Foro Oficial De La Banda Cinema Bizarre En Venezuela
 
ÍndiceRegistrarseConectarse
Enlazanos









Comparte | 
 

 Nuevas Tentaciones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Nuevas Tentaciones   Mar Mayo 26, 2009 4:58 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Pongo este fic aquí por que aunque salen los bizarros, no son los protagonistas.
Para las que no hayais leido nada mio antes, esta es la "tercera parte" de mi fic Tentación y Tentados que estan en la sección de fan fics de cb. Pero se puede leer perfectamente sin haberse leido antes esas dos.
Es como aparte. Se entiende todo.

En fin, ya me callo. Espero que os guste.

_____________________________________________________________________________


Capítulo 1: *** LA LLUVIA***( Vivi)





Su piel empapada por la lluvia se pegaba a la mía intensamente. Su olor, el olor a humedad y a su piel...Me hacían enloquecer. No podía creer estar viviendo aquello. Notaba el peso de su cuerpo sobre mí, moviéndose rítmicamente y jadeando. Yo intentaba mantener los ojos abiertos para verle la cara, pero las sensaciones que mis sentidos estaban experimentando no me lo permitían. Notaba mi corazón palpitar desbocado, las gotas de sudor que pasaban de su cuerpo al mío, y un enorme placer, que jamás antes había sentido mezclado con algo de dolor al notar su sexo dentro del mí, rozando la parte mas sensible de él y notando como mis pechos con mis pezones erizados, se apretaban contra su cuerpo, mandando pequeñas oleadas de placer de punta a punta de todo mi ser.
Hundió su cabeza en la almohada y profirió un pequeño grito al mismo tiempo que empujaba con mas fuerza. Aferré mis manos a su espalda apretándole con todas mis fuerzas y....

Para llegar a esa parte de la historia falta mucho.
............................
................................
........................................
..................................................
........................................................
................................................................

Me desperté al sonar el timbre y notar que alguien me tocaba el brazo. Entreabrí los ojos y era mi prima. Bostecé y me froté los ojos.

-¿Otra vez durmiendo? Te van a volver a expulsar ...Y si te expulsan de nuevo de clase será durante todo un mes.-me recordó.
-Ya..ya lo se.
-Pues no lo parece.-estaba muy seria.

Miró a su alrededor y luego volvió su mirada al suelo.

-Lo siento...Prometo no liarla mas. No voy a dejarte sola.-comenté poniéndome de puntillas y dándole un beso en la mejilla.

¿Quién era ella y por que le había dicho aquello?
Primero me presentaré. Soy Yulia Vivienne, una chica modosita, normalita, y bastante inteligente.
...........
..............
Empecemos de nuevo. Soy Yulia Vivienne, en ese momento tenía diecinueve años, pelo rubio con mechas fucsias, medía 1’65 (cosa que no ha cambiado) y a pesar de mi altura, tenía un buen cuerpo y era muy guapa. De ojos azules como mi madre y la estatura de mi padre. Y en cuanto a los estudios... Repetí un curso cuando era mas pequeña y aun así seguía siendo la peor de la clase. Puede también que influyese mi comportamiento un tanto... “diferente” al del resto.
Vivía con mis padres, Kristian y Sebastian. Si, dos hombres. Son mas conocidos como Kiro y Strify, dos de los componentes de el grupo Cinema Bizarre.
No soy adoptada, si no que por lo que sabía en aquel entonces, lo que me habían contado, era que mi verdadera madre no quería saber nada de mi. Por eso me han criado mis dos padres, de los cuales los dos se acostaron con ella a pesar de ser gays y he ahí el dilema. Para mi, mi madre era es y será Strify. No le gusta que le llamé mamá, aunque ya se a acostumbrado. ¿Quién era mi padre biológico? No lo sabía. Nunca me lo habían querido decir, ni yo saberlo. Prefería pensar que era hija de ambos.

En cuanto a mi prima, Irae, tenía dos años menos que yo, pero ella por el contrario a mi, la habían adelantado un curso. Era muy lista. Incluso la habían querido avanzar otro curso pero ella se negó. Tenía el pelo largo, liso y castaño hasta la cintura y llevaba flequillo. Su cara era la de un angelito. También tenía los ojos azules y una mirada dulce como ninguna. Era blanquita y su sonrisa cautivaba a cualquiera. Era idéntica a su padre, mi “tío” Shin, otro de los componentes de Cinema Bizarre, pero en morena en vez de rubia. El que si que era idéntico a él era Iván, el hermano gilipoyas de Irae. Pero de carácter Ira era la copia de su padre. O sea, realmente no era mi prima de sangre, pero siempre había considerado a Shin como a un tío, igual que a Yu y Romeo. Los componentes del grupo.

Era una chica muy tímida, emocionalmente inútil e ingenua. Vamos, lo que en una clase se suele llamar tonta y a la que la gente margina. Siempre había tenido problemas para integrarse. No se por que pero solía ser el centro de burlas y bromas pesadas. Desde la guardería había sido así. Y por eso yo, la defendía de todo y todos. La quería mucho. Era como una hermana para mi pero con la ventaja de no serlo. Es decir, si fuese mi hermana tendría que compartir todo, desde cosas materiales hasta el afecto de mis padres, y eso era algo que yo no toleraba. Lo mío era mío, de nadie mas. No compartía.
Si hubiese sido mi hermana de sangre seguramente la hubiese odiado por ese simple echo, pero al no serlo, la quería mas que a nada. Y si me expulsaban de clase un mes significaba que tendría que aguantar un mes a los gilipoyas de clase.
Si mi amiga Eli hubiese ido a nuestra misma clase, no habría habido problema por que ella también la defendía, pero ella iba un curso por delante nuestro. Ella no había repetido.

-Vamos que llegaremos tarde a la clase de música.-me apresuró Ira.

Bufé. Odiaba la clase de música. ¿Por qué? Puede que convivir con dos músicos, y con un entorno rodeado de música sea la respuesta. Y no por que no me gustase o se me diese mal, al contrario, entendía bastante, o al menos muchísimo mas que la mayoría de mis compañeros. Bueno, la única que me superaba, pero como en todo lo relacionado con los estudios era mi prima. Así que me aburría muchísimo en esas clases.
Cuando entramos mi pesadez aumentó . Ya no quedaban sitios al final del aula. Así que nos teníamos que sentar en primera fila.

-Eso te pasa por dormirte en clase y salir la última...-murmuró mi primita.

La miré con cara de odio y ella desvió la mirada arrastrándome de la mano hasta dos asientos en primera fila.
Obviamente el profesor pidió a Irae que nos deleitase con una de sus composiciones al piano.
Si, ella tocaba el piano. Desde pequeña se apasionó por este instrumento. Por lo visto un antiguo componente del grupo de mis padres, Luminor, le regaló su primer teclado. Yo a penas me acordaba de él. O sea, si, por las fotos y por algunas cosas concretas, pero hacía muchos años que no teníamos contacto con él. No personal. Sabíamos que estaba en otro grupo que había montado él y que le iba bien junto con su novio, un tal Hackett.
Ella tocaba el piano y el violín. Yo en cambio tocaba la guitarra y no por que me entusiasmase, si no por que mi tío Yu la tocaba... Y bueno...él... Lo adoraba. Estaba enamorada..... A pesar de la gran diferencia de edad, me encantaba. Desde pequeña moría por él. Y su forma de tratarme... Yo estaba segura que él también sentía algo por mi.
La melodía del piano dio pie a mas fantasías.

-Señorita Yulia, señorita Yulia. ¡¡Yulia Vivienne!!-gritó el profesor.

Di un salto en el asiento y presté atención de golpe.

-¿En que esta pensando? Si no presta mas atención la tendré que expulsar.

Otra vez esa palabra. Refunfuñé por lo bajo.

-Perdón señor Diermissen. Ya presto atención.
-Eso espero.

Irae retomó la melodía y el profesor sonrió ampliamente. Entonces escuché varias risitas desde el fondo y algún insulto que no me gustó nada hacia mi prima.
La pobre se puso nerviosa y se equivocó. Cerré los puños con fuerza. Había reconocido la voz así que no me hizo falta girarme para saber quien había sido.
Al terminar la clase Irae recogió sus cosas con rapidez. Sabía que si le decía lo que tenía pensado acer se pondría en contra y se enfadaría, así que no le comenté nada.

-¿No vienes?-preguntó.
-No... Esto... Ve tirando tú. Tengo que preguntar unas cosillas. A tí te estan esperando el largirucho, Hayley y tú padre.
-¿No vienes con nosotros? Luego tendrás que ir en bus.-me recordó.
-Tranquila. Ve.-insistí.
-Vale. Hasta mañana.
-Hasta mañana.

Guardé entonces mis cosas y corrí tras de Michelle, una de las que se habían reido y metido con Irae. Cuando la alcancé en las taquillas la empujé y le sujeté de un gran mechón de pelo haciendo que inclinase la cabeza.

-¡¡Ahh!!-se quejó.
-La proxima vez que utilices esa boca de zorra que tienes para meterte con mi familia, piénsa en que puede que termines con una boca mucho peor. De buzón.-sonreí.
-¡Ayuda!-gritó.

No había nadie mas allí así que no me preocupó. O eso pensé yo. De pronto alguien me agarró de la cintura y tiró de mi con fuerza separándome del suelo y de Michelle.

-¿Por que no te metes con alguien de tu tamaño?-inquirió una voz arrogante.

Cuando me soltó y le miré me topé con un chico de pelo negro y algo largo, por el cuello escalado y ojos verdes, mucho mas alto que yo y bastante fuerte.

-Por si estas ciego, ella es mas alta que yo.-la señalé.
-Por eso digo. Métete con los de parbularios.-dijo con sarcasmo.

Michelle se puso a reir.

-¡Tú ríete que te parto la boca!-gruñí.
-Deja de hacer el tonto y lárgate.-me exigió el tío ese.
-¡Que te jodan!-contesté.
-¿Cómo?
-Pues eso, que te jodan, que te den por culo, que te peten, que te follen. ¿Sigo?-dije con ironía.
-Anda y vete antes de que me cabree.-sugirió.
-¡Ja! ¡¡Que miedo!!-simulé temblar.

El muy cabrón me empujó haciéndome tambalear. Eso me enfureció mas. Conté hasta tres, no para tranquilizarme si no para coger fuerza, y arremetí contra él.. Yo era bajita pero con mala leche. Como no se lo esperaba perdió el equilibrio y yo aprobeché para meterle un puñetazo.
Michelle gritó y salió corriendo. Y yo me separé al instante para esquivar algún posible golpe. Pero no, simplemente me miró sorprendido.

Me di la vuelta y comencé a caminar hacia la salida.

-¡Ah!-giré mi cabeza levemente- La proxima vez métete con alguien de tu tamaño.-me burlé.
Al llegar a la salida me di cuenta que llovía. Y de que manera. Sonreí complacida. Con mi movil marqué el número que deseaba y esperé a escuchar su voz.

-¿Sí?-respondió Romeo.
-¿Está el tío Yu?-le pregunté.
-Claro preciosa. Un momento.

Ellos dos también vivían juntos, pero no eran pareja. Eran amigos.

-Hola Yul. ¿Qué quieres?
-Es que está lloviendo... Y el tito Shin se ha ido ya... Y me tengo que volver sola a casa...
-Ahora mismo voy.

Colgué contenta y me apoyé contra la paret a esperar. Al momento apareció el mismo chico que antes y se apoyó a mi lado.

-¿Qué haces?-inquirí borde.
-¿Y tú?
-No te importa.
-Lo mismo digo.

Miré al suelo esperando que se marchase. Pero no. No tenía intencion alguna.

-¿Cómo te llamas?-preguntó.

Le ignoré.

-Con ese caracter seguro que estás mas sola que la una. Por eso te han dejado tirada hoy. ¿Verdad?

Aquello me rebentó. Pero justo apareció el coche de Yu. Comencé a bajar las escaleras hacia él pero el chico me sujetó de la mano.

-¡Eh! ¿Eres muda o que?

En un abrir y cerrar de ojos Yu había aparecido a nuestro lado y sujetó la muñeca al desconocido apretando con fuerza.
Los tres estábamos bajo la llubia pero el tiempo parecía haberse detenido.

-Deja a mi Yul en paz.

Sentí un escalofrío al escuchar aquello. El chico soltó mi mano y Yu pasó su brazo por encima de mis hombros llevándome hacia el coche.
Volver arriba Ir abajo

AutorMensaje
nixita
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 986
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 1:00 am

aaaaaaawew
me eeeeeencaaaaaantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
sali en la fiiic,, pro soi hombreee.. hahaha NIIIX!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 7:01 am

jajajajajajajaja XDD pues no fue intencionado jajajajaja hace ya meses que empecé este fic XD jajajajajaja XD eres hombre jajajajajajajajjajaja XDDD
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@


Cantidad de envíos : 986
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 3:53 pm

hahaha deos.. y como depaso me meti con la divaaa.
hahahahahahaha me senta un poco mal XDDD.. pro me da
risaa.. hahhahaha.. kirina postea plisss.. ke ya kiero ver
ke pasa con mi version hombre,,., hahahahaahha
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 7:23 pm

UU' no creo que te guste mucho tu version hombre mas adelante jaja XD pero bueno! Ahora en un ratis posteo que se me blokeó el word y no reiniciaré hasta que me vaya a ir a dormir. XD Asi que en una media hora posteo mas.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 8:10 pm

Capítulo 12: ***SEGUIR EL EJEMPLO*** (Iván)




Me había anticipado a su reacción. Sabía que era una posibilidad, por lo cual en cuanto lo noté venir me aparté de tal forma que su rodillazo “impactó” por así decirlo en mi ingle y no en mi sexo. Claro que igualmente me hizo daño, pero no el mismo que si hubiese acertado en la diana. Ni una milésima parte.
Me tiré al suelo y fingí que me moría de dolor. Al principio se quedó quieta, sin hacer nada.

-¡Me muerooooooo! ¡Me dueleeeeeeeeeee! ¡¡Ahhhhhhhhhhhhh!-me quejé.

Entonces se arrodilló a mi lado.

-Yo...Lo siento...Yo...Perdón... No quería...
-Me duele mucho...-lloriqueé.
-Va, va, a ver, estírate...
-No puedo..No...Ahhhh.....

Estaba echo un ovillo adrede. En cuanto su mano se posó en mi estómago, la agarré y con rapidez la bajé hasta mi sexo.

-Mejor ahí.-sonreí dejando de fingir.

Abrió mucho los ojos e intentó soltarse pero no la dejé. Mantuve su mano en donde quería y ella se quedó congelada. Aunque la dejó abierta, sin llegar casi a tocar lo que yo pretendía. Sabía que ese era el momento para dejar el papelito de niño herido y pasar al de chico dominante.

-¿A caso no lo has hecho nunca? Vamos, ¿no sabes que hay que hacer?-inquirí.

De pronto con sus dedos rodeó mi pene y yo sentí un enorme placer en todo el cuerpo. Pero las cosas no iban a salir como yo esperaba... O al menos no tan fácilmente. El placer comenzó a cesar a medida que sus dedos apretaban mas y mas fuerte. La miré y ella tenía los ojos cerrados al mismo tiempo que hacía fuerza.

-Esto...Me..me haces daño...-murmuré confuso.

Mi mente comenzó a pensar a toda prisa. No podía dejar que se saliese con la suya. Si me marchaba de aquella casa sin conseguir mi propósito lo tenía jodido. Me había metido en un buen lío. Ella podría contarlo o hacer que me expulsaran... En cambio...Si conseguía que se acostase conmigo la tendría yo a ella dominada. Si fuera otra persona, tanto hiciera una cosa como otra saldría yo perdiendo, pero en este caso, ella era incapaz de mentir, así que no le quedaría mas remedio que callarse.

Tenía que actuar. Y lo hice. La besé de nuevo y como reacción dejó de estrangular mi sexo e intentó apartarse, pero esta vez no lo iba a conseguir.
La empujé hacia detrás y cayó de espaldas al suelo. Me puse sobre ella con una pierna a cada lado de su cadera y de este modo no la dejé moverse apenas.
Los pasos eran claros, no podía quedarme en simples besos ya que volvería a negarse y no pretendía violarla. Mi mano fue directa a entre sus piernas y se metió entre su ropa hasta traspasar su ropa interior. De golpe se envaró al sentir el contacto de mis dedos con su sexo y yo continué. No tardó en jadear y yo sonreí.

-Pa...para...-pidió.
-No.-negué- Te va a gustar. A los dos nos va a gustar.

Le lamí el cuello sin perder el compás de mis dedos mientras ella se retorcía entre mi cuerpo gimiendo. Me hacía gracia y me encantaba ver a las mujeres tan indefensas cuando les tocaba su punto débil.

-Esto lo hago por ti...Tienes que aprender a defenderte... En clase ni dios te hace caso...O cambias o te echarán... Te veía muy mojigata y tonta para ser profe, aprende y marca terreno.-comenté.

Pero paré en seco cuando vi que se había puesto a llorar. Me quedé pasmado sin saber como reaccionar.

-¿Qué....?-inquirí.

No obtuve respuesta, así que me dispuse a levantarme. No quería que aquello terminase así. No. ¿Qué cojones estaba haciendo? Me di asco a mi mismo. Aunque solo los cinco primeros segundos, ya que me agarró con tal fuerza que me tumbó sobre ella al instante y me comenzó a besar mientras sus piernas se ceñían a mi cintura. ¿Qué había cambiado? No lo sabía ni me importaba. Continué hasta el final. Y que final... Nunca había echo el amor con nadie así. O sea, repito que mis anteriores únicas tres veces habían sido con chicas/niñas/compañeras, no con mujeres propiamente dichas.
Cuando terminamos se sentó y se tapó la cara con ambas manos.

-¿Qué pasa-le pregunté.
-Está mal esto que he hecho... eres un crío...
-No lo soy. Creo que te lo he demostrado.-me jacté.
-Si lo eres... No se que me ha pasado...
-Pues que te he follado.
-¡Iván!-su cara era severa.

Se levantó y se fue a su habitación. Salió al minuto con una bata puesta.

-Perdóname...-musitó.
-¿Qué te perdone?
-Si. Esto no debería haber pasado.
-No, te equivocas. Esto ha pasado por que tenía que pasar. –opiné.
-No. Tienes catorce años...Por el amor de dios... Esto...Esto...-estaba a punto de llorar.

Vi que precisamente no la había ayudado. Ahora estaba mas insegura que nunca. Me vestí y ella me acompañó a la puerta.

-Mira...Se que debería disculparme-dije- pero no pienso hacerlo.

Me miró triste y llena de remordimientos.

-No te voy a dejar tranquila.
-Por favor Iván. Déjalo. Yo soy tu profesora. Mejor hagamos que esto nunca a pasado.
-Pero es que si ha pasado. Y me ha encantado. No pienso desperdiciarlo.
-¡Iván! ¡Vale ya!
-No. Mira, ya ha pasado. ¿No? Pues ya. Ahora aunque lo repitamos ya no importa. Lo que estaba mal era que lo hiciésemos, pero ya lo hemos hecho. -me estaba liando hasta yo solo.
-¿Qué dices?
-Que...Que me ha gustado hacerlo contigo. Y que quiero que lo repitamos. Y se que a ti también. Tú has querido.

Suspiró.

-Si ha pasado esto... Mira, rompí con mi novio hace dos meses... No lo he podido superar...Y...Ha pasado esto por que...Bueno, por que me has pillado con la guardia baja... No volverá a pasar...y... Por favor, no se lo cuentes a nadie... Me pueden denunciar y meterme a la cárcel por esto...
-Me es igual por que te has dejado. Lo que mi importa es que lo has hecho. Y quiero que repitamos.
-No. Entiéndelo ya. No va a volver a pasar. Búscate a una de tu edad...
-Es aburrido con las de mi edad. Ya lo he probado.

Frunció el ceño.

-¿Se puede saber a que te dedicas? ¡Eres muy pequeño!
-Pero la tengo grande ehh.-bromeé.

Se llevó una mano a la sien y cerró los ojos.

-Vete por favor...
-Vale. Pero ten por seguro que mañana, y pasado, y así todos los días voy a estar buscándote... Acabo de descubrir que me gusta el sexo con adultos. Y como me va a ser imposible encontrar a nadie mas con quien hacerlo, tú has sido la elegida. Deberías sentirte afortunada.

Quiso hablar pero antes que o hiciese le di un pico y dije:

-Hasta mañana, nena.

Me marché de allí sonriendo. Estaba claro que seguir el ejemplo y la forma de hablar de mi padrino Marc era genial. Él siempre había sido mi modelo a seguir, dejando de lado su homosexualidad claro está. Quería ser como él, y aquel fue mi primer paso. Ser Marc quería decir conseguir lo que quisiese. Coger sin pedir permiso lo que me apeteciese, arriesgándome y por tanto transformándolo en un juego con mucho morbo.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 8:11 pm

Capítulo 13: ***¿PREPARADA?*** (Irae)



Me sentí aliviada de que por fin estuviésemos solos y con unas cuantas horas por delante para pasar juntos.
No me gustaba mentirle a mis padres, pero si no, no me habrían dejado faltar a clase.

-¿Qué te apetece hacer?-le pregunté.

Su cara fue extraña. Parecía tener un debate interno.

-Mmmmmm....¿Qué me apetece?
-Si. Tenemos exactamente...-miré el reloj- seis horas hasta que venga alguien a casa.
-Se me ocurren muchas cosas que hacer en seis horas, pero me pegarías si te las digo.- sonrió- Así que me conformo con salir un rato.
-De acuerdo. ¿Dónde quieres ir?
-Cualquier sitio es bueno si estoy contigo.

Solté una leve risita nerviosa.

-Vale, ¿quieres ir al cine o algo así?
-Mmmmmm, hombre, en el cine no podremos hablar ni podré observarte a gusto. El cine sería una buena opción si tienes “otras intenciones”.

De nuevo con el tema. Me hacia ruborizar.

-Bien, nos vestimos y decidimos luego.-dije.
-Vale. –aceptó.

Nos pasamos la mañana paseando y hablando. Contándonos cosas que ya nos habíamos contado mil veces. Pero no nos importaba.
A las doce nos paramos en un bar a tomar algo y allí salió una conversación que me iba a hacer pensar mucho durante mucho tiempo.

-Sabes... He estado pensando en algo...-comenzó.
-¿Sobre que?
-Bueno...Todo depende de lo que me digas tú mañana...

Recordé que le debía una respuesta.

-He pensado... En venir a vivir aquí...A Berlín.

Me quedé de piedra. ¿Luca viviendo en Berlín?

-¿Cómo? ¿Tus padres se mudan aquí?
-No. Mi padre no puede venir... Ya sabes, por el grupo y por que su vida está en Milán... Solo yo...
-¿Tú?
-Si... Venir a vivir aquí... Se alemán, eso no sería un problema para mi... Y así estaríamos cerca...
-¿Tus padres te dejan? ¿Qué harías aquí?
-No les he dicho nada... Ya te digo que es depende de lo que tú respondas. –agachó la mirada- Y estudiaría. Aun no se ni donde ni como...Es solo una idea... Si tú quieres claro..

No le respondí nada. No sabía que decir. Nunca había pensado en aquello. Si le decía que éramos mas que amigos... Luca vendría a vivir cerca de mí y le podría ver cada día.. Pero al mismo tiempo le estaría cambiando la vida. Vivir tan lejos de sus padres... Tan lejos de su mundo... Era una gran responsabilidad... No podía decidir aquello a la ligera...

Llegamos justo antes de que volviese nadie y no se dieron cuenta de nuestra mentira. Después de comer escuché sonar mi móvil y corrí a mi cuarto a por él. Era Nevin. Antes de responder, Luca se asomó al cuarto, así que colgué directamente.

-¿Quién era?
-Nadie. Publicidad. –respondí.
-Quería preguntarte una cosilla…
-Dime.-me senté en el banco del piano.
-¿Quieres salir esta noche conmigo?
-¿Salir?
-Si. Salir. Una cita... A cenar...
-Ah...A cenar...Una...Una ci...cita...
-Si, exacto. Si no quieres pues nada. Tampoco te estoy pidiendo nada raro. Vamos a cenar y volvemos a casa. Es para no tener a toda la familia siempre de por medio...

Tragué saliva y asentí.

-Esté bien. Vayamos.

Salió de la habitación y yo silenciosamente me asomé. Así pude ver como daba un pequeño salto y hacía un gesto de victoria muy gracioso. Me tapé la boca para no reírme y delatarme y cerré la puerta lentamente.
Luego nos pusimos a jugar a la wii durante la tarde, hasta que a las siete me puse a buscar que ponerme. Nunca había tenido problema alguno para escoger ropa, pero ese día fue el primero que me quedé delante del armario dudando. ¿Qué me pasaba? La que se tiraba horas para vestirse era Vivi, no yo.
Además el corazón me latía muy rápido y me notaba muy alterada. Respiré profundamente y me mordí el labio. Solo iba a cenar con Luca. Mi Luca de toda la vida.
No, no era el mismo de siempre, ni yo la misma... La edad nos había cambiado... Y esto iba en serio. No era un juego.

Finalmente me puse unas mayas negras, una vestido por las rodillas del mismo color, unos pendientes en forma de cruz y unos zapatos planos. Si ya era mas alta que él sin tacones, con ellos no pegábamos nada. Además de que sabía que eso le hacía comerse la cabeza.
No me maquillé tampoco por el mismo motivo. Si no parecería mucho mayor que él, y eso a mi también me hacía sentir un poco incómoda.

Cuando salí al comedor papá me miró y ladeó la cabeza.

-¿Dónde vas tan guapa?
-Voy con Luca a cenar fuera...
-¿Vais tu primo y tú a cenar solos?
-Si...
-¿Dónde llevas a mi niña?-le preguntó a Luca que aparecía en aquel momento.
-Vamos a un McDonalls.-sonrió- Es que le debo una cena por una apuesta.
-Ahh. Vale. Pero os quiero a las once en casa.
-Papá...Déjanos hasta las doce...Por favor...
-No, has estado enferma estos días, así que te quiero en la cama pronto.
-Vale...-respondí.

Luca se había puesto una sudadera normal y corriente. Me sentí estúpida al haberme pensado tanto que ponerme. Íbamos a un McDonalls...

-Creo que voy demasiado bien para ir a donde vamos...-musité saliendo de casa.
-No, vas perfecta. Espera un momento.-fue a nuestro garaje y allí se quitó la sudadera. Bajo ella llevaba una camisa. Estaba muy guapo.

-¿Y esto?- me sorprendí.
-Si les digo que te llevo a un restaurante no nos dejan salir. Así que, bueno...Una mentirita...-me sacó la lengua- Ahora si vamos bien.- me cogió de la mano y caminamos hasta la parada del bus.

Le pregunté dónde me llevaba pero no me lo quiso decir. Cuando llegamos, una sonrisa se dibujó en mi cara. Era un restaurante-caraoke. No un caraoke simple y cutre no, un restaurante bastante chulo con escenario.

-¿Has reservado?-inquirí.
-Si. ¿Te gusta?
-¡¡Si!!-contesté eufórica.
-Me alegro. Por que tengo otra sorpresita.

Le miré alzando las cejas.

-Esta noche vamos a tocar juntos.
-¿Qué?
-Que reservé también una actuación. Quiero que toquemos una canción juntos. Tú al piano y yo con la guitarra.
-¡Estás loco!
-¿No quieres?

La verdad es que cuando lo pensé me di cuenta que si, si quería. Nunca habíamos probado a tocar juntos.

Primero cenamos, y al terminar, el camarero vino a avisarnos que nos tocaba. Nerviosa me retorcí el vestido.

-Vamos, enseñémosle a esta gente que significa vivir en una familia de músicos.

Me senté en la banqueta de piano y Luca puso frente a mi la partitura.

-¿Qué vamos a tocar?
-Tú solo toca. Y escucha claro. Empieza cuando te de la señal.-se alejó para sentarse en un taburete a unos metros de mi y se puso la guitarra en el regazo.

Comenzó a tocar unos acordes lentos y entonces asintió.
Yo comencé con mi partitura y él comenzó a cantar.

-Chiusi in una scatola, ricordi come lettere, le tue mani semplici, spesso inconsapevoli, scrivono di te...

Me miró y continuó.

-...di quei paesaggi nordici, di quelle strane favole, che ritornano a me, riportandomi a te... (...de tus paisajes nórdicos, de aquellas extrañas fábulas, que volverán a mi, devolviéndote a mi...)

Un escalofrío recorrió mi espalda. Aquella canción me la estaba cantando a mi. Yo vivía en un país nórdico...En Alemania... Y él lejos... teníamos mil recuerdos juntos desde pequeños.... Y a pesar de la distancia nos volvíamos a encontrar siempre...

Verle tocar y cantar, escuchar la compenetración que existía entre ambos me hizo sentir miedo de perderlo alguna vez. Todo aquello era lo que yo quería. Pero...¿estaba preparada para darle la respuesta?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 8:11 pm

Capítulo 14: ***POCA CONFIANZA*** (Vivi)



Aquella noche dormí mas que bien. Soñé cosas bastante interesantes con Yu. Por la mañana en cuanto me levanté y vi el ramo encima de mi escritorio, llamé a Irae. Eran las cinco de la mañana pero no podía dormir mas. Estaba tan emocionada que no tenía mas sueño. Y tenía que contárselo a Ira.

Tardó un poco en responder, pero lo hizo.

-¿Vivi?-su voz era la de adormilada.
-Si.¡¡¿Sabes qué?!!
-Son las cinco de la mañana... ¿Qué ha sucedido?
-Pues que...

Pero antes de que continuase escuché algo que cambió mi humor.

-¿Quién es...?-era la voz de Luca.

La rabia comenzó a inundar mi cuerpo. ¿Qué significaba aquello? ¿Estaban durmiendo juntos?

-¿Qué coño hace ese en tu cuarto?-espeté.
-Ya sabes que está aquí...
-Si, pero no tenía por que estar contigo.
-Bueno...Siempre hemos dormido en el mismo cuarto...
-Pero ahora sois mayores. No está bien.-le reprendí- Dime que no está en tu cama.-le exigí.
-....

Sabía que era incapaz de mentirme.

-Bueno...
-¡Irae!
-Si...Pero...
-¡Pero nada! –colgué.

Toda la felicidad que sentía se había esfumado. ¡¡Estaban durmiendo juntos! ¡Mi Irae con ese! Y lo peor era que no me había contado nada. ¿Ya lo habrían echo? ¡No era justo! ¡Me estaba quitando a mi Ira! El móvil sonó. Era ella.

-¡¿Qué quieres?!
-Vivi...Te lo puedo explicar... Yo...
-¡No quiero saber nada de ti! ¡Piensa en lo que has hecho!-colgué y apagué el teléfono porque sabía que volvería a intentar hablar conmigo.

En aquel momento me sentí muy sola. Para mi el echo de que Irae tuviese una relación con alguien significaba perderla. Hasta el momento había podido mantenerla al margen de los chicos, pero Luca era distinto. Aunque algo tenía que pensar para que no se saliera con la suya.
Las lagrimas resbalaban por mi cara. Era una mezcla de tristeza y odio. Además quería contarle como me sentía a alguien, a alguien que no tenía...
Entonces mi padre apareció y se me quedó mirando.

-¿Qué sucede Yulia?

Me abracé a él sin responder y me puse a llorar aferrándome a su espalda.

-Eh, Eh... Eh.... Cielo...-me acarició el pelo-¿Qué pasa?
-Na....na...da...-sollocé.

Estaba echa un lío. Lo de Yu, lo de los nuevos en clase, lo de Irae... Simplemente me dio el bajón en aquel momento.
Papá y yo nos tumbamos en el sofá el uno pegado al otro y mientras me acariciaba la cara suavemente volvió a preguntarme que me pasaba.

-Yo... –me pensé bien si preguntarle o no, pero necesitaba hacerlo- ...¿Cómo es....m...mi madre...Dónde está?-no quise mirarle por miedo a su expresión.

Durante unos segundos se mantuvo en silencio, pero luego respondió.

-Ya sabes como es... Tu madre está loco. Es igualito a ti. Y ahora está durmiendo...
-No yo me refiero...

Se levantó y tras darme un beso en la frente me dijo que me fuese a dormir que aun era temprano y desapareció.
Me quedé helada. Había esquivado mi pregunta y me había dejado allí. La soledad volvió a apoderarse de mi.
Nunca les había preguntado por ella. Era la primera vez en mis diecinueve años. Y no por que no lo hubiese necesitado antes. Para mi había sido mas difícil que para las otras niñas pasar por depende que cosas.
Mi primer beso con un chico...No se lo había contado a ellos, me daba demasiada vergüenza y tenía miedo. Para ellos seguía siendo su niña y me sobreprotegían. Sabía que no podía contarles la mayoría de cosas. Mi primera regla... Cuando me vino ambos se sintieron incómodos y yo mas. Llamaron a mi tía Irene y vino ella. Pero aunque ella vivía al lado, no era mi madre, era mi tía, y yo en muchos de aquellos momentos necesitaba a una madre, a mi madre.
Si nunca les había preguntado por ella era por que sabía que era un tema que les dolía o les daba miedo, y a mi también.
Y así miles de cosas... Y ahora que por fin me había atrevido a preguntarle, había huido. Volví a mi cama y continué llorando. Me abracé a la almohada pero no logré dormir mas.

Cuando por fin me levanté, ya estaban desayunando. Los tres lo hicimos en silencio. Había un ambiente raro. Estaba claro que papá había hablado con mamá de la pregunta.
Me vestí y me marché al colegio.
Al llegar lo primero que me encontré fue a Nix en mi mesa sentado. Yo ni estaba de humor ni tenía ganas de discutir, así que me senté en otro lado y escondí mi cara entre mis brazos apoyados en la mesa.

-Te has equivocado de sitio.-alcé la cabeza y me encontré a Psique- Ahí no vas.
-Ya lo se. Pero tu hermano me ha invadido la mía.-respondí.
-Pues pírate y búscate la vida. No pienso sentarme a tu lado.
-Pues busca otro sitio. –volví a recostar la cabeza y cerré los ojos.

Al momento noté como se sentaba a mi lado. Aquel día no me molestaron mas. Simplemente se limitaron a mirarme. Cosa que no me gustaba pero no tenía ánimos para decirles nada.
Por la tarde a pesar que me dijeron que no podía ir a clases de baile me escapé. Mas que nada no estaban en casa por la tarde. No me tomé las pastillas ya que me adormilaban y entonces no podría bailar.
Pero cuando terminé las clases comencé a sentirme mareada y la cabeza me estallaba de dolor. Me apoyé en la pared a la salida para no caerme. Poco a poco se me fue pasando y continué caminando. Estaba agotada en todos los sentidos.

Al llegar a la parada de autobús que quedaba cerca, me senté y comencé a arrepentirme de no haberles echo caso. Ahora me encontraba fatal y cuando llegase a casa me caería una buena bronca.

Cuando me levanté para subir al bus que me llevaría a casa perdí el equilibrio y no me caí por que alguien me sujetó del brazo.
Cuando vi quien era suspiré.

-Te acompaño a casa.
-Ni de coña.
-O te acompaño o no llegas entera.
-Largo de aquí.

No me hizo caso y se subió conmigo. Una vez sentados le miré y le pregunté lo obvio.

-¿Por qué me ayudas si te caigo mal?
-Mira, yo no he dicho eso en ningún momento.
-¿Has olvidado que te expulsaron de clase por mi culpa?
-No, no lo he olvidado. Me lo cobraré. –contestó Nix.
-No lo entiendo.
-Mira, no me caes ni bien ni mal. ¿Sabes? Me das pena. Sinceramente creo que eres patética y que eres la persona mas insegura del mundo. Intentas aparentar que eres la mejor, que las cosas te resbalan, pero creo que no es así. Es mas fácil de lo que piensas joderte o hacerte daño. Si quisiera podría dejarte muy jodida.
-¿Me estás amenazando?

Sonrió.

-Es mi parada.-señalé el botón para que apretase y parase el bus. Se levantó y me dejó salir.
-Hasta mañana Viv.

Le lancé una mirada fulminante.

-Para ti Yulia Vivienne.

¿De que iba aquel tío? Tuve un mal presentimiento. Aquello no había sido una coincidencia. Ese chico me inspiraba muy poca confianza. Pero no creí que las cosas llegarían hasta donde iban a llegar.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 8:11 pm

Capítulo 15: ***PROPOSICIONES*** (Luca)




Al bajar del escenario pude observar como le temblaban las rodillas. La sostuve de la mano y volvimos a nuestra mesa. Estaba radiante. Feliz. Se la veía tan contenta... Me sentí genial. El echo de pensar que estaba así por algo que yo había echo hacía que sintiese en el pecho una opresión extraña que me encantaba.
La gente nos aplaudió y luego cada cual volvió a su tema. Nosotros nos quedamos en silencio unos minutos, hasta que yo rompí el hielo.

-Ha estado bien...¿no?
-Si. Ha sido precioso.-respondió.

De nuevo el silencio. Aquello era realmente molesto. No me gustaban nada los silencios incómodos.

-Esto...Voy al baño y vuelvo.
-Claro.

Entré en el baño pero no por que tuviese ganas de hacer nada, si no por puro nerviosismo. Respiré profundamente un par de veces y luego volví. Pero al acercarme a nuestro sitio me encontré con un par de chicos que parecían hablar con ella. Aceleré el paso y cuando llegué, me apoyé en la mesa y les miré desafiantes.
Uno de ellos me miró pero enseguida volvió a dirigirse a Irae.

-¿Por qué no te vienes con nosotros cuando dejes a tu hermano pequeño en casa? Seguro que lo pasamos muy bien. –dijo uno con una sonrisa de imbecil pintada en la cara.

Yo no supe que decir. Quería partirle la cara a ese capullo, pero eran dos y mucho mas altos y mayores que yo, además de que no quería montar ningún espectáculo con ella delante. A decir verdad cuando vi que agachaba la cabeza me di cuenta que estaba avergonzada. Creían que era su hermano pequeño...Era humillante... Humillante para ambos.
Me senté derrotado y sin dejar de mirar el mantel.

-No es mi hermano.-dijo con la voz firme.

Alcé la cabeza alucinando y parpadeé.

-Bueno, pues el crío al que cuidas o lo que sea.
-No cuido de él.
-Pues tu amigo. En fin, ya sabes. Podemos dar una vuelta.
-Él no es ni mi amigo, ni mi hermano, ni mi primo ni nada de eso.-su semblante era serio y seguro- Él es mi cita.- pronunció remarcando el “Él”.

El corazón me golpeó con fuerza y me hizo sonreír.
Los dos chavales me miraron vacilantes y menearon la cabeza.

-Estas de broma. ¿No?
-No. Luca es mi cita, así que si no os importa dejarnos solos...Gracias.-esbozó una de sus sonrisas tiernas.

Se marcharon sin creerse lo que acababan de vivir, y yo me lo creía menos todavía.

-Irae...-murmuré.
-Es tarde, mejor que volvamos a casa. –cambió de tema.

Pedimos la cuenta y salimos de allí. Sin preguntarle dejé resbalar mi mano hasta la suya y la agarré con decisión. Ella se sobresaltó y me miró.

-Esto es una cita. ¿No? ¿O no me dejas ni que vayamos así?
-Si...Claro...

Durante el trayecto en bus fuimos en silencio. Y al llegar a la puerta de su casa nos soltamos y nos quedamos quietos unos minutos.

-Bueno... Ha estado bien...-musité.
-Me ha encantado. Gracias. No me lo esperaba...

La adrenalina se disparó en mi sistema nervioso. Era el momento. Era el momento de besarla. Estaba allí, frente a mi...
Me acerqué lentamente y pasé mi mano por detrás de su cuello, acariciando la piel de su nuca y atrayendo su cabeza hacía mí. Me humedecí los labios y cuando estaba justo a punto de besarla escuchamos el ruido de la maneta de la puerta y acto seguido noté un fuerte empujón en mi pecho por parte de Ira que me hizo perder el equilibrio y caer por los seis escalones que habían del patio a su casa. Ella gritó al asustarse y Shin se nos quedó mirando.

-¿Qué hacéis?-inquirió al verme a mi en el suelo y a ella con las manos en la boca.
-¡Luca se ha caído!-espetó ella.
-¿Te has caído?
-Eso parece...-me puse en pie y me sacudí las manos llenas de tierra, luego miré a Ira y alcé las cejas.
-¿No habrás bebido no?-Shin parecía un policía.
-Claro que si, me acabo de tomar un brandy y luego he traído a tu hija en una moto a doscientos por la carretera..-dije con ironía.
-Muy gracioso. Los dos adentro.

Mamá e Irene estaban viendo la tele, pero en cuanto nos vieron entrar se pusieron en pie.

-Ya podemos ir a dormir. –comentó mamá.
-¿Nos estabais esperando?-inquirí.
-Claro.

Comenzaron a andar por el pasillo hacia las habitaciones pero Irae se quedó mirándome quieta.

-¿Hija no vas a dormir?- Shin esperaba su respuesta.
-Si...Pero primero ayudo a Luca a poner las sábanas al sofá...
-Tranquila, de eso me encargo yo.-interrumpió mamá- Tú ve a dormir bonita.
-No enserio, no me importa...
-Ya, por que eres mas buena que el pan. Ve a descansar.

Ira frunció el ceño pero se marchó y me dejó allí.

-Puedo solo.-sentencié mirando a mi madre.
-Trae Lukita.
-¡Que puedo solo!-le grité- ¡Métete en tus asuntos!¡No haces mas que fastidiarme las cosas! ¡¿No te das cuenta que solo haces que joderme?

No me libré del bofetón. Pero luego en sus ojos vi que le había dolido lo que le había dicho.

-Buenas noches.-formuló y se fue.

Me senté abatido en la cama/sofá y me llevé las manos a la cabeza. Al día siguiente me marchaba por la noche... Y Irae aun no me había dicho nada... Además que me costaba mucho tener que separarme de ella. No quería. Por otro lado estaba mi madre que parecía no darse cuenta de que había crecido y que con su actitud me avergonzaba, y para rematar había estado a punto de besar a Ira pero al final había terminado en el suelo y gracias a un empujón de ella.
Ah no, eso no era todo. La invitaba a una cena romántica y dos gilipollas nos confundían con hermanos. ¡Me confundían con su hermano pequeño!

Allí sentado comencé a pensar que quizá no estábamos hechos para estar juntos... Quizá nuestro destino era ser amigos...

Me pasé así media hora, y entonces la vi aparecer.

-¿Qué haces aq....?
-Shhhhh.-me silenció y me tomó de la mano- Vamos.

Entramos en su cuarto y cerró la puerta. Luego señaló su cama.
Alcé las cejas incrédulo. ¿Me estaba proponiendo lo que creía que me estaba proponiendo? ¿Irae? ¿Mi Irae?
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Dom Mayo 31, 2009 8:40 pm

OMGGGGGGGGGGG
IRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!
DEOOOOOOOOOOOOOOOOOOOS
SIGUELO KIRINA KE ESTA MOE WENOOO!
YA VEO MI PERSONAJEEE ES UN IDIOTAAAAA
HAHAHAHAHA SIGUELO!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:10 pm

Capítulo 16: ***MIEDO A NO PODER PARAR*** (Irae)





Le señalé la cama y enseguida me di cuenta de que podía malinterpretarse.

-Quiero que hablemos...-aclaré.
-Claro...-se mordió el labio nervioso- Espera un momento.

Salió de mi cuarto y yo me quedé perpleja. ¿Adónde iba?
Volvió enseguida y cerró la puerta.

-Antes de nada...Quería darte una cosa...
-¿A mi?
-Si.-terció tendiendo la mano con un pequeño paquetito envuelto en papel de regalo negro.

La cogí y lo abrí lentamente. Ante mis ojos quedó un colgante precioso. Sonreí agradecida.

-Me encanta....
-Me alegro... Si te soy sincero iba a dártelo después de tu respuesta... Dependiendo de ella...Pero he pensado que quiero que lo tengas igualmente.

De nuevo ese malestar en mi.

-¿Me lo pones?-le pedí.
-Claro.-se acercó y lo abrochó a mi cuello.

Antes de separarse pasó sus yemas por la piel de mi nuca y después dio un paso atrás.

-Quiero... Quiero que pasemos esta noche juntos...-murmuré.

Tragó saliva costosamente y me miró fijamente.

-O sea...Dormir... Solo eso... Si no quieres... –balbuceé nerviosa.
-Si quiero. Claro que quiero. Pero...¿Te fías de mi?
-Mmmmmmm.-me hice la pensativa- Si. Creo que si.-le sonreí y apagué la luz.

Me metí primero yo en la cama y luego él, quedando su espalda contra mi pecho. De esta manera le abracé y apoyé mi frente contra su pelo castaño claro ondulado.
Mi corazón se aceleró y el suyo también.

-Es increíble... –musitó.
-¿El qué?
-Esto... Que estando así podamos notar tan claramente lo que sentimos... Me encanta.... Amo sentire il tuo cuore così...

Se me erizó la piel. Me encantaba que me hablase en italiano.. Y el olor de su pelo...Y notar el calor de su cuerpo... Me sentía genial. Sin duda quería estar junto a él. Así para siempre.

-Perdón...-me disculpé.
-¿Por que?
-Por el empujón...
-Ah...No pasa nada...
-Si que pasa...
-Que no en serio.
-¿Dónde te has echo daño?-inquirí..
-¿Me vas a hacer lo que hacen las madres de acariciar la zona del golpe? Lo digo para cambiar mi versión.- dijo.

Dejé de respirar. Aflojé las manos pero enseguida él las sujetó.

-Perdón...Era un chiste.

Intenté relajarme de nuevo pero me costaba.

-Gracias por lo del restaurante...Digo por lo de dcir que no era tu hermano...
-No tienes que agradecermelo.
-Si... Se...Se que te da vergüenza... Y lo siento...Yo...
-No me avergüenzo de ti....Me da vergüenza por mi... Soy mas alta yo... Para tu edad tú estás bien... Si yo fuese como Vivi...
-Vivi es una enana. Además, me gustan las altas.-intervino.
-¡Luca!
-¿Qué? Jajajajajajaja. Por cierto, ¿viste la cara de tontos que se les quedó a esos dos? Me encantó. Jajajajajajaja.

No pude evitarlo y me puse a reír tambien.
Luego huvo otro silencio, pero este no me molestaba. Era agradable simplemente estar con él. Sin pensarlo le di un beso en el cuello y le estreché con mas fuerza. Fue un impulso que me salió del alma.

-Esto... Irae...Mejor...Mejor duermo en el comedor...-terció de pronto.
-¿Cómo?
-Eso...Que si nos pillan así me matan...Mejor no nos la juguemos...
-Quiero jugármela.-me negué a soltarle.
-Va Irae... Dormiremos mas agusto cada uno en su cama....
-¿Qué? ¿No estás cómodo? Pensé que eso no importaba... Yo con...Con estar contigo...
-Ya pero...Luego me dolerá la espalda...
-Perfecto.-le solté molesta- Vete.

Suspiró.

-Irae... Es mejor así...
-Vale.-respondí secamente.
-Joder... No es por eso...Es por...
-¿Por qué?-quería saber por que me rechazaba.
-Me da vergüenza...Y no creo que quieras saberlo.
-Eso lo decidiré yo.-dije firme.
-...-vaciló- Bueno...Es que... Con el beso que me has dado en el cuello y que me has apretado... Yo...Yo estaba intentando controlarme lo juro...Pero... Con eso no he podido...
-No te entiendo.
-Pues que mejor que no bajes tus manos mas abajo de mi cintura...Por que te encontrarás con algo...duro...

Se quedó callado y yo también. Se había excitado. Me puse roja como un tomate y de nuevo la sensación de calor y un tibio placer recorrió mi cuerpo y sobretodo mi zona íntima.

-Ves...Mejor me marcho...
-No.-negué y le volví a abrazar.
-Irae...No es combeniente que...
-No me importa. Quédate. Bueno si quieres... Si crees que puedes controlarte... Si va a ser un problema...
-No exactamente..No es un problema... Dentro de un rato se me pasará... Yo me puedo aguantar...Pero es por tí... Que no te de cosa...
-Si tú puedes soportarlo yo también... Quiero estar contigo esta noche...
-¿Tú puedes? No se a que...
-Que yo...Bueno... También me siento como tú...Pero a mi no se me nota...Ya sabes...

Me avergonzaba admitirlo pero quería ser sincera con él, y mas viendo lo mal que lo pasaba el pobre.

-No jodas que tú... ¿Te pongo?-se giró de golpe y al quedar frente a mi noté de pleno su excitación.

Puse mis manos en su pecho y le empujé despacio para que nuestros cuerpos se separasen.

-Lo siento...-musité- Pero no quiero... Bueno...
-No, perdóname a mi.-respiró profundamente- Pero...¿Enserio yo te pongo?
-¿Tan importante es saberlo? ¿No puedes girarte y dormirte sin mas?
-Es importante.
-Vale...Si. Ahora gírate y durmamos.

Noté como en la oscuridad se carcaba a mi y sus labios rozaban los míos.
El placer que electrocutaba suavemente mi cuerpo se crispó con el roce y me aparté de nuevo. No quería caer en la tentación. No debía.
Me daba miedo. Tenía miedo a no poder parar.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:13 pm

Capítulo 17: ***ÓRDENES*** (Iván)



No llamé a mi padre para que me viniese a buscar ya que sentía la adrenalina todavía circular por mi cuerpo. Sonreía satisfecho, contento, orgulloso de mi logro.
Por el camino me mentalicé en que ahora tenía que saber mentir y parecer normal, como siempre.
Al llegar a casa nadie reparó en mi. La verdad ahora que estaba el tontainas de Luca toda mi familia giraba en torno a él. Como siempre que venía.
Mamá se pasaba el tiempo o trabajando o con Ann, o ambas cosas a la vez, papá trabajando o vigilando a Luca. No le gustaba que estuviese cerca de Irae. Bueno, a mi tampoco, pero no solo por él, si no por el echo de que era un chico. Y Irae obviamente no le quitaba ojo. Menudos cuatro días me esperaban.

-¿Qué te pasa?-inquirió Hayley al topar conmigo en el pasillo de casa antes de irme a dormir.
-¿A mi?
-No, al perro.-entrecerró los ojos.
-Enana no tenemos perro, así que háztelo mirar.-sonreí y la aparté.
-¡Le diré a mamá que has hecho algo malo!-me amenazó.

La miré agachándome para estar mas cerca de ella y le “gruñí”.

-No me das miedo. Si me tocas grito y le diré a papá que me has pegado.-me hizo cara de burla.
-Eres...
-Como tú. ¿Mala?
-Tú eres Chuky.
-Gracias.
-No era un cumplido.
-¿Qué te pasa? ¿Qué has hecho? Tienes cara de haberte portado mal.

Había que joderse. La única persona que me prestaba atención en casa, mi hermana de once años y se daba cuenta de todo.

-No me pasa nada. No he hecho nada.
-A cambio de no decir nada me tienes que dar diez euros.-soltó.
-¿De que vas? Si no sabes nada de lo que he hecho. No te vas a enterar nunca.
-¡Pero se que has hecho algo malo! Me lo acabas de confirmar. –sonrió.
-Psss, pero no te sirve de nada. Es tu palabra contra la mía.
-Te equivocas.-de su espalda sacó una grabadora y le dio al stop.

Luego salió corriendo y se encerró en su cuarto.
Me quedé boquiabierto. Entré en mi cuarto, cogí diez euros y se los pasé bajo la puerta. Enseguida abrió y depositó la cinta en mi mano.

-Es un placer hacer tratos contigo. Ah, y que sepas que te he preguntado por que siempre haces algo malo. No por que se te notase. –me dio un beso y volvió a cerrar.

Suspiré. En fin, si les llegaba a decir algo a mis padres me marearían un rato.

Aquel fin de semana fue un royo. Además Irae se puso mala y bueno, me preocupé por ella. Y las ganas de que fuese Lunes no me dejaban tranquilo. Quería ver como reaccionaba Dalia al verme. Me tocaba clase a primera hora con ella.
Y al fin llegó ese día.
Por primera vez llegué a tiempo a clase. El primero. Estaba a la puerta esperando cuando llegó ella con las llaves.
Al verme titubeó pero no se paró. Abrió la puerta sin mirarme y entró. Con los nervios al dejar las cosas sobre la mesa se le cayó todo al suelo.
Se agachó corriendo y yo me dispuse a ayudarla.

-No. Puedo sola...
-Hay cosas para las que no puedes sola.-me mordí el labio- A veces es mas interesante y divertido hacerlas de a dos.-llevé mi mano a su rodilla y se apartó bruscamente.

Nos miramos fijamente y entonces sonó el timbre y la gente comenzó a llagar.

-Ya la ayudo profe.- dije levantándome y poniendo las cosas sobre la mesa.

Fui hacia mi asiento y me senté. Aquella clase fue mas penosa de lo normal. No daba una. Se le rompían las tizas, se tropezaba, se equivocaba con cosas simples, y al final toda la clase comenzó a hablar y a pasar de ella.
Se sentó y se tapó la cara con las manos. Luego se puso en pie, nos miró y cerró los ojos.

-Chicos no me encuentro bien... Voy al baño... Intentad no hacer mucho ruido...

Salió de clase y me quedé perplejo. No podía seguir así. Era patética.
Fui en su busca, pero no sabía dónde había podido ir. Lo primero que hice fue ir al baño de profes, pero no había nadie, así que luego no se por que fui al de alumnos. O mejor dicho al de alumnas.
Había uno ocupado. Me asomé por debajo y vi sus zapatos.

-Dalia, ¿qué haces aquí?

Silencio.

-Se que eres tú. Abre.
-Márchate Iván. Por favor.

No le hice ni caso. Entré en el baño de al lado, me subí al retrete y miré por encima de la pared que nos separaba. Estaba allí sentada fumando.

-¿Fumas?

Alzó la cabeza y al verme se sobresaltó.

-Vuelve a clase.
-No. ¿Desde cuando fumas?
-Hace unos meses.
-Es malo. No deberías.
-Ja...Tiene gracia que me digas lo que es malo.
-¿Por?
-Creo que lo que pasó el viernes habla por si solo.
-Joder, creo que estuvo mas que bien. No me creo que no disfrutases.
-Por dios Iván...
-Va, abre y vuelve a clase.-propuse.
-No.
-Dalia. No es muy responsable por tu parte.
-Pf....
-Si vuelves te dejaré en paz.-crucé los dedos a mi espalda.

Meditó un momento pero enseguida tiró el cigarro al baño y se dispuso a abrir.
Yo salí del baño y me puse frente a la puerta del suyo. En cuanto abrió, la empujé hacia dentro y cerré de nuevo.

-¡Iván! Dijist....-le tapé la boca.
-Soy un crío. No debes creerme. –le destapé la boca para besarla pero no me gustó.

Me aparté y escupí al retrete.

-Parece que esté lamiendo un cenicero. Puagg.-me quejé.
-Na...Nadie te ha pedido que me besaras...

Apreté la mandíbula enfadado y la empujé contra la pared, rozando la zona de mi sexo con la suya.
Cerró los ojos con fuerza.

-No...
-No quiero que vuelvas a fumar. Si lo haces te castigaré.
-...Pa...Para...

Metí mi mano en sus pantalones y acaricié su entrepierna. Ella soltó un gemido apenas audible.
Luego me separé y salí de allí.

-Vas a cambiar o por las buenas o por las mejores para mi. –le advertí- Voy a hacer que seas una profesora como dios manda y no una cobarde. Y esos vicios malos que tienes también van a desaparecer.

Se sentó en el retrete y se me quedó mirando.

-Y ahora vas a volver a clase y vas a meter un grito que los deje a todos mudos. Por que se que puedes hacerlo y por que si no a la salida te voy a esperar y.... Bueno, imagina.

A grandes pasos volví al gallinero que era mi clase y me senté a esperar que mi plan funcionase.

¿Me haría caso? ¿Quería realmente que me hiciese caso?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:14 pm

Capítulo 18: ***SE TERMINÓ*** (Vivi)


Cuando entré en casa me esperaba papá muy serio.

-Has ido a clase de baile.
-Si.
-¿Por qué?
-Por que he querido.
-¡No deberías!
-¡Y tú no deberías esquivar el tema de mi madre!-le recriminé.
-¡No es lo mismo! ¡Ella no es nadie! ¡Tú familia somos nosotros! ¡Es lo mejor!
-¿Por qué? ¿Por qué lo dices tú? ¡Si no me contáis las cosas no puedo entenderos!
-Tú madre no quiere saber nada de ti. ¿No lo entiendes?
-¡No! ¡No puedo creerlo! No si no me explicáis nada.

Entonces llegó mamá y todo se quedó en silencio.

-¿Qué sucede? He escuchado gritos desde la puerta.-inquirió.
- Nada. Que Vivi está castigada.-me miró a los ojos de manera estricta.

Apreté la mandíbula y me encerré en mi cuarto. No me encontraba bien como para discutir ni contestarle. Y realmente me preocupé hasta yo. Era la primera vez que no lo hacía.

Me tumbé en la cama y miré el ramo de flores de mi escritorio. Suspiré. ¿Por qué todo era tan difícil? ¿Por qué la gente no entendía cosas tan simples como los sentimientos?
Me daba rabia que personas que parecían tan abiertas de mente como eran mis padres, que eran homosexuales, no entendiesen lo que pudiese sentir por Yu. Sabía que si se lo decía me mataban y luego a él.
Me puse a leer una de las novelas de amor que me gustaban e intenté olvidarme de todo. Ni siquiera quise cenar.
Entonces, sobre las nueve de la noche me sonó el móvil. Miré la pantalla y era Irae. Le colgué. Quería hacerla sufrir. No iba a conseguir mi perdón tan fácilmente.
Al momento volvió a intentarlo, pero volví a hacer lo mismo. La verdad no quería escucharla. Me daba rabia imaginarla en la cama con aquel crío. Me daba asco imaginarlo. Estaba muy enfadada con ella. Apagué el teléfono y me quedé dormida.
Sobre las once de la noche mamá entró al cuarto y me despertó.

-¿Qué pasa?-pregunté al ver su cara de preocupación.
-Acaba de llamar tu tía Irene.
-¿Qué le ha pasado a Irae?-me apresuré a preguntar.
-¿Cómo sabes que es de ella de quien te hablo?
-¡¿Qué le ha pasado?!-me incorporé asustada.
-Nada. Bueno, no lo sabemos. Es que no ha vuelto a su casa. Hoy a las ocho salía el avión de Luca y Ann hacia Italia y les acompañó pero no ha vuelto. La tía pensaba que estaba contigo.

El corazón comenzó a latirme con fuerza. Corrí a encender el móvil y encontré unas veinte llamas de ella. Y un mensaje.

“TE NECESITO, POR FAVOR...”

Le había pasado algo. Me temblaban hasta las manos. La llamé al momento y enseguida respondió.

-Por...Por favor... Perdóname... Tenías...te...tenías razón.-sollozó.

Estaba llorando.

-¿Dónde estás?
-En...en el parque...
-¿En el que está aquí cerca?
-Si...
-No te muevas. Voy.

De un salto me puse en pié y me calcé.

-¿Dónde está? ¿Está bien?-se preocupó mamá.
-Si. Llama a la tía y dile que dormirá aquí hoy. Y que no llamen, ya le echarán la bronca mañana si eso, pero hoy que me la dejen tranquila. –le pedí.
-Se lo diré, otra cosa es que lo hagan.
-Ahora vuelvo.
-¿Vas a salir sola? ¿A estas horas?
-Si.
-Mejor te acompañamos tú padre o yo.
-¡No! ¡Voy sola!-ya corría hacia la puerta.

En cinco minutos llegué al lugar y la encontré sentada en un columpio. Me acerqué y ella se levantó y se abrazó a mi, sollozando. Le devolví el abrazo durante un rato y luego la separé levemente y le acaricié la cara.

-Vamos a casa y me cuentas.-susurré.

Asintió. Nos cogimos de la mano y caminamos despacio hasta llegar a casa. Ni mamá, ni papá preguntaron. Al entrar en mi cuarto se quedó de pié sin saber donde sentarse.

-Voy a por las sábanas para la cama de abajo.

Mi cama debajo tenía un cajón que era otra cama.

-Perdón... Vengo para molestar... Mejor me voy a casa...
-No. No seas mas tonta de lo que eres.

En diez minutos estuvo preparada. Nos pusimos el pijama y me tumbé en la cama. Ella se quedó sentada en la suya.

-¿Qué ha pasado?-la incité a hablar.

Agachó la cabeza y comenzó a juguetear con su pelo. Indicio de que estaba realmente nerviosa, mal y triste.

-Va, ven-le indiqué dando dos toquecitos a mi colchón.
-¿De verdad?
-Claro. Por los viejos tiempos.

Me hice a un lado y se metió conmigo. De pequeñas siempre dormíamos juntas en la misma cama. Irae siempre quería e insistía y aunque yo siempre me negaba o le pedía cosas a cambio, a mi también me gustaba.
Me abrazó y comenzó a contarme lo que le sucedía.

-Luca me pidió que fuese su novia...

¡Perfecto! ¡Lo que necesitaba! Enterarme de que el capullo del italiano le había tirado los trastos.

-Le he dicho que no...
-¿Cómo?-aluciné.
-Pues... Antes de que subiese al avión, le he dicho que no...
-Eres mas tonta de lo que creía.
-No me digas eso... Pensé que tú me entenderías... Que estarías contenta...Tú no querías que estuviese con él...
-Y estoy contenta. Es un alivio, pero eso no quita que piense que seas mas tonta. ¿Qué ha pasado para que le digas que no? Si ayer pasasteis la noche juntos.-le recordé.
-Ya...Pero no pasó nada... Te lo juro...Solo dormimos....
-¿Y por que no has vuelto a casa? ¿Por qué estás tan mal? ¿Te ha hecho algo?
-No lo se... Es que... Bueno... Creo...Creo que le gusta otra chica... O... Bueno, al menos hay una chica que va detrás de él... Y creo que él también siente algo por ella... Y estoy echa un lío...
-¿El italiano tiene otra chica?
-Si...Creo...
-¿Cómo lo sabes?
-Pues... Es que le llegó un mensaje al móvil... Y... Era de una chica que decía no se que de un anillo... Y luego, él me dijo que tenía que ir a hacer un recado y le seguí... Y fue a comprar un anillo...
-Quizá era para ti.
-No...Quise pensar eso pero... No me lo dio... Y cuando le pregunté donde había ido, me dijo que a por un recuerdo para un amigo... Y entonces en el aeropuerto esa chica lo llamó...Y cuando respondió vi su cara... y dijo; ” Si, ya tengo lo tuyo”... Así que antes de que embarcase...Le dije que no quería ser su novia...
-Será cabrón... Ya te decía yo. ¡Me tenías que haber echo caso! No merece estar contigo. Nadie lo merece. Vales mucho mas que cualquiera. A ver si aprendes y me haces mas caso. –me hervía la sangre. –Has hecho bien en no aceptar. Serías una cornuda.

Ese imbecil había echo llorar a mi Irae. Ese crío la estaba haciendo sufrir.

-Tienes que cortar toda relación con él. ¿Me oyes? No quiero que vuelvas a hablar con ese. Ni por teléfono, ni por Internet ni nada. ¿Entendido? –le indiqué- Luca se terminó para ti.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:16 pm

Capítulo 19: ***MORTO E PARALITZZATO*** (Luca)





Cuando me afirmó que si que le excitaba, me acerqué a ella para besarla pero de nuevo se apartó.

-Solo un beso...-le rogué.

Me moría por besarla, por saber como sería, como sabría. Llevaba mucho tiempo imaginando, soñando con sus labios y ya no aguantaba mas. Necesitaba saberlo.
No respondió, así que me acerqué de nuevo, sujetando su cintura para que no volviese a moverse y rocé mis labios contra los suyos lentamente, luego pasé mi lengua por ellos y como arte de magia se entreabrieron y noté su cálido aliento. Me estaba dando permiso.
Comencé a introducir mi lengua cuando el puñetero móvil de Irae comenzó a sonar.
Ambos nos asustamos y ella se arrinconó contra la pared. Luego, miró al móvil iluminado y pasó por encima de mi para contestar.

-¿Vivi?-inquirió imitando la voz de dormida- Son las cinco de la mañana... ¿Qué ha sucedido?
-¿Quién es...?-no podía creer que fuese ella, no, era demasiada mala suerte.

Escuché que gritó algo e Irae entrecerró los ojos como consecuencia.

-Ya sabes que está aquí...–explicó mi niña y luego esperó a que le contestase-Bueno...Siempre hemos dormido en el mismo cuarto...

Ira me miró y se quedó en silencio hasta que musitó:

-Bueno... Si...Pero...

De nuevo un grito y luego nada mas. Le había colgado. Ira suspiró y enterró la cara en sus manos.

-Era la inoportuna de tu prima...-afirmé- ¿No tiene vida propia? ¿No puede dejarte en paz?-me quejé.
-No quiero que me deje en paz...Es mi prima... Ella me quiere...-respondió.
-¡Dio santo Ira! ¡Lei è un imbecille! (Dios santo Irae, ella es imbécil).
-No. No la insultes. –me advirtió seria.
-Io non capisco. ¡Te trata mal! ¡Intenta controlarte! ¡Es tu vida no la suya!

Volvió a pasar sobre mi, se metió en la cama y me dio la espalda.

-Irae, ¿te has enfadado conmigo?-pregunté confuso.
-No.

Trasladé mi mano a su cintura pero ella se sacudió apartándose mas.

-Ya veo...-murmuré.

Puse mi despertador para las seis y media de la mañana. No podían pillarnos en la misma cama si no queríamos morir. De todos modos no logré dormir nada.
Cuando sonó, me fui al sofá. A las siete me levanté y me fui a dar una ducha.
Lo que había pasado aquella noche me había trastocado. Primero la cena perfecta y el echo de que me defendiese, luego saber que yo era atrayente sexualmente para ella, y que no le importase que me excitase en su cama, encima me había dejado besarla, pero Vivi había interrumpido y al final se había terminado enfadando conmigo por culpa de esa.
Realmente odiaba a Vivi. Al salir del baño me topé con mamá. Me miró pero enseguida me giró la cara.
Me sentí mal por como la había tratado.

-Mamma...Io... Io sono stronzo... (soy imbécil) Lo siento... No debí decirte... Io..Io...

Torció el gesto y alzó las cejas.

-Io ti amo mamma... Lo siento...-bajé la mirada.
-No voy a perdonarte. –negó con la cabeza.
-Pero...
-No. Aprende a no faltarme al respeto.

Se alejó y dijo:

-El avión sale a las ocho. Así que te quiero aquí a las seis.
-Vale...

En cuanto todos se marcharon me puse a desayunar y entonces apareció Irae con carita de penita.

-Ecco qua il mio angelo.-esbocé mi mejor sonrisa esperando que no continuase enfadada.
-Lo siento...Anoche fui una tonta...

Negué con la cabeza.

-Sono qui, amami io sarò baci facili..(Estoy aquí, ámame, yo seré besos fáciles..)-canturreé- Siamo qui a viverci...(Estamos aquí para vivir)

Se mordió el labio y sonrió tímidamente.

-Sei perfetto...-dijo en un perfecto italiano acercándose a mi- En serio...Perdón...-repitió.-se inclinó y me dio un pico.
-¿Y eso?-aluciné.
-Eso es un beso.
-Ya, pero...¿Me has dado un pico?
-Eso parece. –entró en la cocina a por su desayuno.

Parpadeé confuso y feliz.

-¿Por que me lo has dado?- esperaba que con esa pregunta me respondiese ya lo que yo soñaba. Que me diese ya mi respuesta.

No contestó. Luego volvió al comedor y se sentó a mi lado. Hundió la cuchara en su cuenco de cereales y se la llevó a la boca.

-No me has respondido.- insistí.
-¿Af quef?-balbuceó con la boca llena.

Me eché a reír. Estaba monísima. Tragó y me dio una colleja.

-¡No te rías de mi!
-Jajajaja. Perdón.-puse morritos- Va, responde.
-A ver, es simple, tu me has dicho “Sono qui, amami io sarò baci facili..”. Pues eso es lo que he echo.-volvió a meterse otra cucharada en la boca.

Yo terminé mi desayuno y me la quedé mirando.

-¿Qué vamos a hacer hoy?-quiso saber.
-Mmmm, yo tengo que ir a por un recuerdo para un amigo. –mentí- Pero eso será un momento por que ya se donde comprarlo.
-Bien, te acompaño.
-No. Mira, yo ya estoy preparado. Tú te tienes que duchar, vestir... Salgo yo ahora y así ahorramos tiempo. Cuando vuelva nos vamos a algún lado. –intenté convencerla.
-De acuerdo.

Respiré aliviado. No quería que supiese que le iba a comprar un anillo a Dane. Seguramente no le haría gracia, y prefería no estropear las cosas. Y no por que no confiase en ella, pero es que todas las mujeres son iguales. Malinterpretan sin esperar una explicación. Fui al baño y escuché mi teléfono. Al volver al comedor lo miré pero no había nada.

-¿No a sonado?-le pregunté.
-No. –respondió- Nos...Nos vemos luego.-dijo.

Yo me quedé extrañado ya que me había parecido escucharlo, pero no le di mas importancia.
Fui directo a una tienda que yo ya sabía que habían anillos baratos y bonitos y escogí uno para Dane. Durante todo el rato me sentí observado, pero no vi a nadie. Y cuando volví a casa me encontré a Irae el la puerta de casa.

-¿A dónde ibas?-quise saber.
-Te..te iba a esperar aquí. Hace buen día.

No se había duchado ya que llevaba el pelo recogido en una coleta, y ella siempre que se duchaba se lavaba la cabeza. Le encantaba cuidar de su pelo.
Pero era muy descortés preguntarle el por que.
El resto del día se comportó de forma mas que extraña. Y por fin llegó el momento de irme. No podía creer que ya hubiese pasado...No quería irme. Quería quedarme con ella.
Además no me había dicho nada.
Nos acompañó al aeropuerto y allí recibí la mayor desilusión de toda mi vida.
Diez minutos antes de embarcar la cogí de la mano y me la llevé al pasillo de los baños.

-Quiero decirte algo...-comencé- Si no estas preparada para darme una respuesta...Pues no te preocupes. Tómate mas tiempo. Yo seguiré esperando... Y cuando me digas que si, haré lo imposible para venir aquí y quedarme. No quiero presionarte...

Era cierto, no quería que lo pasase mal por mi culpa. Prefería seguir esperando.

-Ya tengo la respuesta...-dijo.
-¿Enserio?
-Si...

La miré con la mayor ilusión del mundo y esperé en silencio, con sus manos entre las mías.

-Nosotros somos solo amigos.. Nunca seremos nada mas... No... No quiero ser nada más tuyo.

Se deshizo de mis manos y se fue corriendo, dejándome allí, perdido, solo, triste, confundido... Morto e paralizzato.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:20 pm

Capítulo 20: ***DESAHOGARSE*** (Irae)



“Nosotros somos solo amigos.. Nunca seremos nada mas... No... No quiero ser nada más tuyo.”

Esas palabras resonaban en mi cabeza. No me las podía sacar, como tampoco podía dejar de llorar. ¿Había dicho yo eso?
Llegué al parque y me senté en el columpio. Allí rompí en un llanto mas estridente. El pecho oprimido me recordaba que ya no estaba, que se había marchado y que le había dicho aquello.
¿Por qué? Por sospechar que le gustaba otra, por lo del anillo, por que me había mentido, por... ¿Por miedo?, por miedo. Por celos...
Me sentía sola y llena de inseguridad. Pero Vivi no respondía a mis llamadas.
A casa no podía ir, no así. No quería que nadie me viese de aquel modo. Tan solo quería, necesitaba a mi prima. Pero no estaba...No estaba... Nunca me había pasado aquello... Vivi siempre estaba para mi... Nunca me había encontrado en la situación de sentirme tan perdida y no hallarla a mi lado para protegerme, para hacerme sentir mejor, para que no me hiciesen daño... Ella era la única que siempre estaba a mi lado, la única que me quería y me cuidaba. Y a pesar que muchas veces me insultase o me dijese las cosas de forma brusca, siempre era sincera, decía lo que pensaba, por eso la quería tanto, por que prefería que me dijese las cosas tal cual las penaba que no cualquier tipo de mentira.
Yo siempre creí que Luca era igual que Vivi...Que él nunca me mentiría, que nunca me haría daño, pero lo acababa de hacer.


De pronto mi móvil sonó y era ella.

-Por...Por favor... Perdóname... Tenías...te...tenías razón.-sollocé.
-¿Dónde estás?
-En...en el parque...
-¿En el que está aquí cerca?
-Si...
-No te muevas. Voy. –colgó.

Iba a venir a por mi, eso me reconfortó. Solo tenía que esperar. Solo esperarla. Y al momento, al alzar la vista la hallé acercándose a toda prisa.
Me levanté y me abracé a su cuerpo con todas mis fuerzas, desahogándome, sintiéndome protegida de nuevo.
Me separó y me acarició la cara con dulzura, mirándome como nadie mas sabía mirarme.

-Vamos a casa y me cuentas.-susurró.

Asentí, nos cogimos de la mano y caminamos hasta su casa. Al llegar, lo tíos no dijeron nada y fuimos directas a su cuarto.
No supe si sentarme en su cama o no, y ella lo entendió.

-Voy a por las sábanas para la cama de abajo.
-Perdón... Vengo para molestar... Mejor me voy a casa...-la estaba haciendo tomarse muchas molestias por mi.
-No. No seas mas tonta de lo que eres.

No me molestó que me llamase tonta. Era ya como un insulto cariñoso. Estaba acostumbrada. Al momento la cama estuvo lista y cada una se puso en la suya.

-¿Qué ha pasado?-me incitó.

Agaché la cabeza y me retorcí el pelo nerviosa.

-Va, ven-me indicó dando dos toquecitos a su colchón.
-¿De verdad?
-Claro. Por los viejos tiempos.-sonrió.

Subí con rapidez, contenta, desde pequeña me sentía tranquila, contenida cuando dormía con ella. Me abracé a su cuerpo y comencé a contarle lo sucedido. Volví a llorar y al final Vivi espetó:

-Tienes que cortar toda relación con él. ¿Me oyes? No quiero que vuelvas a hablar con ese. Ni por teléfono, ni por Internet ni nada. ¿Entendido? Luca se terminó para ti.

Escuchar su nombre, dicho con tanto odio me hizo estremecer.

-¿Me has oido?
-Si...
-Es lo mejor para ti... Eh...-apoyó su frente contra la mía- Todo va a ir bien. Deja que yo me ocupe de ti... Hazme caso... Yo cuidaré de ti...Solo yo se hacerlo... Los demás solo te hacen daño...

Suspiré.

-Vale, tienes que animarte. Vamos, arriba.-se levantó y encendió las luces.
-¿Qué...?

De un salto se plantó en el suelo y puso en marcha el reproductor de CD con el volumen a tope. La canción de Lafee “Ring Frei”. Lo primero que hice fué llevarme las manos a la cabeza. Era muy tarde, los tíos estarían durmiendo.

-¡¡Yulia!!-grité.
-Vamos, baila conmigo.-comenzó a saltar en la cama y me puso en pié.
-Yulia tus padres...
-Ich bin jung und veilleicht weiss ich nicht viel, aber ist eins mal klar.Gewinne ich das Spiel. Pisst du mir ans Bein, piss ich dann zurück.Du mich nich Kriejst Klein, pass auf die bombe tickt... (Soy joven, lo se. Y quizas no sepa demasiado. Pero una cosa esta clara. Yo gane el juego. Cuando me desprecias, yo te desprecio de vuelta. No me puedes minimizar como problema. Cuidado, la bomba hace tick-tack..)-cantó con todas sus ganas.

Enseguida los tíos Kiro y Strify vinieron a aporrear la puerta, pero Vivi por contra subió mas el volumen.

-Willst du ins Feuer gehn?Willst du mich siegen sehn? Willst du jetzt untergehn?
1 2 3 Ring Frei..( ¿Quieres fuego?¿Quieres verme ganar?¿Quieres hundirte?1, 2, 3, ¡Anillo libre! -gritó aun mas fuerte.

Esbozó una gran sonrisa y entendí que no iba a parar. Era Vivi. Así que pensé que bueno, puestas a recibir bronca igual, ¿por que no aprobecharlo?
No es que yo me desfogase así, mas bien nunca. Mi manera de desahogarme era al piano, pero ahora no tenía piano, la tenía a ella, alegre, bailando, cantando, saltando. Así que me uní a su locura.

-Du glaubst du gewinnst, weil du zu eitel bist?Doch jetzt kriegst du das, was du nie mehr vergisst, du denkst ich bin schwach, doch du verarschst mich nicht, pass lieber mal auf sonst knalt es fürchterlich...( Crees que vas ganando, porque eres vanidoso. Pero ahora vas a recibir algo que nunca vas a olvidar. Piensas que soy débil. No te cachondees de mi. Ten cuidado o explotaras en mil pedazos)- me dejé llevar y comencé a dejar que la música invadiese mi cuerpo, pero no de la misma forma que invasía el de Viv, yo era mas... Bueno, heavy por describirlo de algún modo. Mi cabeza iba sola.

Me sentí liberada al gritar aquello. Era una chorrada pero me sirbió para sacar toda la adrenalina y la angustia acumulada. Vivi se rió y al terminar la cancion las dos teníamos la respiración agitada. Nos dejamos caer en la cama y sin mas nos dormimos.
De lo agotada que estaba por quel día horrible y por aquel desenlace dormí la noche entera.
Pero por la mañana tenía que enfrentarme a la cruda realidad. Viv se levantó primera y me despertó. Los tíos nos sermonearon un poco, pero apenas nada, mas bien por cumplir con su obligación.

-Ira, ¿vas a ir a clase hoy?
-Si...Supongo...-respondí en el desayuno.
-Hay dos nuevos.-me comentó.

Entonces caí en la cuenta de que hacía cuatro días que no hablaba apenas con ella. Desde que llegó Luca. Y me fijé en el morado que manchaba su perfecta cara.

-Lo siento... Siento haberte avandonado estos días... ¿Cómo estás tú?-inquirí.
-Bah, perfecta. Como siempre.
-Pero...
-¡Estoy genial! –se puso en pié y tarareó un trozo de una canción de Jennifer Lopez-Dance don't ever stop, whatever rhythm. Every minute, every day. Take them all the way you gotta live 'em ('cause I'm going to live my life). You gotta do it, you gotta do it your way. (Baila, nunca te detengas, en cualquier ritmo.Cada minuto, cada día. Tómalo todo, tienes que vivirlo. Porque voy a vivir mi vida. Tienes que hacerlo, tienes que hacerlo a tu manera).-me guiñó un ojo mientras se ponía en pié y bailaba moviendo sus caderas a un ritmo latino y luego se señaló el morado.
-¿Qué quieres decir?

Sonrió y lo adiviné.

-¡¡Yu!!-exclamé.
-Shhhhhh.. Que como se enteren mis padres me matan y lo matan.
-Pero...
-Ya te contaré.
-¡No! ¡Cuéntame ahora!-exigí.
-Se peleó con Romeo por defenderme. Y bueno, me pegó sin querer.
-¿Pero por qué? ¿Qué hiciste?
-¿Yo? ¿Hacer algo?
-Si Yul, ¿qué hiciste?-la conocía demasiado bien.
-Jajajajaja. Bueno, pues me desnudé... Bueno, me aparecí desnuda frente a él.

Me atraganté con el desayuno.

-¿Qué? ¿Cómo?
-Ya te he dicho. “Take them all the way you gotta live 'em”.( Tómalo todo, tienes que vivirlo.)

Me llevé las manos a la cabeza.

-Estas loca... Es nuetsro tío y es mayor.
-Ya. Y Luca es tú es tú primo y es pequeño.-me devolvió la puñalada.

Ella se mostró en todo momento feliz, pero la notaba extraña. A Vivi le pasaba algo y no me lo había dicho... Algo la preocupaba. Algo importante, y no Yu.
No le quise preguntar por que no quería presionarla.
Pero al llegar a la entrada del cole me quedé de piedra. ¡¿Qué hacía él allí?!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:21 pm

Capítulo 21: ***PELEAS*** (Vivi)



¿Que coño hacía el niñato ese allí? ¿No se había ido? Vi el miedo en los ojos de mi primita, así que la cogí de la mano.

-Ni le mires. Entremos.-dije.
-L...Luca...Es...
-No es nadie. Ya no. ¿Me oyes?

El niño se acercó e intentó coger a Ira, pero yo le empujé.

-Ni la toques. –le advertí.

Este me miró furioso pero volvió su mirada hacia ella.

-Ira...Tenemos que hablar...
-No. No tienes nada que hablar con ella. Lo que quieras hablar hazlo conmigo.-indiqué.
-No te metas Vivi. Esto no va contigo.
-Te equivocas, desde anoche con el que no va es contigo. Ira, ve a dentro.-le ordené.

Obedientemente entró corriendo.

-¡¡Ira!! ¡¡Hablemos!! ¡¡Quiero saber el por qué!!-le gritó.

Ella se giró y dudó, pero la fulminé con la mirada y desapareció dentro.

-¡¡¿Quién coño te crees?!!-me empujó enfadado.
-Alguien en su vida. ¿Y tú?

Apretó la mandíbula.

-No eres ni su amigo, ni su primo, ni mucho menos su novio.- sonreí- No eres nada.

Volvió a empujarme pero con mas fuerza haciendo que retrocediese un par de metros.
Lo que pasó a continuación me desorientó. Alguien salido de la nada, metió tal empujón al flacucho de Luca que lo estampó contra el suelo. No le reconocí al principio por que llevaba una gorra y gafas de sol.
La gente comenzó a rodearnos gritando “pelea”.
Luca se puso en pie en el acto y arremetió con todas sus fuerzas contra su contrincante. Pero no le movió ni un milímetro. Le sacaba unas cuantas cabezas y un par o tres de cuerpos. Vamos, no había color.
Me quedé mirando sin entender por que ese extraño me defendía hasta que la sangre apareció en escena. Luca tenía la boca llena y caían lágrimas por sus mejillas que no sabía si eran de dolor , de rabia o de qué. Entonces apareció Irae llorando histérica e hizo ademán de entrar en escena para separarles, pero la paré y grité:

-¡Ya vale!

Luca volvía a levantarse y yo corrí para ponerme en medio y parar aquello. Antes que dejar que Irae sufriese cualquier daño prefería defender al subnormal aquel. Y paradójicamente, de nuevo recibí yo.
El chico “misterioso” me arreó tal puñetazo que me empotré contra Luca y ambos caímos al suelo.
Me había golpeado la boca del estómago y por un instante me quedé sin respiración. Un dolor agudo y punzante me atravesó pero no podía ni gritar. Creí que me moría. No lograba respirar. Todo el mundo se puso a gritar y vi como Irae se abalanzó hasta mi e intentó hacerme reaccionar. El chico “misterioso” la apartó y cogiendo mi cara entre sus manos se dispuso a hacerme el boca a boca, supuse, y entonces descubrí quien era el que me había pegado.
Era Nix.

Giré la cara, rodé hacia mi derecha y me puse a cuatro patas tosiendo. No pensaba dejar que “ese” se acercase a mis labios ni aunque fuese cuestión de vida o muerte.
De nuevo Irae a mi lado hablaba o balbuceaba sin parar. Pasados unos minutos mi respiración se normalizó, la miré y le dije:

-Tranquila. Estoy bien.

Me senté en el suelo y miré hacia Luca y hacia Nix.

-¿Qué cojones haces?-pregunté.
-¡No tenías que meterte!-dijeron al unísono.
-Primero.-me dirigí a Luca- ¡Lárgate de aquí!
-No sin hablar con Ira.
-Vete. –murmuró ella.
-Ira, tenemos que hablar.
-¡¡Que te vayas!! ¡¡Por tu culpa Vivi a salido herida!!-le recriminó.
-¿Cómo? Es ella la que se a metido. Por que este tío loco que ni conozco también se a metido de por medio.
-Oye piojo, estabas agrediendo a Britney, por eso me metí.-comentó Nix.

Ira lanzó una mirada de odio a Luca que hasta a mi me dolió.

-No te acerques mas a nosotras... Vete...-musitó agachando la cabeza.
-No puedo creer que seas tan estúpida... Me das pena... –soltó él.

Escupió al suelo algo de sangre y luego se marchó.
Con la mano temblorosa Irae se secó las lágrimas, se puso en pie y me tendió la mano.
Me levanté mientras Nix echaba a todo el mundo.

-Se terminó la actuación. –sentenció- ¿Te he hecho mucho daño? Yo lo siento Brit.
-¡No me llames así! Vamos Ira.

Entramos al instituto y fuimos al baño. Yo para beber un poco de agua y para que Irae se tranquilizase. Eran demasiados sucesos en muy poco tiempo y la pobre no lo asimilaba.

-Me....Me ha costado...Yo...Luca... Sangraba...-sollozó- Y ha dicho que le doy pena...
-Has hecho lo correcto. Y has visto como es él el capullo.
-Ya...Pero...
-¡Me ha intentado pegar!-le recordé.
-Ya...
-Yo hubiese dejado que te hiciese una cara nueva. O mejor, que terminase de decorar esa que tienes. Otro morado mas te haría juego.-interrumpió Psique poniéndose frente al espejo de al lado.
-¿Quién te ha dado vela en este entierro?-me crucé de brazos.
-No, por desgracia aun no es tu entierro. El día que lo sea me avisas cielo.-se dirigió a Ira.

Esta apartó su mirada en silencio.

-Soy Psique. Encantada.-le tendió la mano.

Mi prima la aceptó y sonrió.

-¿Tú nombre?
-I...Irae.
-Bonito nombre. Me gustan los nombres con significados. En cambio los de telenovelas como el de la princesita esta, los encuentro horribles. ¡Yulia Vivienne! Sus padres la tienen que odiar mucho para haberle puesto ese nombre.
-¿De que vas?-me estaba cabreando, mas.
-Vivi, nombre de típica niña engreída, egocéntrica, creída, inmadura, superficial.-dijo con un tono infantilón.

Y de pronto la risita de Irae salió a flote. ¿Se estaba riendo de lo que esa estaba diciendo?

-¿Ira?-inquirí dolida.
-Lo siento...-se puso seria de golpe.
-Estas mas bonita cuando sonríes. –le acomodó un mechón de pelo tras la oreja y le guiñó un ojo.
-Ve a clase.-le dije a Ira- Yo ahora voy. Pilla sitio para mi.
-Claro.

Por suerte se fue. ¿Quién se creía que era esa para ir con tantas confianzas con mi Ira?

-Ni la mires.-le advertí.
-Intenta impedírmelo.- me desafió.
-Con ella ni se te ocurra. No te metas en esta zona. Te queda grande. A mi puedes hacerme lo que quieras, pero como se te ocurra intentar algo con ella te mato, y hablo en serio. –las mejillas me ardían por la adrenalina.
-Uuuuuuu. Me gusta arriesgarme.- puso su cara a un centímetro de la mía, haciendo que su aliento chocase contra el mío- Veamos como termina este juego.-sonrió con maldad y luego se fue.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 6:22 pm

Capítulo 22: ***ME PASAS TÚ*** (vivi)


Después de que ella se marchase me apoyé al mármol del cuarto de baño mirándome al espejo e intentando calmarme. ¿Qué había querido decir esa?
Inspiré profundamente varias veces y luego salí al pasillo. Junto a la puerta me esperaba Nix.

-¡Ei! ¡Brit!-me llamó.
-Evapórate.- caminé a prisa hacia el aula donde me tocaba clase.
-Hace ya veinte minutos que comenzó la clase. No vale la pena entrar. Te caerá bronca.
-...Mierda...-me quejé y paré en seco.
-¿Por qué no vamos a tomar algo?-propuso.
-¿Cómo? Pensé que el enclenque de Luca no te había logrado pegar, pero veo que te ha tenido que dar fuerte para que delires así.

Sonrió.

-Me debes dos favores ya.
-¿Favores? ¿Deberte? ¿Yo a ti? ¡Dios! ¡Llamad a una ambulancia!-hice una mueca- Estas peor de lo que pensaba.
-Jajajajajaja. ¿Sabes? Podrías ganarte la vida como humorista.

Me sacaba de mis casillas. ¿Acaso no se daba por aludido? ¿No sabía que no me caía bien?

-Enserio, me das miedo.-comenté.
-¿Miedo? Mmmm...¿Por qué no vamos fuera y me lo explicas? Ya que no quieres tomar algo conmigo, al menos podríamos charlar un rato.
-No tenemos nada de lo que “charlar”.
-¿Tienes algo mejor que hacer? No vas a entrar a clase y yo tampoco. ¿Vamos a estar en el pasillo esperando?

Me quedé pensativa. ¿Qué hacía? No me daba buena espina, no estaba cómoda a su lado, pero por otro lado si nos veían en el pasillo nos caería una buena bronca.

-¿Te apetece un cigarro? Yo invito.-propuso.
-De acuerdo.-acepté.

Salimos fuera y nos sentamos en un muro a una manzana del instituto. Sacó un cigarro, se lo puso en los labios, lo encendió le dio una calada y me lo pasó.

-Así que fumas.-comenté después de darle dos caladas.
-No. Son de mi hermana.

Me quité el cigarro de la boca al instante.

-Tranquila, no están envenenados. Se los guardo por que mi madre piensa que el que fuma soy yo.
-Pero le has dado una calada.
-Si. No fumo ahora. Alguna vez esporádicamente lo he hecho, pero lo veo una gilipoyez, una forma tonta de malgastar dinero y vida. Y ambas cosas me gustan demasiado como para desperdiciarlas.-puso una de sus caras- ¿Tú fumas mucho?-se interesó.
-Fumaba mucho, pero lo “dejé”. Mi madre se puso histérica cuando se enteró. Así que ahora fumo de vez en cuando.
-Ajá. Ahora respóndeme a esto; ¿por qué te doy miedo? Un puñetazo de nada no es para darte miedo. Es mas, parece que ya estás acostumbrada.-me señaló el ojo.
-¡Que te jodan!-me puse en pie.
-¡Espera Brit! ¡Era una bromita!-me sujetó del brazo.
-Pues las bromitas te las tragas.
-De acuerdo.-puso cara de niño bueno- No lo volveré a hacer más.
-¡Ves! ¡Por esto! Me das miedo por que pareces tres personas distintas. Tienes unos cambios de humor drásticos. A veces eres un puto borde, un cabrón, luego me vienes de simpático y cuando te da el venazo vas de buen samaritano.-le espeté- ¡Me vas a volver loca!

Frunció el ceño.

-Esa es la idea.-se puso serio de golpe y acercó su boca a mi oído- Quiero volverte loca para hacer lo que me plazca contigo y luego dejarte tirada como una zorra usada.-susurró.

Me estremecí ante la frialdad del tono de su voz. Luego se apartó y esbozando una sonrisa radiante y con un brillito especial en sus ojos verdes me guiñó un ojo y dijo:

-Creo que deberíamos volver. En diez minutos empieza la clase. No quiero perderme esta. Además si dejo sola a mi hermana mucho rato se come a alguien

Desapareció de mi vista y yo me volví a sentar. Sus palabras retumbaban en mi cabeza. Como si estuviesen en modo “repeat”. Me había dejado bloqueada. Quería gritarle, llamarle de todo, pero no, al contrario, una sensación cercana al miedo se instaló en mi.
El sonido de mi teléfono me hizo volver a la realidad.

-¿Si?
-¡¿Dónde estás?! Me has dejado sola-replicó Ira.
-¡Lo siento!-me acordé de que la había dejado en clase.
-¿Vas a venir? Si no me marcho a casa...
-No, espera. Si que voy.

Corriendo volví al instituto y me la encontré fuera de clase esperándome retorciéndose un mechón de pelo.

-¡Ei!!-capté su atención.

Alzó la vista y sonrió.

-¿Estás mejor?
-¿Sinceramente? No puedo dejar de pensar en Luca...

Rechiné los dientes.

-¡Basta! ¡No pienses en el niñato ese!
-Perdón...
-Va, entremos.-la cogí de la mano y la arrastré dentro.

Aquel día se me hizo eterno. Pero al terminar la cuarta clase recibí un SMS.

“PRECIOSA, NECESITO VERTE. TE ESPERO A LA SALIDA A DOS CALLES DE TÚ INSTITUTO. ¿PUEDES O TE TIENEN MUY VIGILADA?”

Sonreí. Por fin algo bueno.

“ALLÍ ESTARÉ”

-¿Quién era?
-Un amigo.
-¿Un amigo?-inquirió extrañada- Vivi...
-Vale, era el tío Yu.
-¿El tío Yu?
-¿Cuántos conoces?
-Vivi....Todo esto es peligroso....
-No lo es. Yu me quiere. –apunté.
-Ya pero....Tus padres...
-Mis padres no van a saber nada.-alcé las cejas- ¿Verdad?
-No...Yo no diré nada...Pero...¿Y si..?
-¿Y si qué?
-¿Y si quiere algo más...?-no me miró por que le daba reparo.
-¡¡Ojalá!! Eso es lo que quiero.-dije llena de euforia.
-Pero Yulia...”Eso” se tiene que hacer cuando estés enamorada... No con cualquiera...
-Estoy enamorada de Yu. Él no es cualquiera.
-No lo creo...
-Si que lo estoy y lo sabes. Des de siempre. Y él de mi. Siempre me ha dicho que de mayor sería su novia. Ahora ya soy mayor. Me ha estado esperando.-saqué la cadena con el anillo que me había regalado de pequeña y lo estreché en mi mano.
-Creo que estas obsesionada...El amor es otra cosa...
-¿Lo sabes mejor tú? Vamos, tú nunca has estado enamorada.
-....
-¿Irae?-pregunté seria.
-Chicos, silencio. Vamos a comenzar la clase. –interrumpió el profesor.

Le di un codazo a mi prima pero no contestó. Se hizo la atenta toda la clase.
A escondidas escribí un mensaje para mamá avisándole que iría a comer con unas compañeras de clase. Esa sería mi coartada.

“Me debes una explicación. Esta noche te llamo y hablamos”. Le escribí en un papel a Irae y ella asintió.

En cuanto sonó el timbre salí corriendo hacia donde había quedado con Yu. Y allí me esperaba, apoyado en su coche.

-Hola rubia.-me saludó.
-¡Hola!-me lancé a sus brazos.

Entonces me quitó las gafas de sol y suspiró al mirarme.

-Tiene mal aspecto....Ahora está verdoso...Lo siento...
-¡Que va! Si es la última moda. ¿Qué mas original que un morado que cambie de color? Así puedo combinar cada día con un modelito diferente. –bromeé.

Sabía que se sentía mal por haberme pegado. Así que intenté restarle importancia.

-Vivi...
-Además, a mi me queda bien todo. ¿O no?-sonreí.
-Claro. Eres la mas guapa de todas las formas.-me halagó.

Nos quedamos un minuto en silencio mientras él pasaba la yema de sus dedos por mis mejillas, pensativo...

-¿Qué sucede? ¿A pasado algo malo?-me preocupé.
-No...No pasa nada...
-Yu... No me mientas. ¿Qué pasa?

Tragó saliva y luego murmuró:

-Me pasas tú...
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 7:19 pm

ehh??? WTF?
Yu no jodas!!!!
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Lun Jun 01, 2009 9:29 pm

WTFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFFF!!!
NO LO CREEEEEEEEEEEEEEEEOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO
KIRINA XKE FUCK LO DEJAS ASIIII! KEREIS KE A MI ME DE UN INFARTO PREINFARTO
O KEEEEEEEEEEEEEEE!! NO MA GUEEEEYYy!! DIOS KE WENO ESTE CAAAAAP,,!!
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 03, 2009 6:56 pm

Capítulo 23: ***SAM*** (Iván)


Era miércoles por la tarde. Me hallaba tumbado en mi cama, con la puerta cerrada con pestillo. Estaba solo. Puse mi música a todo volumen y comencé a recordar. El lunes, después de decirle a Dalia lo que tenía que hacer, volví a clase y esperé. Tras diez minutos apareció ella y dio un golpe con su libro sobre la mesa.
Todos se callaron.

-Todo aquel que hable si mi permiso se quedará al terminar las clases castigado conmigo.-sentenció.

Estaba mas que nerviosa, pude notarlo, pero desde mi sitio sonreí satisfecho.
Algunos de mis compañeros no se lo tomaron en serio y volvieron a hablar.

-Rob, David, Lina y Jud. Están castigados.-espetó.
-Si hombre.-se mofó Rob.
-¿Prefieren visitar al director?-les amenazó.

Entonces sonó el timbre y todos comenzaron a recoger.

-Os espero aquí al finalizar las clases. De lo contrario no dudaré en ir a dirección.- les recordó.

Se escucharon murmullos e insultos en voz baja pero no dijo nada. Lentamente recogí mis cosas para poder quedarme a solas con ella.

-Bien echo.-la felicité.
-Dios, casi me muero...-le temblaban las manos.
-Pero estas viva.-le guiñé un ojo.
-¿Me dejarás tranquila ahora?
-No.-negué- No has hecho lo que te exigí.
-¡Si lo he hecho!
-No, te dije que vinieses y metieses cuatro gritos. No lo has hecho.
-¡Iván!

Miré hacia fuera pero no había nadie.

-El show debe continuar.- le di un pico rápido y me marché.

Mi mente rebobinó aun mas. Los besos en el baño... Sinceramente me había quedado con ganas de mas. Pero los otros tres días siguientes no la vi. No tenía clase con ella.
Por eso me hallaba en mi cama, encerrado y con la mano dentro de mis boxes. Con solo pensar en el viernes que hicimos el amor toda la sangre de mi cuerpo se acumulaba en el mismo lugar.
Cuando terminé de masturbarme me quedé pensativo. En unos días mi vida había pasado de aburrida y monótona a interesante. El echo de haber sido capaz de tirarme a mi profesora me hizo pensar que; ¿por qué no intentarlo con mas mujeres? El sexo era algo realmente divertido, emocionante. Era como un juego en que si no eres lo suficiente inteligente, perspicaz y arriesgado, no te comes una mierda.
Además, mi cuerpo me ayudaría. Aparentar diecisiete años era genial.
Aquel día, fue el comienzo de una nueva etapa en mi vida. Me iba a convertir en un “cazador” de mujeres. Hasta que me descubriesen.
Pero para empezar necesitaba a mi siguiente conquista....Le di vueltas y mas vueltas hasta que di con el lugar por donde podría comenzar.
Me duché y cogí un taxi que me llevó hasta la discográfica donde trabajaban el grupo de mamá y el de papá- Por allí siempre pasaba gente interesante, quizá encontrase a alguien.
Al llegar, la señora Strowk, la recepcionista, me reconoció.

-Hola Iván. Tus padres no están.
-¿A no?-me hice el sorprendido.
-No. Tu madre tenía ensayo.
-Ahhh. Que tonto soy. Es cierto.
-Un minuto cielo.-me pidió mientras atendía el teléfono- ¡Hola! Si claro. Ajá. Si viene le diré que espere. No te preocupes. Perfecto.- colgó.

Justo en ese momento por la puerta entró alguien que conocía muy bien. Sus ojos azules, el pelo corto y rubio y su cuerpo atlético eran imposibles de olvidar. Por no hablar que era muy parecido a otro de mis “tíos”.

-¡Iván! ¿Qué haces por aquí?-me dio un apretón de manos.
-Hola Dustin.-le saludé.

Era la pareja de mi padrino Marc.

-Nada interesante. ¿Tú?
-Venía a por el melenas.-sonrió.
-Marc ha llamado y ha dicho que se retrasará.-intervino la recepcionista.
-Gracias Grace.-Puso mala cara y suspiró - Me estoy meando.-me miró- Hazme un favor.-me dio las llaves de su coche- Ve y trae a mi sobrina. Le he dicho que esperase en el coche, pero si va a tardar Marc, mejor tomamos algo aquí. Ah, el coche está aquí en frente.
-¿Tú sobrina?
-Si. Mi hermana se ha mudado aquí por unos problemillas...-se le entristeció la mirada- Yo me he quedado hoy con Sarah Maisie por que Li tenía cosas que hacer... ¡Ah, y ayuda a Sarah a entrar...No es como los demás...

¿Qué la ayudase a entrar?
Me encaminé hacia el coche pero al salir no lo encontré. No lo veía. ¿Dónde diablos estaba su descapotable negro?
Encima nunca había visto a Sarah Maisie, o al menos no cara a cara, solo por fotos. Ella vivía en otra ciudad de Alemania.
Entonces, apoyado a un Audi plateado visualicé a un niño de unos once años, con unos pantalones bastante anchos y una camiseta gigante, tipo Skater, y una gorra.

-Oye.-me acerqué a él.

Alzó la vista y unos ojos azules se toparon con los míos.

-¿Es a mi?-inquirió.
-Si. ¿A quien va a ser si no?
-Claro...Hola.
-Hola. ¿Qué has visto por aquí un coche negro descapotable con una niña dentro?
-Mmmmm. No....
-¿Llevas aquí mucho rato?
-Unos diez minutos.

Volví a mirar a los coches pero ni rastro.

-Joder... –murmuré.
-¿Has perdido a tu amiga?
-No, es que no la encuentro directamente. No la conozco. Es sobrina de mi tío.
-Ah...

Nos quedamos en silencio. Le miré. Había algo raro en él. Algo diferente.

-Bah, ya saldrá él a buscarla.-me apoyé junto a aquel niño- Soy Iván.-me presenté.
-Hola Iván. Yo soy Sam.
-¿Y que haces aquí solo, Sam? –inquirí.
-Espero.
-Ah.
-¿Qué edad tienes?
-Tengo catorce.-respondí- ¿Tú?
-Doce.
-¿Te apetece que vayamos a una sala de juegos que hay aquí cerca? Hay un videojuego nuevo que es la ostia.-propuse.

Me di cuenta que aquel día no lograría mi conquista, así que ¿que mejor que pasar un rato con los videojuegos?

-Creo que debería esperar...
-Ah, bueno...Pues nada, hasta la próxima.-me despedí.
-¡No! Espera. Voy.

Parecía dudar pero dio un paso adelante.

-Bien. Vamos. –comencé a andar pero escuché un ruido y un “Augh”.

Me giré y estaba en el suelo. Se había caído.
Entonces Dustin apareció corriendo asustado.

-¡Sarah! ¡¿Estás bien?!-le ayudó a levantarse.

¿Sarah? ¿Ese niño?

-Creo que te dije que la ayudaras.-me reprendió.
-Pero...¿Él es Sarah?
-¿Querrás decir ella?-le quitó la gorra y media melenita de color negro cayó sobre sus hombros.
-Pero si me dijo que se llamaba Sam.-me quejé.
-Ya, bueno, Se llama Sarah Maisie, pero ella ha juntado las dos primeras letras de su primer nombre con la primera de el segundo. Ese es su “mote”.-la miró serio- Señorita, creo que te hemos dicho mil veces que cuando te pregunten como te llames digas tu nombre verdadero. Así solo haces que confundir a la gente.
-Me gusta mas Sam.-frunció el ceño.
-En fin, entremos.-la agarró con cuidado por el brazo y la guió dentro. –Escalón, escalón, escalón.-repetía él mientras subían.

Al llegar dentro, la señora Strowk se llevó a Sarah a la cafetería y Dustin volvió junto a mi.

-¿Por qué la tratas como si fuera tonta?-comenté.

Se mordió el labio y luego dijo:

-No la trato como si fuera tonta...Es que Sarah Maisie es ciega.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 03, 2009 6:56 pm

Capítulo 24: ***SOLO UN CRÍO*** (Luca)



Después de escuchar lo que Irae me acababa de decir, y de verla irse corriendo, volví junto a mi madre y muy decidido le dije:

-No pienso irme.
-¿De que hablas Luca?
-Que me quiero quedar.
-Va, no digas tonterías niño. En diez minutos embarcamos.-respondió buscando algo en el bolso- ¿Ya se a marchado Irae? No se ha despedido de mi.
- No me puedo ir... No aun... Yo me quedo...
-Tss. No seas pesadito anda. Ya me tienes bastante enfadada. No acumules mas puntos.-continuó mirando en su bolso y de pronto bufó- Mierda. Creo que me he dejado el móvil en el baño. Voy a mirarlo. Espérame aquí. Vuelvo en un segundo.-me dio su bolso y salió corriendo.

El corazón me iba a mil, pero era mi oportunidad. Caminé a paso ligero primero y luego me puse a correr con todas mis fuerzas. En cuanto llegué fuera de la terminal me subí al primer taxi que vi y le indiqué que me llevase a un hostal, de los mas baratos que conociese de Berlín. Apagué el móvil para que no me localizasen.
Estaba claro que mi madre me iba a ir a buscar, y lo mas probable es que fuese a casa de los tíos, así que allí no podía ir.
Pagué el taxi con algo de dinero que yo tenía, y por suerte el hostal solo costaba 10 euros por noche. Eso si....Daba asco, pero no tenía otra opción.
Una vez en mi “habitación” miré el monedero de mamá. En total llevaba 200 euros. Si me administraba bien el dinero podría sobrevivir allí durante unos días.
Eso si no me encontraban antes.
Me tumbé y sin darme cuenta me puse a llorar.
Estaba asustado. La había cagado y mucho. Me había escapado... ¿Cómo había echo aquello? Mis padres estarían furiosos... Y asustados... Era una basura... Pero... No podía dejar que lo mío con Irae quedase así. Necesitaba hablar con ella. Y si me daba una buena explicación para lo que me había dicho la dejaría en paz y volvería con mis padres.
Tan solo necesitaba hablar con ella un rato... Solo eso... ¿Qué había sucedido? Yo la quería, se lo había demostrado...¿Por qué? ¿Por qué había dicho aquello?

Me quedé dormido, y por la mañana fui directo a su colegio. Me planté allí y esperé. Y entonces la vi, junto a Vivi.
Intenté asir su brazo pero Vivi me lo impidió.

-Ni la toques. –bramó.
-Ira...Tenemos que hablar...
-No. No tienes nada que hablar con ella. Lo que quieras hablar hazlo conmigo.-indiqué.
-No te metas Vivi. Esto no va contigo. –le advertí.
-Te equivocas, desde anoche con el que no va es contigo. Ira, ve a dentro.-le ordenó.

Ella, como una oveja obedeció y se dirigió a la entrada a toda prisa.

-¡¡Ira!! ¡¡Hablemos!! ¡¡Quiero saber el por qué!!-le grité..

Ella se giró y dudó, pero enseguida desapareció dentro.

-¡¡¿Quién coño te crees?!!- empujé enfadado a Vivi.
-Alguien en su vida. ¿Y tú?

Apreté la mandíbula. Aquello era demasiado. No había llegado hasta allí para que la enana de Yulia Vivienne me jodiese.

-No eres ni su amigo, ni su primo, ni mucho menos su novio.- sonrió- No eres nada.

La empujé de nuevo y esta retrocedió un par de metros. Pero justo en ese momento alguien me empujó a mi con tal fuerza que caí contra el suelo.
Me levanté lo mas rápido que pude y arremetí contra aquel desconocido. Pero era inútil...Era mucho mas alto y fuerte que yo.
La gente se aglomeró a nuestro alrededor. Pero no por ello me rendí. Toda la rabia que sentía en aquel instante podría descargarla contra ese tipo. Al menos me desahogaría.
Lo malo fue que mas bien sucedió al contrario, por que por mas que yo le pegué, él me pegó mas, y llegó un punto que de un golpe me reventó el labio y la boca se me llenó de sangre.
Entonces vi de refilón a Irae que había vuelto a salir y venía hacia nosotros, pero Vivi la paró.

-¡Ya vale!-gritó.

Y en un segundo se antepuso entre el puñetazo de ese desconocido y mi cuerpo, lo que hizo que impactara contra su estómago y ella contra mi.
Vivi se llevó las manos al estómago y por su cara, parecía pasarlo mal. No podía respirar.
Irae se arrodilló a su lado y la zarandeó un poco. Estaba muy asustada y lloraba.
Aquel chico la apartó y cogiendo la cara de Vivi entre sus manos se dispuso a hacerle el boca a boca, pero ella se apartó y poniéndose de cuatro patas dijo:

-Tranquila. Estoy bien.

Entonces se sentó en el suelo.

-¿Qué cojones haces?-preguntó después de mirarnos al tipo ese y a mi.
-¡No tenías que meterte!-dijimos al unísono.
-Primero.-se dirigió a mi- ¡Lárgate de aquí!
-No sin hablar con Ira. –puntualicé.
-Vete. –murmuró ella.
-Ira, tenemos que hablar.
-¡¡Que te vayas!! ¡¡Por tu culpa Vivi a salido herida!!-me recriminó.
-¿Cómo? Es ella la que se a metido. Por que este tío loco que ni conozco también se a metido de por medio.
-Oye piojo, estabas agrediendo a Britney, por eso me metí.-comentó él.

Ira me miró con odio.

-No te acerques mas a nosotras... Vete...-musitó agachando la cabeza.
-No puedo creer que seas tan estúpida... Me das pena... –me cansé

Sin intentar nada mas me marché de allí, pero al alejarme un par de calles, caí de rodillas al suelo destrozado y me puse a llorar como un niño. Me dolía el cuerpo por la paliza, la boca me sabía a sangre y tenía el corazón echo trocitos.
No entendía el comportamiento de Ira. No era justo. Yo no había echo nada, y ella me trataba con tanta frialdad, con tanto odio...
Y encima estaba solo... En una pensión de mala muerte...
No aguanté y llamé a mi madre.

-¿Dónde carajos estás? ¡¡Estas en un buen lío jovencito!! ¡¡O vuelves ahora mismo o te juro que mando a la policía! ¡¿Qué he hecho yo para merecer esto?! ¡Luca Ruggiero, como no me digas ahora mismo donde te has metido te juro que no respondo de mis actos! ¡Toda la puta noche sin saber nada de ti! ¡Me robaste el bolso!

Dejé que soltara todo cuanto tuviese que decirme y entonces balbuceé lo único que me salió.

-Mamma....Io...Io...Io ho paura... Io... sono solo...Io ho paura... Sono molto spaventato...Aiuto...(Mamá, yo...yo...yo tengo miedo...yo...estoy solo... Yo tengo miedo... Estoy muy asustado...Ayuda... )-el llanto me impidió decir nada mas.

En aquel momento me di cuenta de que era solo un crío. Que necesitaba mas que nunca a mi madre. Quería, necesitaba estar con ella, sentir que todo iba a estar bien.
En media hora mi madre llegó allí y me abrazó de tal forma que casi ni me dejaba respirar, pero no me importaba.

-Dios...¿Estás bien? Hijo, ¿estás bien?
-Lo..Lo siento...-sollocé.
-Shhh. Nada de eso ahora. Va, vayamos a casa de la tía Irene.
-¡No!-me negué.
-Tenemos todo allí...
-¡No! Quiero irme a casa...Volvamos a casa...

Suspiró.

-No se que te ha pasado...Pero ya ha pasado cielo.-me acarició la cara- Bueno, vamos a casa de Irene, recojo las cosas y vamos al aeropuerto a coger el primer avión. ¿Vale?

Asentí.

Antes de aquello pasamos por la pensión a por el bolso de mamá.
Y cuando llegamos al aeropuerto, mi móvil sonó. Era ella. Ira.
No iba a responder, pero mi fuerza de voluntad en aquel momento era nula.

-¿Si?
-Luca... ¿estás...?
-Bien. ¿Algo mas?
-Yo... Yo... No quiero que...

Me levanté y me alejé un poco de mamá para que no escuchase nada.

-¿No quieres que? ¿Eh? ¡Me has dicho que no me querías ver mas!
-Pero...
-¿Pero que?
-.... Yo....
-¡¿Por qué?! ¿Qué ha pasado?
-No podemos ser novios... Eres demasiado joven...Necesitas una chica de tu edad... Yo... Además estamos muy lejos... No funcionaría...
-¿Qué? ¿Estás hablando en serio?
-Si...
-Pensé que no te importaba la edad...
-Ya pero...
-Pero nada. ¿Y quien te crees que eres para decirme con quien tengo que salir?
-Luca...
-¡¿Quieres eso?! ¿Quieres que tenga novia? ¿Una de mi edad? ¿De mi ciudad? ¿Eso quieres?
-.... Es..:Es lo mejor...
-Perfecto. Adiós.
-Luca...
-Tú sigue haciendo caso a la loca de Vivi. Llegarás lejos. Muy lejos, pero muy sola.-dije adrede- Adiós, tengo que coger un avión que me lleve con mi nueva novia de mi edad en mi ciudad.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Miér Jun 03, 2009 6:57 pm

Capítulo 25: ***ME HE PELEADO CON ÉL POR TI*** (Vivi)



-Yu... No me mientas. ¿Qué pasa?

Tragó saliva y luego murmuró:

-Me pasas tú...

Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo. Sonreí sin poder evitarlo y me acerqué a él.

-¿Qué dices?

Se llevó la mano nervioso al pelo y se lo apartó de la cara.

-Mejor vamos a casa y allí hablamos tranquilos...-comentó dando la vuelta al coche y entrando- Va, sube.

Entré y me puse el cinturón. Arrancó y tomamos rumbo a su casa. Pero pilló caravana y noté como respiraba de manera acelerada. Estaba muy tenso, y eso no me gustaba. No me gustaba verle así.
Encendí el dispositivo de música de su coche y enchufe mi mp4. Busqué entre las mil carpetas que tenía y puse “Just Dance”. Comencé a cantarla y a “bailar” allí como una loca, haciendo el payaso a propósito.
Yu me miró y luego miró a su alrededor. Los coches cercanos a nosotros me observaban. Al no verle sonreír, paré de golpe. ¿Le estaba avergonzando?
Entonces sonrió, subió el volumen muchísimo y luego me guiñó un ojo.
Dejé salir toda la euforia que tenía en mi cuerpo.
La caravana se disolvió con rapidez y al final no tardamos en llegar.
Al entrar en su piso me di cuenta que Romeo no estaba. Todo estaba a oscuras. Me senté en el sofá y esperé a que empezase a hablar.

-¿Qué pasa? –insistí al ver que no se decidía.

Se mordió el labio y suspiró.

-¿Tienes hambre? Seguro que si. Comemos y luego ya hablaremos.
-Pero..
-¿Chino, Italiano, Japonés?-inquirió- Es que no me apetece cocinar. Así que encargamos algo ¿vale?
-No me hables de italianos que se me revuelve el estómago.-bromeé.
-Jejeje.¿Y eso?
-Bah, cosas mías. –sonreí.
-¿Cómo que cosas tuyas? Creí que no tenías secretos conmigo.-cogió el teléfono-¿Chino o Japo?
-Chino.-respondí- Bueno, a ver, siempre se tienen secretos...
-Hola, si, dos menús 12. Si, a esa dirección. Gracias.-colgó y se sentó a mi lado- Pero sabes que a mi me puedes contar todo. O sea, yo no soy tu padre, creí que tú y yo siempre habíamos tenido una relación especial...

Aquellos estaba tomando el camino que yo esperaba.

-Claro que no eres mi padre. Nunca has sido eso para mi. –aclaré.
-Y ese chico...¿te ha seguido molestando?
-¿Nix?
-Si...Ese.-puso mala cara.
-Bueno...Hoy me ha dicho algo..-comencé.
-¿Qué te ha dicho?

Mi cabeza me decía de no contárselo. No, ¿para qué? Ya se le veía demasiado preocupado...Y si se lo contaba iría a matarlo...Y todo se nos iría de las manos...Y no conseguiría lo que yo quería, a él.

-Nada, chorradas. Bromeaba.
-Yul.
-Enserio. Nada. Mejor cambiemos de tema.
-... Bueno... Pero sabes que si alguien te intenta hacer algo yo..
-Lo se.
-Bien.

Entonces sonó el timbre y era el del restaurante chino.
Mientras comíamos decidí sacar un tema que desde hacía unos días me preocupaba.

-Yu...¿Puedo hacerte una pregunta?
-Claro preciosa.
-¿Cómo se llamaba mi madre? ¿Cómo se llama?

Se atragantó y escupió todo lo que tenía en la boca.

-¿A..A que viene esa pregunta?
-Quiero saber cosas de ella...Pero papá y mamá no me cuentan nada...Esquivan el tema...
-Pues si ellos creen que eso es lo mejor...
-¡No seas tú también así! ¡No es justo! ¡Tengo derecho a saber! Es parte de mi vida. ¿Luego me dices que puedo confiar en ti? ¿Qué no eres como mis padres?
-Vale, vale. Perdón... Uf... Joder... Bueno... Si te hablo de ella júrame que no dirás que te conté nada.
-Lo juro.-me apresuré a contestar.
-Se llama Leyna, y es de la edad de Strify.
-¿Leyna? ¿Y dónde vive? ¿La conocías? ¿Cómo era?
-Ei, ei, para,para. No se donde vive. Y la conocía un poco, pero no mucho. El que la conocía era Romeo. Y era muy guapa. Aunque tú lo eres mas.

El corazón se me había acelerado. Por fin alguien me hablaba de ella. De mi madre.

-¿Tienes fotos? ¿O su teléfono? O lo que sea. ¿Por que me abandonó? ¿Por qué nunca volvió a por mí?
-Si que volvió. Cuando eras pequeña le quitaron tu custodia a tus padres por que había otro hombre que decía ser tu padre, y luego ella también se metió de por medio.

Me quedé sin respiración.

-¿Mi...mi madre volvió?
-Si.
-Pero...Pero...

Mis padres siempre me habían dicho que mi madre no quería tenerme, que se marchó y que no quería saber de mi. Nunca me mencionaron que volvió. Ni yo me acordaba.

-Ei Yul, pero volvió a irse. Tú no la querías ni ver jeje, y ella comprendió que tu vida estaba con tus padres.

Eso empeoró las cosas. El aire me faltaba. Me puse en pie y fui al baño.

-¡Yul!-gritó Yu.

Me apoyé en el mármol y intenté recomponerme. ¿Por mi culpa se había marchado? Mi madre volvió y por mi culpa volvió a irse? Se me acababa de hacer un nudo en la garganta. Tenía ganas de llorar pero me aguanté.

-Ei cielo...-me sujetó por la cintura y me giró para que le mirase- No debería haberte dicho nada...
-Ella se fue por mi....
-¡No! ¡No! ¡Se fue por que no sabía ser una madre! ¡Por gilipollas! No es tu culpa. Eh, ni se te ocurra pensar eso. No y no. Olvida lo que te he dicho.
-Yu no mientas. Siempre he sido una niña insoportable. Por eso.. No me extraña...
-¡No repitas eso! –gritó.
-¿A quien quieres engañar? ¡¡Soy una histérica insoportable!! Y de niña era peor. Solo hago que la gente me odie.
-¡¡Basta ya!!-metió un puñetazo a la puerta y yo me callé de golpe.

Se llevó las manos a la cabeza y me dio la espalda.

-Mira...-comenzó- Me he peleado con Romeo por esto, por ti, por que él piensa que eres todo eso que acabas de decir. No me jodas ahora Yulia. No me digas que eso es lo que piensas. ¡¡Me he peleado con él por ti!! ¡No me digas que me he equivocado! ¡Joder!-bramó.

Agaché la mirada y no aguanté. Una lágrima se me escapó. Me dispuse a salir del baño pero él cerró la puerta y me acorraló entre sus brazos y la pared.

-Mierda...Lo siento.. Lo siento Yul...No quería decir esto... Yo...Estoy nervioso... Llevo unos días mal... Solo es eso...No me hagas caso...Por favor...Perdóname...
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:28 pm

Shocked changos,pobre yul...
eso pasa x no no explicar bien las coas.. digust
..pero q no Yu y Ro estabs juntos??
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:50 pm

Capítulo 26: ***RIDÍCULO*** (Iván)



-¿Ciega? ¿Es ciega?
-Si.
-Pero... Yo no lo sabía... Creía que ella era...Normal.
-Es normal.-dijo secamente- Que sea ciega no la hace anormal.
-Ya...Quería decir...Que no sabía que era ciega...
-Ya. Es que no lo era... Lo que pasa... hace tres meses se perdió. Estuvo cuatro días desaparecida y cuando la policía la encontró estaba así. No se acordaba de nada y no veía. La examinaron pero no tenía ningún daño. No sabemos que pasó..Dicen que es algo psicológico. Por eso se han mudado a Berlín. Aquí hay un médico muy bueno que la quiere tratar. –me explicó.
-Joder, no sabía nada... Y no supe que era ella por que parecía un niño.. Y además no encontraba tu coche.
-Ah, es que me lo cambié. Y bueno.. Es que le ha dado por vestirse así desde que la encontraron... Y se empeña en que la llamen Sam...
-.... No lo sabía...
-No te preocupes...Perdona mi reacción... Es que ahora mas que nunca tenemos que estar con ella... Y bueno... Nos llevamos un gran susto...Y...
-Vale Dustin... No pasa nada.

Entonces sonó su móvil.

-Ve dentro con ella, ahora iré yo. Entretenla ¿vale?
-¿Qué la entretenga? ¿Cómo?
-Es una niña. Tampoco os lleváis tanto. Háblale de cualquier cosa.

Se alejó respondiendo a la llamada y yo entré. Me dirigí a la cafetería y Sarah estaba sentada en una silla ella solita.

-Hola Sarah ¿Está ocupado este sitio?-pregunté para romper el hielo y saber si le apetecía estar conmigo.
-Si no lo sabes tú que eres el que ve...-sonrió.

Primera cagada. Empezaba bien. Me senté a su lado y la miré detenidamente. Era muy mona.

-Esto... ¿Te gusta Berlín?
-No lo se. Nunca lo he visto. Acabo de mudarme...Y soy ciega. ¿Recuerdas?
-Claro...tienes razón...
-Mmmmm..-no sabía de que cojones hablar con ella, me sentía incómodo- ¿Por qué te vistes así?-inquirí- Digo, eres muy guapa. ¿Por qué lo escondes?
-Por que así nadie ve como soy. No quiero ser una muñequita... Eso es lo que todo el mundo espera... No quiero seguir siendo la princesita...
-Ah...¿Y el nombre?
-No me gusta mi nombre. Sarah Maisie- vocalizó con pesadez- ¿Qué clase de nombre es?
-Es bonito...
-¿Enserio le pondrías Sarah Maisie a tu hija?-inquirió.
-No. La verdad que no.-me sinceré.
-Pues eso. Sam es mejor.
-Vale, pues entonces te llamaré Sam.
-Gracias. Serás el único.
-Mira, algo que tendremos diferente a los demás. –comenté.
-Si.

Mi teléfono vibró.

“IVÁN, TENEMOS QUE HABLAR. POR FAVOR, VEN AL COLEGIO, A TU CLASE.”

Era ella... Era Dalia.

-¿Vamos a los videojuegos que me habías dicho?
-¿Eh?-volví a la realidad.
-Eso, que me habías invitado a una sala de juegos. Mi tío seguro tiene para rato.
-Pero.. O sea...
-Ya se que no veo. Pero eso no me impide que vaya. Si tú me explicas que sucede en la pantalla...
-Ah...Es que justo ahora..He quedado con alguien....
-¿Un amigo?
-....
-Una amiga.-afirmó.
-Si.
-Pues hasta la “vista” Iván.-bromeó.
-¿Quieres que quedemos mañana?
-¿Mañana? ¿Qué quedemos?
-Si. Si quieres a la salida del colegio te voy a buscar y te enseño Berlín. Bueno, te lo explico...O te lo...-propuse sin pensarlo.
-Jajaja. Lo he entendido. –sonrió- No se, no se si me dejarán...
-Yo hablo con Dustin.
-Vale, si les convences voy.
-Bien. Pues hasta mañana.
-Hasta mañana.

Al salir vi a Dustin que entraba.

-Me tengo que ir.
-Vale.
-Recuerdos a mi padrino.-dije.

Salí corriendo y me subí al bus. Luego cogí otro y al fin llegué al colegio. Pero eran ya las ocho, y estaba cerrado.
Le metí una patada a la puerta. Ya se había marchado.
Yo que tenía la ilusión de otro polvo... Ya que no había podido encontrar nada en la discográfica...

-Iba a llamarte. Pensé qué no venías.-su voz me hizo girarme.
-Estaba lejos.
-Ah...Bueno, ya hablaremos otro día...-comentó.
-De eso nada. He venido aquí por algo. No me hagas haber echo el viaje en balde. –me quejé.

Miró a su alrededor y suspiró.

-Vayamos a una cafetería.
-No, mejor a tu casa.-propuse.
-No. De eso nada. Precisamente tenemos que hablar de lo sucedido...
-¿Qué hay que repetirlo?
-¡No! –comenzó a ponerse nerviosa- Mira, es igual, te voy a decir aquí lo que quería decirte. No vuelvas a intentar nada mas conmigo o tendré que poner medidas.
-Para medidas mejor la de mi...-miré mi entrepierna.

Meneó la cabeza y comenzó a caminar hacia su coche.

-Si te vas ahora y no me dejas ir contigo a tu casa vas a tener que pensar ya las medidas por que te juro que te lo haré pasar mas que bien en el colegio.-la amenacé sonriendo.

Entró y arrancó. Me dejó allí tirado y enfadado. ¿De que iba aquella tía? Encima que se lo hacía pasar genial, que le daba la oportunidad de follar conmigo, ¿reaccionaba así?

Aquella noche, cuando estaba a punto de irme a dormir mamá entró en mi cuarto.

-Iván, tu padrino al teléfono.
-Ok.- lo cogí- ¿Si?
-Hola machote. ¿No tenías que llamarme?
-¿Cómo?
-Mira, sabes que eres mi sobrino favorito, pero con Sarah Maisie no juegues. Es la sobrina de Dustin y luego el que se queda sin mojar soy yo si se enfada. Ella le ha dicho que le has prometido llevártela mañana a dar una vuelta. Que llamarías para convencernos.

Era cierto, me había olvidado por completo.

-Ah...Si...Me olvidé.
-Pues ya estás tardando.
-Ok. ¿Puedo llevármela?
-A mi no me preguntes.
-Pues pásame a Dustin.
-No. Llama a sus padres. Apunta el número.

Me lo dictó y yo lo apunté cagándome en todo. ¿Por qué había prometido aquello? ¿Qué cojones haría yo con una cría ciega por Berlín? Además que encima tenía que llamar a sus padres. ¿Yo pidiendo permiso como en una cita a los padres de una niña que acababa de conocer? Aquello era ridículo.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:50 pm

Capítulo 27: ***VIAJE A ITALIA*** (Irae)





Aquel día, después de salir de clase me fui a pasear. Necesitaba pensar, despejarme. Estaba muy preocupada por Luca... Se había marchado sangrando... Además del echo que hubiese aparecido en mi colegio. Yo lo dejé en e aeropuerto. ¿Acaso había sucedido algo con el vuelo? ¿Lo habrían cancelado o retrasado?

No pude evitarlo y le llamé.

-¿Si?
-Luca... ¿estás...?
-Bien. ¿Algo mas?-dijo tajante.
-Yo... Yo... No quiero que...
-¿No quieres que? ¿Eh? ¡Me has dicho que no me querías ver mas!
-Pero...
-¿Pero que?
-.... Yo.... –no sabía que decir.
-¡¿Por qué?! ¿Qué ha pasado?
-No podemos ser novios... Eres demasiado joven...Necesitas una chica de tu edad... Yo... Además estamos muy lejos... No funcionaría...

Aquello era cierto. Él era muy joven...Y estar tan lejos...Lo pasaríamos mal los dos.

-¿Qué? ¿Estás hablando en serio?
-Si...-musité.
-Pensé que no te importaba la edad...
-Ya pero...
-Pero nada. ¿Y quien te crees que eres para decirme con quien tengo que salir?
-Luca...
-¡¿Quieres eso?! ¿Quieres que tenga novia? ¿Una de mi edad? ¿De mi ciudad? ¿Eso quieres?
-.... Es..:Es lo mejor... –me dolía decirlo.
-Perfecto. Adiós.
-Luca...
-Tú sigue haciendo caso a la loca de Vivi. Llegarás lejos. Muy lejos, pero muy sola. Adiós, tengo que coger un avión que me lleve con mi nueva novia de mi edad en mi ciudad.

Cuando dijo aquello se me heló la sangre. ¿De verdad quería eso? No, claro que no. Solo pensar en Luca con una chica me ponía mala.

Al llegar mamá a casa fue directamente a mi cuarto.

-¿Qué ha pasado con Luca?-me preguntó.
-¿Cómo?
-Mira, anoche no te dije nada por que Ann me lo pidió. Pero Luca se escapó del aeropuerto. Ha pasado la noche solo en Berlín. Y ha aparecido esta mañana sangrando.
Ha llamado a Ann llorando desesperado. ¿Sabías algo? Estaba cerca de tu colegio. ¿Lo has visto?

Sangrando...Solo... Desesperado...Llorando... Así lo había dejado. Yo, había dejado a mi Luca solo, desesperado y sangrando... Se había escapado para hablar conmigo...Y yo lo había tratado fatal...

-Mamá... ¿Puedo pedirte algo? –inquirí temblorosa.
-Dime.-se sentó junto a mi.
-¿Me dejarías ir a casa de mi padrino unos días....?
-¿Cómo?
-Eso...
-¿Por?
-Es que... Luca y yo nos peleamos...Por eso se escapó del aeropuerto...Por eso estaba cerca de mi cole...Mamá, ahora no me habla. Y a sido por mi culpa... Quiero hacer las paces.
-A ver Ira. ¿Qué hay entre Luca y tú? Os he visto raros esta vez... No se... ¿No estaréis juntos no?
-¡No!-me apresuré a decir- Luca es como un hermano... Es mi mejor amigo. Pero es muy pequeño para mi.
-Si. La verdad es que parece tu hermano pequeño.
-Ya....
-Pero las clases hija...
-Sabes que puedo recuperarlo.

Suspiró.

-¿Cuántos días?
-No se... Depende... ¿Una semana?
-Ni hablar. Dos días.
-¡Mamá!
-Dos.-aseveró.
-¿Tres?
-Dos.
-Per favore...Mamma... Tre giorni...

Sabía que a ella le gustaba el idioma tanto como a mi. Sonrió y meneó la cabeza.

-De acuerdo. Tres. Mañana hablaré con tu padrino, a ver si te deja ir.

Yo sabía que era un si. Aquella noche llamé a Vivi. La noté algo rara, triste al principio, pero en cuanto le pregunté me dijo que estaba bien y cambió de tema.
Le dije que me había llamado mi tío Pedro y que me invitaba unos días a su casa. Si le contaba que iba por Luca se enfadaría. Aun así temía su reacción, pero no, no se opuso.

Pedro dijo que si encantado y aquel mismo viernes cogí un avión hacia Milán.
Al llegar me impactó ver a toda la familia en el aeropuerto. Hacía un año que no iba a su casa y habían crecido todos mucho.
Y cuando digo toda su familia me refiero a toda la trupe. Ni mas ni menos que seis hijos había tenido mi padrino Pedro con Paola, su mujer.
La mayor, Allegra, tenía la edad de mi hermano Iván y como él, también parecía mayor, pero por que iba siempre maquillada. Era modelo de anuncios publicitarios y pues estaba muy desarrollada para su edad. Era preciosa..., luego le seguía Simón de diez años, luego Lucia de ocho, luego Dolce de seis, luego Patrick de cuatro y por último Pedro “Junior” de dos añitos.



A pesar del tiempo que hacía que no iba, las cosas no habían cambiado. Allegra seguía siendo la misma borde de siempre. Me odiaba... Y yo no entendía el por qué. Si estaba en el aeropuerto era por compromiso, por obligación.
Simón era tan simpático como le recordaba. Un chico jovial y alegre. Por el contrario, Lucia era seria, callada, era con la que mejor me llevaba. Nos sentíamos a gusto juntas a pesar de que ella era una cría.
Dolce era un torbellino de niña, y Patrick casi ni se acordaba de mí.
El pequeñín obviamente no me recordaba, pero era muy tierno.

Nada más verme aparecer por la salida, mi padrino se abrazó a mi y durante un par de minutos no se despegó. Fue Paola quien se acercó y despegó a su marido de mi.

-Tesoro... E una ragazza, no un giocattolo. (Cariño....es una chica no un juguete.)-comentó ella entre risitas.

Pedro me soltó y me acarició la cara.

-Oh...bella... Sei bellísima... ¿Come stai? Quanto tempo! (Oh...Preciosa...Eres preciosa...¿Cómo estás? ¡Cuánto tiempo!)-tenía los ojos humedecidos.
-Sto bene, grazie. (Estoy bien, gracias) –respondí- E grazie per accetare la mia proposta... (Y gracias por aceptar mi propuesta...)
-¡¡Io felice!! (Yo feliz)-exclamó.
-Hola cariño.-me saludó Paola en castellano.
-Ciao.
-Puedes hablar en castellano. Así practicaremos un poco todos. A los niños les irá muy bien. En el colegio lo estudian, así que les ayudará.-comentó.
-Ah...Vale.-sonreí.

Todos me saludaron, hasta Allegra, aunque su simpatía me daba escalofríos. ¿Habría cambiado?
De camino a los coches (ya que en uno no cabían todos) ella se puso a mi lado y susurró:

-Tedesca stronza.... (Alemana idiota).

Suspiré. Aquellos días iban a ser mas complicados y duros de lo que me imaginaba.

-Vuelve a tu estúpido país. ¿Lo he dicho bien?-inquirió y luego me puso la zancadilla.

Caí al suelo y Pedro enseguida corrió a ayudarme.

-¡¿Estás bien?!
-Si...

Miró a su hija muy serio.

-Me he tropezado sola.-me apresuré a decir.- Soy un poco patosa.-esbocé una sonrisa y continué caminando.

No debía hacer que me odiase mas. Por eso me callé y no la delaté. Realmente tenía que tener cuidado con ella. No debía olvidar el por que estaba allí, por Luca. Para hablar con él y pedirle disculpas.
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:50 pm

Capítulo 28: ***GRAN DUDA*** (Luca)








Era Viernes... Viernes y estaba en la silla como si fuese un muerto. No tenía ganas de prestar atención, ni de fingir que estaba bien. No. Lo de Ira me había dejado fatal.
Ella me veía como un crío... No como nada mas... Y claro, si es que me miraba a mi y la miraba a ella y la diferencia era mas que notable. ¿Por qué mi cuerpo no se desarrollaba ya? Aparentar tener trece o catorce años era una mierda, y mas si la chica que me gustaba aparentaba dieciocho...
Pero ahora ya no tenía que pensar mas en ella. Me había dicho que saliese con chicas de mi edad ¿no? Pues eso iba a hacer.
Para empezar ya había quedado con Dane aquel mismo día. Iríamos al cine y luego a cenar por el barrio. Estaba mas que contenta por el anillo. No paraba de enseñarlo a todo el mundo. Y mis amigos no dejaban de chincharme.

Al sonar el timbre mi tutor me paró.

-Ruggiero, tengo que hablar con usted.-me señaló mi asiento.
-Claro...-miré a mi amiga- Dane, ve saliendo y espérame fuera.
-Vale.

Cuando el aula se vació, comenzó.

-Sus notas han mejorado, estoy muy contento.
-¿A si?- me sorprendí.
-Si, pero,- siempre había un “pero”- su comportamiento últimamente deja que desear. Suele estar distraído. ¿Le sucede algo?
-¿A mi?- era mas fácil preguntar que no me pasaba.
-Si.
-Nada...
-Mira Luca, se que esta edad es difícil, pero eres un buen chico y si te esfuerzas mas puedes llegar lejos. –me tuteó.
-No es tan fácil.-repliqué.
-Lo tienes todo. Tienes una buena familia, dinero no te falta, tienes amigos, ¿qué mas quieres?
-¿Buena familia? ¿Le recuerdo que mi padre es de un grupo de música? ¿Que viaja mucho?
-Ves mundo. Muchos querrían estar en tu lugar.
-Se lo regalo...Yo solo quiero vivir en uno...-murmuré.
-¿Dónde?
-Berlín.
-¿Berlín?
-Si. Bueno...Ahora ya no...
-No entiendo.
-Es igual. Si era esto lo que me quería decir, tranquilo, estoy bien. ¿Puedo irme? Dane me espera. –miré por la ventana y vi a Dane de nuevo enseñando el anillo.
-Vamos Luca, solo intento ayudarte.

Comenzó a soltarme el sermón pero yo continuaba mirando a mi amiga. Era muy guapa, simpática, algo tonta si, pero buena chica. ¿Podía empezar algo con ella? Al fin y al cabo quizá me ayudase a quitarme a Ira de la cabeza.
Pero entonces dejé de respirar. ¿Qué hacía Ira allí? Si, sin duda era ella. Junto a Dane. ¡Hablando con Dane!
Parpadeé repetidamente sin creerlo. ¿Estaba soñando? ¿Delirando? Dane le enseñó el anillo a Ira y esta lo asió. Luego vi perfectamente como lo dejaba caer al suelo y como la cara de Dane se descomponía.
Ira se llevó las manos a la boca y puso cara de no haber roto un plato.

-Lo...Lo siento profe.-me levanté dejándole con la palabra en la boca y salí corriendo.

Cuando llegué afuera, Dane le gritaba de todo a Ira mientras agachada en el suelo intentaba recuperar su anillo, que se hallaba en una cloaca.
Al mismo tiempo, Ira la miraba con carita de pena, aunque en sus ojos podía ver un atisbo de triunfo.
Al llegar a ellas, me miraron.

-¡¡Mira lo que ha hecho esta loca!! ¡¡A tirado mi anillo a la alcantarilla!! ¡Nuestro anillo!-estaba casi llorando.
-Yo... Se me resbaló... No era mi intención... –se llevó la mano al colgante que yo le había regalado y luego alzó las cejas señalando la cloaca.

Me di cuenta que se había enterado de lo del anillo de Dane antes de este suceso.
Entonces entendí que por eso estuvo tan rara en Berlín.

-No Dane, ella es mi prima... Ha sido sin querer. Lo he visto desde la ventana.- mentí.
-¿Tú prima?
-Si, mi prima mayor.
-Ah... Lo siento... No quería insultarte...Solo que los nervios... Si Luca dice que fue sin querer pues le creo.. Yo...-se disculpó ante Ira.
-No, perdóname a mi. Soy una patosa...
-No, no. No pasa nada. Enserio.

Dane hacía verdaderos esfuerzos. Y yo sabía que era para causar buena impresión a mi “prima” y así poder ganar terreno conmigo.

-Esto... Yo me voy entonces...Ya me llamarás.- Dane se puso en pie y miró triste a la alcantarilla- Supongo que tendréis cosas que hablar si ha venido hasta aquí.
-No.-la paré- Espera.

Fui hacia un árbol cercano, me subí y rompí una rama. Bajé y metí mi delgado brazo con la rama hasta alcanzar el anillo y sacarlo.
Lo froté contra mi camiseta y se lo devolví.

-Aquí lo tienes. Todos contentos ahora.-sonreí.

Ira me miró furiosa pero la ignoré.

-¿Vamos?-le tendí la mano a Dane- Lo siento prima, es que hoy tengo una cita con una chica de mi edad y de mi ciudad. Ya nos veremos si eso. Me llamas y si tengo un hueco quedamos, si no, pues otra vez será.

Tiré de la mano de mi amiga para alejarme de allí cuanto antes, y no miré hacia detrás. Si la miraba no podría marcharme. Volvería y le suplicaría que me explicase que le pasaba, que me aceptase así tal cual era...

A mitad de camino al cine, me topé con Allegra.

-¡Hola!-Dane y ella se abrazaron.

Eran muy amigas, mejor dicho habían sido mejores amigas, pero ahora, al Allegra cambiar de instituto por su trabajo como modelo en publicidad, se veían menos.

-Allegra ¿Ira está e tu casa?-le pregunté.

Por la cara que puso supe que era un si.

-No me has avisado.
-¿Para qué? Es una pesada. Se auto invita a mi casa. ¿Qué se cree? Trata a mi padre con demasiada confianza. Como si fuera su hija, y no lo es. Ella es hija de una “cantante” si a eso se le puede llamar cantante, española y de un alemán rarito que toca la batería. O eso se cree él. ¿En resumen? Es una mezcla de dos perdedores y encima se viene aquí ha jugar a que es italiana.- Allegra como siempre, insultando a Ira.
-Veo que no te cae bien.-comentó Dane.
-Pues no. Nada. En serio, ve con cuidado con ella.

Mi amiga me miró y yo me encogí de hombros.

-No es mala... Ira...
-¿Por culpa de quién tienes el labio así?-inquirió arqueando las cejas.
-Por culpa de Vivi, Ira no tiene la culpa.
-¡Si ya! No la defiendas. Eso si, cuando pille a la zorra esa que se cree divina la mato.
-Ella no me pegó, fue un amigo suyo.
-Es lo mismo. Le tengo unas ganas a esa... Uhhhhh-chilló- Irae se cree intocable por que esa enana de Vivienne la defiende. Pero cuando la pille...-se había puesto histérica.

Allegra odiaba a Vivi por que hacía un par de años, Allegra había intentado hacerle una jugarreta a Irae, y Vivienne, que también había venido con Ira, se anticipó y la que sufrió una mala pasada fue mi prima. Eso por no hablar de que la habían contratado para una publicidad y cuando los productores vieron a Vivi, que simplemente iba por acompañar a Ira y a Pedro, la escogieron a ella.

En definitiva eran dos divas. Dos chicas con el ego muy subido y dispuestas a matar por lo que querían.
Y las dos querían ser las mejores en todo. Por otro lado estábamos Ira y yo. Yo era para Allegra lo que Ira para Vivi. Ambas estaban “obsesionadas” con nosotros, pero la diferencia entre Irae y yo era que yo sabía manejar la situación, no dejaba que Allegra controlase mi vida, si no que me alegraba saber que me quería tanto pero le ponía límites. Cosa que Irae no era capaz de hacer.

-Primita, llegamos tarde al cine, así que nos vamos.-le di un beso- Hasta mañana.
-Claro. Hasta mañana.

Los sábados se reunían siempre los cuatro miembros de Finley, con sus mujeres e hijos para comer.
A mi me encantaban por que me llevaba muy bien con todos sus hijos, éramos como un gran grupo de amigos, y siempre me divertía, a pesar de ser el mayor.
Aunque a la única que consideraba “prima”, o sea que nos tratábamos como tales era a Allegra. Siempre tuvimos esa relación especial.

Durante toda la película no dejé de pensar en Irae...¿Qué hacía en Milán? No quería hablar con ella pero al mismo tiempo quería salir de dudas.
La cena no fue mejor que la película. La verdad que me sabía mal por Dane, que no paraba de hablar todo el rato y yo no me enteraba de nada.
Y entonces la acompañé a su casa y llegó un momento que me creó una gran duda. Se hizo el silencio, ella esperaba que la besara... Sus dedos se movían nerviosos jugueteando con las llaves, pero mi cuerpo se quedó paralizado. ¿La besaba? Sería mi primer beso... ¿Era lo mejor?
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:51 pm

Capítulo 29: ***PLAN***(Vivi)





Giré la cara para no mirar a Yu. Él permanecía acorralándome entre sus brazos y la pared.

-Me quiero ir.-dije.
-Yul perdón... Enserio no quería decir eso... Joder...Ves, no tenía que haberte contado nada de la puta de tu madre...

Tal como dijo aquello le escupí en la cara. Se apartó al instante y después de limpiarse abrió desmesuradamente los ojos.

-No vuelvas a decir eso delante de mi... No hasta que yo no compruebe por mi misma que es cierto.

Salí del baño, recogí mi chaqueta y salí de su casa. Pero al llegar a la portería me agarró por el brazo.

-Va Viv... Vuelve arriba. Lo siento... Enserio... No te marches ahora... No me dejes solo...-suplicó.

Me mordí el labio y él me acarició la cara y luego pasó su dedo pulgar por mi boca, cosa que me hizo estremecer.

-Eso de escupir no está bien. ¿Tengo que enseñártelo de nuevo? Hacía tiempo que no lo hacías. Desde pequeña.

No lo pude evitar y sonreí.
Di media vuelta y volví al piso con él.

-He alquilado una peli que te gusta mucho. ¿La vemos?-me propuso.

Yo asentí y mientras lo preparaba fui al baño. Aun estaba molesta con él, pero no podía odiarle ni enfadarme. Era Yu...
Al volver estaba tumbado en el sofá con las piernas abiertas.

-Ven, como en los viejos tiempos.-dio dos palmaditas al sofá para que me tumbase con él.

No me lo pensé dos veces y una vez allí me abrazó. Nos pusimos a ver la película pero mi mente solo pensaba en la situación. Notaba los latidos pausados y tranquilos de Yu en mi espalda. En cambio el mío no daba abasto. Estaba descontrolado.
Y a mitad de la película su voz interrumpió el silencio.

-¿Ya no estás enfadada conmigo?

Giré la cabeza para verle y sonreí.

-Creo que no.
-Je. Me alegro.
-Yu...¿Enserio te has peleado con Romeo por mi culpa? No pensé que me odiase tanto...-volví a apoyar mi cabeza contra su pecho.
-No te odia. Es solo que no le gusta que te trate como lo hago...
-¿Por qué? No haces nada malo.
-Ya... Pero él cree que si.-mientras hablaba me acariciaba la mano- No se por que todo el mundo tiene tanto miedo cuando estoy contigo.
-Bueno...Ellos no nos entienden...-musité.
-Eso parece...
-Pero me es igual lo que piensen los demás. Lo que me importa es lo que tu pienses... Y tampoco quiero joderte...
-Con saber que me quieres tanto como yo a ti me sobra para que me resbale lo que los demás digan. –apuntó.
-¿Incluso Romeo?-inquirí.
-Él el primero. –se incorporó haciendo que yo también- ¿Por qué no bailas un poco? Eso me ayudará a relajarme y no pensar en ciertas cosas...-pidió.
-Claro.-me puse en pie.

Desde que era pequeña me pedía que bailase para él. Siempre se entusiasmaba y eso a mi me subía el autoestima. Vale, puede que no lo necesitase por que de eso me sobraba, pero me ponía muy contenta.

Cogí su pc portátil y busqué la canción de “Disturbia” de Rihana. Corrí, me puse de espaldas a mi espectador y comencé a mover levemente la cadera de un lado a otro, con movimientos rápidos y cortos mientras decía con voz seductora:

-What's wrong with me? Why do I feel like this? I'm going crazy now..( ¿Que hay de malo en mi?¿Por qué me siento así?.Me estoy volviendo loca ahora....)

Le hice una de mis coreografías de la manera mas sensual que pude. Me subí sobre la mesita para el café que estaba frente a él y no dejé de contonearme y bailar como si me fuese la vida en ello. No quise mirarle, prefería simplemente notar sus ojos sobre mi sin verlo directamente. No quería perder la concentración. Pero cuando llegué a cierta parte de la canción, me bajé y me puse muy cerca de Yu. Rozando sus rodillas.

-Put on your green lights.We're in the city of wonder. Ain't gonna play nice. Watch out, you might just go under. Better think twice. Your train of thought will be altered. So if you must falter be wise..( Enciende tu luz verde. Estamos en la ciudad de maravilla. No voy a jugar. Ten cuidado, tu fuerza se ha ido abajo. Mejor pensárselo dos veces. Tu tren de pensamiento será alterado. Así que si tú quieres equivocarte debes ser prudente.. )

Entonces su cara cambió de una sonrisa dulce, al espanto en un momento. Me apartó y salió corriendo.
Paré de golpe y me quedé extrañada. ¿Qué había pasado?
A los diez minutos salió y se dirigió a la puerta.

-Te llevo a casa.
-¿Qué?
-Eso. Va, coge tu chaqueta.
-¿Qué ha pasado?
-Ah..nada. Que me han entrado ganas de vomitar. Solo eso, no me encuentro muy bien. Me ha tenido que sentar muy mal la comida.
-Así que yo bailo y tu vomitas. –me indigné.
-No por ti. Enserio, pero mejor que vuelvas a casa.
-Ya, y me llevas tú. ¿No? ¿Y les decimos a papá y mamá qué hemos estado juntos a escondidas?

Se quedó mudo.

-Ya me voy sola.
-No me gusta que vuelvas sola.
-No me va a pasar nada. Es solo coger un bus.
-Pero...
-Hasta otra “tío”.-le di un beso en la mejilla y me marché.

El resto de semana lo pasé bastante chafada. Ira no estaba, se había ido a Milán, y no me opuse por que yo estaba bastante triste y no quería que lo notase. Si estaba lejos no se daría cuenta y no se preocuparía por mi.
El tema de mi madre no dejaba de martirizarme. Quería, necesitaba saber mas de ella. Necesitaba conocerla, que me explicase por que me abandonó... Y luego estaba Nix...Que me miraba de forma extraña y aprovechaba cualquier excusa para acercarse a mi y hacerme sentir incómoda. Y para rematar Yu. Parecía como si cada vez me mostrase mejor que sentía lo mismo que yo pero nunca se lanzaba del todo.

A pesar de todo aquello que me pasaba por dentro, mi cara mostraba una radiante sonrisa, como siempre. No quería dar pena ni que nadie supiese que estaba mal. Mi orgullo ante todo. Yo era Yulia Vivienne, una diva, la mejor, y siempre tenía que estar perfecta. Pasase lo que pasase.

Entonces, aquel sábado, me acordé que Yu había dicho que Romeo era amigo de mi madre. O sea, el debía saber algo mas que los demás... Tenía que tener algún teléfono, alguna dirección...Algo.
Así que puse en marcha un plan. Le dije a papá que por que no invitaba a los tíos a comer. Que hacía mucho tiempo que no comían todos juntos. Y así hicieron. En casa había un ambiente muy raro. Se notaba que Yu y Romeo no habían echo las paces.
Pero mientras tomaban el café, escuché que iban a ir juntos al cine.
Era el momento perfecto.
Entré en el cuarto de mis padres donde habían dejado las chaquetas todos y del bolsillo de la de Yu, saqué las llaves de su piso.
Luego me inventé que había quedado y salí corriendo. Durante mas de dos horas no habría nadie en su casa. Podría registrar el cuarto de Romeo sin que se enterasen.
O eso creí yo...
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 6:51 pm

Capítulo 31: ***RECUERDOS*** (Vivi)



Al llegar fui directa a la habitación de Romeo y me puse a registrar por todos lados pero sin que se notase. Me volví loca buscando y nada. Al abrir el armario vi tres agendas telefónicas. Las cogí y comencé a ojearlas. Eran todo números de chicas. ¿De verdad existían? ¿Los hombres aun hacían aquello?
Meneé la cabeza divertida y me di cuenta que aquello podía ser una respuesta. La sonrisa desapareció de mi cara cuando miré por la letra L y vi “Leyna” escrito. ¿Lo malo? Habían dos. Miré en las otras dos agendas y encontré tres Leynas más.
Bufé. Miré a mi alrededor en busca de un papel para anotar los cinco números pero entonces escuché el sonido de la puerta y las voces de Romeo y Yu.
Del susto metí un bote y nerviosa como estaba arranqué las páginas de las agendas y las tiré al armario.
Di dos pasos nerviosa sin saber que hacer hasta que al escuchar mas cerca sus voces, me metí yo en el armario. La puerta se me quedó entreabierta y dejé de respirar cuando ambos entraron al cuarto.

-¡¡¿Qué te pasa?!! ¿No puedes ni fingir un poco estando con nuestros amigos? ¿No podías haber ido al cine con todos?-se quejó Yu.
-Ya te dije que si querías que fueras tú. Yo no estoy de humor.
-¡Hace días que estás así conmigo!
-Y a ti te da igual. Me lo has dejado claro.
-No me da igual, pero si no eres capaz de entender lo que siento por Vivi....
-¿Cómo cojones quieres que entienda que te pone tu sobrina?
-¡No me pone!
-¡Venga ya Yu! ¿No te has empalmado nunca pensando en ella?

Yu se quedó en silencio. Eso era mas que una respuesta. Sonreí.

-¡Perfecto!
-Si ya lo sabías ¿por que te escandalizas ahora? Tan solo me ha pasado una vez... El otro día que estuvo en casa... Se puso a bailar y...
-¡¡Cabrónazo!!
-No era mi intención. Y supongo que es lógico. Es guapa y bueno tiene talento...Pero no siento nada por ella.

Aquella fue la primera puñalada.

-¡No mientas!
-Te lo juro. Yo la veo como a mi niña, pero no en sentido sexual. Solo que es especial, la trato como me sale... Pero no es nada raro ni malo. Enserio...No se por que no lo entendéis. Lo del otro día no tiene importancia, no para mi. Simplemente mi cuerpo reaccionó a un estímulo.

La garganta comenzaba a dolerme y las lágrimas amenazaban con salir.

-Joder Ro... Hicimos un pacto. Solo nos acostaríamos con las tías que ambos sabemos y juntos. Yo no lo he roto...

¿Pacto? ¿Habían pactado aquello? No lo entendía.

-No me vengas con esas ahora. ¡Aléjate ya de esa niñata egocéntrica!
-¡Romeo! ¡No empieces de nuevo!
-Mira, me da igual que sea hija de Kiro y Strify, pero las cosas como son. Esa chica no trae mas que problemas. Se cree que se va a comer el mundo, y no se da cuenta que a la que se van a comer es a ella. ¿no ves que quiere echar un polvo contigo? ¡Está jugando contigo Yu!
-¡Vale ya!
-¿Te jode mucho verdad que diga esto?
-¡Basta!
-Vivi va a terminar siendo una fulana.
-¡No lo vuelvas a decir!
-¡Es para lo que ha nacido! ¡Solo hay que verla! Es la típica chica a la que nos follamos nosotros. Tías que se acuestan con cualquiera.

Yu le pegó tal puñetazo que lo estampó contra la pared. Romeo enseguida se revolvió y se enzarzaron en una nueva pelea. Pero esta vez iba a tener un final diferente.
Cuando quise darme cuenta se estaban besando.

Noté como mi cuerpo temblaba. ¿Qué estaba pasando? Entonces mi mente recordó algo que tenía enterrado. Mi mano se asió al anillo que colgaba de mi cuello.
Yu me lo había dado cuando...Cuando le vi con Romeo...¡¡Con Romeo haciendo el amor!
Y ahora estaba sucediendo de nuevo lo mismo. Pero yo ya tenía diecinueve años y era consciente de la situación. En cuestión de segundos se estaban desnudando.
Las piernas me fallaron y las puertas del armario se abrieron.
Me caí de rodillas ante la mirada de pánico de ellos.

-¡De puta madre! ¡¿Qué haces quí?!-espetó Romeo.

Yu solo me miraba asustado.

Romeo se puso la camiseta y luego tiró de mi poniéndome en pie y me sacó prácticamente de arrastras de su cuarto. Yu no nos siguió. No hizo nada.
Ro me llevó hasta su coche y fuimos de vuelta a mi casa.

-Deja en paz a Yu. ¿Me oyes? Creo que te has pasado de la raya ya.-me dijo de camino.

Yo no reaccionaba. Eran muchas cosas.
Cuando mis padres nos vieron aparecer, enseguida hicieron que me soltase.

-¡¡Estaba escondida en mi armario!! ¿Qué hacía vuestra hija en mi casa y en mi armario?

Papá me miró y mamá simplemente agachó la cabeza.

-¿Yulia?-inquirió papá.

No articulé palabra. No podía.

-No quiero que vuelva a pisar mi casa. O la controláis vosotros o al final los que vamos a terminar mal somos nosotros. Y os recuerdo que tenemos una gira pronto...Yo ya estoy cansado de ella. De todo esto.
-Vivi...Ve a tu cuarto...-musitó mamá.

Arrastrando los pies hice caso y tal como vi la cama me dejé caer sobre ella. No lo evité mas y me puse llorar. De rabia, de dolor, de confusión.
Ver a la persona de la que estas enamorada acostándose con otra es duro, pero verla con otro hombre... Y escuchar todo aquello que habían dicho...

Yu no sentía nada por mi... Y yo todo aquel tiempo pensando que si... Estaba segura... ¿Pero ahora que? Encima parecía que había otra gira y no me habían dicho nada.
Me ocultaban las cosas. ¿Acaso creían que no era capaz de entender? ¿Qué era una niña todavía?

Entonces mi móvil comenzó a sonar. Era Yu.

-¿Yul? ¿Estás bien? ¿Dónde estáis?
-¡¡¿Por qué nunca me dijiste nada?!! ¡¡Nada de secretos!! ¡¡Eso me decías tú a mi!! ¡Que éramos diferentes a los demás! ¡Que me querías!
-Ya...Y es cierto... Pero esto...Joder... No es lo que parece...Solo somos amigos...
-¡No empieces! Me dices a mi sobre él lo que a él le dices sobre mi.-sollocé.
-Ei Yul, tranquila cielo.
-¡No me llames así! ¡Ya no!
-Pero...
-¡No! ¡Dime por que me enviaste las flores! ¿Por qué me dices cosas bonitas? ¡¿Por qué dices que somos especiales? ¡Que no te importa lo que piensen! ¡Luego vas dando explicaciones a todos!
-Es cierto, bueno...Yo.. Es que es raro...Pero tú eres mi niña, mi sobrina...Mi...¿Ramo?

El llanto ya no me dejaba hablar y encima de fondo escuchaba a mis padres discutir.

-Yo no te he enviado ningun ramo..
-¡No mientas!-me enfadé- La tarjeta tenía un fénix y me llamabas de “pequeña diva”.
-Enserio, no he sido yo...

No quise seguir hablando con él. Colgué.

Me acerqué a la puerta y escuché lo que hablaban en el comedor. Romeo se había marchado ya, solo escuchaba las voces de mis padres.

-Si es que ha salido a ti... Siempre haciendo cosas que joden a los demás.-espetó mi padre.
-¡¿Cómo?! ¿Te recuerdo quien es el que la ha consentido siempre?-inquirió dolida mamá- ¿Y a que viene eso de haciendo cosas que joden a los demás?
-¿Te recuerdo a Marc? ¿Te recuerdo tu “suicidio”? ¿Leyna?
-¡Eso pasó hace veinte años! ¿Cómo me echas en cara todoe so?
-Pues que Vivi sea así por algo será.
-Si, por tu culpa.

Encima discutían por mi... Me dolía el pecho, estaba desorientada, estaba sola. Mesentía fatal. Quise irme de allí. No podía seguir escuchando. No quería seguir escuchando.
Sabía que no podría salir por la puerta. Las cosas estaban muy mal. Así que salí por la ventana y me dirigí al colegio. ¿Por qué? No lo se. Solo se que las casualidades no existen. Me apoyé en la verja cerrada y de pronto unas manos se posaron en mi hombros que temblaban al yo llorar.
Solo me giré y me abracé a él, hundiendo mi cara en su pecho y agarrándome con fuerza su chaqueta
Volver arriba Ir abajo
moebizarre
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 966
Edad : 25
Localización : GDL
Fecha de inscripción : 28/03/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 7:12 pm

changos...
pbre yul..ver eso a de ser traumante...
ah..pero alli andava..de chismosa...
Stress Estupefacto
Volver arriba Ir abajo
nixita
Fanatic@
Fanatic@
avatar

Femenino
Cantidad de envíos : 986
Edad : 23
Localización : cn mi shini
Fecha de inscripción : 24/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Jue Jun 04, 2009 11:41 pm

a la triplemierdaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!
pobre de la yuuuuuuuuuuuul,,,! a nadie le gustaria
ver al tipo que te gusta follando.. y mnos si es cn otro tipo!
nooooooooooo! y la iraaa.. y la daneee.. y el lucaaa
omg!! estos cap estan para morirseee.. siguelo kirinaaa!
Volver arriba Ir abajo
I_Love_Kiro
Ya canta en la ducha
Ya canta en la ducha


Cantidad de envíos : 382
Fecha de inscripción : 01/02/2009

MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   Sáb Jun 06, 2009 4:55 am

Capítulo 30: ***MI COLEGA*** (Iván)



¿Cómo había terminado allí?
Estaba apoyado contra la puerta de la casa de Sam, esperando que saliese.
Al final había llamado a sus padres... Al principio no la dejaban, pero al final nos habían concedido el viernes para salir un rato. A penas tres horas.
Eso me reconfortó, al menos no tendría que desperdiciar todo un día.
Encima desde la discusión con Dalia no había vuelto a clase. Se había “puesto mala”. Y yo andaba con un calentón encima y una rabia que me consumían....

Escuché el sonido de la puerta y apareció Sam, o mejor dicho Sarah Maisie, vestida como una muñequita. Esa no era Sam, era Sarah sin duda. El pelo recogido en dos coletitas y con un vestido rosa que hacía daño a la vista.
Sonreí por compromiso y su madre, por cierto una mujer muy guapa y de apariencia dócil, me la devolvió. La recordaba de verla en alguna serie de televisión y en algunas revistas, pero al natural era mas sencilla.

-Tú debes ser Iván.
-Si. Ese soy yo.
-Mira, llévala siempre de la mano, no la dejes en ningún momento. Y dentro de tres horas os quiero aquí de vuelta. ¿Vale?
-Claro. No se preocupe.
-Mamá, ya lo sabemos.
-Ya hija pero..
-No se preocupe.

La tomé de la mano y caminamos hacia la parada de bus. Una vez allí la guié para que se sentara y yo me puse a su lado.

-Estoy horrible ¿verdad?-mas que una pregunta era una afirmación.
-No... Estás...Estás...
-Ridícula.
-No. Estás muy guapa.
-No seas mentiroso.
-De verdad Sarah Maisie, estás muy guapa.-intentaba aguantarme la risa. Parecía un pastelito.
-Quedamos que sería Sam para ti.
-Ya, pero es que creo que sería un insulto si digo el nombre de Sam dirigiéndome a ese vestido.-no aguanté mas- Jajajajajajajajajajajajaja.
-Llévame al centro comercial ya.-me exigió.
-¿Al centro comercial?
-Si.
-¿A cual?
-Cualquiera. Vamos de compras.
-A ver, Sa...Sarah..jajajaja-paré- lo siento. Sarah, ¿tenemos solo tres horas y quieres ir de compras?
-Seguro que solo me falta la guinda en la cabeza para ser todo un pastel.-frunció el ceño- ¿A que si?
-Si.-admití.
-No pienso hacer el ridículo.
-Vale, vayamos entonces, pero, ¿llevas dinero?
-Claro que si. He sacado de mi hucha. –me aclaró.
-Ok.

Subimos al autobús y pude ver como todo el mundo nos miraba. O mas bien la miraban.
La llevé a uno de los centros comerciales que mas me gustaban y una vez en la entrada le pregunté:

-¿A que tienda quieres ir? ¿Te llevo a las que van normalmente mis hermanas?
-No. Llévame a las que vas tú.
-¿Yo?
-Si.
-¿Estás segura?
-¿Cómo vistes? No puede ser peor que lo mío.
-Yo...-me miré de arriba abajo.- Hoy llevo unos tejanos negros, un suéter negro con unas letras en blanco y una chaqueta de cuero negra.
-¿Eres heavy?
-Mas o menos. Si, podría decirse que si.
-Mmmmm...Interesante.... ¿Tienes el pelo largo entonces?
-Un poco, aunque no mucho. No me llega a los hombros. –aclaré.
-¿Puedo tocarlo?
-¿El pelo?
-Claro. ¿Qué si no?

Me reí de la situación.

-Claro. –cogí su mano y la guié hasta mi cabeza.
-¿De que color tienes los ojos?
-Azules. ¿Por qué tantas preguntas?
-Intento hacerme una idea de ti. –se apartó levemente-¿Vamos? Necesito ropa.

Comenzó a caminar sin esperarme y se chocó contra un hombre. La sujeté del brazo y ella se llevó una mano a la cabeza y con una sonrisa muy amplia dijo:

-Siempre se me olvida que no veo.
-Deja que yo te lleve.

Al final escogí para ella un atuendo que le quedaba mucho mejor que lo que su madre le había puesto, pero al llegar a la caja, sacó dos billetes de diez euros.

-Son cuarenta.- mencionó la dependienta.
-Ya. Aquí tiene.
-He dicho que son cuarenta. ¿Está sorda?
-No. Está ciega.-intervine- Ya pongo yo lo que falta. Y ¿por qué no te compras un poco de tacto? Creo que lo necesitas.-no me había gustado nada que a tratase así.

Una vez fuera me pidió disculpas por no traer dinero suficiente.

-Pensé que eran de veinte...
-No te preocupes.
-Cuando lleguemos a casa te los devuelvo.
-Vale, tranquila.
-¡Quiero chocolate!-cambió de tema repentinamente.
-¿Qué?
-¡Que quiero algo de chocolate! ¡Vamos! Nos va a salir gratis.
-¿De que hablas?
-Tú sígueme la corriente. Vamos a entrar en una tienda de chucharías, y tú vas a salir haciéndote el despistado. Entonces entro yo en acción.
-Ei ei Sam.
-Será divertido. Ya verás.

No entendía nada pero hice lo que me dijo. Entonces de pronto explotó en un llanto desconsolado e irritante para el oído. Mi primera intención fue correr hacia ella pero enseguida entendí de que iba aquello.

-¡Mi hermanooo! ¡Quiero a mi hermano! ¡No lo encuentro! ¡No veo!

Un par de personas, incluidas el dueño de la tienda la intentaban consolar pero ella seguía en sus trece, hasta que al final cuando vi que ya era suficiente volví y dije que era su hermano.

-¡Iván! ¡He pasado mucho miedo! ¡¿Por qué me has dejado sola?!
-Chico, ¿cómo has dejado a tu hermanita ciega sola?
-Yo..Es que me despisté un momento y...Lo siento...Ya estoy aquí cielo...-la abracé.
-Va bonita, no llores mas. Toma.-le puso en la mano una bolsa llena de chocolatinas y chucherías- Va, sonríe que eres muy guapa.
-Gracias...Gracias por todo.-musité.

Salimos de allí y nos sentamos en un banco fuera del centro comercial.

-¡¿Cuántas veces has hecho antes esto?!
-Es la primera.
-¿La primera?
-Si.-cogió una chocolatina y comenzó a comérsela- Lo había visto en películas.
-Jajajajaja.
-Si quieres una camiseta nueva o algo me lo dices y montamos el numerito de nuevo. –se jactó.
-Lo tendré en cuenta cuando sea pobre.
-Ya que soy ciega, tendré que sacarle algo de provecho ¿no? Me niego a hundirme por esto...
-Se me hace raro ver que te lo tomas tan....
-¿En broma?
-Si...
-Ya está mi made para llorar por las esquinas. Yo soy una mujer fuerte. Que lucha.

Me hizo gracia verla a ella que parecía tan niña, que era una niña, pronunciando aquello.
Eso me hizo pensar en el motivo por el cual estaba así. ¿Qué habría sucedido para que perdiese la vista? Sabía que había estado unos días desaparecida y que lo que tenía era psicológico pero...¿Qué? Tuvo que ser fuerte lo que pasó...

Las horas se nos pasaron volando, y cuando me quise dar cuenta ya estábamos caminando hacia su casa.

-Gracias por cumplir tu palabra.- declaró.
-¿Por traerte a casa a la hora acordada?
-No, por llevarme contigo.

En aquel momento me di cuenta que me había gustado pasar aquel rato con ella. Que no quería que terminase. Me lo había pasado bien... Genial. Como con una amiga. O mejor, por que las de mi clase, que tenían mi edad, eran todas patéticas. Preocupándose solo de su aspecto. Sam era como un niño mas. Como un colega mas.
Así que cuando la dejé en su puerta le dije que no me tenía que pagar nada.

-Si, te debo veinte euros.
-No, me debes quedar otro día conmigo.
-¿De verdad?
-Si.

Lo dije en serio. Me apetecía. Ya no pensaba que era una pérdida de tiempo estar con ella, ahora, Sam era algo mas. Era mi amiga. Era mi colega.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nuevas Tentaciones   

Volver arriba Ir abajo
 
Nuevas Tentaciones
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» NUEVAS PREGUNTAS INEGI 2010.
» Buenas nuevas! La revista a punto de caramelo.
» 29-ABRIL-5 Nuevas Revelaciones sobre "Breaking Dawn"
» 11-ABRIL.-NUEVAS Fotos de Robert, Kristen y el cast en la fiesta del sábado!
» 25-ABRIL-NUEVAS Fotos de Robert y Kristen filmando 'Breaking Dawn' en el Caribe (22/04/2011) + Video * REEDITATO*

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Cinema Bizarre Venezuela  :: Fan Fics fuera de tematica-
Cambiar a: