró masturbándome en el baño, y que era un crío, que aun era pequeño...Me reventó. No lo soportaba mas. No era un niño, aunque físicamente lo pareciese. Estaba cansado que todo el mundo me viera así.
Me la llevé hasta el garaje de Pedro y una vez dentro, la fui empujando hasta que quedó atrapada entre el coche y mi cuerpo. Mi pensamiento estaba nublado, solo tenía en mente una cosa, el enfado, el cabreo, conmigo mismo y con el resto del mundo. Pero en cuanto mis ojos conectaron con los suyos, todo cambió.
Comencé a notar su nerviosismo, y el mío comenzó a hacer mella.
Me acerqué más, lentamente, y ella no se movió ni un centímetro. Le di un pico suave y pausado, y continuó allí. No me había pegado, ni se había enfadado ni se había apartado. Ladeé mi cabeza y dirigí mi boca a su cuello, poniéndome un poco de puntillas y posé mis labios en su piel fina y blanca. Los dejé unos segundos allí ya que podía notar a la perfección el bombeo de su sangre de forma continua y a gran velocidad. Luego, pasé la punta de mi lengua y se estremeció por completo.
Visto que continuaba teniendo su permiso, adherí de nuevo mis labios y junto con la lengua fui succionando y lamiendo hasta llegar a su mandíbula, que ella había elevado al dejar caer su cabeza hacia detrás.

No quería ir demasiado deprisa ya que estábamos en el garaje de Pedro y conociendo a Irae, se asustaría. Pero tenía una meta, que era su boca. Quería besarla de una vez. Así que seguí subiendo hasta llegar a la comisura de sus labios, la cual besé pausadamente y luego me situé frente a la boca. Le di otro pico y no se movió. Repetí la acción y continuó allí. Entonces lamí sus labios y estos se entreabrieron un poco.
Volví a separarme unos milímetros para fijarme en su expresión y me miraba de una forma extraña, pero no en el mal sentido.

Así, sin mas, uní nuestras bocas sujetando su nuca y apretándola hacia mí y introduje mi lengua, buscando la suya que al notar el contacto, primero, se quedó paralizada, pero en seguida se dejó llevar.
Durante un par de minutos no dejamos de besarnos. Me daba la sensación que si paraba se terminaría para siempre.
El sentir sus besos, su cálida lengua, su saliva, todo, hizo que me comenzase a excitar. Ese fue el punto y final del beso. Me aparté de forma brusca, jadeando.

Nos miramos y ambos sonreímos.

-Lo siento... Yo...-agaché la mirada.
-Está bien... No te preocupes... Lo he notado...
-¿Qué?-fruncí el ceño.
-Pues que te has... O sea... Que he notado tu...-miró mi entrepierna.

Sentí mucha vergüenza. ¿Por qué siempre me tenían que pasar estas cosas?

-Lo siento... Joder... Siempre la cago...
-No...Si yo también... Lo que pasa que no se me nota...-se sinceró.

No me creía escuchar sus palabras. Irae admitiendo aquello.

-Pues si tienes tú también ganas podríamos...-me acerqué de nuevo y la abracé.
-No...No te pases Luca. –sonrió.
-Jajajaja. Entonces....Vamos a hacer las cosas bien.
-No te entiendo.

Di un paso atrás.

-¿Quieres ser mi novia?-inquirí seguro.
-Pero si ya dijimos que si.
-No, pero aquello fue vergonzoso... No supe reaccionar. Esto quería hacerlo yo.
-De acuerdo.
-¿Quieres ser mi novia?-repetí.
-Si.-asintió decidida y divertida.

Volví a dar el paso hacia delante y la besé de nuevo, aunque esta vez si que me apartó.

-Luca, espera. Pero hay “normas”.
-¿Normas?
-Si... Nada de sexo....
-¿Hasta cuando?
-No se... ¿Los dieciocho?-inquirió.
-¡Y una mierda! No te pases. –me negué.
-...Pero....
-¿Dieciséis?-propuse.
-No, diecisiete. Ni para ti ni para mi. –continuó.
-Joder....-refunfuñé.
-No va a ser para tanto...Piensa que vivimos en países diferentes, con lo cual no tendremos la tentación tan a menudo. ¿No?
-De eso nada. Yo me voy para Alemania en cuando pueda. Yo voy contigo.
-No Luca. Aun no... Mira... No quiero que nadie lo sepa... Quiero que sea algo nuestro... Si la gente opina...Si se mete... Perderemos todo... ¿Entiendes?

No, no lo entendía, solo entendía que quería estar con ella, pero asentí. Ella era la “adulta” en aquella relación, y además no quería discutir el primer día de noviazgo
“oficial”.

-¿Algo mas?-inquirí de manera seca.
-No. ¿Te has enfadado?

Suspiré.

-No. Ya te he dicho que contigo no me puedo enfadar. No se...
-Me alegro entonces. Es una ventaja.
-Chiaramente ti amo più di ogni altra cosa al mondo. (Claramente te amo mas que nada en el mundo)-dije acariciándole la mejilla.

No podía creer que ya lo hubiese conseguido. Irae era mi novia, era mía, mi niña.
Se puso roja de vergüenza y se mordió el labio.

-Posso baciare tenuovamente? (¿Puedo besarte de nuevo?)-inquirí.
-Creo...Eso ya no me lo tienes que preguntar.-respondió.

Me abalancé sobre ella y rodeando su cintura con mis brazos volví a besarla. Era a la primer achica que besaba y me encantaba. Lo hacía tan bien. La verdad, no parecíamos novatos en aquello.

-Se nos da bastante bien esto eh.-bromeé- Eres toda una experta.
-¡Luca!
-Jajajajajaja. Eres buena en todo. No hay nada que no se te de bien.-continué- Los idiomas, los números, la música, besar....-me divertía verla apurada.
-¡Para Luca!-me dio un pequeño empujoncito y se cruzó de brazos.

Parecía una niña con una rabieta.

-¿Qué hacéis aquí?-la voz de Allegra nos asustó y cortó el rollo a ambos ya que no la esperábamos.
-Estábamos hablando.-comentó Irae con un ligero temblor en la voz.
-¿Aquí?
-Si.-intervine yo-Necesitábamos hablar a solas, y en tu casa hay demasiada gente.
-Ah. Bueno, pues tus padres te buscan. Ya os marcháis. –declaró muy seria.
-Ok. Ya voy.- asentí.

Esperaba que se marchase ella primero para así poder despedirme de mi novia como dios manda, pero me di cuenta que no pensaba moverse de allí sin mi.

-En fin... Hasta mañana. –me acerqué a Irae y le di un beso en la cara- Luego te llamo.-susurré.
-Ciao Luca.-se despidió con un movimiento de la mano.
-Ciao bella.

Allegra puso mala cara y tiró de mi mano.

-¿Qué hacías con ella allí eh? ¿Te recuerdo que anoche saliste con Dane?
-No, creo que de momento no tengo alceimer.
-¡Luca Rugiero!-dijo como una sargento.
-¡Allegra Pedretti!-imité el tono de su voz.

Me dio una colleja y comenzó a caminar mas rápido con semblante ofendido.

-¡Ei! ¡Allegra! No te enfades era broma.-corrí tras ella entre risas.

Cuando llegué a mi casa corrí a llamar a mi niña. Ya la echaba de menos.

-¿Si?
-Ciao ragazzina.
-Hace a penas una hora que te has marchado.
-¿Y? Pero necesitaba escucharte. Es como un sueño... ¿De verdad me has dicho que si?
-Jaja. Si. Lo he dicho.
-Creo que necesitaré preguntártelo cada día para hacerme a la idea.
-No seas tonto.

Nos pasamos hablando un buen rato. Quedamos en vernos al día siguiente. Fuimos a comer a un centro comercial y después paseamos. Me di cuenta que por la calle intentaba evitar que la besase, y entendí el motivo. Me dolió, sinceramente odiaba que sucediese aquello, pero no quería forzar las cosas.
Pero, por la tarde su móvil comenzó a sonar.

-¿Pronto? (Diga) ¿Vivi? –inquirió- Certo. ¿Desde dónde me llamas?-hizo una pausa- En Milán... Ya te lo dije...No. En....Dando un paseo....-no me estaba enterando de nada, pero continué alerta-No. No. Estoy sola. No lo se.... dentro de un rato... Un par de horas. ¿Por? Claro. ¿Estás bien? Vale. Ciao.

Colgó y se quedé pensativa.

-¿Qué pasa?-me interesé.
-Nada...
-Era la stronza (imbécil) de tú prima...Seguro que te mete en algún problema.
-No. Solo quería saber donde estaba.
-Te controla como si fueses su mascota.-me quejé.
-¿Vamos a discutir siempre por ella?-formuló.
-No...Pero no la aguanto... De verdad... Siempre se mete de por medio.
-No es así..Además la he notado algo rara...
-Es rara. –dije poniendo ímpetu en el “es”.
-No... Es especial. Solo eso.

Al final, sobre las ocho y algo volvimos cada uno a nuestra casa. Bueno, en su caso a la casa de Pedro.
No quiso que la acompañase, a pesar que insistí mucho, pero tenía razón, Allegra se pondría pesadísima y los demás podrían preguntar.

Aquellos días estaban siendo un verdadero sueño. ¿Duraría para siempre o me despertaría?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 6:26 pm

Capítulo 41: ***GRATO RECUERDO*** (Vivi)



Cuando me desperté por la mañana Irae estaba tumbada a mi lado, frente a mi, mirándome con curiosidad.

-Buenos días...murmuré con la voz algo ronca.
-Hola.-pasó su mano por mi pelo-¿Qué tal estás?
-Mejor... Contigo me siento segura...-admití.

Jamás le había dicho nada así a mi prima. Siempre la “trataba mal” aunque la defendía de todos y dejaba claro que era de mi propiedad. Pero el echo de mostrarme “débil” frente a ella no había estado en mis planes nunca.

-Que chorradas dices...-respondió.
-Hablo en serio.-me abracé a su cuerpo- Yo... Te quiero mas que a nada... Y... Ahora que me siento tan perdida... Mi único apoyo firme eres tú....De verdad... –de nuevo las ganas de llorar aparecieron.

Le conté todo lo que me sucedía, todo cuanto me estaba hundiendo, y ella me escuchó en silencio, sin dejar de pasar su mano por mi espalda. Cuando terminé, me hizo una pregunta que nadie me había echo antes.

-¿Qué es lo que quieres hacer tú?
-¿Cómo?
-Eso. ¿Qué quieres? ¿Qué necesitas?
-¿Yo? No se...
-¿No lo sabes? Yo creo que si. Te has ido de Berlín. Sin mas te has marchado. ¿No crees que eso quiere decir algo?

Me quedé pensativa.

-Mira Vivi... Te voy a decir algo que puede que luego me arrepienta... Pero... Creo que deberías alejarte un tiempo de todo y todos... O sea, tienes diecinueve años, ya eres mayor de edad. Puedes irte...
-¿Irme? ¿Sola?
-Si...
-¡¡No!! Yo... Me da pánico quedarme sola... ¿Vendrías conmigo?
-Yo no puedo...
-Entonces yo tampoco. –me negué.
-Pero... Yulia, necesitas alejarte de Yu... De Romeo... De tus padres... Solo un tiempo.
-He dicho que si no vienes conmigo no voy a ningún lado. –gruñí.

Suspiró.

-Vale, solo era mi opinión...-se puso boca arriba en la cama mirando al techo.
-Lo siento... No quería hablarte así...-me senté sobre su cintura y comencé a hacerle cosquillas.
-¡Para! Jajajajaja ¡para! Jajajaja.-se revolvía bajo mi cuerpo.

Luego las tornas cambiaron y era ella la que dominaba la situación.

-¡No vale! ¡Yo soy mas enana!-me quejé entre risas.

Entonces se apartó y continuamos riendo y jadeando.

-Enserio, no quería hablarte mal. Se que lo has dicho por mi bien. Pero no estoy preparada para ello... No tengo un lugar donde ir. No tengo nada mas que esta vida.
-Las cosas cambiarán... Ya verás.-dijo segura- Te mereces ser feliz, y se que lo serás.
-Puf... Creo que eres de las pocas que piensa eso.-musité.
-Todos lo piensan. Todos te quieren.
-No es cierto.
-Si lo es. Tus padres te adoran, aunque ahora hagan estas cosas, las hacen por eso, Yu...-frunció el ceño- me cuesta admitirlo pero también, aunque no como tu creías, y Romeo...Bueno, creo que él también te quiere... Lo único que ahora está enfadado...
-Me odia...
-¿Acaso has olvidado quien era el que te ayudaba en tus travesuras?-inquirió alzando las cejas.
-Él...Pero de eso hace mucho.
-Claro, cuando eras pequeña. Piensa en cuando cambió. Cuando dejaste de ser una niña. ¿Por qué? Muy simple, por Yu. Por que vio lo que sentías por él y que Yu daba pie a tus ilusiones.

La miré alucinando.

-Se que nunca te había dicho esto...Pero es que como tú decías tan convencida que él si sentía cosas por ti... Y bueno... Me daba miedo tu reacción... Y yo...
-Vale, no te preocupes...

Me dolía muchísimo pensar en Yu. Pero tenía que acostumbrarme. ¿No?

El teléfono de Irae comenzó a sonar y ella corrió a por él.

-Hola mami.-dijo descolgando.

Entonces se escuché como la tía gritaba algo y vi como Ira se apartaba el teléfono del oído.
Yo le toqué el brazo y me encogí de hombros para que me dijese que sucedía, y ella puso el altavoz.

-Lo siento mamá... Pero estamos bien...
-¡Me es igual! ¡¿Qué es eso de irte a dormir a un hotel?! ¡Estás a cargo de tu padrino! ¡Tendrías que estar en su casa!
-Ya...él lo sabe... Él me dio permiso.
-¡Lo se! ¡Ya le he echado la bronca a Pedro! Te quiero en Berlín esta noche.
-¿Qué?- se quejó.
-Lo que oyes. Si no estas en Berlín esta noche, voy yo y olvídate de volver.

Vi la decepción en su cara.

-Tía, está conmigo.-hablé.
-Lo se. A ti también te quiero aquí con Irae.-exigió.
-No me puedes obligar.
-¿Me quieres probar? No me toques los ovarios Yulia Vivienne. Si no vuelves hoy les diré a tus padres donde estás y serán ellos los que se encarguen.

Estuve a punto de meterle cuatro gritos pero Ira me paró.

-Vale...Ahora vamos a por los billetes y cuando sepamos la hora que llegamos te llamo.-aceptó mi prima.
-Bien. Y ya hablaremos en casa.
-Si....

Colgó.

-Me acabas de recordar lo tonta que llegas a ser. ¿Cómo puedes tener tan poco carácter?
-Yo...
-¿No se te ha pegado nada de mi? Joder, mira que lo intento pero nada...
-Lo siento...

Aquella mañana compramos los billetes para volver y luego fuimos a comer a casa de Pedro, cosa que a Allegra no le hizo gracia alguna. Esa niña me odiaba y yo a ella. Se creía especial por ser una modelucha de mierda. Y además tenía cruzada a mi Ira, y le hacía putadas.
Pero lo bueno de aquel día, fue, que al salir del baño, escuché una conversación que ella mantenía con una amiga por teléfono.

-Si, Ira se va a ir de Milán con un “grato” recuerdo. Jajajaja. Ya verás como no vuelve durante una temporada.

Continué escuchando. ¿Qué pretendía con mi niña? No iba a permitir que le sucediese nada. Ni en broma. Antes pasaría sobre mi cadáver, y eso si que era imposible.

A esa hija de puta la iba a poner en su lugar. La que se quedaría con un “grato recuerdo” sería ella. Una sonrisa malvada se dibujó en mi cara. Ya tenía con quien descargar la rabia que se había estado acumulando en mi interior aquellos días.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 6:28 pm

apítulo 42: ***MANERAS EQUIVOCADAS*** (Irae)


Aun no había tenido tiempo de avisar a Luca de que me marchaba aquella misma noche...O mejor dicho, aun no me había atrevido a decírselo. ¿Cómo? Justo ahora que estábamos juntos... Justo ahora que habíamos avanzado...
¿Cómo pasaría el día a día sin sus besos? Ya estaba perdida. Ya le necesitaba y aun no me había marchado. Estaba marcada por él. ¿Cómo me podía sentir así? Con tan solo un beso me había ganado definitivamente. Era suya, siempre lo sería. Sentía que para mi no existía nada en el mundo mejor que estar con él.

Sentada en la mesa del comedor de Pedro, esperaba a que Vivi regresase. Había ido al baño.

-Siento que te tengas que marchar...Intenté convencer a tu madre...Pero... No ha habido manera... –comentó Pedro cogiendo mis manos sobre la mesa con el semblante triste.
-Te has peleado con ella...-afirmé.
-No...
-¿Pedro?-le miré a los ojos.
-Bueno, un poco. Ya la conoces... Tiene carácter.-esbozó una sonrisa forzada.
-Por mi culpa...
-No. Por mi culpa.-me corrigió.
-Yo fui la que te metí en esto.
-Pero yo te permití irte con Vivi al hotel.
-¡Mamá se pasa conmigo!
-Tu madre te quiere demasiado.
-No es cierto. Siempre ha preferido a Iván.-me quejé.
-¿Tienes celos de él?
-No.-farfullé agachando la cabeza.
-Jaja. En fin, no te preocupes, a tu madre le digo un par de cosillas y me perdona. En eso os parecéis. Los italianos os ganamos fácilmente. –enarcó una ceja.
-No se por que lo dices...-me hice la loca.
-¿Qué no sabes por qué?-miró a su alrededor y al no ver a nadie lo suficiente cerca dijo en un susurro- Se que Luca y tú... Ya me entiendes... Se lo que sentís.

Se me quedó cara de tonta. No sabía disimular. El teatro no era lo mío. Pero intenté negarlo.

-No. No pasa nada. No se de que hablas. Es mi amigo, es como un hermano pequeño, es...
-Ts.-puso su dedo índice sobre mis labios- Señorita, mentir a su “casi padre” no está bien.
-No miento...
-Dijimos que nada de mentiras. ¿No?

Tamboriléele los dedos contra la mesa nerviosa, sin saber que decir y él mantuvo su mirada fija en la mía esperando que cediese.

-Yo...
-Tú le quieres mucho. ¿Verdad?
-Si...-admití.
-Mira, no voy a decirte que debes hacer, pero... Luca...
-Luca no es un niño.-le corté.
-Lo se, no iba a decir eso. Luca no es un niño, pero tampoco es un adulto. Luca está loco por ti y a pesar que es muy bueno, no piensa las cosas antes de hacerlas. ¿Entiendes? Tú eres mas madura...Debes guiarlo, cuidar de él. Al fin y al cabo las mujeres sois mas inteligentes que nosotros ¿no? Seguro que él intenta proponerte cosas que están fuera de lugar, ahí debes actuar tú. ¿Me entiendes?
-No..Nosotros no...O sea...Que...
-Eh, para. No me malinterpretes. No hablo de sexo.-volvió a mirar a su alrededor, pero Paola continuaba preparando el café, los niños estaban jugando, Vivi en el baño y Allegra en su cuarto- Me refiero a locuras como eso de escaparse. Me lo contó Ka. Les metió un susto...
-Ah...-me sentía avergonzada por haber pensado en el sexo- Ya... No...Yo de eso me encargo...
-Bien.
-Pero...No le digas nada a nadie...
-Jajaja. No, tranquila. Es nuestro secreto.-me guiñó un ojo.

Entonces apareció Vivi y se sentó a mi lado.

-Bueno chicas, voy a ayudar a mi mujer con los cafés por que parece que los esté sembrando.-bromeó Pedro levantándose de la mesa.

Vivi se quedó pensativa. Al momento apareció Allegra también con una cara extraña y con una revista en la mano.

-¡Mirad! ¡Ya han salido mis fotos publicadas! ¡Salgo perfecta! ¡Mirad que brillo tiene mi pelo! ¿Son perfectas! ¡Y las poses me costaron! Tuve que pensar mucho y trabajármelo.-se alardeó.

La cara de Vivi me dio miedo. Era la misma que cuando de pequeña preparaba alguna trastada. O aun peor.

-Ui si, cuidado no te quedes calva de tanto pensar.-se metió Yulia Vivienne- A las chicas como tú si se les pide pensar demasiado se les cae el pelo.
-¡Stronza!-gritó Allegra ofendida.
-¿Qué pasa? ¿?Las verdades duelen?
-¡¡Papá!!
-Yo tengo que irme...a...a cortar los setos.-declaró Pedro.
-¡No tenemos setos!

Mi padrino desapreció entre risitas que no pudo evitar y Allegra volvió a su cuarto, eso si, antes me echó una mirada envenenada.

Vivi se quedó de nuevo pensativa.

-¿En que piensas?-le pregunté.
-¿Yo? En nada.
-Vivi, ¿qué estás tramando?
-Nada cielo.-me acarició la cara y me besó la frente- Tengo que hacer unas compras de última hora. Vuelvo en un rato.-comentó.
-¿Dónde vas?
-A comprar unas cosillas.
-Te acompaño.
-No. No es necesario. Mejor mantente al margen. Y...No confíes en Allegra. ¿De acuerdo? Diga lo que diga tú di que no. –me advirtió- ¿Por qué no vas a ver a Luca? ¿No te tendrías que despedir de él?

Aquello si que me descolocó. ¿Ella pidiéndome que fuese a ver a Luca? Desde luego que tramaba algo.

-¿Vivi?
-Ciao bella.-desapareció corriendo.

Desconcertada fui al cuarto donde tenía mi maleta para repasar que no me faltase nada y allí apareció Allegra.

-Hola. Mira...Que me sabe mal que estos días no me haya comportado bien contigo y...Quiero recompensarte. ¿Por qué no vienes conmigo al centro comercial? Te quiero hacer algún regalo y quizá así tengamos la oportunidad de conocernos mejor...
-Esto...-mas cosas raras.
-Va... Por favor. A mi padre le haría ilusión que nos llevemos bien...-insistió- Y a Luca...-golpe bajo.
-Bueno... Pero algo rápido por que a las diez sale mi avión.
-Si, si con una hora tenemos suficiente. ¡Genial!-se me abrazó efusiva.

Salimos de casa y no dejaba de hablar como una cotorra de ella misma, de ella y mas de ella. Al llegar al centro comercial, recibí un sms de Vivi.

“¿DÓNDE ESTÁS?”
“CON ALLEGRA EN EL CETRO COMERCIAL” respondí.
“¡¡TE DIJE QUE NO FUERAS CON ELLA!! ¿EN QUE TIENDA?”

Le dije en que tienda estábamos y me dijo que bajo ningún concepto saliese. Que la entretuviese allí. No entendí el motivo pero le hice caso. Me puse a mirar todo cuanto había en aquella tienda, por muy horroroso que fuera. Hasta que a los quince minutos, alguien tiró de mi mano mientras me tapaba la boca y me metió a un probador.
Allí estaba Vivi que me soltó en cuanto la reconocí.

-¡¿Que haces aquí?!-inquirí.

Ella volvió a taparme la boca.

-Eso debería preguntártelo yo.- susurró seria.
-Es que me dijo que...
-¿Te dijo que quería ser tu amiga? ¿A que si?
-Si...
-Eres ¡tonta!-dijo en voz baja y meneó la cabeza- En fin, vayamos por faena.-me quitó el bolso y comenzó a rebuscar dentro.
-¿Qué miras?
-Se lo que intenta. La escuché diciendo que te iba a meter en algún lío, y “centro comercial” significa la típica putada de película, pero en tu caso con mas repercusiones.
-No te entiendo.
-Que te ha metido algo en el bolso para que cuando salgas piten las alarmas y te arresten.

Me quedé blanca.

-¿Te recuerdo quien son nuestros padres?-inquirió- Que su hija salga en las noticias por ladrona...

Empalidecí mas. Rápidamente ayudé a buscar en mi bolso pero no había nada.

-Mierda...Es mas “lista” de lo que pensaba...Seguro te metió solo la alarma...Algo tiene que haber...
-Vivi...Quizá eres una paranoica... –comenté.
-¿Paranoica? –frunció el ceño y me miró de arriba abajo, al tiempo que comenzó a palpar mi cuerpo.
-¡Que haces!-cada vez estaba mas perdida.
-Gírate.-me ordenó.

Al ver que me quedaba quieta me giró ella y metió sus manos en los bolsillos de mis pantalones.
Si entraba alguien y nos encontraba así pensaría otra cosa.

-Vivi...
-Estate quieta.-gruñó.
-¿Irae? ¿Dónde estás?- me llamó Allegra.
-A...Aquí...Me estoy probando una cosa...ya salgo...-dije para no alertarla.
-Aquí está.-de mi bolsillo sacó una etiqueta y arqueó las cejas- ¿Paranoica?
-Yo...-no me lo podía creer.
-Y en tu bolso tiene que haber algo seguro.-volvió a mirar y verdaderamente tenía razón. Halló un anillo que no era mío.

Me entraron ganas de llorar. Me había tomado el pelo de nuevo.

-Si no llego a estar yo... –suspiró- Ahora sal, disimula que yo me encargo del resto.
-Pero...
-Tú sal y directa a la salida, que no te entretenga mas. Y no dejes que se acerque a ti. ¿Me oyes? ¿Me harás caso?

Me temblaba el labio inferior.

-Eh, va, cielo, no llores. Tienes que disimular.-me abrazó y luego me besó la mejilla.

Asentí y le hice caso. Cuando salimos de la tienda, Allegra me miró como esperando algo que obviamente no sucedió. Pude ver como se le tensaban las facciones.

-Vamos a mirar mas tiendas...-propuso.
-No. Yo me voy a casa ya.
-Nos seas aburrida. Vamos.
-No. He quedado con Luca. Así que me marcho.

Apretó la mandíbula.

-Gracias por invitarme. Adiós.- me marché corriendo para que no le diese tiempo a pensar nada mas.

Me sentí estúpida. ¿Cómo iba yo a “proteger” a Luca si ni siquiera era capaz de cuidar de mi misma?
Llamé a mi niño y quedamos. Cuando le conté que me marchaba enfureció. Me dijo que tenía que habérselo dicho en cuanto me enteré y que no estaba dispuesto a que me marchase tan pronto.
Finalmente no le quedó otra opción que aceptarlo y pudimos pasar un rato mas juntos.
La despedida fue lo peor para mi. No le dejé acompañarme a casa ni mucho menos al aeropuerto, estaba Vivi y no debía enterarse.
Los últimos besos que nos dimos fueron los que hicieron que me costase mas alejarme. ¿Iba a soportar no poder tener aquello? ¿Cuánto tardaría en volver a sentir sus labios?

Al subir al avión que me alejaba de mi Luca, me di cuenta que ni yo ni Vivi volvíamos felices. Ella estaba muy tensa y leía en sus ojos el miedo. Realmente estaba pasando por un momento difícil y me sentí fatal por pensar tanto en mi y no tener en cuenta lo que estaba sufriendo Yulia.
Cogí su mano y la apreté con fuerza. Ella me miró y esbozó una sonrisa.

-Estoy contigo...-dije.
-Lo se...

Entonces pareció recordar algo y se le escapó una risita.

-¿De que te ríes? –la interrogué.
-De que la zorrita de la modelucha esa no podrá peinarse durante un tiempo.-su amplia sonrisa me dio un escalofrío.
-¿Cómo?
-Eso...Mas que nada que no tendrá pelo que peinar...Jajajajajajaja. Le he dejado una sorpresita de despedida en su bote de champú especial. –me guiñó un ojo- ¿Le quedará bien ser calva? Quizá la contraten en una marca de pelucas.

Sin duda mi prima continuaba siendo igual de perversa estuviese mal o bien. Por que ella era así, ella era mi protectora, y todo lo que hacía, lo hacía por mi.
Tenía un punto de vista equivocado de muchas cosas, pero aunque no escogiese la mejor manera, era su manera y con ella me demostraba hasta que punto me quería.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 6:29 pm

Capítulo 43: ***TENERLO TODO*** (Vivi)



Al aterrizar en Berlín, el estómago se me revolvió. Sentí nauseas. No quería enfrentarme a todo...No quería enfrentarme a mi vida. Pero Irae no me había soltado en todo el vuelo, y ahora continuábamos de la mano.
Al salir por la puerta de desembarque, divisé a todos allí. Estaban Shin e Irene como era de esperar y también mis padres, Yu y Romeo.
Aquella era una manera de suicidarse perfecta. Que todos me matasen al mismo tiempo.

Me paré en seco pero Irae tiró con fuerza.

-Vamos... ¿Me vas a decir que dejas calva el monstruo de Allegra y no te atreves a saludar a tu familia?
-Tú lo has dicho...Allegra... Con ella puedo..Pero...Irae...recuerda que muy alta no soy... Y ellos son muchos...-susurré.
-Pero les ganas en mala leche y calculadora.-me recordó intentando quitar importancia a la situación.

Respiré profundamente y continué adelante. Pero algo volvió a pararme. A un lado, tras una columna vi algo que llamó mi atención. Bueno, mas que eso, que alguien me estaba tocando las narices con una lucecita láser en la cara. Y allí estaba Nix haciéndome señas. Si, él.
Solté la mano de Irae y me quité los zapatos. Llevaba unos tacones que precisamente para lo que pretendía hacer no me ayudarían.

-¿Qué pasa ahora Viv?-inquirió Irae.
-Yo...Lo siento cielo...-acaricié su cara - Perdóname...¿Si?
-Vivi...¿De que estás habl....?

Tiré los zapatos al suelo y salí corriendo con todas mis fuerzas hacia la columna y allí él me agarró del brazo y me arrastró a través de la terminal hacia una de las salidas laterales.
No se por que lo hice. No lo se. Simplemente no estaba preparada para enfrentarme a aquello, y Nix era una escapatoria.
Tras nosotros escuché los pasos de todos y les oí gritar. Miré para atrás y mis padres y Yu corrían en mi busca.

-¡¡Vivi para!!-gritó papá.
-¡¡Por dios para!! ¡Vivi!-le siguió mamá.
-¡¡¡Pequeña diva!!!-les terció Yu.

Aquellas palabras me dolieron tanto que aun corrí mas. No quería saber nada de él. No quería. Al llegar fuera, se montó en su moto y yo tras él, pasando mis brazos por su cintura y agarrándole con fuerza. Apoyé mi cara contra su chaqueta y me puse a llorar.

Arrancó y cerré los ojos. Solo sentía el viento sobre mi cuerpo. A los cinco minutos, paró en una callejuela.

-¿Por qué...?-sollocé.
-No pienso arriesgar tu vida. No tengo otro casco, así que a partir de aquí iremos en trasporte público.
-¿Ir dónde?-estaba desorientada.
-A mi casa.
-¿Tú casa?
-Si. ¿Por? No tengo dinero para mas hoteles.-sonrió.

Bajé de la moto e intenté aclarar mis ideas.

-¿Cómo sabías que estaría en el aeropuerto?-pregunté.
-Pues mira, se que suena increíble, pero había ido a por mi madre, y vi al tipo ese, Yu, e intuí que te esperaba a ti. Así que te esperé.
-....¿Tú madre?
-Si. ¿Por? Si no me crees que te lo explique ella. –se encogió de hombros-¿Vamos?

Miré mis pies desnudos y él me imitó.

-Ups...Vale, así no puedes ir... Te harás daño.-comentó pensativo.

Se puso en cuclillas y señaló su espalda.

-Va, sube.
-¿Qué?
-Que subas a mi espalda. Te llevo así hasta que encontremos un taxi.
-¿Estás loco? Yo...-estaba muerta de miedo y confundida por la situación.

Se puso en pie de nuevo y acercándose a mi me secó la cara con sus manos.

-No tienes donde ir. Además vas descalza. ¿Prefieres quedarte aquí sola?

Me mordí el labio pero no respondí.

-Pf....no tengo todo el día Britney, así que si no me dices nada yo me largo.-hizo ademán de ponerse el casco pero le paré.

No tenía mas opciones, así que asentí. Volvió a agacharse y yo me subí sobre su espalda, pasando mis brazos por su cuello.
En media hora llegamos a su casa. Bueno, vivía en un ático, gigante y súper chulo.
Nada más entrar, vi a Psique que me miró con cara de asco.

-¿Qué hace esta aquí?-enarcó una ceja.
-Es mi invitada.
-¿He escuchado invitada?-una voz de mujer sonó al fondo del pasillo.
-Si mamá.

La mujer apareció. Era una mujer normalita, algo rellenita pero atractiva. Aunque sus hijos no se parecían en nada a ella.

-Hola. Soy Kate ¿Y tú eres?-inquirió con una enorme sonrisa.
-Soy Yulia Vivienne....
-¿Es la famosa Yulia Vivienne de la que siempre hablas?-miró a su hijo enarcando una ceja.
-Es una compañera de clase que está en apuros.-la corrigió él- ¿Puede quedarse?
-Es la putita de clase.-se metió Psique.
-Te diría que estás mas guapa con la boca cerrada hermanita, pero ni así serías guapa.-la atacó Nix.
-Ya salió el príncipe azul en defensa de su princesita.-dijo con tono burlón la chica- ¡¿Qué le pasó a tus zapatos cenicienta?! Tu ada madrina es de rebajas ¿o que? No te llega el hechizo ni hasta media noche.-se jactó a mi costa.
-¡Chicos! Ya basta. ¿Qué imagen le estáis dando a nuestra invitada?-terció Kate.
-Señora Diakonischen, tenemos que terminar de ajustar su agenda.-dijo una chica de unos treinta años que apareció en el salón..

Abrí la boca desmesuradamente al escuchar el apellido. ¿Diakonischen?

-Ha...¿Ha dicho Diakonischen?-balbuceé.
-Si.-sonrió.
-¿Kate Diakonischen?
-Si Vivienne.-repitió.
-¿De la discográfica Diako?-insistí incrédula.

Nix se reía disimuladamente y Psique me miraba como a una loca.

-Exactamente. Esa soy yo. La presidenta y propietaria de la discográfica Diako.
-Pe..pero...Ellos..-señalé a sus hijos- ¿No se apellidan Weigel?
-¡Que lerda dios!-espetó Psique- ¿Cuántos apellidos tienes tú?-inquirió.
-D..dos.
-Nosotros también. Weigel de nuestro padre y Diakonischen de nuestra madre.

Claro. Era mas que lógico.

-Bien, me tengo que ir, puedes quedarte el tiempo que haga falta. –dijo- Nix, cómprale lo que necesite, calzado, ropa, lo que sea. Paga con mi tarjeta.- se la dio.
-Claro.
-Y pídele a Ruth que le prepare el cuarto de invitados.
-Ok.
-Un placer conocerte. Espero tenerte esta noche para la cena.-me dio un beso en la mejilla y se marchó.
-Ven, vamos.-me cogió de la mano Nix- ¿Quieres darte una ducha?

Asentí.
Me dio una camiseta y unos pantalones suyos que me iban enormes, y me los puse después de ducharme. Entonces, me llevó a su cuarto para encargar ropa por Internet.

-En un rato te la traerán. Escoge lo que quieras. –comentó tumbándose en su cama.
-No es necesario...Yo...Creo que debería volver a mi casa... Deben de estar preocupados.
-¿Volver? ¿Después de huir ha Italia y luego a la vuelta escaparte de nuevo? Tienen que tener un cabreo impresionante. Yo si fuera tú me esperaba unos días. No creo que sea muy inteligente volver ahora.-terció.

Aquello me dejó mas desorientada. ¿Qué debía hacer? El asunto se me había ido de las manos.

-Además, si te marchaste, es por algo gordo. Algo malo harías. ¿No? Creo que entre el cabreo por tus huidas y el de el lío que has debido ocasionar, tienen que odiarte.

Tragué saliva. Tenía razón. Todos tenían que estar mas que enfadados. A mis padres no había echo otra cosa que joderles la vida desde que nací. A Romeo había estado intentando robarle a su “amigo”, “pareja” o lo que fuese, Y Yu... Yu era un cabrón al que no quería ver. Además me había metido en casa de Romeo y Yu a registrarles las cosas. Y encima había perdido el papel con los teléfonos de mis posibles madres.

-Yo...Yo...
-Tú estás muy sexy así vestida...-se pasó la lengua por los labios y se levantó de la cama- ¿Quieres que hagamos algo divertido?-se acercó a mi y yo fui retrocediendo hasta que mi espalda tocó con la pared y no podía ir mas atrás- Vamos... Creo que me debes mas de un favor ya...-sus labios, que estaban a pocos centímetros de los míos, se dirigieron a mi cuello y comenzaron a besarlo.

Me quedé quieta. No sabía que hacer, como reaccionar. Nix conseguía que mis pensamientos cambiasen a cada segundo. Me hacía olvidar de mis “problemas” haciéndome sentir miedo y nerviosismo.

-¿Interrumpo?-espetó Psique entrando de golpe.
-Si.-respondió él apartándose de mi.
-Mamá se a olvidado unos papeles. Quiere que se los llevemos. –explicó.
-Pues ya sabes. –le indicó Nix.
-De eso nada. Te toca. Yo me piro.-lanzó el sobre a su hermano.

Nix suspiró.

-Otra vez será.-sonrió-Vamos. Mi madre nos espera.

Me puse algo de topa de Psique, sin su permiso pero con el de Nix y fuimos hasta la discográfica.
Cuando le entregamos el sobre nos dio las gracias aliviada.

-Es que como he llegado hoy de viaje tengo la cabeza en cualquier lado.-comentó-Ya que estáis aquí, ¿quieres ver uno de mis proyectos?-me propuso.
-¡Claro!-me entusiasmé.
-Pues vamos halla.

Fuimos en su coche hasta un edificio cercano. Allí habían salas de ensayos y salas de baile donde entrenaban los bailarines de los artistas o le enseñaban a estos algunos pasos para los video clips o conciertos.
Entramos en una de las salas donde ensayaba un chico.

-Este es uno de nuestros coreógrafos. –me indicó.

Escuché atenta la música y miré la coordinación de sus movimientos. Sin querer, sin hacerlo adrede, entré y me puse junto a él. Nos miramos por el enorme espejo y paró de bailar.

-Creo que quedaría mucho mejor si haces esto...-comenté haciendo un paso- Y luego dejas fluir ese movimiento a través de las caderas, que baje hasta las rodillas y ahí lo paras en seco. Queda mas marcado y al mismo tiempo estiliza el paso que has hecho anteriormente.

Torció el gesto pensativo.

-Mira.-reproduje el trocito de baile que había echo con mi nuevo paso.

Asintió y me copió. Luego sonrió y me aplaudió.

-Genial. –miró hacia detrás, hacia Kate- ¿Nueva coreógrafa? –inquirió.
-No. Es una amiga de mi hijo.-se quedó pensativa- ¿Vivienne desde cuando bailas?
-Toda mi vida. Es mi pasión.-admití.
-Ajá... ¿Te importaría bailar si te pongo una canción cualquiera ahora mismo?
-Para nada.
-Bien. Veamos que sabes hacer.-se dirigió al reproductor de música y de su bolso sacó un cd. Lo puso y le dio al play.

Reconocí la voz de la cantante.

-Nelly Furtado. Maneater en remix.-afirmé.
-¿Te atreves?-me retó el coreógrafo incitándome a un “duelo”.
-Claro.-me aparté el pelo con chulería.

Comenzamos a bailar y di lo mejor de mi. Me dejé llevar y me olvidé por un rato de todos mis problemas. Cuando la canción terminó sonreí complacida.

-Eres genial.-me alabó el chico.
-Lo se. Jajajajaja.-me reí.
-¿Cantas?-Kate se había puesto a mi lado y esperaba una respuesta.
-¿Cómo?
-Que si sabes cantar.
-Creo que no soy muda.-me hice la graciosa.
-Cántame algo.
-¿Enserio?
-Si.

Me quedé pensativa pero la canción que me vino a la cabeza fue sin duda una de mis padres. “Escape to the Stars”. La canté mientras observaba las caras de ellos tres.

-Bien... ¿Vivi te gustaría trabajar para mi?

Parpadeé alucinada.

-¿Cómo? ¿Trabajar? ¿Para ti? ¿Cómo qué? ¿Coreógrafa?
-No. Artista. Quiero que seas mi próxima estrella. Tienes el perfil perfecto. Si aceptas vas a llegar tan arriba que la gente va a pagar hasta por respirar el aire que te rodee. Estás echa para que te adulen, para tenerlo todo. Y yo puedo dártelo. ¿Qué me dices?

La decisión que tomase podía cambiarme la vida para siempre. ¿Qué era lo mejor?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 6:30 pm

Capítulo 44: ***KRISE*** (Vivi)






De nuevo las pesadillas. Me desperté sudando en la cama, alterada, temblando.
Me encogí, doblando el torso y rodeando mis rodillas con mis brazos.
Las lágrimas caían por mis mejillas.
No, no eran pesadillas...Eran recuerdos. Recuerdos de mi pasado...

Había pasado algo mas de un año desde la proposición de Kate. Un año ya...
Sin duda, el camino que tomé cambió mi vida radicalmente y para siempre. Al principio le dije que debía pensarlo. No era algo que decidir a la ligera. Además tenía que llamar a mis...A Strify y Kiro y decirles que estaba bien y hablar con ellos.
Pero cuando les llamé... pap...Kiro me dijo de todo...Que era una niñata, que qué me había creído. Que les estaba volviendo locos. Que dejase de hacer gilipoyeces...Que creciese...Que madurase...
Estaba muy enfadado. A Strify le escuchaba llorar de fondo.

“No voy a molestaros mas... A partir de ahora voy a arreglármelas sola.” Les dije.

Quería que no se preocupasen mas de mi. Que nadie lo hiciese.
No lo pensé mas. No es que ser cantante fuese mi sueño, a mi lo que me gustaba era bailar, pero, aquello me abriría puertas y me valdría por mi misma.
Pero al aceptar, Kate me dijo algo que no esperaba.

“¿Estás segura? Quiero hacer de ti una verdadera estrella. Y eso implica un trato que no se puede negociar. Si aceptas, durante un año no vas a poder hablar con nadie de tu antigua vida. Vas a ser una nueva persona, una nueva chica. Nos iremos a Estados Unidos para prepararte y preparar el boom que vas a ser. ¿Estás dispuesta a dejarlo todo atrás?”

Dispuesta a.... Dejarlo todo... ¿Todo? La imagen que me vino a la cabeza y que mas me martirizó fue la de Irae. ¿Dejar sola a Irae? Aunque por otro lado... Estando junto a ella no la dejaba crecer...No la dejaba aprender. Además ella tenía muchas personas para protegerla... Quizá hasta fuese lo mejor para ella. No tenerme en su vida.

Como no fui capaz a decírselo a la cara, le escribí una carta en la que le explicaba todo. Sin mentiras. A ella no. Y le pedía que no contase nada. A mis padres les escribí otra en la que les contaba que me iba a vivir fuera un tiempo, que necesitaba “madurar” como ellos me habían dicho y que cuando tuviese las cosas claras volvería. Que les quería y me perdonasen. Nix se encargó de dárselas.

Sin mas, aquella misma semana firmé el contrato y dejé mi país, mi vida y mi yo atrás. Psique y Nix se quedaron en Berlín. Solo nos marchamos Kate y yo. Aunque mantenía contacto con Nix por messenger. Durante aquel año él fue mi contacto con los míos. Él me contaba cosas de Irae...Me mantenía informada cuando tenía algo de tiempo.

Lo bueno era que no tenía tiempo para pensar. Estaba todo el día ocupada entre estilistas, peluqueros, leyendo letras y ensayando bailes.
Kate me dio una lista con posibles nombres artísticos, pero no me gustó ninguno. Por el contrario, yo ya tenía uno pensado. Se lo comenté y le gustó. Desde aquel entonces, el mundo iba a conocerme como Krise.

¿Por qué Krise? Por mis padres. Escogí Kri (de Kristian) y Se (de Sebastian). Unido no sonaba mal, incluso era pegadizo. Lo siguiente fue marcarme. Querían que tuviese una marca, algo que me identificase. Y me “invitaron” a hacerme un tatuaje. Yo no quería, nunca me habían gustado. O sea si en el cuerpo de otros pero no en el mío.
Pero no tenía muchas opciones. Hicieron el diseño de mi logo y decidieron que sería el que me tatuarían.
Pero no terminaba ahí la cosa. Me lo hicieron tatuar casi en la ingle. Yo no entendía por que ahí si de ese modo nadie me lo vería...O eso pensé yo. El atuendo que escogieron para mi no era precisamente discreto. Mi ropa brillaba por su ausencia. Siempre con tops, sujetadores y minifaldas, shorts, o incluso coulottes. Y en todas las prendas que llevaba de parte de abajo, llevaban una zona de transparencia para dejar bien ala vista mi tatuaje.
Encima, llevaba siempre tacones súper altos, mas de los que jamás había llevado y había tenido que aprender a bailar con ellos puestos tan bien o mejor que sin ellos.
Me había costado varios esguinces y casi una rotura de tobillo, pero había conseguido acostumbrarme.
El pelo me lo dejaron rubio, pero me quitaron las mechas rosas, me lo escalaron, y me hicieron flequillo.
Y el toque final fueron mis ojos. Me hicieron llevar lentillas de color negro, ocultando así los ojos azules que había heredado de mi ma...de Strify.

Intenté dormir de nuevo ya que eran solo las tres de la mañana, pero no lo lograba. Me empezaba a encontrar mal.
Hacía dos meses que había debutado en EEUU y había llegado ya a los números uno de todas las listas musicales. Por todos lados habían carteles de mi CD, fotos mías, sonaban mis canciones y retransmitían mi video clip. Krise estaba en todos lados, en boca de todos.
Me levanté y fui al baño. Me refresqué la cara y me miré en el espejo. Apenas veía mis verdaderos ojos últimamente... Todo el día llevaba las lentillas y por la noche, cuando llegaba a los hoteles o a la casa de Kate en Nueva York, estaba tan cansada que me las quitaba y ni me miraba apenas.

Tenía unas ojeras que daba miedo. Me senté en el retrete. Los ovarios me estaban matando de dolor y me sentía agotada.
Me tomé un antinflamatorio para el dolor y volví a la cama.

Por la mañana, a las siete, cuando hacía tres horas había conseguido conciliar el sueño, una de las mujeres que trabajaba para mi, o mejor dicho para Kate, entró en mi cuarto y abrió las persianas.

-¡¡Arriba!! Vamos. Tienes muchas cosas que hacer hoy Krise.
-No me encuentro bien...-me quejé.
-Venga, no valen excusas. –me destapó y tiró de mi.
-No quiero. He dicho que quiero dormir.-zafé de su mano y me volví a tapar.
-Krise, no hagas tonterías. Vamos. Arriba.
-¡Que no!-grité.
-Bien, avisaré a Kate, a ver que le parece.
-Haz lo que quieras.

Desapareció enfurecida y al momento Kate estaba sentada en mi cama.

-¿Se puede saber que te pasa?
-Que me encuentro mal... Me ha venido la regla... Me duelen los ovarios...Estoy cansada... No tengo fuerzas en el cuerpo ya... Y tengo insomnio... Necesito descansar...
-De eso nada. No hay tiempo para descansar. Acabamos de empezar. Ahora es cuando todo el mundo habla de ti. Vamos Krise. Además, si no te levantas hoy y vas a la entrevista que tenemos programada no podré darte la buena noticia...
-¿Buena noticia?-me incorporé de golpe .
-Si.-sonrió.
-¿Qué noticia?
-Bueno, tú ve a la entrevista, interpreta tu papel de diva y luego te lo digo.- me chantajeó.

Suspiré.

-¿Vale la pena? ¿No será una trampa...?
-Tiene que ver con Alemania.

El corazón se me paró de golpe.

-Si quieres saber mas, ya sabes. En diez minutos te quiero en el tocador para que te maquillen y hagan algo con esas horribles ojeras. Ah, y quiero que disimules tu estado físico. Es decir, aunque te estés muriendo de dolor, quiero ver una sonrisa radiante en tu cara. ¿Entendido?
-Si..

Sin otra opción, hice lo que me mandó. Y al terminar el programa, lo primero que hice fue preguntarle por la noticia.

-Bien, mañana por la mañana sale nuestro avión hacia Alemania. Vas a entrar a lo grande en tu país. Ya todo el mundo sabe que mañana, Krise aterriza en Berlín para conquistar el mercado Europeo de la música. ¿Estás preparada?


¿Preparada? ¿Para volver? ¿Después de un año? ¿Preparada para enfrentarme por fin a mis miedos y a mi pasado?


Última edición por I_Love_Kiro el Lun Jun 08, 2009 5:38 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Jun 07, 2009 8:13 pm

aaaaaaaaaaaaaaaaa kirinaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
como lo dejas asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
empezare a sentir odio por tii
hahaha mentiraaaaa
aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
pon mas mas mas maaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaas
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 2:46 pm

Capítulo 45: ***MURO*** (Irae)




Me hallaba en mi coche, de camino a la universidad cuando me di cuenta que la ciudad estaba empapelada con miles de carteles de una nueva cantante que venía en unos días. Al principio no me fijé, pero en uno de los semáforos en rojo en los que me tuve que parar, miré detenidamente los carteles.

Había algo que se me hacía familiar... Pero no se le veía la cara. En las propagandas solo salían unos labios, unos ojos negros y un tatuaje. “Krise” era el nombre de la artista.

“Otra mas a la montaña de chicas que no saben que hacer con sus vidas y se hacen cantantes.” Pensé.

Cuando el semáforo cambió a verde, intenté arrancar pero se me caló el coche. Hacía solo un mes que me había sacado el carné y me pasaban a menudo cosas así.
Volví a arrancar y avancé entre la marea de coches.

Entonces mi teléfono comenzó a sonar. Por suerte llevaba manos libres y le di a aceptar la llamada, de modo que la voz de quien me llamaba sonaba por los altavoces de mi coche.

-¿Diga?
-Guardo il cielo e non vedo altro colore...solo grigio piombo che mi spegne il sole, l'unica certezza è gli occhi che io ho di te....-me cantó Luca.

Sonreí como una boba.

-Buon giorno Luca.-saludé.
-Hola preciosa. ¿Qué tal día hace?
-Algo de frío. Está nublado.
-Si yo estuviese ahí no tendrías frío....

Me ruboricé.

-¿Estás yendo a clase?-inquirí evadiendo su intento de incomodarme.
-Si. Obviamente. ¿Y tú?
-¿Enserio me preguntas?
-Jajajajaja. No.
-Hoy llego antes a casa. Podríamos hacer una videoconferencia. ¿No?-le comenté.
-No...No creo que pueda... La cam no me funciona...ya sabes...Además llegaré tarde...
-Jolin Luca.... Hace siete meses que no te funciona...Ni te has comprado otra... Ni siquiera me pasas fotos tuyas... Y siempre tienes cosas que hacer por las tardes...
-Es que nunca me acuerdo de comprarme una nueva... Y fotos...¿para qué? Si ya me tienes muy visto.-bromeó- Y lo de las tardes es que quedo con mis amigos...
-Luca...-refumfuñé.
-Tengo que colgarte preciosa. Hablamos esta noche. ¿Vale?
-¡No cuelgues Luca!
-Ciao bella.
-¡¡Luca Ruggiero!!

Pero era tarde. Los pitidos indicaban que había cortado la llamada.
Metí un grito sofocado allí mismo de rabia, y enseguida me arrepentí ya que había vuelto a parar en otro semáforo y el conductor del coche de al lado se me quedó mirando.
Estaba cansada ya. Desde que habíamos comenzado a salir, solo nos habíamos visto una vez y por que Pedro había venido a pedir disculpas a mis padres por lo del hotel, y Luca vino con él. Pero apenas se quedó un día, y no pudimos estar solos.
Después de aquello, a Luca su madre lo castigó por que empeoró en sus notas y no lo dejó venir mas y yo como comencé la universidad, con la carrera de Administración y Dirección de Empresas, y no es que fuese sencilla aunque lo iba aprobando todo y bien, y las clases de piano, pues no tenía tiempo de viajar e ir a verle. Ni dinero, todo hay que decirlo.

Me vi metida en una caravana interminable. Estaba claro que no llegaba a primera hora.
Miré en mi bolso en busca de mis cd’s, pero me los había olvidado en casa. Me maldije a mi misma mil veces. Menudo día.
Sin mas opción, encendí la radio, cosa que no hacía nunca. No solía gustarme la música que sonaba por allí. Pero entonces... La escuché, la reconocí, supe que era ella. ¡¡Vivi!! ¿En la radio? No podía ser. Tenía que estar confundida. No era su voz exacta, estaba algo distorsionada en trozos, pero... Mi instinto me decía que era ella.

El pulso se me aceleró.

“Esta era Krise, la nueva bomba que llega desde Estados Unidos para arrasarlo todo. “ dijo el interlocutor.

Miré los carteles de nuevo. Krise. ¿Krise era Vivi? Sin duda alguna si. Yo lo sabía. Era ella. Pero aquellos ojos... Me hacían dudar.
Comencé a sentirme mal. Me daba vueltas todo. En cuanto pude paré el coche y llamé a papá. Vino a buscarme en taxi y volvimos, él conduciendo mi coche.

-Mejor que no vayas a clase. ¿Qué te sucede? –inquirió preocupado.
-Nada... No me encuentro muy bien...¿Sabes quien es Krise?-le pregunté sin mirarle.
-Mmmmm. Si.
-¿Si?
-Si. ¿Por?
-¡¿Por que no me lo has dicho?!-me quejé.
-Pues hombre, no creí que fuese tu tipo de música.

Le miré confusa.

-Bueno, pero ella...
-¿Ella qué?
-Que no me dijiste nada de ella.
-Hija, ¿te gustan las mujeres? No lo pensé....
-¡No! No es eso.
-¿Entonces?
-¿Qué es lo que sabes de ella?
-Pues poco. Que es una chica de EEUU que canta pop-rock y que viene aquí en unos días. Por lo que Tilo nos ha dicho, allí es muy famosa ya y eso que solo hace dos meses que ha empezado. Pero también nos ha dicho que el motivo de su fama no es que cante bien, si no que enseña...Vamos que es un tanto fresca... Que va ligera de ropa...Que..
-Lo he entendido papá.
-Pues eso. Y lo veo triste. Que tenga que venderse así. Patético.

No continuamos la conversación. Él no sabía nada... Nada de lo que yo sospechaba.
Nada más llegar a casa me encerré en mi cuarto y encendí el pc. Busqué por Internet y encontré mil fotos suyas. Y si, en todas salía con poca ropa. Y salí de dudas. Era ella, era su cuerpo. La conocía bien. Lo que me sorprendió mas fue ver el tatuaje. A ella no le gustaban.
Toda aquella situación me dejó completamente fuera de mi. Hacía un año que se había marchado... Hacía un año que me había dejado sola. Hacía un año que había mandado a Nix a que me diese una carta de su parte. Ni siquiera se despidió de mi a la cara. No fue lo suficiente valiente.
Además de... De que aquella carta fue la cosa mas dolorosa que me había pasado jamás.

Apagué el pc de nuevo y saqué de bajo mi colchón el sobre. Me temblaba en las manos. Lo abrí y volví a leerla.

“ Hola Irae. Quiero decirte que me largo. No aguanto mas todo esto. Estoy cansada de todos. De mis padres, que se creen los mejores y los dueños de mi vida, de Yu, que no es mas que un puto marica y de ti, que no haces mas que lloriquear por las esquinas y depender de mi. Quiero mi vida. Quiero olvidaros a todos y tener lo que merezco. Y con vosotros no lo conseguiré nunca. Por eso me voy. Para poder ser yo y no fingir mas.
Espero que me entiendas, ya que tu misma sabes el gran peso que puedes llegar a ser. Bye primita.”

Cientos de veces la había leído para entenderla. Para poder entender lo que allí ponía, por que me negaba a creer en aquellas palabras. Pero escucharla por la radio, verla en Internet...Todo ello me indicaba que lo que ponía en la carta era verdad. Que Vivi lo que había querido era la fama, triunfar, y nosotros éramos un estorbo.

A los tíos también les dejó otra carta parecida. O mas dolorosa. Al principio todo fue mal. Los primeros meses sin ella... Fueron un infierno para todos... Tío Kiro y tío Strify no hacían mas que pelear y yo no quería hablar con nadie. Ni con Luca. Por suerte él me entendió y esperó a que me recompusiera.
Los tíos intentaron comunicarse con ella pero rechazaba todas las llamadas y hasta llegó a poner una denuncia por acoso a sus propios padres...

Pero gracias a dios, Tilo propuso gravar un nuevo cd, y eso les unió a todos de nuevo y les ayudó “olvidar”. Ahora acababa de salir a la venta hacía un mes y ya estaban todas las entradas agotadas para los cuatro meses de gira que iban a estar.

En ese momento todo estaba “normal”. Nadie mencionaba a Vivi. Era como una “norma”. Nos había echo tanto daño a todos que habíamos preferido fingir que no existía.

¿Por qué volvía entonces? ¿Qué pretendía? Sabía que si mis tíos se enteraban, si la reconocían, volvería a destrozarles y esta vez sería posiblemente para siempre. Para ellos Vivi siempre había sido lo mas importante en sus vidas. Habían luchado por ella... Y perderla fue un golpe duro...Pero verla regresar así...De aquella manera... Era verdaderamente cruel.

Me volví a sentir mareada y me dejé caer sobre la cama. Comencé a sentir calor. Era fiebre... Me puse a llorar de impotencia y de miedo. Yo había levantado un muro...¿Resistiría?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 2:46 pm

Capítulo 46: ***GUERRA PERSONAL*** (Iván)




Me encontraba jadeando, sentado en el retrete del baño de colegio, con Tanya, una chica un año mayor que yo arrodillada en el suelo haciéndome un favorcillo. Estaba colada por mi desde hacía ya un tiempo y me había pedido una cita. Yo, en vista de tan gran oportunidad para un polvo fácil, le dije que saldría con ella si primero me daba algo a cambio. La convencí de que ella también me gustaba y que aquello era lo normal. Que nos lo pasaríamos bien. Y bueno, era tan tonta que se lo había creído. Por el momento ya me la estaba chupando en el baño. Pero sinceramente no me apetecía tirármela. No era mi tipo.

Cuando terminó, me abroché los pantalones y sonreí.

-No está mal.-dije.
-¿Cuándo saldremos?-inquirió.
-Mmmmm ¿nunca?

La cara se le transformó.

-¿Qué...qué dices?
-Eso. Que me lo he pensado y no me apetece salir contigo.-me encogí de hombros.
-Cabrón...murmuró.
-¿Cómo?
-¡¡Eres un...!!
-Shhh.-la callé con la mano- Si dices algo...¿Quieres que todo el cole sepa que tipo de favores haces?-sonreí con maldad.

Apretó la mandíbula y salió de allí corriendo. Yo me miré al espejo y suspiré. Aun me quedaban dos horas de clase. Y llegaba tarde. Ya había sonado el timbre hacía diez minutos. Caminando lentamente, ya que no me iba de mucho , me topé en el pasillo con Dalia y Tanya. Estaban hablando y Tanya estaba medio llorando.

-¿Qué ha pasado?-inquirió Dalia preocupada.
-Nada...-me miró pero enseguida miró hacia otro lado.

Dalia se dio cuenta.

-Bueno, ve al baño a refrescarte la cara y luego ve a tu clase.-le dijo.
-Vale...

Tanya desapareció de nuestras vistas y yo me dispuse a entrar a mi aula, pero Delia me paró.

-¿Qué ha pasado?
-¿Con qué?-me hice el loco.
-Con ella.
-Nada. ¿Por? ¿Te ha dicho algo?
-He visto como te miraba. Y la he visto salir del baño de hombres. Y después a ti.
-¿Y eso que quiere decir?
-Iván, ¿que le has hecho?

Se me escapó la risa, pero paré en seco viendo su seriedad.

-Yo nada, ella en cambio si que me ha hecho...-hice un gesto obsceno con la boca, la lengua y la mano que todo el mundo sabe que se refiere a felación.

Apartó la vista de mi.

-¿Qué pasa profe? ¿Querías ser tú quien estuviese en su lugar? La verdad, no te lo negaré, lo haces mejor tú, tienes mas experiencia y sabes lo que me gusta.

Se puso nerviosa y miró a su alrededor.

-No... cállate...
-¿Por? Llevas mas de un año haciéndomelo. Eres toda una experta.
-Vuelve a clase...
-Se sincera. A ti lo que te jode no es que haya echo llorar a esa chica o que me haya podido aprovechar de ella, lo que te jode es que no hayas sido tú la que estuviese arrodillada entre mis piernas.

Me abofeteó y yo la agarré con fuerza, la arrastré hasta el baño y comencé a besarla.

-Se que esto es lo que quieres...-musité con mis labios sobre los suyos.
-No...
-¿No que?-mordí la piel de su cuello y con mi mano, apreté su culo, haciendo que nuestros sexos se rozaran bajo la ropa.

Lamí sus labios y ella misma los abrió y sacó un poco la lengua buscando la mía.

-Ves...tengo razón...Pero si lo que quieres en un polvo, quedamos luego. Esta noche me paso por tu casa y te hago el favor.-me aparté de ella- Ahora tengo clase, y contigo profe. Has dejado a tus alumnos solos. Si no vigilas te echarán.

Salí de allí y volví a donde debía estar. Al momento apareció ella, y casualmente puso un examen sorpresa. Cuando pasó por mi lado y lo dejó sobre mi mesa sonrió. ¿Me la estaba devolviendo?
Obviamente no había estudiado y estos últimos meses me había relajado demasiado con mis estudios.

-Este examen cuenta un veinte porciento de la nota, así que espero que lo hagáis bien.

Todo el mundo se quejó y yo me cabreé. ¿De qué iba?
Al comenzar el examen alcé la mano y ella vino a mi lado.

-Dime Iván. ¿Qué duda tienes?

“¿DE QUE VAS?” escribí en mi examen.

-Ajá. Pues mira, esto no puedo respondértelo. Tú lo sabes bien. Eres un chico listo. Y yo soy tu profesora, no puedo chivarte las respuestas. –volvió a sonreír.

Me hervía la sangre. Era humillante.
Al terminar el dichoso examen se lo entregué y me senté en mi sitio de brazos cruzados. Fui el primero en dárselo, mas que nada por que en todo el examen solo había puesto cosas como “ TE ARREPENTIRÁS” “ VAS A SUPLICARME PERDÓN” “ CUANDO ESTEMOS SOLOS VAS A LLORAR” “ NO ERES MAS QUE UNA PUTA BARATA”...Etc... Realmente me había fastidiado ver como se había defendido de mi. Era la primera vez que me plantaba cara en el año y algo que llevaba follándomela.

Vi como guardaba el examen y me miraba seria. Entonces mi móvil vibró. Miré y era un mensaje.

“HOLA, ¿QUEDAMOS HOY NO?” Era de Sam.
“CLARO. COMO SIEMPRE. TE VOY A BUSCAR A LA SALIDA DEL PSICÓLOGO A LAS SEIS” Respondí.
“OK. LLÉVAME LA ROPA PORFA.” Me recordó.
“NO SE ME OLVIDA, TRANQUILA”.

Sam había pasado a ser mi mejor amiga. Ella era un colega mas para mi, pero al que quería de otra forma. Era a la única que le contaba todo, y cuando digo todo, es todo. A mis amigos solo les contaba las partes de sexo cuando quería chulear, pero a ella, se lo contaba como algo normal, o sea, así era yo, y no quería fingir. Eso si, no estaba de acuerdo y siempre me sermoneaba.
Pero sabía que no la podía llevar con mi pandilla de amigos. Ella era mas pequeña y además estaba la cuestión de que era ciega, y le tomarían el pelo por todos lados, así que por ello, quedábamos los lunes, miércoles y los viernes un rato por la tarde. El resto de días quedaba con mis amigos y las noches las usaba para mi vida íntima por así decirlo.
Y lo que había dicho de que le llevase la ropa, era que yo en mi armario, guardaba alguna ropa de ella y se la llevaba cuando quedábamos para que se cambiase los trajes horribles que su madre le ponía. Eso si, estaba bien escondida para que mi madre no la viese.

-¿Con quien se está enviando mensajitos señorito?-Dalia se había puesto a mi lado y miraba mi móvil- Los teléfonos están prohibidos.-me recordó.
-Pues le estaba enviando mensajitos a la chica con la que voy a quedar esta tarde. –respondí adrede para ponerla celosa.
-Bien, pues fuera de clase. Y deme el teléfono.
-No.
-Dame el teléfono.-me tuteó.

Nos estábamos poniendo a prueba ambos. Era una guerra personal.

-Aquí lo tienes.-me lo metí dentro de los boxes-¿Vas a cogérmela? Quizá te mola hacerlo delante de todos. Sería una experiencia nueva. ¿No crees?

Toda la clase nos miraba alucinados.
Entonces, justo en aquel momento entró el director por la puerta.

-¿Pasa algo Delia?-inquirió.

Ella cogió aire.

-Si. Iván esta expulsado y con amonestación grave. –se fue a su escritorio y firmó la amonestación- No lo quiero en mi clase durante una semana.

Me quedé boquiabierto. ¿Se había atrevido a hacer aquello? No podía ser. Tenía que ser una broma.

-Me temo que con su amonestación y sumando las faltas de asistencia que ha cumulado es una expulsión de todas las clases durante tres días.-comentó el director.

No, aquello no podía pasar. Mi madre me mataba. ¿Yo expulsado?

-¿Está segura que ha sido tan grave como para la amonestación...?-le preguntó él.

El director era fan de mi madre y siempre intentaba tratarme mas que bien. Se le veía indeciso al ver la situación.

-Si. Estoy segura. Ha entregado su examen con mensajes amenazantes, ha utilizado el móvil en clase y cuando se lo he pedido se lo ha metido en la ropa interior. Aun lo tiene ahí. –me señaló.

Sin duda me había metido en un buen lío.
Pensé rápido. Si decía que ella abusaba de mi no se lo creería nadie, pero... En mi cabeza apareció un plan mucho mejor y mas efectivo. Aquella tía iba a pagar por lo que acababa de hacer.

-Bien, Iván, acompáñame a dirección.-me señaló la puerta el director- Y usted, ¿me puede dar el examen?-inquirió.

Me di cuenta de lo nerviosa que estaba ella. Le temblaban las manos mientras buscaba el papel, pero lo encontró y se lo dio.
Al llegar al despacho del director me senté frente a él.

-Jovencito, dame una buena excusa por lo que ha sucedido.-me pidió.
-Ella está enfadada por que he querido dejarla...-mentí.
-¿Cómo?-se inclinó hacia delante en su silla y me miró expectante.
-Eso... Que ella y yo tenemos una relación... Desde hace un año... Ella comenzó a tratarme diferente y un día me besó. A mi me gustó y nos acostamos... Me dijo de llevarlo en secreto...Pero yo no quiero nada con ella ya...

Tragó saliva con dificultad.

-Continua.
-Y se ha enfadado y ha puesto el examen sorpresa...Y joder...Sabe como soy yo...Tengo carácter... Y por eso escribí lo que escribí...Por que estaba enfadado... No es justo...Yo no quiero nada con ella...Nunca lo quise...Pero ella insistía....Y .... Con ella perdí la virginidad....
-Vale, no continúes. –me paró- Iván...Esto que estás diciendo es muy grave... ¿Estás seguro?

Me quedé pensativo. No, no estaba seguro. Sabía que si seguía la iban a despedir...Pero...Ella lo había comenzado todo, y si no me defendía, el que recibiría el castigo sería yo. Estaba claro que puestos a elegir me elegiría a mi mismo que no a ella. No era mas que sexo en mi vida, mera distracción.

-Si. Estoy seguro.
-¿Tienes pruebas?
-No ahora pero puedo dárselas.
-¿A que te refieres?
-Póngale algo de faena a Dalia hoy para que tenga que quedarse hasta mas tarde... Luego usted solo asómese a la sala de profesores a las ocho, con discreción y yo le demostraré que es cierto.
-Esto es una locura...
-¿No me va a dar la posibilidad de defenderme?-alcé las cejas- Mi madre se llevará una gran decepción...
-De acuerdo...

Y así lo hicimos. A las ocho menos diez me planté allí y ella dio un pequeño brinco al verme aparecer.

-Hola.-la saludé.
-Hola...¿Qué haces aquí?
-Quiero hablar contigo.
-No se de que... Está claro que ya no tenemos nada de que hablar.
-Puede que tengas razón.

Me acerqué a ella y me agaché a su lado, acercando mi boca a la suya.
Pero me paró.

-Mira Iván... Creo que ya hemos jugado suficiente... Yo... Yo no quería fastidiarte...En serio...Pero... Me lo has puesto muy difícil... Así que entiendo que estés enfadado conmigo... Ódiame si quieres, pero no va a pasar nada mas entre nosotros.

Por aquel camino no llegaba a ningún lado.

-Me es igual lo que haya pasado. A mi ahora me interesa otra cosa...Vamos a follar putita... Por mucho que digas que no, sabes que al final será un si, como siempre.- miré de reojo a la puerta pero por suerte el director aun no estaba, aun no tenía que fingir mi papel de “víctima”.

Cogí su cara entre mis manos y la besé. Intentó apartarme pero no me dejé. Fui directo a su punto débil, su sexo y ella se estremeció. Entonces me empujó con fuerza y se quedó de pié, frente a mi.

-¿El último polvo?-inquirí.

Se abalanzó sobre mi cuerpo y nos dejamos llevar. Yo seguía mirando hacia la puerta pero nadie apareció. Así que me la tiré y no obtuve el resultado que quería. Cuando terminamos ella se puso bien la falda y me miró fijamente.

-Se que esto es la guerra... Pero así debe ser... ¿No?
-¿Cómo? –no la entendía.
-Se lo que hablaste con el director...Yo...Os espié...

Me apoyé en la mesa aturdido.

-Iván...No puedes ir así por la vida...Creyendo que todo es tuyo, que todo el mundo te tiene que obedecer...y mucho menos tratar a las mujeres como objetos... Yo asumo mi culpa. Me dejé enredar...No fui lo suficiente “madura” para afrontar esto... No valgo como profesora... Así que el que me echen...Lo veré bien... Hice algo mal y asumo las consecuencias, pero tú también debes asumirlas.
-¿De...de que hablas?
-En este año...te he cogido cariño... Espero que me entiendas algún día.

Me dio un beso en la mejilla y salió de allí. Cuando intenté salir, me había encerrado. Grité, la maldije pero no sirvió de nada. No hasta al cavo de una hora que me abrió el director con una cinta de vídeo en la mano.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 2:48 pm

Capítulo 47: *** COLGADO*** (Luca)





Acababa de hablar con Irae por teléfono, pero le había colgado ya que se había puesto un poco... pesada con el tema de que no me iba la cam o que por las tardes nunca estaba en casa...
Era simple, no quería que me viese, no todavía. Al poco de marcharse ella la última vez que estuvo en Italia, comencé a “dar el estirón”. Me di cuenta que estaba creciendo, por fin, y pensé que lo mejor sería no decirle nada a Irae y darle la sorpresa cuando ya fuese mas alto y menos crío.
Estaba cansado de que la gente me tomase por su hermano pequeño. Quería ir por la calle cogido de su mano, besarla, abrazarla, sin que nadie se escandalizase, y sin hacerle pasar vergüenza a ella.

Corrí ya que llegaba tarde a clase y al entrar, me encontré a Dane sentada en mi sitio.

-Buenos días.-me saludó sonriente.
-Hola.-le devolví la sonrisa.

Se levantó y puso sus cosas en la mesa de al lado.

-¿Tienes algo que hacer este fin de semana?-inquirió.
-Mmmmmmm. Por el momento no.
-¿Te vienes de fiesta? Mi primo es el portero de una discoteca y nos dejaría pasar. Van a venir Adam, Nico y Siria.
-....No se... Me lo pensaré....¿Vale?-dije sabiendo que le iba a decir que no, pero necesitaba tiempo para inventar la excusa.

En aquel tiempo, la relación con Dane era extraña. Continuábamos siendo amigos a pesar que yo hablé con ella y le expliqué que no quería salir con ella como pareja. Ella lo entendió y me pidió que no dejase de ser su amigo.
Obviamente que acepté.

Las clases comenzaron y yo solo pensaba en la discusión que debería afrontar aquella noche con Irae. Le había colgado el teléfono, no le daba una buena razón para lo de la cam y no sabía que decirle ya a lo de las tardes...

La realidad era que iba cada tarde al gimnasio, y los cambios se hacían notar. Además mi altura... Ya sería igual de alto que mi niña. Así que la próxima vez que nos viéramos, no habría ningún problema, ningún obstáculo entre nosotros. Y me quedaban dos meses para cumplir los diecisiete años...Cosa que significaba que Irae y yo....

Al terminar las clases fui a casa de Pedro. Había quedado que comería allí con ellos. Allegra me había invitado.
Nada mas verme me abrazó, como hacía de costumbre.

-Te estás poniendo muy muy muy sexy....-susurró en mi oído.

Le di una colleja y ella se quejó.

-Te voy a denunciar por acoso.-sonreí divertido.
-Ya te gustaría que te acosase.-se levantó un poco la falda jugueteando.
-¿Se puede saber que pasa aquí jovencitos?- era Pedro.
-Nada papi.-le dio un beso y fue a ayudar a su madre con la comida.

Yo hice el gesto de ir al comedor pero Pedro me sujetó.

-Espero que no estés jugando.-manifestó.
-¿De que hablas?-sonreí nervioso.
-Hablo de mis dos hijas.
-¿Tus que?
-Allegra y Irae. Sabes que Ira es como una hija para mi. ¿No estarás jugando con ambas no?
-¡No!-exclamé.
-Se que estás con...-miró a su alrededor- Con Irae...Así que no tontees con Allegra si no quieres que se lo diga, y que te parta las piernas. Sabes que quiero mucho a tu padre, pero con mis niñas no.-me advirtió.
-No...Te juro que no...
-Eso espero. ¿Vamos a comer?-cambió de expresión por una de felicidad.

Me dio grima.

Comimos y después me preparé para irme al gimnasio.

-Hoy tengo mi primer rodaje de anuncio desde que...-musitó Allegra pasando su mano por su corto pelo, que le llegaba a penas por la mitad del cuello- Al final me han cogido...Pero... No soy la chica principal...

Suspiré y la abracé.

-Va...Pero al menos te vuelven a llamar...
-Pero...Antes tenía todas las puertas abiertas... Y por culpa de la hija de puta de Vivienne....Todo se fue a la mierda...
-Ei... Te juro que me vengaré de ella... Te lo prometí y no me he olvidado.-le besé la frente- Se pasó... Tú tranquila... Ahora demuéstrale al mundo que eres mejor que ella. Ya verás como la superarás.
-¿Cómo te vas a vengar si ni siquiera sus padres saben donde está?
-Algún día tendrá que volver...

Si antes odiaba a Vivi por como trataba a mi Irae, después de lo que le hizo a Allegra en el pelo, y de lo que le hizo a Ira, al marcharse y dejarle aquella carta, la odiaba aun mas. Era la persona mas cruel que conocía y estaba decidido a vengarme de ella por todos los motivos que me había dado.

-Me tengo que ir. Hablamos mañana. ¿Vale?-expresé.
-Claro. Hasta mañana. ¡Te quiero!
-Yo también.

Pasé la tarde en el gimnasio y al llegar a casa hice mis deberes.
Durante la cena, volví a plantear a mis padres lo que llevaba mucho tiempo pidiéndoles.

-Quiero ir a Berlín.
-Pásame la sal.-evadió mi comentario mi madre.

Se la pasé.

-Quiero ir a Berlín. Mamá...Papá...
-¿Otra vez con el mismo tema? Ya aburres..-se metió Chiara.
-¡Tú callate!-me enfadé.
-No le grites a tu hermana. –terció papá.
-Quiero ir a Berlín. ¿Por qué no me dejáis? Saco buenas notas, me comporto bien, hago lo que me decís...Tengo casi diecisiete años.-me quejé.
-Tener casi diecisiete no es tener dieciocho.
-Pero...
-Pero nada. Cena y deja de decir chorradas. Tu casa está aquí. Allí no pintas na.-zanjó el tema mamá.

De nuevo me fui enfadado a mi cuarto y me eché sobre la cama. Cogí el móvil y llamé a Irae.

-¿Si...?-inquirió con voz extraña.

Seguro que estaba enfadada por haberle colgado.

-Lo siento amore... Io ti amo... Scusi... Perdón... No debí colgarte...
-Es igual.
-¿Cómo que es igual?
-Que no importa...
-¿Qué sucede angelito?
-Nada...
-Irae. ¿Qué pasa? Me estás asustando.
-No me pasa nada...-estaba casi llorando.
-Ei, ei. Cielo, ¿qué pasa?
-¡He dicho que nada! –me gritó y colgó

Sin duda algo le pasaba y gordo. ¿Tanto se había enfadado por haberle colgado? No podía ser. Tenía que haber otro motivo.
Volví a marcar pero había apagado el teléfono. Así que llamé a su casa.

-¡¿Qué?!-espetó mi tía Irene al teléfono.
-Esto...Yo...Soy Luca...
-Si quieres hablar con Ira, está enferma.
-Ah...¿Qué le pasa?
-Sobrevivirá.-respondió seca- Llama mañana. Adiós Luca.-y colgó.

Perfecto, me habían colgado dos veces la misma familia. ¿Qué estaba pasando en aquella casa?
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 3:20 pm

o dios!!
kirina como ereas mala!!
dejarnos asi!!
Vivi estas haciendo una sarta de tonterias!!
enfadado
pobre de kiro y strify cuando la vean!!
...
no tendras una imagen de la nueva vivi???
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 5:32 pm

mierda, esk la imagen de Krise tenía que haver salio en el cap de KRISE UU' no se pk no saíó, la pongo akí y en el cap que corresponde arriba XD



______________________________________________________


Capítulo 48: ***FUEGO*** (Iván)




La cinta que el director tenía en sus manos era ni mas ni menos que la grabación de todo lo que había pasado hacía una hora en aquella sala.
Me llevó a dirección, donde también estaba Dalia.

-¿Qué cojones has hecho?-inquirí sin esperar respuesta.
-Lo que debía. Quiero hablar con los dos.-respondió por ella el director.

Tomé asiento y esperé mi sentencia.

-Se que los dos sois igual de culpables en esto. Me parece aberrante por su parte señorita Dalia.-la miró con asco- Y jamás me esperé esto de usted Iván... Su forma de hablarle..de actuar...demuestra que tiene un gran problema.
-A mi forma de hablar y actuar no le pasa nada. Es mas, creo que me va de puta madre. Así consigo follarme a zorras como ella.-dije dolido.

Entonces sentí un mal presentimiento. El director miró por encima de mi. Había alguien detrás y con mi suerte seguro que no eran los reyes magos precisamente.
Me giré y allí estaban mis padres.

-Te dije que Marc era una mala influencia...-murmuró papá.

Ella le dio un codazo y avanzó.

-Levanta. Vamos para casa. –dijo tirando de mi camiseta.
-Señores... Debido a lo ocurrido, por el momento queda expulsado durante una semana... Hablaré con el consejo y luego les citaremos aquí para explicarles que hemos decidido. Pero creo que deberían llevar a su hijo a un psicólogo.
-La que debería ir a un psicólogo es esa guarra.-soltó mamá para mi sorpresa- Se ha estado tirando a mi hijo.
-Yo...Lo siento... Es que Iván....
-¿Iván que? Iván es un crío de quince años. Tenía catorce cuando comenzó con esto...-puso cara de desaprobación- ¿No es capaz de controlar a un niño de catorce? ¡Lo que es, es una puta!-gritó.

Había perdido el control. Papá la sujetó por que iba hacia Dalia que cada vez se arrinconaba mas.

-¡Déjame Shin! ¡A esta la mato!
-Enserio lo siento...
-¡Mas lo va a sentir! ¡Voy a denunciarte!
-Señora por favor...-interrumpió el director, pero ante la mirada asesina de mamá se calló.
-Irene...Va....Vayamos a casa....-insistió papá.
-¡Suéltame Shin por que vas a recibir tú!-le amenazó.
-¡Ya vale!-gritó él- Ya la han expulsado. Tema zanjado. Ahora hay que hablar las cosas en casa. ¿Quieres seguir montando el espectáculo? Pues hazlo tu sola por que yo me voy e Iván se viene conmigo.

Aquello si que era el mundo al revés. Mamá defendiéndome y queriendo matar a Dalia, cuando sabía lo que yo había echo, y papá plantándole cara a mamá.
Era hombre muerto. Cuando llegase a casa mi madre le mataba.
Pero él tiró de mi haciéndome levantar y me metió un empujón, por el cual no me quejé. No era momento de enfrentarme ni siquiera a él.
Al final ella nos siguió y durante el camino ninguno de los tres hablamos. Pero al llegar a casa estalló la tercera guerra mundial. Primero, al entrar, nos encontramos con la música de mi hermana Irae a todo volumen. Mamá fue a su cuarto a decirle que la bajase y terminaron discutiendo. Si, ellas dos discutiendo. ¡¡Mi hermana Irae discutiendo!! No me lo creía.

Papá corrió en ayuda de su niña y entonces los que discutieron fueron mis padres.

-¡Está enferma! ¡No le grites!- le recriminó papá.
-¡Si está enferma que baje el volumen!
-¡No lo pienso bajar! ¡Cuando Iván es quien lo tiene alto no pasa nada!-atacó mi hermana.
-¡No estamos para gilipoyeces hoy Irae!
-Me importa una mierda.-respondió ella.
-¡El mal humor te lo guardas donde te quepa niña!-le gritó mamá.
-¿Me lo guardo donde lo guardas tú?-le vaciló Ira.

Entonces mamá le pegó una torta .La escuché desde el pasillo. Corrí a ver que sucedía y me encontré a Irae llorando, papá petrificado y mamá estupefacta.

-Oh...Lo siento hija... Estás ardiendo... ¡¡Tienes fiebre!!-la abrazó y la tensión de el momento se relajó- Lo siento...Acuéstate, que ahora te traigo una pastilla y el termómetro.

Mamá corrió al baño y trajo todo aquello. Ambas lloraban y se pedían perdón por lo que se habían dicho. Papá mientras me miraba muy serio.

-Vamos al comedor... Mejor que esperemos allí. –me indicó.

Me senté esperando lo que me deparaba y al momento mamá se reunió con nosotros.

-Lo siento...-dijo ella sentándose al lado de papá y poniendo la mano sobre su rodilla.

Este negó con la cabeza y le sonrió dulcemente. Entonces me miraron.

-Explícalo todo.-me ordenaron.
-...Pues...
-¿Es cierto que llevabas un año con ella?
-Si...

Mi madre cogió aire y papá preguntó:

-¿Estás enamorado de ella?
-No.
-¿No?
-No.
-¿Entonces?
-¿Entonces qué? –inquirí.
-¿Por qué...?
-Por el sexo.
-¿Ella te forzó a algo?-mamá clavó sus ojos en mi esperando la verdad.
-Si...Ella...-comencé a mentir para salvar el pellejo.
-Iván, la verdad.-insistió.

Me dio rabia. No le podía mentir. A mi madre no. Lo notaría y se enfadaría mas. La defraudaría.

-No...Fui yo...-admití.
-¡¡Ves!! ¡Es culpa de Marc y Cris!-soltó papá.
-¡Ni Marc ni mi hermana le pusieron una pistola en la cabeza para que se tire a su profesora!
-¡No pero son una mala influencia!
-Esto...No echéis las culpas a nadie...Simplemente me gusta el sexo... Y lo hago siempre que quiero con quien quiero. –les interrumpí.

Ambos enmudecieron.

-Vamos a ver. ¿Es necesario que os pongáis así? No es ni la primera ni la última mujer con la que me acuesto. Es mas, no tenía ninguna relación con ella. Me gustan muchas, y me acuesto con todas cuantas quiero. Soy guapo y acaban cediendo siempre, ya sean mayores o menores. Veo una pérdida de tiempo todo esto.

Entonces el teléfono sonó. Mamá contestó.

-¡¿Qué?!-gritó -Si quieres hablar con Ira, está enferma.-hizo una pausa- Sobrevivirá.-respondió seca- Llama mañana. Adiós Luca.-y colgó.

Luego se levantó y comenzó a pasear por el comedor.

-Joder... Esto es una mierda... Te han expulsado... Y justo yo pasado mañana comienzo la gira... Y tú, Shin, estás con la promoción del CD nuevo y las clases...Y dentro de poco la gira también...
-Por mi no hay problema. Me quedo en casa.-dije.
-De eso nada. Esta vez te has pasado... Necesito pensar... Necesitas un castigo...
-Me podéis castigar en quedarme en casa encerrado.-comenté.
-No te hagas el gracioso. Calladito.

Papá se acercó a ella y le susurró algo al oído.

-Ni en broma. Eso no. –respondió ella.
-Lo necesita...Solo un tiempo...Para que entienda lo que ha hecho...Para que entienda que tiene que cambiar...
-No Shin. No pienso mandar allí a mi hijo.
-También es mi hijo.-le recordó él- Tú no vas a estar en casa durante mas de un mes, y yo no puedo ocuparme solo de todo...Irae puede encargarse de Hayley, pero Iván...Y es perfecto por que necesita límites... ¿Te recuerdo que siempre te quejabas de...Vivi?-dijo el nombre “prohibido” en un susurro.

Ella apretó la mandíbula y se llevó las manos a la cabeza.

-Iván, vete a tu cuarto. Mañana te diré lo que decidamos tu padre y yo...-me ordenó.

Pero el teléfono volvió a sonar. Esta vez fue papá quien respondió, me hizo señas para que esperase, y no duró mucho la conversación.

-Era el padre de Sarah Maisie. Has dejado a su hija plantada. Se suponía que la recogías tú como siempre y ella a estado esperando solita en la calle hasta que al final, a las dos horas ha llamado a su madre para que la recogiese. Ni siquiera la has avisado.-me recordó.

Se me cayó el mundo abajo. No me había acordado de ella. De Sam. Quise meterme un cabezazo por imbécil.

-Ha dejado claro que no quiere que vayas por allí en mucho tiempo. No te la van a dejar a tu cargo nunca mas. Eres un irresponsable. Podía haberle pasado cualquier cosa...Estaba sola, es ciega y tiene solo trece años.- entonces se dirigió a mamá- Ves lo que te digo... Lo necesita...

Aquella noche me fui a la cama sin llegar a imaginar lo que se me avecinaba. El dicho dice “Si juegas con fuego te quemas”. Sin duda estaba a punto de quemarme.


Última edición por I_Love_Kiro el Lun Jun 08, 2009 5:37 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 5:32 pm

Capítulo 49: ***PAPEL*** (Vivi)




Aquella noche me fue imposible conciliar el sueño. Estaba muy nerviosa. Echaba tanto de menos a mi familia...A mis padres, a Irae. No veía el momento de ir a verles, abrazarles. Contarles todo.

Estaba muerta de miedo por su reacción. Me había ido hacía un año dejando solo una carta a cada uno. Me las había escrito en mi diario, para recordar siempre lo que les dije, para no olvidar nada relacionado con mi vida. En la de mis padres decía:

“Papá, mamá... Siento esto..Siento todo... Pero ahora necesito tiempo para mi. Necesito encontrarme... Ni vosotros estáis preparados para decirme lo que necesito, ni yo para entenderos, por eso esto es lo mejor... No quiero haceros mas daño. Estaré un tiempo fuera... Un año... Y luego volveré... Y todo será distinto. Os quiero mucho, sois lo que mas quiero en la vida (junto con la prima). No lo olvidéis nunca. Ya os echo de menos...”

Y en la de mi Irae le decía:

“Hola preciosa. Se que te vas a enfadar por esto...Pero no me gustan las despedidas. Me han ofrecido la oportunidad de ser artista. No te lo vas a creer pero la madre de Nix es la dueña de la discográfica Diako. No se como va a terminar esto, pero es una oportunidad para demostrarme a mi misma quien soy...Y además...Vale, es una salida “fácil” a mis problemas. No puedo afrontarlos ahora... No a todos... Por eso... Me marcho un año... Me han dicho que no podré hablar con nadie...Ni siquiera contigo... Es lo que mas me duele...Pero no me voy a olvidar de ti. Cada día te querré mas y mas. Y espero que tú también. Dentro de un año volveré y no te dejaré nunca mas. Por el momento, vigila con quien vas. Luca no me gusta, ya lo sabes. Y si tienes problemas en clase, habla con Eli...A pesar que ella y yo hemos terminado mal...Sabes que es buena y a ti también te quiere mucho. Te ayudará. No me odies mucho...Ni me olvides princesa. Te quiero.”

Nuestro avión salió a las cuatro de la mañana, y mi llegada a Berlín estaba prevista para las cinco de la tarde. Me hicieron vestir como iba para las entrevistas o video clips, o sea con poca ropa y contrataron a cinco chicos.

-¿Para que vienen ellos?-le pregunté a Kate.
-Es todo para tu puesta en escena.
-¿Qué puesta en escena?
-Pues estos chicos van a ser tus “esclavos”. –sonrió- Lo único que tienes que hacer es dejarles hacer.
-¿Hacer qué?-no me gustaba lo que me estaba proponiendo.
-Bueno, cosas inocentes, besos y bueno, dejar que te toquen un poco.
-¿Besos? ¿Qué me toquen?-arqué las cejas.
-No te quejes que son muy guapos.
-¡Me es igual! No pienso dejar que me besen desconocidos.
-No te pongas tonta Krise.
-Me pongo como quiero. –me indigné.
-No montes un espectáculo. –me advirtió- Vas a dejarte hacer lo que te digo. ¿Te recuerdo que tienes un contrato firmado?
-Un contrato como cantante. ¡No como puta!

Las azafatas y los chicos me miraron. Íbamos en un avión privado.

-Basta Kirse.
-¡No me llamo Krise! ¡Mi nombre es Yulia Vivienne!
-Niña malcriada... –murmuró.
-No pienso hacer lo que has dicho.
-Lo harás.
-Ya lo veremos. –la reté.

Al aterrizar, salimos del avión y los cinco chicos me seguían de cerca. Pero cuando fuimos a salir por la terminal, en la que se había acumulado toda la prensa alemana, comencé a caminar mas rápido y estos detrás de mí intentaban guardar las apariencias. Uno de ellos me agarró y intentó besarme, pero entonces, una luz me salvó. La misma luz que hacía un año. Sonreí de inmediato y salí corriendo. La única diferencia era que esta vez los que me perseguían eran la prensa.

Nix llevaba la cara cubierta por un pañuelo y en cuanto me agarró la mano corrimos de nuevo a su moto. Además había traído dos cascos, o sea lo había planificado todo.
Cuando paró, no habló, solo me condujo hasta un piso. Al entrar vi que a penas había nada. Un sofá y poco mas.

-Hola Brit.-sonrió quitándose el pañuelo.
-Hola pajarito.-me mordí el labio.

Se acercó y me abrazó. Yo le devolví el abrazo y me sentí bien. En todo este año él había sido mi única conexión con el mundo real. Nos habíamos echo amigos, a pesar que continuaba confundiéndome con sus múltiples personalidades o cambios de humor.

-Siempre a tiempo para rescatarme.-murmuré aun abrazada a su pecho.
-Si. Pero voy a dejar de hacerlo. Pagas muy mal.
-No pago mal.-me separé de él- Simplemente no te pago.-sonreí.
-Voy a tener que cambiar eso.-atrajo mi cintura hacia él y acercó su boca a la mía.
-No te vayas de listo.-puse mi mano sobre sus labios.

Entonces sacó su lengua y lamió mi mano.

-¡¡Ehh!!-me quejé restregando mi mano húmeda contra su camiseta- ¡Cerdo!
-Jajajajajaja.

No pude evitarlo y también me eché a reír.

-Ponte algo de ropa si no quieres que te viole.-me advirtió echándome un vistazo.
-¿La fabrico o qué?
-No, en esa bolsa hay una falda y una camiseta. Póntelas.

Asentí agradecida.

-Tu madre te va a matar.-le advertí desde el baño mientras me cambiaba.
-Lo se. Todo el mundo tiene que morir algún día.-bromeó- Habrá llegado mi hora.
-Enserio...-volví donde estaba él.
-¿Preferías que esos tíos te sobaran?

Suspiré.

-No.
-Pues vas a tener que aprender a dejarte sobar.-se sentó en el sofá con los brazos detrás de la cabeza.
-Ni en broma.-me senté a su lado con los brazos cruzados y el ceño fruncido.
-Brit, sabes que vas a tener que acostumbrarte. Es parte de el espectáculo. Es como hacerte actriz y negarte a llorar. En el mundo que te has metido las cosas van así. Y los besos no son de verdad. –me explicó.
-Pero es que tu madre....
-Mi madre hace lo que debe. Mira, si te he “salvado” es por que creí que necesitarías hacerte a la idea. Mi madre no suele tener tacto con estas cosas. Así que creí que era mejor que yo te lo explicase.
-Tú lo sabías...
-Claro, si no ¿cómo piensas que se me ocurrió ir a por ti al aeropuerto? Mamá me cuenta todo acerca de ti, y cuando me lo dijo, le dije que te lo explicase antes, pero imaginé que no lo haría.
-Nix...
-Imagino que eres como la mayoría de chicas. Una romántica sin causa...-suspiró y sonrió- ¿No has besado nunca a nadie? –alzó las cejas.
-Si. Claro que si.
-¿Entonces?
-Hace bastante... Con quince o dieciséis años...Pero...
-¿Tanto hace que no te besas con nadie?
-No soy una guarra. No me voy besando con cualquiera.
-Pues pinta tienes.
-¡¡Ehh!!
-Lo siento, es la verdad. Tienes pinta de la típica chica que se acuesta con cualquiera.
-Pensé que en este año habías tenido tiempo de conocerme.-giré la cara ofendida.
-Y lo he hecho... Te conozco mejor de lo que crees. Aunque...Aun hay cosas que no conozco de ti...-se acercó mas a mi, poniéndose prácticamente sobre mi cuerpo y apoyando su frente contra la mía- Podríamos ensayar esos besos que tanto te niegas a darle a unos desconocidos... No me importaría ser tu conejillo de indias...

Sus ojos me miraban de una forma penetrante y escalofriante.
Hizo varios chasquidos con la lengua y sonrió.

-Brit, Brit, Brit... Cuanto mas tardes en rendirte ante mi, menor será el castigo. Luego no digas que no te lo advertí... ¿Recuerdas lo que te dije?
-¿Que...qué...?- estaba tan nerviosa que no era capaz de hablar.
-Dije que te iba a volver loca para hacer lo que me plazca contigo y luego dejarte tirada como una zorra usada. –su voz era grave y dura- Cuanto antes te folle mejor. Menos enamorada estarás de mi y menos te dolerá.-añadió.

No podía hablar en serio. No, no... ¿O si? Su mano se deslizó por mi muslo, abriéndose paso y acariciándolo por dentro hasta llegar a mis braguitas.
Yo cerré los ojos. No sabía que hacer. La verdad, me encantó notar su mano sobre mi piel, y estaba excitándome, pero al mismo tiempo estaba aterrada por sus palabras.

-Te gusta esto verdad pequeña...-rozó mi zona sensible y yo eché la cabeza hacia detrás- Al final va a resultar que eres mas puta de lo que creía. ¿Vas a hacer honor a tu papelito de Krise?
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 08, 2009 6:45 pm

enfadado nix no te pases de listo!!
Matar .
Iven tiene un pequeño problema con el sexo...niño ninfomano..
quiero saber su castigo!!
malvado Dr.Maligno
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   

Volver arriba Ir abajo
 
Nuevas Tentaciones
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4 ... 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» NUEVAS PREGUNTAS INEGI 2010.
» Buenas nuevas! La revista a punto de caramelo.
» 29-ABRIL-5 Nuevas Revelaciones sobre "Breaking Dawn"
» 11-ABRIL.-NUEVAS Fotos de Robert, Kristen y el cast en la fiesta del sábado!
» 25-ABRIL-NUEVAS Fotos de Robert y Kristen filmando 'Breaking Dawn' en el Caribe (22/04/2011) + Video * REEDITATO*

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cinema Bizarre Venezuela  :: Fan Fics fuera de tematica-
Cambiar a: